ueusa

Cambian las reglas de juego para exportar a Estados Unidos

Exportar a los Estados Unidos será pronto más fácil para las empresas españolas. El país presidido por Barack Obama y la Unión Europea están avanzando en la creación de un acuerdo que eliminará o reducirá las barreras arancelarias y de otro tipo existentes entre ambos territorios, lo que supondrá en realidad un tratado de libre comercio e inversiones. El proyecto puede facilitar la vida a todas las pymes españolas que ya envían sus productos a USA, pero también animar a exportar a aquellas que todavía no lo hacen.

 

Las expectativas creadas son cada vez mayores, sobre todo después de haber entrado en materia, con la celebración de las primeras rondas de negociaciones y el compromiso de que las conversaciones no se alarguen demasiado. Pero, ¿qué supondrá y qué repercusiones tendrá este acuerdo para las pymes españolas?

 

Eliminación de barreras. En primer lugar, eliminará las barreras al comercio con las que se encuentran y que han provocado que más de una empresa desista de enviar sus productos o servicios al mercado americano. Entre estas barreras, destacan los aranceles, la normativa innecesaria, las restricciones a la inversión, etc. Y todo ello en una amplia variedad de sectores económicos.

 

Simplificación de las ventas. Como consecuencia de lo anterior, se simplificará la compraventa de bienes y servicios entre la Unión Europea y los Estados Unidos. Y será más fácil que las empresas de cada uno de estos territorios inviertan más y de forma más sencilla en la economía del otro.

 

Más empleo y crecimiento. Aunque los aranceles entre la UE y los EE.UU. ya son bajos (una media del 4%), el tamaño combinado de las economías de la UE y de los EE.UU. y el volumen del comercio entre ambos hará que eliminarlos resulte beneficioso para el empleo y el crecimiento y, por lo tanto, para el desarrollo de las empresas.

 

Fin de la normativa innecesaria. Un aspecto específico que permitirá importantes ahorros para las empresas es la eliminación de la normativa y la legislación innecesarias. Es decir, los llamados obstáculos no arancelarios, que son el resultado de las diferencias en materia de normativa y legislación. Hasta ahora, tener que cumplir dos normativas diferentes podía suponer una pérdida de tiempo y dinero.

 

Más exportaciones. Aunque se espera que aumenten las exportaciones en todos los sectores de la economía, en unos lo hará más que en otros. Por ejemplo, se calcula que las exportaciones de vehículos de motor de la UE a los EE.UU. se incrementarán casi un 150% por la importancia del comercio de piezas y componentes y de la mayor integración entre las industrias de ambos lados del Atlántico.

 

Repercusión en otros países. No solo se espera que aumenten los intercambios comerciales entre la UE y los EE.UU., sino que, como consecuencia de la mayor demanda de materias primas y componentes, también se espera que aumenten las exportaciones de la UE a otros países. Se calcula que las exportaciones al resto del mundo de productos metálicos aumentarán alrededor de un 12%, las de alimentos transformados y sustancias químicas en torno a un 9% y las de otros equipos de transporte un 6%.

 

Es evidente que el aumento de la actividad entre Europa y Estados Unidos traerá un cambio de paradigma no solo para las multinacionales, sino también para las pequeñas y medianas empresas, tanto si exportan directamente como si suministran a empresas de mayor tamaño.

top20

Ya está aquí la lista de los mejores países para hacer negocios en 2015

Salir mal en un ranking no es un plato

de gusto para nadie. Por eso, la encuesta Doing Business,  que cada año realiza el Banco Mundial entre 189 países, se está convirtiendo en uno de los principales acicates para que los países pongan en marcha legislaciones que faciliten la vida a los empresarios.  “Es más fácil hacer negocios este año que el año pasado, y mucho más de lo que era hace 10 años cuando comenzamos este ranking”, ha asegurado Rita Ramalho, la directiva del Banco Mundial que lidera la realización de este estudios.

El último año ha confirmado esa tendencia y ha sido prolijo en esfuerzos por mejorar el clima empresarial en muchos países. En total el Banco Mundial ha recopilado 254 reformas de regulación en temas de negocio, de las cuales 145 tenían como objetivo reducir la complejidad y el coste asociado al cumplimiento con las regulaciones empresariales, y 85, a robustecer las instituciones legales. A la cabeza de esas mejoras están los países africanos, los que más tienen que avanzar, pero también muchos países occidentales, España entre ellos.

El resultado de esos esfuerzos ha servido  para configurar la foto del ranking de los países donde resultará más fácil hacer negocios en 2015. Singapur ha vuelto a ser identificada como  “la economía más favorable a la actividad empresarial en el mundo”. Le siguen de cerca Nueva Zelanda y Hong Kong. En Europa, el ranking lo lidera Dinamarca, seguido de Noruega y el Reino Unido. Y en América, EEUU continua siendo el país donde es más fácil hacer negocios.  En el lado opuesto, Eritrea, Libia, la República Central Africana y Sudán del Sur, son los lugares donde aventurarse a ser empresario es más complicado. España se sitúa en el puesto 33.

Entre las principales novedades de la edición de 2015 está la introducción en el estudio no sólo de países como hasta ahora sino también algunas de las ciudades más populosas del planeta. Además se han recopilado más datos, tomados en distintas ciudades y no solo país por país, y se ha aplicado una nueva metodología para el estudio de: la resolución de la insolvencia, la protección a los inversores minoristas y la obtención de crédito.

Entre las conclusiones más destacadas, el Banco Mundial identifica que la brecha entre los días que necesitan para poner en marcha un negocio se ha cerrado desde los 235 que había en 2005, por ejemplo, hasta los 62 de esta edición. Aunque, según han explicado quienes han realizado el informe este año, el cambio de metodología dificulta la comparativa con ediciones anteriores.

El caso español

España ha conseguido una nota total que le sitúa en el puesto 33 del ranking mundial por debajo de Polonia y por encima de Colombia. El caso español merece un destacado a parte en el informe ya que el Banco Mundial quiere reconocer los esfuerzos reformistas que se han realizado en el país. En concreto, se destacan las medidas encaminadas a facilitar por vía telemática el proceso de inicio de un nuevo negocio. También merecen una mención destacada la reducción de la burocracia al acceder al registro de la propiedad, así como la bajada de impuestos a los beneficios empresariales y la nueva ley de resolución de insolvencias. Gracias a esta última modificación, España se coloca en el puesto número 23 entre los países en los que es más fácil liquidar una compañía. Siendo este el apartado en el que consigue mejor puntuación.

Mientras que desciende hasta el puesto 105 cuando se trata de valorar la demora de los permisos de construcción y hasta el 52 cuando se analiza la facilidad que tienen las empresas para acceder al crédito.

Les dejamos el barómetro completo de las notas españolas en este informe:

españa

banderas

La visita de Bachelet trae oportunidades de negocio para las pymes españolas en Chile

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha visitado España, después de pasar por Alemania, y lo ha hecho acompañada por una delegación empresarial que incluye a representantes de pymes chilenas con voluntad de internacionalizarse. Pero en el ánimo del viaje también está la intención de que las pymes españolas inviertan en aquel país. No en vano uno de los primeros actos que ha promovido ha sido el encuentro ‘Invertir en Chile’ que ha reunido a representantes del mundo económico, académico y político de España y Chile.

 

En este sentido, Bachelet no ha empezado a trabajar desde cero, sino que ya contaba con el camino sembrado. Durante su también reciente visita oficial a España, el ministro de Hacienda chileno, Alberto Arenas, tuvo ocasión de reunirse con directivos de nueve compañías españolas con importantes inversiones en aquel mercado y comprobó el ánimo de colaboración y de invertir en el país austral que sigue existiendo por parte de nuestras empresas. Entonces tuvo un encuentro con compañías representantes de sectores tan variados como el financiero, las infraestructuras, la energía, la logística, el saneamiento y la comunicación.

 

Las relaciones bilaterales entre España y Chile pasan por uno de sus mejores momentos y la colaboración entre ambos países se hace cada vez más patente, tanto en lo que se refiere al ámbito gubernamental como al empresarial y a los intercambios económicos. En 2013, las exportaciones españolas ascendieron a 1.240 millones de euros, un 12,5% más que el año anterior. Y, en la actualidad, España es el tercer inversor extranjero en Chile, solo por detrás de EE.UU. y Canadá.

 

No solo las grandes empresas de servicios (agua, electricidad, bancos) están aprovechando las buenas relaciones políticas y económicas con Chile, sino que también las pymes españolas están llegando e incrementando sus negocios en este país a un ritmo creciente.

 

Entre los sectores con mayor interés en Chile para las pymes españolas (según la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Santiago) figuran las energías renovables (sobre todo eólica, fotovoltaica e hidráulica), las TIC, la logística y distribución, la salud y el bienestar, la seguridad privada, la construcción de hospitales, el transporte, las actividades vinculadas al turismo, los servicios empresariales y financieros, el medio ambiente y los proyectos de desarrollo limpio, consultoría ambiental y tratamiento de aguas y residuos. Los sectores con oportunidades son amplios y variados. Sólo es cuestión de animarse a invertir.

finance

Ley de Fomento de la Financiación Empresarial: descubre las medidas que más te benefician

El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó una amplia batería de medidas para ayudar a las empresas a conseguir financiación. El objetivo del Gobierno es romper con la dependencia que tienen las pymes de la financiación bancaría, un 75% del total, y para ello ha puesto en marcha diversas medidas, desde una mayor regulación de las empresas cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil, hasta una ley de crowdfunding, pasando por asuntos más cotidianos como la imposición de preavisos por parte de las entidades de crédito o la regulación de las sociedades de garantía recíproca. El saco es grande y no todas las medidas pueden ser aprovechadas por todas las empresas, por eso en Asesores de Pymes hemos querido dulcificar la tarea de leerse el Boletín Oficial del Estado y hemos agrupado las nuevas propuestas en función de su accesibilidad a las pymes.

Lo más útil: preaviso de recorte de financiación.

Aquí incluimos aquellas que con más probabilidad podrán ser accesibles para cualquier empresa.  A la cabeza está el preaviso de recorte de financiación. Si el banco quiere recortar líneas de crédito o préstamos por un valor superior al 35% de la deuda de cualquier empresa, sin importar su tamaño, deberá avisarlo con 15 días de antelación. Además, tendrá que proveer a la pyme de un documento con la información de su historial financiero. De esta forma se intenta dar un mayor margen para que los empresarios puedan buscar financiación alternativa.

Además se estimula el buen comportamiento financiero de las empresas, ya que ese historial de crédito o “rating de pymes” reflejará si es o no un buen pagador. A falta de su definición final por parte del Banco de España, lo cierto es que ese historial de crédito es un documento básico en la negociación empresarial en muchos países occidentales. De momento, lo único que se ha precisado sobre ese documento en su versión española es que el banco deberá extenderla de forma gratuita en caso del recorte de crédito comentado. También podrá ser solicitado voluntariamente por cualquier pyme a un “coste reducido” y se le facilitará en un plazo máximo de 15 días, según lo publicado en el Boletín Oficial del Estado.

Lo más atractivo: la regulación del crowdfunding.

Es, tal vez, la medida estrella de la ley y una de las que más puede beneficiar a las micro empresas. Por primera vez en la historia,  España regula los préstamos entre personas. Como se ha comentado en este blog en más de una ocasión, el crowdfunding ya era una actividad más o menos conocida en España.  Pero el miedo  a lo novedoso de la fórmula y a la desregulación inhibía a más de un interesado.  Ahora, financiar a las empresas a través de plataformas de Internet no será una locura de inversores alternativos, sino un tipo de  inversión más.

De esta forma, las pymes se podrán beneficiar del interés de muchos inversores con exceso de liquidez que, como ocurre en otros países, prefieren buscar el beneficio de su negocio en la economía real.

Para evitar abusos, el Gobierno ha distinguido dos tipos de inversores:  Acreditados, entre los que estarán los institucionales, las empresas con activos superiores a un millón de euros, una cifra de negocio por encima de los dos millones  o unos recursos propios  de más 300.000 euros.  Además de las personas físicas o jurídicas cuyos niveles de renta superen los cincuenta mil euros al año o tengan un patrimonio superior a cien mil euros y soliciten expresamente este tratamiento). Para todos ellos no habrá ningún límite de inversión.

Sí lo tendrán, en cambio, los no acreditados (todos los que no cumplan los anteriores requisitos). Para estos, se ha fijado una aportación máxima de 3.000 euros por proyecto, y 10.000 en total al año en todas las plataformas. Además, tendrán que firmar de puño y letra que conocen los riesgos de esta inversión.

Para las empresas esta normativa va a facilitar y profesionalizar la captación de financiación de amigos, familiares y locos.  Sobre todo la procedente de esos “locos” que antes apenas podrían localizar entre amigos de amigos y que ahora no sólo serán más accesibles a través de estas plataformas sino que, es probable, que también estén más interesados. En un contexto de tipos de interés tan bajos como el actual, conseguir entre el 8% y 10% que pagan en estas plataformas las empresas que solicitan crédito puede ser muy atractivo.

Lo más selecto: el MAB

Finalmente, están las reformas en el Mercado Alternativo Bursátil. Los últimos escándalos acontecidos en empresas de ese mercado han marcado, sin duda, la redacción de esta nueva normativa. El Gobierno busca un mayor control, por eso ha introducido nuevas exigencias en cuanto al perfil de los auditores de las mismas. Aunque, tal vez, el cambio más importante sea el de fijar los 500 millones de euros de capitalización como el límite a partir de la cual una empresa deberá abandonar el MAB para cotizar en el mercado continuo y cumplir con las exigencias que eso conlleva.

Lo más complicado, pero tal vez lo más útil: las titulizaciones

Por último, la ley aprobada el viernes, reforma también las titulizaciones. Según explicó el Ministro de Economía, Luis de Guindos, se trata de paquetes de préstamos que los bancos agrupan en vehículos financieros con capacidad para emitir bonos en los mercados financieros. Tradicionalmente, estos préstamos debían tener como subyacente (garantía) un activo inmobiliario, pero ahora esa exigencia cambia y se permite titulizar préstamos en los que la garantía es un préstamo de una Pyme. El ministro calcula que en España habría unos 235.000 millones disponibles para ser titulizados. Pero lo que es mucho más interesante, dispuestos a ser comprados por el Banco Central Europeo. De esta forma, las entidades financieras tendrán más incentivos para prestar a las pymes, ya que a cambio de esos créditos podrán obtener liquidez del BCE.

india

El nuevo embajador nos recuerda las múltiples oportunidades de la India

Los cambios generan cierta inquietud pero también pueden ser ocasión de grandes oportunidades. La India acaba de designar a un nuevo embajador en España, Vikram Misri, que como cualquier profesional que llega a un nuevo destino se muestra ansioso por impulsar y potenciar proyectos, entre ellos las relaciones entre las actividades económicas y las empresas de ambos países.

 

Hasta ahora, ya sabíamos que entre los sectores más interesantes de la India para las firmas españolas se encuentran los relacionados con el agua y el tratamiento de residuos sólidos, la automoción, la energía, las infraestructuras del transporte, la máquina-herramienta y el turismo. En todos estos ámbitos existen cada vez más oportunidades de inversión y cooperación empresarial con compañías indias, que se podrían convertir en socios estratégicos para exportar o introducirse en aquel país.

 

Pero ahora, el nuevo embajador de India, nos ha dado nuevas e interesantes claves para comprender por qué este territorio puede ser uno de los mejores aliados para el desarrollo internacional de las pymes españolas. En una de sus primeras intervenciones, Vikram Misri ha explicado que el incremento de la inversión extranjera y el crecimiento industrial que ha experimentado el país entre mayo y julio de este año demuestran la renovada confianza en la economía y en el nuevo gobierno por parte de los inversores internacionales.

 

Pero como esto no soluciona inmediatamente los problemas del país, el Gobierno local ha establecido también un plan estratégico con diferentes puntos que puede resultar muy interesante para las pymes españolas. Uno de estos puntos es el desarrollo de las infraestructuras, tanto industriales como urbanas. Uno de los ejemplos más importantes son los corredores que unen las ciudades más importantes del país como el que conecta Chennai y Bangalore, que se está construyendo con la colaboración de Japón. Y otro lo constituye la puesta en marcha de las ‘Smart Cities’, con más de 100 proyectos en 21 Estados del país. Además, se va a invertir en la construcción de hogares y atención sanitaria de protección oficial.

 

Otro de los pilares estratégicos será la producción industrial, ya que el gobierno se ha empeñado en convertir a la India en un hub de manufactura doméstica e internacional a través del programa ‘Make in India’. En este ámbito, entre los sectores más interesantes para el inversor extranjero están el aeroespacial, el náutico, la defensa, el equipamiento eléctrico, la construcción, el químico y petroquímico, además del procesamiento alimentario, textil, de petróleo y de gas. Precisamente, otra de las prioridades es la suficiencia energética del país, con la producción térmica y las renovables como puntas de lanza, un sector en los que las empresas españolas pueden ayudar en gran medida.

 

Además, para agilizar la actividad económica y empresarial el Ejecutivo indio está decidido a impulsar un ecosistema favorable de los negocios, es decir, procesos más rápidos y menos burocracia, gracias a la transición a un sistema digital que permita que hacer negocios en India sea fácil, rápido y seguro. ¿Un ejemplo? ya existen certificados que pueden hacerse completamente de manera online.

empresachina

Cómo aprovechar que China vuelve a estar de moda

Hay temas interesantes para las pymes que periódicamente vuelven a estar de moda, como el de invertir y hacer negocios en China. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, acaba de viajar al país asiático para vender allí la recuperación económica de nuestro país y buscar inversores y acuerdos entre grandes compañías que den un empujoncito más al empresariado patrio. Una gran firma, la cadena hotelera NH, ya se ha adelantado y ha decidido firmar un acuerdo de intenciones con el gigante chino HNA, su primer accionista, para constituir una sociedad conjunta que gestione hoteles de HNA u otros propietarios bajo la marca NH en China, Hong Kong, Taiwán y Macao. Pero no solo las grandes compañías se beneficiarán de este nuevo impulso a las relaciones España-China, sino que también lo podrán hacer muchas pymes, sobre todo las relacionadas con los sectores de aquella zona que se encuentran en mayor desarrollo.

 

En estos momentos, muchas necesidades de China tienen que ver con todo lo relacionado con la urbanización, ya que se prevé que nada menos que 100 millones de ciudadanos se mudarán a las ciudades desde ahora hasta 2020, una evolución que creará grandes oportunidades para empresas españolas, tanto grandes como pequeñas. Por otra parte, entre los principales objetivos que se ha planteado China está convertirse en un territorio con un crecimiento más sostenible, algo en lo que las firmas españolas –de nuevo tanto grandes como medianas y pequeñas- pueden ser de gran ayuda.

 

¿En qué sectores? Pues fundamentalmente en infraestructuras, medioambiente y energías renovables, aunque también en otros ámbitos como la alimentación y la moda. Hay que tener en cuenta también que el Gobierno chino ha lanzado un plan quinquenal para fomentar el consumo interno y el uso de tecnología y energías limpias.

 

Pero las pymes españolas también pueden hacer negocios con las empresas chinas sin moverse de casa, ya que muchas de éstas están viniendo a nuestro país motivadas por las buenas oportunidades de inversión y las posibilidades que ofrece este territorio como puente para acceder a Iberoamérica, a Europa y a otras zonas cercanas. De cualquier manera, sea acudiendo a su país o quedándose en el suyo, los responsables de las pymes que quieran empezar con buen pie los negocios con las compañías chinas deben tener en cuenta algunos consejos básicos:

 

-Entender bien las características y los valores del país antes de invertir en él, y saber que China no es un territorio completamente homogéneo. Es fundamental aprender cómo se concibe allí la vida.

 

-Igual que la vida se concibe de otro modo, también se conciben de forma diferente los negocios. Lo que resulta adecuado y funciona en nuestro país puede no ser lo más correcto allí. Por ejemplo, en China cultivar las buenas relaciones es fundamental.

 

-Crear una oficina de representación puede ser de gran ayuda para el que decida instalarse en China, ya que permitirá acceder a una información muy valiosa y cultivar contactos que serán vitales para hacer algunos negocios

llaves

Alarma en el comercio: se acaban los alquileres de renta antigua

Si el contrato de alquiler de su negocio tiene fecha anterior a 1985 es muy probable que en las próximas campanadas de fin de año usted tenga muy pocas ganas de brindar. Y es que, el 1 de enero de 2015 es una fecha marcada en negro para muchos comerciantes. A partir de la última campanada sus caseros podrán subirles el contrato de alquiler entre un 200% y un 400%
Esta espada de Damocles pende sobre unos 200.000 empresarios, según las estimaciones que manejan las asociaciones del sector. Aquellos que han disfrutado de los denominados contratos de renta antigua que fueron firmados antes del 9 de mayo de 1985. Aquel día entró en marcha el llamado “Decreto Boyer” según el cual, el entonces ministro de Hacienda, entre otras cosas, instauraba la actualización periódica de los alquileres, algo que, hasta entonces, no ocurría.
Unos años más tarde, en 1994, la Ley de Arrendamientos Urbanos permitió una nueva ampliación de 20 años del privilegio de no actualizar las cuantías de las rentas. Lo que en aquel momento parecía una eternidad, está ya a la vuelta de la esquina.
La actualización llega, según las asociaciones de comerciantes, en un momento nefasto. La crisis ha golpeado con fuerza el consumo y en no pocos casos, esa actualización puede provocar el cierre de muchas empresas, lo que empeoraría el ya pésimo dato de 100 comercios al día cerrados en el último año en España.
Si el Gobierno no lo impide en lo que queda de año, el cambio en las rentas de alquiler afectará como se ha comentado anteriormente, a todos los que tengan un contrato fechado antes del 9 de mayo de 1985. Aunque aquí también hay excepciones, explican en su web los expertos del Bufete Conesa.
– Se mantiene el privilegio mientras el contrato esté a favor del titular o del cónyuge y se excluye de ese privilegio al resto de miembros de la familia que lo disfrutaba hasta ahora.
-También conservarán la renta antigua los destinatarios de un traspaso de arrendamiento a terceros en el caso de que éste se produjese en los 10 años anteriores al 1 de enero de 1995. De ser así gozarán de ese privilegio hasta el 1 de enero de 2020.
La incertidumbre es grande entre los empresarios, ya que el Gobierno tiene de plazo hasta la última campanada para modificar la ley y permitir una nueva ampliación de la excepcionalidad. Hasta ahora, no se ha pronunciado. Como tampoco lo ha hecho para clarificar la situación de todos aquellos negocios en tránsito en estos momentos. Es decir, para los traspasos que puedan producirse desde ahora hasta final de año. ¿Habrá una nueva moratoria para ellos? Es probable que haya que acudir a los Juzgados para que los jueces aclaren la situación caso por caso. Lo que tampoco será nada fácil. Porque la dureza de la situación financiera actual que denuncian los afectados, no tiene en cuenta que los propietarios de esos inmuebles han salido muy perjudicados por esta ley durante años. Mientras los precios de la vivienda y el alquiler subían como la espuma estos propietarios han estado recibiendo rentas ridículas.

cien

Financiación no bancaria: una alternativa indispensable

La financiación es una de las grandes necesidades de las pequeñas y medianas empresas, una cuestión imprescindible para recuperarse de la crisis y seguir adelante asegurándose de que podrán abrir todos los días el negocio. Sin embargo, cada vez son más las pymes que no miran hacia los bancos cuando se trata de buscar esta financiación, ya que las entidades financieras han dejado de ser en muchos casos la mejor manera de obtener recursos, en favor de otras fórmulas alternativas, como el Fondo Apoyo a Empresas, que cada vez están consiguiendo mayor protagonismo.

 

Los expertos advierten que el parón que se ha producido en la actividad en España, el cortocircuito de los canales de circulación del crédito y la necesidad de reestructurar y rebajar la deuda corporativa, ya se han llevado por delante a un número muy elevado de compañías, principalmente de tamaño pequeño y mediano. En estos momentos, las pymes siguen encontrando muchas dificultades para financiarse y las que lo consiguen lo están haciendo a un coste mucho más elevado que las sociedades de más tamaño. Y es que la crisis ha golpeado con especial intensidad al sector bancario, poniendo en evidencia la excesiva dependencia que las empresas españolas, especialmente las pymes, tienen de la financiación bancaria. Y es que el peso de la financiación bancaria se sitúa en España en niveles del 80%, frente al 20% de la no bancaria, mientras que en otros países, el peso está más compensado. Por ejemplo, en Alemania el 45% de la financiación de las empresas es no bancaria, y en Francia el 50%. Pero es que en el Reino Unido y Estados Unidos la financiación no bancaria alcanza niveles del 70/80%.

 

Los males del sector financiero no se van a solucionar a corto plazo. Teniendo en cuenta que se prevé que continúen las restricciones en la concesión de financiación a las pymes, y dada la alta dependencia de las mismas a la financiación bancaria, las pequeñas y medianas empresas van a continuar teniendo graves dificultades para acceder a la financiación bancaria. Y, en caso de conseguirlas, lo harán a precios muy caros. Por eso, cada vez está cobrando más importancia la financiación a través de otras vías alternativas  a la bancaria no solo entre las pymes sino, en general, entre todas las entidades. Por ejemplo, la financiación bancaria de las 25 compañías no financieras que forman parte del Ibex se redujo un 35% entre 2010 y 2013, hasta los 84.473 millones de euros, en favor de otras fuentes alternativas de financiación, según datos ofrecidos por el Servicio de Estudios de Bolsas y Mercados Españoles (BME). La financiación de mercado a través de instrumentos de Renta Fija y asimilados aumentó en el periodo un 15,38% y, a diciembre de 2013, alcanzaba los 120.486 millones de euros. Los datos de las cuentas auditadas de las empresas ponen de manifiesto que el excesivo peso del crédito bancario está dando paso a una mayor participación tanto de la financiación en forma de capital como de la financiación obtenida a través de emisiones de renta fija a las que tienen acceso cada vez más empresas, lo que, según BME, refleja un avance hacia un sistema financiero más equilibrado.

 

pago

Amazon también apuesta por el móvil como medio de pago. ¿Está su empresa al día?

Si tiene un comercio físico u ‘on line’ y si, además, tiene negocios con Estados Unidos es muy posible que en las últimas semanas alguien le haya comentado la noticia del verano en el mundillo tecnológico: el lanzamiento del Amazon Local Register. Se trata de un lector de tarjetas de crédito que, conectado a un móvil o a una tableta, permite a cualquier negocio aceptar pagos con tarjeta sin necesidad de contar con la intermediación de una entidad financiera.

La idea está lejos de ser una revolución. De hecho, ya hace tiempo que hay otras opciones similares  en el mercado como: Paypal Here, de la conocida pasarela de pagos on line, la de Square, o el monedero electrónico (Wallet) de Google, entre otras.

Pero, si el Amazon Local Register ha levantado tanto alboroto ha sido, precisamente, por ser de quién es. Tanto sus competidores directos como la banca temen el resultado de esta apuesta del gigante del comercio mundial. Porque, de la misma forma que Amazon ha revolucionado el comercio internacional, su apuesta por este medio de pago es poner en jaque lo que ya existe. Para empezar, el terminal es gratis, (se pagan diez dólares iniciales, pero la compañía asegura que los devuelve con descuentos en las primeras transacciones). No hay cuotas mensuales, ni contratos a largo plazo y no hay cargos por tarjetas de pago internacionales, reembolsos o devoluciones de cargos. Hasta enero de 2016, la cuota por transacción será del 1,75%, después, del 2,5%, siempre por debajo de sus competidores digitales y sobre todo, por debajo de la banca.  Y por si todo esto no fuera suficiente, toca la fibra sensible de los potenciales clientes poniendo a su disposición el servicio de atención al cliente de Amazon. Dudas y problemas serán resueltos por teléfono y por correo electrónico.

De momento, Amazon Local Register sólo está disponible en EEUU y, por tanto, sólo las empresas que tengan negocios allí pueden implantarlo. Pero más allá del sistema concreto, esta iniciativa del todo poderoso Amazon viene a confirmar una tendencia imparable: que el móvil avanza a pasos agigantados hacía convertirse en la plataforma líder del comercio.

La primera reflexión que se deriva de esta novedad, está enfocada en el ahorro que puede suponer para un negocio tradicional, el recorte de comisiones financieras.  Pero la noticia, sobre todo, invita a reflexionar sobre la importancia que están adquiriendo los terminales móviles como herramienta de relación entre comerciante y cliente.

En este blog ya hemos hablado en varias ocasiones de la importancia de adaptar su página web a estos dispositivos. No hacerlo a tiempo, puede implicar quedarse descolgado de una tendencia que parece imparable. Los pagos a través del móvil alcanzarán el trillón de euros en 2017, según las proyecciones de IDC Financial Insights.

Un dato que invita desterrar la idea, todavía arraigada en demasiados empresarios, de que el móvil es un asunto de quienes tienen una tienda virtual o negocios digitales. Nada más lejos de la realidad. No hay más que ver el ejemplo de Starbucks, que permite pagar sus cafés con el móvil gracias al sistema desarrollado por Square.

Porque más allá de la innovación en el sistema pago, el pago por el móvil permite abrir una nueva vía de comunicación con el cliente.  Éste ya no pasará por su negocio y nunca más sabrá de él. Una vez registrado podrá seguir en contacto con él, para enviarle promociones, invitarle a volver a pasar por su establecimiento o incluso a comprar en su página web.

Los expertos en comercio electrónico aseguran que este será el principal motivo por el que esta tecnología le gane terreno a la que ofrecen los bancos.

De momento, hay dos grandes barreras de acceso. La resistencia a  las nuevas tecnologías de muchos empresarios y, sobre todo, el riesgo de seguridad que implica para vendedores y compradores las transacciones en móviles, siempre acechados por los hackers informáticos.

ley

Novedades en la reforma de la ley concursal

¿Objetivo? Evitar la destrucción de empresas. El Gobierno lleva meses preocupado, muy preocupado, por el volumen de empresas que se cierran en España. Uno de los motivos es que el saldo final de los concursos de acreedores, un mecanismo que supuestamente ayuda a refinanciar, es demoledor. El 95% de las que entran en uno de ellos no logra superarlo y debe cerrar. El dato está alejado de la media de otros países de nuestro entorno como Reino Unido (80%) o Francia (70%).

Por ello, el Gobierno aprobó, en el Consejo de Ministros del pasado viernes, un paquete de medidas con la intención de que ese proceso sea una ayuda real para empresas y acreedores y no una forma cruel de alargar la agonía de una empresa.

La primera decisión pasa por permitir en la fase concursal las medidas de estímulo que en marzo se le concedieron a la fase preconcursal, y que ya hemos contamos en este blog.  La más importante es que, cuando los acreedores generales lleguen a un acuerdo de forma mayoritaria (entre el 60% y el 75%) sus decisiones de quitas y reestructuraciones de deuda, serán de obligado cumplimiento también para los que no apoyaron la medida (acreedores disidentes). Como en la fase preconcursal, esta medida pretende evitar los cuellos de botella y los retrasos que algunos acreedores minoritarios provocaban en los procesos de reajuste de deudas.

Otra medida destacada, entre las que se aprobaron el pasado viernes, es la creación de cuatro tipos de acreedores privilegiados en función de cómo les afectan esas decisiones mayoritarias que hemos comentado.

– Públicos (Hacienda, Seguridad Social, comunidades autónomas, ayuntamientos). Estos solo podrán ser sometidos al convenio general si así lo deciden, por mayoría, el 75% de ellos. Es decir, el 75% de los acreedores públicos debe aceptar ser sometido al convenio general para que éste afecte a todos.

– Financieros

– Laborales

– Comerciales

También hay cambios respecto a la definición de los créditos de privilegio especial. Desde ahora se consideran como tales aquellos que  cumplen con la siguiente regla: suponen nueve décimas partes del valor razonable del bien o derecho sobre el que se ha constituido la garantía, una vez deducidas las deudas preferentes.

Para los acreedores ordinarios se introduce la posibilidad de extender los acuerdos a los disidentes, si vota a favor al menos el 65% del pasivo ordinario, siempre que se cumplan algunas medidas como: esperas entre 5 y 10 años, quitas superiores al 50%, conversión de créditos en acciones o participaciones del deudor o créditos participativos hasta 10 años, transformación de deuda en cualquier otro instrumento financiero de características distintas, y cesión de bienes o derechos en pago de créditos.

Los acreedores con garantía real, que suele ser la hipoteca de un inmueble, podrán ejecutarla para recuperar su deuda. Es decir, venderla de forma separada siempre que justifique el incumplimiento del convenio y la venta cubra la deuda.

Si a pesar de estas nuevas medidas la empresa no consigue superar el concurso, la nueva legislación también está redactada para facilitar el proceso de liquidación. Para ello, ha puesto en marcha tres medidas nuevas:

– Se permite transmitir (vender/traspasar) contratos y licencias sin el consentimiento de terceros.

– Se podrán transmitir las unidades productivas libres de obligaciones de pago preexistentes.

– Se autoriza la venta de unidades de producción con bienes dados en garantía sin consentimiento del acreedor.

Tras la publicación de todas estas modificaciones en el B.O.E del 6 de septiembre, la normativa es aplicable a todos los concursos que comiencen a partir de ese día. Para los que ya estaban en marcha, el texto legal ha previsto un mecanismo de ‘retroactividad’ que será aplicable si así lo acuerdan los acreedores por mayorías reforzadas a las exigidas para la aprobación del convenio y siempre que sean autorizadas por el juez. Los acreedores públicos y laborales no estarán sujetos a esta posibilidad.

Finalmente, para verificar la efectividad de estas medidas y su correcta aplicación se han creado, según ha explicado el Gobierno,  una comisión de seguimiento de prácticas de refinanciación y reducción del sobreendeudamiento privado que elaborará un informe anual sobre su evolución y su impacto en la economía.

También está prevista la puesta en marcha de un portal telemático dentro de la web del Boletín Oficial del Estado (BOE) sobre las empresas en liquidación para facilitar su enajenación.

money-256315_640

Programa COSME: 25.000 millones de euros para las PYMES

money-256315_640La Comisión Europea (CE) y el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) han firmado un acuerdo gracias al cual las pymes europeas tendrán acceso a una financiación de hasta 25.000 millones de euros. Bajo el nombre de Programa COSME ( Programa Europeo para la Competitividad de las Empresas y de las Pequeñas y Medianas Empresas), tendrá una vigencia de siete años (2014-2020), y funcionará en forma de garantías de financiación para ayudar a los bancos a conceder más préstamos y arrendamientos financieros a las pymes. ¿Su fin? Mejora del acceso a la financiación, acceso a los mercados y fomento de la cultura empresarial.

 

Una vez firmado el acuerdo, el FEI publicará una convocatoria abierta de manifestaciones de interés en la que podrán participar las entidades financieras admisibles (bancos, entidades de garantía, fondos, etc.). Y después de un exhaustivo procedimiento de diligencia, el propio FEI seleccionará a los intermediarios financieros que se encargarán de poner la nueva financiación a disposición de las pymes europeas de todos los sectores.

 

“El programa COSME es un elemento importante de la acción de la UE para superar las conocidas dificultades con que se enfrentan las pymes a la hora de acceder al crédito. La firma de este acuerdo pone de manifiesto el firme compromiso de la CE de ayudar a las pymes a prosperar, ya que son la columna vertebral de la economía de la UE, y son responsables de la creación del 85 % del total de nuevo empleos”, afirmó Ferdinando Nelli Feroci, comisario de Industria y Emprendimiento, durante la rúbrica del mismo. Por su parte, Pier Luigi Gilibert, director ejecutivo del FEI, declaró que “a través del programa, el FEI podrá apoyar a un número aún mayor de pymes en toda Europa. Partiendo del éxito del anterior Programa para la Innovación y la Competitividad (PIC), que permitió una financiación de las pymes de unos 20.000 millones de euros, y que contribuyó a crear o mantener más de un millón de puestos de trabajo, con COSME queremos mejorar el acceso de las pymes a la financiación y apoyar el crecimiento y el empleo en Europa”.

 

¿Cómo funcionará? Lo hará en forma de garantías de financiación para ayudar a los bancos a conceder más préstamos y arrendamientos financieros a las pymes. Debido al efecto multiplicador del programa, cada euro invertido en garantía de préstamos permitirá obtener hasta treinta euros de financiación para las pymes. Garantías que ayudarán a muchas pymes que, de otro modo, tendrían dificultades para obtener financiación por carecer de garantías suficientes.

Las previsiones apuntan a que alrededor de 330.000 pymes reciban este tipo de préstamos por un valor que podría alcanzar los 21.000 millones de euros. Y, tomando como base el PIC, se calcula que el 90 % de las empresas beneficiarias tendrán un máximo de diez trabajadores y dispondrán de un importe medio de alrededor de 65.000 euros en préstamos garantizados. Esta categoría de empresas es la que tiene más dificultades para obtener préstamos.

Otra parte del presupuesto del programa COSME, unos 4.000 millones de euros, se invertirá en fondos que ofrezcan capital riesgo a las pymes en fase de expansión y, en particular, a las que realizan actividades transfronterizas. Los gestores de fondos operarán sobre una base comercial para garantizar que las inversiones se centren en las pyme con mayor potencial de crecimiento. Está previsto que unas 500 empresas reciban este capital.

 

A través del portal de acceso a la financiación, las pymes podrán acceder en los próximos siete años a más de 100.000 millones de euros de financiación de la UE procedente de diversos programas europeos.

euro

Así afecta la reforma fiscal a las empresas

La reforma fiscal llega cargada de novedades, aunque la mayor parte de ellas se la llevan las personas físicas y el Impuesto sobre la Renta. Eso no quita para que las empresas tengan que tomar buena nota de los cambios que el Ministro Cristobal Montoro acaba comunicar.

Por un lado, porque algunos de los cambios en el IRPF, como el incremento de los mínimos familiares, deben tenerse en cuenta para calcular las nóminas de los empleados. Y por otro, porque el Impuesto de Sociedades también ha sufrido modificaciones, aunque no sustanciales.

La más llamativa es la rebaja del tipo de gravamen máximo que pasa del 30% al 25%. Quedan excluidas de esta rebaja las entidades de crédito y las que se dedican a la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos.

En cualquier caso, la reducción se hará en dos tiempos. Durante el ejercicio fiscal de 2015, el tipo máximo será todavía del 28%. No será hasta la liquidación del impuesto correspondiente al año 2016 cuando los empresarios se puedan aplicar sólo el 25%.

No han tenido tanta suerte las pymes. Para ellas, no hay ninguna modificación general en los tipos de gravamen. La explicación del Gobierno para unificar tipos en las empresas, con independencia de su tamaño, es que así se incentiva el crecimiento de las pequeñas.  Y es que, los estudios de la Comisión Lagares (que asesoró en materia fiscal al Ejecutivo) aseguraban que ese escalón fiscal entre pequeñas y grandes empresas desincentivaba a las primeras a dar el salto. Hacerlo significa, no sólo pagar más (las pymes pagan entre el 20% y el 25%), sino también una gestión mucho más complicada de los tributos. Por eso, muchos empresarios preferían mantener un tamaño menor o diversificar sus actividades creando empresas independientes.

El reducido tamaño de las empresas españolas es un tema que preocupa al Gobierno, ya que impide al país competir en las mismas condiciones que otros vecinos europeos en el mercado internacional.

Aún así, Montoro ha querido hacer algunos guiños a la gran masa empresarial española permitiéndoles un par de resquicios para reducir su factura fiscal:

Reservas de Capitalización. Este concepto permite algo así como dejar aparcados hasta el 10% de los beneficios en concepto de reserva, sin que sea necesario que éstos se reinviertan en activos de la propia empresa.

Reserva de Nivelación. Cuando esos beneficios no repartidos se reinviertan en recursos propios, Hacienda permitirá una deducción extra, puesto que estos fondos dejarían de tributar durante cinco años.

Según los cálculos del Gobierno, las pymes que utilicen estas dos opciones podrán reducir el tipo de gravamen en su liquidación del Impuesto de Sociedades hasta el 20%. Utilizando solo el de nivelación, la reducción se quedaría en el 22,5%.

Pero no será necesariamente así, ya que muchas de las deducciones que, hasta ahora, era posible aplicarse para reducir la factura fiscal se han eliminado, como es el caso de:

Deterioro del valor de elementos patrimoniales con la excepción de las existencias y de los créditos y partidas a cobrar.

Por  acciones sin voto o rescatables.

Por préstamos participativos.

Por inversiones medioambientales, incluso aunque sean obligatorias.

Por reinversión de beneficio y gastos financieros, aunque ésta queda más o menos compensada con la mencionada reserva de capitalización.

Especialmente destacable es la modificación de la deducción por atenciones a clientes que  se reduce hasta el 1% del importe neto de la cifra de negocios de la entidad.

La única gran deducción que seguirá disponible es la deducción por I+D+i, en contra de la recomendación del comité Lagares que había aconsejado eliminarla, como el resto de deducciones del Impuesto de Sociedades.

Los emprendedores con empresas de menos de dos años de vida seguirá pagando el 15% por los beneficios obtenidos, según quedó fijado en la Ley de fomento del Emprendimiento aprobada en febrero de 2013.

Ligeros cambios para la tributación a través de módulos

Por otro lado, había mucho miedo entre los cotizantes de módulos a esta rebaja fiscal, ya que se rumoreaba que podría acabar con la tributación por módulos. No ha sido así en general. Tan solo se han excluidos las actividades que facturen menos de un 50% a las personas físicas y aquellas  a las que se aplica el tipo de retención del 1%, es decir, las actividades de fabricación (con pequeñas excepciones) y construcción (albañilería, fontanería, instaladores, carpintería, cerrajería, pintura).
Para el resto se modifica el umbral de exclusión que pasa a 150.00 euros desde los 450.000 actuales y el umbral de gastos que queda en 150.000 frente a los 300.000 actuales.

Podrán seguir tributando por esta modalidad, los fabricantes de pan y bollería, pastelería y masas fritas; impresión de textos, comercio al por menor, cafeterías, restaurantes, quioscos, hoteles de dos o menos estrellas, talleres de reparación, transporte de viajeros por carretera, taxistas, mensajeros, escuelas y autoescuelas, tintorerías y peluquerías.

Otra novedad relacionada con las actividades económicas es que se suprime el 5% sobre el rendimiento neto para gastos de difícil justificación y se limita a 2.000 euros.
Un ligero respiro para los autónomos

Los autónomos con rentas inferiores a los 12.000euros anuales serán los primeros en disfrutar las rebajas fiscales recién anunciadas. Según ha explicado el Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, éstos profesionales podrán rebajar sus retenciones, del actual 21% al 15%, a partir del mes de julio, siempre que el 75% de sus ingresos procedan de actividades económicas. Esta reforma de “urgencia” se tramitará en los próximos días vía decreto ley.

Finalmente, hay una buena noticia para los empresarios y es que el Gobierno ha prometido, aunque está pendiente la definición de cómo lo hará, la publicación de las listas de morosos. Esto permitirá a muchos empresarios evitar riesgos innecesarios a la hora de elegir proveedores.