financiar_exportaciones

500 millones para financiar a nuestras pequeñas y medianas empresas exportadoras

financiar_exportaciones

El ICO consolida su estrategia de favorecer la salida al exterior de las PYMEs españolas uniendo esfuerzos con el Banco Europeo de Inversiones.

 

El vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Román Escolano, y la presidenta del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Emma Navarro, firmaron el pasado viernes un préstamo de 250 millones de euros destinado a financiar -con condiciones preferentes- las exportaciones de las PYMEs españolas. Dado que el ICO aportará otros 250 millones adicionales, el importe total que ambos organismo pondrán a disposición de las nuestras pequeñas y medianas empresas exportadoras asciende a 500 millones de euros.

Este préstamo (que, como destaca el comunicado de prensa, constituye la primera colaboración entre el BEI y el ICO para apoyar a la internacionalización de las PYMEs de nuestro país), permitirá financiar parcialmente la Línea ICO Exportadores 2016. Esta línea financia, a su vez, el anticipo de las facturas procedentes de la actividad exportadora a corto plazo de PYMEs y autónomos, así como los costes previos de producción y elaboración de los bienes que exportan.

 

Según sostuvo el vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones, este préstamo permitirá a las PYMEs españolas obtener la liquidez que necesitan para “poder crecer, exportar y ser más competitivas, lo que contribuirá a la generación de empleo y al crecimiento económico en España”. La misión del organismo al que representa Escolano es la de financiar proyectos que contribuyan a “la integración, desarrollo equilibrado y la cohesión económica y social de los Estados miembros”.

 

Por su parte, la presidenta del Instituto de Crédito Oficial afirmó que “esta operación nos permitirá seguir apoyando la internacionalización de la economía española, uno de los objetivos estratégicos del ICO en los últimos años, en este caso utilizando un instrumento diseñado específicamente para el impulso a la exportación de las empresas.”

 

 

La labor del ICO en pro de la internacionalización de PYMEs durante los últimos años

 

Unos días más tarde de la firma de este préstamo, la presidenta del ICO participaba en una mesa redonda titulada “El imprescindible camino de la internacionalización“, enmarcada en el Congreso de CEDE 2016.

 

Allí, afirmaba que nos encontramos “ante un cambio estructural en España, que va más allá de un fenómeno cíclico, consecuencia de la mejora de la competitividad de nuestra economía” y que en los últimos años, “la actividad crediticia internacional del ICO se ha incrementado notablemente, pasando de representar el 2% en 2012 a suponer más del 35% en el año 2015”. De hecho, en estos últimos 4 años el ICO ha intensificado sus esfuerzos para la internacionalización de las PYMEs españolas diseñando un catálogo integral de productos para cubrir todas las necesidades en su salida al exterior. Así, el ICO se ha posicionado como un actor clave en la financiación al sector exterior, en línea con el cambio estructural de la economía española.

 

El ICO reforzó su estrategia de fomento de la exportación de las empresas con la puesta en marcha de la Línea ICO Exportadores. Esta línea, que el año pasado constituyó una de las mayores novedades dentro de las líneas ICO 2015 destinadas a fomentar la salida al exterior de las empresas, permite facilitar liquidez a las empresas exportadoras mediante el anticipo de las facturas procedentes de su actividad exportadora a corto plazo y la cobertura de sus necesidades de liquidez para cubrir los costes de producción de los bienes que va a exportar. En 2015 permitió financiar las exportaciones de más de 43.000 empresas, por importe de 2.934 millones de euros. Los principales destinos fueron Francia, Alemania, Italia, Portugal y el Reino Unido.

starbucks_espana

Panorama actual de las franquicias en España

starbucks_españaHace poco la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), en colaboración con el Grupo Cooperativo Cajamar, presentaba un estudio (PDF) en el que se describía la situación del sistema de franquicias español al inicio del año 2016. Así, supimos que a finales del año pasado, las franquicias empleaban en España a 253.913 personas, casi 5.000 más que en 2014 (lo que supone una subida de un 2%). De esta cifra, 91.732 trabajaban en locales propios (2.640 más que en 2014, un 2,9%) y las 162.181 restantes en establecimientos franquiciados (2.359 más que al concluir 2014, un 1,4%).

Si tenemos en cuenta que en 2008 había un total de 235.929 personas trabajando en franquicias, estamos ante una subida de un 7,6%. La AEF destaca que esto ha ocurrido “en una coyuntura económica desfavorable”, lo que demostraría que “que la franquicia es una fórmula generadora de empleo en nuestro país”.

El crecimiento de las franquicias en España

Pero el aumento de empleos ha ido parejo al de otros factores igualmente relevantes. Así, el informe arrojaba “un crecimiento global de redes franquiciadoras en España del 40,8%, a un ritmo medio del 5,1% anual”, un dato que “dice mucho sobre la capacidad de la franquicia para superar una época difícil (2008 – 2015)”. Por otro lado, en lo que se refiere al número de establecimientos, en 2008 funcionaban un total de 58.305, frente a los 65.810 que operaban a finales de 2015 (un aumento de 7.505 locales).

¿Y qué dice la evolución de los datos de facturación para ese mismo período? “Si volvemos, de nuevo, la vista hacia lo sucedido en los últimos siete años nos encontramos con que entre 2008 (26.010 M€) y 2015 (26.482 M€) el conjunto de la franquicia ha facturado 472 millones más en estos últimos siete años“, lo que se traduce en un incremento del 1,8%.

Hace dos semanas, el económico Cinco Días llevaba también a cabo su propia radiografía de las franquicias en España. Sirva este párrafo de ejemplo: “La franquicia en España vive un momento expansivo, siendo una actividad progresivamente más extendida, más accesible y más diversificada, multiplicando las oportunidades y progreso económico”.

Dicho artículo aportaba también otros datos relevantes, como que hoy en día el 63% de las franquicias pueden emprenderse invirtiendo menos de 60.000 € y el 81%, con menos de 120.000 €, por no mencionar que el 52% pueden salir adelante instalándose en mercados inferiores a 150.00 personas.

La internacionalización fallida

Sin embargo, pocos días antes el diario Economía Digital ponía el foco también sobre la faceta más negativa de las franquicias españolas: su internacionalización: “La franquicia española ha fracasado en su intento por exportar las marcas extendidas por España. Salvo las grandes marcas consolidadas como Zara y Mango y alguna honrosa excepción como Llao Llao, que por los momentos exporta con éxito, el modelo español no suele tener éxito con otros mercados y gustos“.

El texto señalaba que “la ambición de las marcas españolas en lograr una rápida internacionalización les ha hecho minusvalorar los riesgos de saltar las fronteras […] hay una improvisación en la internacionalización“.

Imagen | HAO XING

 

leicester_city

Impulsar el negocio siguiendo el modelo del Leicester City

leicester_cityUna de las mayores hazañas en la historia del fútbol europeo. Así se recordará la temporada que acaba de culminar el Leicester City, y que le ha coronado, por primera vez en sus 133 años de historia, como campeón de la todopoderosa Premier League británica. En solo ocho meses, este modesto equipo inglés ha pasado de luchar por evitar el descenso a sorprender al mundo proclamándose vencedor incluso dos jornadas antes del final en un campeonato que cuenta con conjuntos tan potentes y adinerados como el Manchester United, el Arsenal, el Tottenham o el Liverpool.

¿Ha sido simplemente fruto de la casualidad? Ni mucho menos. La estrategia de este modesto club está medida y calculada. Y como saben los lectores de este blog, el fútbol (recuerden lo que aprendimos de Johan Cruyff en este mismo blog hace algunas semanas) en muchas ocasiones ofrece interesantes lecciones para aplicar a la gestión empresarial.

Así sucede también con la historia reciente del Leicester City. La psicología del comportamiento tanto de su dirección, como del entrenador y, por supuesto, la de los jugadores ya está siendo tomada como ejemplo entre empresarios e incluso clubs de inversión.

La primera lección que podemos extraer es el poder que tiene un liderazgo sólido y un proyecto ambicioso. Cuando llegó el italiano Claudio Ranieri al Leicester en verano de 2015, pocos confiaban en él. A sus 64 años, sus tiempos de gloria quedaban lejos, y ni la plantilla ni el ánimo de los aficionados parecían estar a su favor. Sin embargo, desde su primera declaración pública aseguró que pretendía hacer con el Leicester algo más que luchar por la permanencia. Apostó por un correoso sistema de juego y dio el liderazgo del equipo a Jaimie Vardy, quien no tardó  en responder con goles y buen juego. La goleada al Sunderland por 4 a 2 en el partido inaugural terminó por dar confianza al resto de la plantilla. Es decir: definir objetivos ambiciosos y buscar un líder capaz de motivar al resto del equipo.

Mantenerse fiel a la estrategia establecida.  Nadie podía pensar a principios de año que este equipo iba a ganar la liga de fútbol inglesa. A pesar de que el Leicester llegó a acumular algunas jornadas muy brillantes, al finales de 2015 la situación comenzó a decaer. Las derrotas se sucedían jornada tras jornada hasta que en el partido que jugó contra el Bournemouth, el 2 de enero 2016, parecía haber llegado el fin. El equipo fue  incapaz de pasar del empate lo que implicó ceder el liderato al Arsenal y ser eliminados de la Copa. Este tipo de derrotas en el fútbol se suelen traducir en decisiones drásticas. No fue así en esa ocasión. Lejos de ponerse nerviosos o tomar decisiones precipitadas, tanto Ranieri como el propietario del equipo, el magnate Vichai Srivaddhanaprabha, decidieron mantener el mismo bloque y no hacer ningún fichaje. Un mes después, las aguas volvían a su cauce y el equipo se consolidaba como líder, tras vencer consecutivamente a Stoke City, Liverpool y Manchester City. La capacidad de los líderes de tener claro el objetivo final y los métodos para conseguirlo es fundamental para la consecución de los grandes proyectos. Las decisiones en caliente tras errores o malas noticias empresariales nunca suelen acarrear buenas consecuencias.

Aprender del fracaso es otra de las grandes lecciones. Sí, aunque pueda resultar recién salida de los libros de autoayuda, el Leicester es toda una referencia en cómo aprender de los errores cometidos.

En la séptima jornada de la Premier, un confiado Leicester se enfrentaba al Arsenal sin haber conocido todavía la derrota. A los siete minutos, Vardy adelantaba al club de East Midlands, llevando la euforia a la grada local. Sin embargo, los de Raniery no supieron aguantar las acometidas de los talentosos jugadores londinenses, que acabaron llevándose el partido por 2 a 5. Desde entonces, el equipo estudió con detenimiento los fallos que le llevaron a esa derrota y foxes (zorros, en inglés y apodo que reciben los jugadores del Leicester) no han vuelto a encajar más de dos tantos en ningún encuentro de esta temporada.

Encontrar el equipo ideal es difícil y requiere tiempo. En 2004, el Leicester descendió tras acabar colista con 28 puntos. El club estaba al borde de la bancarrota con unas deudas que superaban los 30 millones de libras. Durante una década fue incapaz de regresar a la Premier, y cuando lo hizo, en la temporada 2014/2015, estuvo a punto de volver a descender. A pesar de todo, el equipo mantuvo a gran parte de la plantilla sumando como nuevas incorporaciones a jugadores sin demasiado nombre en el fútbol europeo, como el suizo Gökhan Inler o el japonés Shinji Okazaki.

Estimular el talento, la mejor apuesta. En invierno de 2014, el desconocido argelino Riyad Mahrez llegó al Leicester por 500.000 euros; hoy, algunos de los mejores clubes de Europa están dispuestos a desembolsar más de 20 millones por hacerse con sus servicios. Simpson, Morgan, Huth, Fuchs, Mahrez, Kanté, Schlupp, Drinkwater… Nombres anónimos que están haciendo historia gracias a la oportunidad que se les brindó en uno de los equipos más modestos de Inglaterra, con un presupuesto seis veces inferior al del Chelsea, por ejemplo.

La perseverancia, el trabajo en equipo y la confianza de unos en otros hicieron el resto. Valores esenciales para un conjunto campeón y que pueden ser aplicables para cualquier empresa que busque el éxito.

The exit of Britain from the European Union, the "Brexit" (MaxPPP TagID: dpaphotostwo527836.jpg) [Photo via MaxPPP]

Consecuencias del Brexit para las empresas españolas

brexit“Ante todo, somos buenos europeos”, aseguraba recientemente el embajador británico en España, Simon Manely, en un acto celebrado en Madrid ante el próximo referéndum que se celebrará el 23 de junio en su país, y en donde sus compatriotas votarán sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Una posibilidad cada vez más real según las encuestas y que tendría efectos muy relevantes no sólo para las estructuras comunitarias sino para las empresas del Viejo Continente con intereses allí, entre ellas las españolas.

Y es que a lo largo de las últimas décadas, los vínculos económicos entre ambos países han vivido una época dorada, en especial en sectores como el turismo, la salud, los componentes de automóvil, la alimentación o los servicios financieros. No en vano, y según un informe recientemente publicado por la consultora AFI, Reino Unido es el quinto mercado mundial para las empresas españolas, y supone un 7% del total de las exportaciones anuales.

Esta floreciente relación bilateral no sólo tiene una vocación comercial, sino, también, financiera. Tanto es así que el país isleño es el principal destino para la inversión española, con un 14% de la inversión directa española en el extranjero, lo que significó alrededor de 48.000 millones de euros en 2015. En el sentido inverso, las empresas británicas invirtieron el año pasado en torno a 20.000 millones en nuestro país, es decir, el 10% de la inversión extranjera total.

 

Efecto directo en las pymes

La materialización del Brexit tendría consecuencias inmediatas para España debido a la exposición que mantienen algunas de las mayores empresas nacionales en Reino Unido. Son los casos, por ejemplo, de dos de los pesos pesados del sector financiero; el Banco Santander, que actualmente gestiona entre el 10 y el 20% de todas las cuentas corrientes británicas, y Banco Sabadell, propietario de TSB, con un peso de alrededor de un 5% del mercado.

Además, se reducirían súbitamente los beneficios de las empresas españolas con filiales en Reino Unido, por culpa tanto de los previsibles cambios regulatorios -que desincentivarían la entrada de empresas extranjeras en el país debido al aumento de trabas normativas y de tipos fiscales- como de la propia depreciación de la libra, que reduciría de manera muy notable la capacidad adquisitiva de los británicos. Un efecto dominó que afectaría de lleno a las pymes de nuestro país que han comenzado a hacer negocios en el país anglosajón en los últimos años.

España tiene en la actualidad un superávit comercial con el Reino Unido del 1,1% del PIB, que se explica no sólo desde el punto de vista económico, como estamos viendo, sino, también, humano. Cada año, el tránsito de españoles que viajan para intentar mejorar su inglés, estudiar o encontrar nuevas oportunidades laborales, se ve secundado por el trasiego de jubilados británicos que desean disfrutar de las bonanzas de nuestro país (más de 15 millones visitan cada año el país ibérico) o por profesionales que identifican oportunidades de negocio a explotar.

Una profunda y singular relación entre ambas naciones que ayuda a entender, por ejemplo, que España sea el país más contrario al Brexit, en tanto que las empresas británicas instaladas aquí se muestran de forma mayoritaria a favor de la permanencia dentro del seno de la Unión Europea. Algo que el propio primer ministro, David Cameron, se ha encargado de subrayar por activa y por pasiva, siempre, eso sí, que, se consigan reducir los trámites burocráticos en Bruselas favoreciendo un proceso de toma de decisiones más ágiles.

A partir del 15 de abril, comienza oficialmente la campaña de cara al referéndum, y cuyos ejes fundamentales serán, entre otros: que cada Estado tenga derecho a decidir sobre las leyes comunitarias, apostar por una integración esencialmente comercial entre los Estados Miembros, desincentivar la híper regulación creciente en las instituciones comunitarias y limitar los beneficios sociales de los inmigrantes.

 

Imagen: FranceBleu

franquicias_en_espana_restauracion

Franquicias en España de hostelería y restauración

franquicias_en_espana_restauracionRecientemente, la consultora Tormo Franquicias Consulting hizo público su estudio “Informe Hostelería & Restauración 2015“, en el que se abordaba la situación actual de las franquicias dentro de este sector económico, así como los cambios que ha debido afrontar a causa de la crisis.

 

El informe aborda así la situación de un sector con una amplia oferta, en la que coexisten marcas muy desarrolladas con otras en fase inicial, y que presenta en conjunto un crecimiento general sostenido.

 

En el lado negativo, también se aprecia una elevada discontinuidad entre las nuevas franquicias, bien por inexperiencia o por falta de recursos. Esto ha permitido, sin embargo, una constante oferta de nuevos formatos y tendencias al mercado.

 

Según los datos del informe de Tormo, España cuenta a día de hoy con 148 redes de franquicias de restauración, que se traducen en 5524 establecimientos que, con una facturación de 3.014 millones de euros y una inversión de 1.269 millones, generan de 52.192 empleos directos. Pero veamos los datos desglosados por subsectores:

 

Cafeterías

Subsector que agrupa a 28 franquicias en España y 541 establecimientos (en los que trabajan 4.277 personas), con una facturación media de 279.109 € y una inversión media de 120.654 €. Destacan marcas como “Café y Té” o “Jamaica Coffee Shop”.

 

Ganan terreno nuevas tendencias como las ‘bakery coffee’ (a expensas de las cafeterías tradicionales) y las franquicias especializadas en zumos o ‘smoothies’, impulsadas por los nuevos hábitos de consumo ‘verde’.

 

Cervecerías y tapas

Subsector que agrupa a 36 franquicias en España y 1.132 establecimientos (que dan empleo a 10.774 personas), con una facturación media de 462.457 € y una inversión media de 142.809 €. Destacan marcas como “100 Montaditos”, “Cervecería Gambrinus” o “La Sureña”.

 

Se trata de un segmento de mercado con elevada competitividad y en constante evolución (” Prueba de ello es el nacimiento de tabernas temáticas o con toques regionales”).

Fast Food

Subsector que agrupa a 35 franquicias en España y 2.491 establecimientos (que dan empleo a 26.715 personas), con una facturación media de 717.144 € y una inversión media de 217.980 €. A la cabeza, pesos fuertes como Telepiza, Burger King o Mc Donald´s.

 

Nos encontramos ante el subsector con mayor competencia y que, al tiempo, concentra las redes de mayor competitividad. También es el más beneficios ha recogido durante la época de recesión, y ahora empieza a renovarse con la irrupción de la comida rápida gourment.

 

Heladerías y yogurterías

 

Subsector que agrupa a 16 franquicias en España con 577 locales (que emplean a unos 1.500 trabajadores), y con una facturación media de 185.432 € y una inversión media de 82.988 €.

 

Pocos establecimientos han sobrevivido al gran boom que experimentó este segmento en 2012, y la mayor parte de la facturación está reducida en unas pocas marcas. El líder del sector, Smöoy, ha logrado crecer gracias a la internacionalización (salió al exterior en 2013 y ya cuenta con 25 tiendas en 16 países).

 

Restaurantes

 

Subsector que en nuestro país agrupa 33 enseñas y 783 establecimientos que generan 8.926 empleos, con una facturación media de 569.211 € y 404.825 € de inversión media.

 

Nos encontramos aquí con un sector que crece gracias a nichos como la restauración oriental y los locales take away, y en el que aún tiene un gran peso la restauración italiana: la franquicia líder en restaurantes es La Tagliatella.

 

Conclusiones del informe

 

Según Tormo Franquicias, “el sector de hostelería y restauración es un segmento dentro de la franquicia que ha sabido adaptarse a los tiempos y a los nuevos estilos de vida y, sobre todo, a los nuevos hábitos de consumo. Por ello, tanto los restaurantes tradicionales con años de desarrollo como las redes de nueva implantación no han dejado de innovar y acomodarse al consumidor (…) No sólo es un sector que se ha adaptado sino que ha sido el que mejor ha salido de los embistes de la crisis, ya que, pese a ser más moderado, la expansión de las redes no ha cesado”. El informe concluye afirmando que nos encontramos frente a “uno de los sectores más potentes y referentes en franquicia”.

prima_de_riesgo

Prima de riesgo: definición e historia reciente en España

Si hay un concepto financiero que haya destacado a la hora de transitar del terreno de la jerga técnica al de las conversaciones habituales sobre actualidad, ése ha sido el de ‘prima de riesgo’. ¿El motivo? Su protagonismo en muchos de los avatares político-económicos de los momentos álgidos de la crisis post-2008, cuando España llegó a vivir algunas jornadas enteras pendientes de las variaciones de este indicador.

 

Sin embargo, y pese a ello, no es tanta la gente que sabe dar una definición más o menos concisa del término.

 

Definición de ‘prima de riesgo’

 

Podemos definir la prima de riesgo -también conocida como ‘riesgo país’- como el sobreprecio que los inversores exigen por comprar la deuda de un país frente a la de otro, considerada más segura y cuyo precio se usa a modo de referencia. De este modo, constituye un relevante indicador de la confianza de los inversores en la solidez de su economía, y su incremento supone un lastre adicional en el proceso de recuperación de la economía.

 

En otras palabras, la prima de riesgo sería la cantidad necesaria para que a los inversores ‘les salga rentable’ invertir en la deuda soberana de un determinado país respecto de otro más seguro que se coge como referencia. El segundo será menos atractivo a causa de su inestable situación política o de que su economía sufra niveles altos de déficit o bajos de crecimiento, todos ellos factores que pueden hacer sospechar que en un futuro el país carecerá de fondos necesarios para pagar sus deudas dentro de plazo.

 

Prima de riesgo en España y la Eurozona

 

En el caso de la prima de riesgo española y del resto de la Zona Euro, su valor viene determinado por el sobrecoste que los inversores exigen para anteponer la compra de bonos españoles sobre los alemanes, lo que sitúa a Alemania como unidad de medida de las economías europeas gracias a su larga trayectoria de fortaleza económica.

 

Concretamente el cálculo del diferencial se realiza restando el interés que se paga por los bonos alemanes en puntos básicos al valor del interés que se paga por los bonos a 10 años españoles.

 

Evolución de la prima de riesgo española

 

Ha habido grandes cambios en el valor del diferencial de deuda en los últimos veinte años: tras los altos valores alcanzados durante la recesión de los años 90 (con depreciación de la peseta y niveles estratosféricos de paro), la creación de la Eurozona en 1999 marcó el inicio de 9 años en los que la prima de riesgo se mantuvo en niveles mínimos, manteniendo la deuda país española una diferencia casi despreciable con respecto a la alemana (llegando a alcanzar los 5,7 puntos negativos). Tan favorable situación duró hasta la llegada de la crisis en 2008. Sólo dos años después, las 3 principales agencias quitaban a España la triple A. Cuando el Eurogrupo aprobó el rescate financiero español en 2012, la prima se situaba ya en 610 puntos.

 

Por fortuna, desde entonces el protagonismo de la prima de riesgo en la vida política española ha experimentado un lento declinar. Hoy en día se mueve en cifras entre los 115 y 130 puntos.

inveresp

La inversión española en Iberoamérica en 2015

Hace unas semanas, la IE Business School y Air France KLM hacían público su ‘VIII Informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica’, en el que se lleva a cabo un análisis las inversiones en la región de más de 60 compañías españolas. Esta cifra se ha visto aumentada (desde las 40 del VII Informe) incluyendo empresas con una facturación menor de 500 millones de euros, con el objetivo explícito de reflejar el creciente peso de las medianas empresas en la realidad de la inversión española en la región.

 

De hecho, en el informe ejecutivo realizado por Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de economía de IE Business School y director del informe, se señala que “al igual que el año pasado (…) las pymes españolas siguen llegando y ampliando su negocio en Iberoamérica”. Lázaro señala igualmente que lo que pudo empezar como una mera forma de escapar a los efectos de la crisis en España se está convirtiendo en una tendencia consolidada: “La vocación de permanencia (…) ya no es sólo patrimonio de las grandes multinacionales españolas, sino que cada vez veremos más PYMEs españolas instaladas en los mercados iberoamericanos”.

 

La importancia de Iberoamérica

 

Según la Secretaría de Estado de Comercio de España, la presencia española en Iberoamérica se traduce ya en más de 143.000 millones de euros (lo que supone el 43% de la inversión española en el exterior), con México, Chile, Colombia, Brasil, y Perú como los principales destinos para la inversión española a lo largo del pasado 2014. Estos 3 últimos países también son considerados los destinos más recomendables para invertir este año.

 

Pese a un aumento del interés de nuestras empresas por mercados como el estadounidense, el asiático o el africano, el 74% de las empresas españolas presentes en la zona tiene previsto mantener su apuesta en 2015. En palabras de Martínez Lázaro, “si hace tres años el 95% de las empresas encuestadas esperaban aumentar su facturación en Iberoamérica en un plazo de tres años, esta cifra ha bajado actualmente al 78%. Y si hace tres años, el 81% de las empresas españolas esperaban que su negocio en Iberoamérica superara al generado en España en un plazo de tres años, este porcentaje cae al 50% en nuestra última encuesta”. Sin embargo, en el caso de las PYMEs no se aprecia dicha caída, puesto que el 80% de las que fueron consultadas tenía previsto aumentar su inversión en Iberoamérica, según el estudio: “La región ofrece oportunidades para las empresas de tamaño mediano”.

 

Unas pinceladas sobre los mercados iberoamericanos

 

Los mercados internos son el principal incentivo para la inversión española en la región, gracias al crecimiento y consolidación por las nuevas clases medias demandantes de productos y servicios. También influyen en varios países la cualificación y competitividad de la mano de obra.

 

Los principales riesgos económicos de la región son la desaceleración económica (a causa de la brusca caída del precio del petróleo y de otras materias primas) y las alteraciones en los tipos de cambio. Esto supone una novedad frente a lo observado en años anteriores.

 

Así, Perú sería la economía que, según las empresas españolas, ofrecería mejores expectativas en 2015 (puntuación de 3,13 sobre 4), seguido muy de cerca por Colombia (3,12). “La Alianza del Pacífico continúa consolidándose como ejemplo de buenas prácticas macroeconómicas y apertura a la inversión extranjera” destaca el profesor Martínez Lázaro.

 

Por otra parte, los pequeños mercados centroamericanos se mantienen aún a la cola de la inversión española, pero empiezan a mostrarse atractivos para ciertas pymes que encuentran nichos interesantes sometidos a una menor competencia.

ginebra

Cuatro millones de euros para fomentar las patentes con proyección internacional

Si es empresario exportador, la innovación está en el ADN de su empresa y las ideas brotan a su alrededor, este es el mejor momento para aprovechar esa creatividad. El Ministerio de Industria, Tecnología y Turismo ha puesto sobre la mesa, según consta en el BOE del 23 de marzo, 4.015.000 euros para “incentivar las patentes y modelos de utilidad en el exterior”.

En el Gobierno son conscientes de que la innovación es el mejor camino para incrementar la competitividad de las empresas y es ese el objetivo principal de estas ayudas. El plan consta de dos programas. Uno dedicado a las patentes españolas, dotado con 231.000 euros, y otro, mucho más potente desde el punto de vista económico, el que tiene su foco en la innovación internacional.  En este caso, se ponen a disposición de personas físicas y empresas los 4.015.000 euros mencionados para fomentar patentes y modelos de utilidad en el exterior. Las ayudas están destinadas a “superar las principales barreras para conseguir una patente europea e internacional”, según el BOE. Se concentran en subvencionar las actividades que suponen un coste en los trámites necesarios para conseguir ese objetivo; como las tasas de presentación o las traducciones necesarias para formalizar los trámites de la extensión de la patente a países donde estas innovaciones sean también de utilidad.

En concreto, las actividades para las que se puede solicitar la ayuda son:

1.- La extensión de una solicitud de una patente o de un modelo de utilidad, ante las oficinas nacionales de países terceros u oficinas regionales de patentes. Entre otros conceptos subvencionables, la convocatoria 2015 incluye: trámites de solicitud, informe de búsqueda, examen o concesión, anualidades y validación de patente europea.

2.- Actividades realizadas dentro del procedimiento internacional del Tratado de Cooperación de Patentes (PCT): trámites de solicitud, búsqueda internacional o examen preliminar.

3.- Solicitudes de patentes y modelos de utilidad españoles (trámites de solicitud y/o informe del Estado de la Técnica. (IET).

Estos gastos serán subvencionables siempre que se hayan realizado entre el 25 de marzo de 2014 y la fecha límite de presentación de esta convocatoria. Es decir, el 23 de abril de 2015 (justo un mes después de su publicación en el BOE).

La cuantía destinada a las ayudas internacionales dependerá del país de referencia en el que se centre la actividad innovadora. En el BOE se detalla la cuantía concreta por cada país. Además, para las traducciones se ha fijado la referencia de 700 euros por traducción y solo se subvencionará una por idioma y solicitud. Nunca serán subvencionables, según el texto del BOE, las traducciones al español.

Las empresas podrán conseguir hasta el 80% de los gastos, mientras que para las pymes y autónomos que facturen menos de 50 millones de euros y tengan menos de 250 empleados se podrá solicitar hasta el 90% de lo invertido. En ambos casos, el montante económico supone un incremento de 10 puntos sobre las cuantías subvencionables en anteriores ediciones. Aún así, existe otro límite: las ayudas no podrán superar los 60.000 euros por empresa y los 65.000 en caso de pymes y autónomos.

Lo más atractivo de esta convocatoria es que es compatible con otras ayudas recibidas para el mismo objetivo otorgadas por cualquier otra entidad pública o privada.

La única vía de solicitud es la electrónica a través de la página web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

riego

Más de 3.200 millones de euros de la UE para las pymes españolas

La Comisión Europea ha firmado un acuerdo con España que liberará más de 3.200 millones de euros en créditos baratos para pymes con menos de 250 empleados. Una novedad de los mismos es que en lugar de ofrecerse como una subvención clásica, dicha cantidad se canalizará a través de la llamada Iniciativa Pyme, y se utilizará como garantía para asumir riesgos en los proyectos. ¿Y qué es dicha iniciativa? Pues un instrumento desarrollado por la Unión Europea (UE) que pretende movilizar el crédito entre este tipo de compañías. De esa cantidad, el gobierno aportará 800 millones de euros, que es lo que le corresponde de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos. ¿Ventajas? Se consigue un mayor efecto multiplicador que si los fondos se concedieran como subvenciones tradicionales. Y si el mercado los absorbe, es posible que dicha cantidad se amplíe hasta los 5.300 millones de euros. “Las pymes tanto de Madrid, como de Barcelona o de Bilbao tendrán un acceso más fácil a préstamos más baratos que les servirán para invertir y crecer”, señala Jyrki Katainen, vicepresidente de la UE. En España, las pymes representan más del 74% del empleo del sector privado y el 85% de los puestos de trabajo que se crean.

Garantías

Otro punto a destacar de esta propuesta es que los intermediarios financieros, es decir, bancos y otras instituciones financieras, disponen de una serie de garantías que cubren las carteras de créditos que concedan. De esta manera, si llegará a producirse un impago, el mismo sería cubierto parcialmente. ¿Cómo? En primer lugar, por la contribución española de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos. Después, por el presupuesto de la UE. Y, por último, por el Grupo del BEI (Banco Europeo de Inversiones). Esta garantía es una especie de salvavidas para las entidades financieras, lo que facilitará más préstamos y más baratos. La razón es bien sencilla: su riesgo de crédito está en parte cubierto y, por lo tanto, se reduce.

Iniciativa Pyme es un paso más a la financiación de las pymes, que ya cuentan con la financiación nacional y regional (subvenciones e instrumentos financieros), los recursos de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, y el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE). De momento, se está en el proceso de selección de los bancos y de los intermediarios financieros que estén interesados. Para el verano se estima que comiencen a darse los primeros préstamos.

cuba

Cómo hacer negocios en la Cuba post embargo

EEUU y Cuba retoman relaciones. Más allá de las repercusiones políticas de esta noticia, la decisión abre la veda a un cambio radical en las relaciones económicas de la isla caribeña con el resto del mundo. Cuba es un mercado relativamente pequeño, alrededor 11 millones de habitantes, cuyo PIB per cápita (en términos de paridad de poder adquisitivo) se sitúa en torno a los 18.793 dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial. Aunque, más que el tamaño, ha sido la escasez de divisas uno de los principales hándicaps para hacer negocios.

Pero si el Congreso de EEUU levanta el embargo económico y los dólares y el resto de divisas empiezan a fluir hasta la isla, el pastel puede ser muy suculento. A pesar del tamaño del mercado allí está casi todo por hacer. Esos 11 millones de habitantes viven casi anclados en los años 60 del siglo pasado; necesitan de todo, desde carreteras y coches actualizados, hasta acero para fabricar las latas donde distribuir CocaCola o Cerveza.

Por eso, aunque el fin del bloqueo no es inminente, el cambio de perspectiva ya ha puesto en marcha los motores de muchas compañías, especialmente estadounidenses, que no quieren dejar pasar la ocasión. Pero, para su disgusto éstas todavía tienen vetada su actividad en la isla algo que no les ocurre a las españolas. España es uno de los pocos países con los que Cuba ha firmado tratado de doble imposición, además juegan a favor el idioma, la buena sintonía de la población autóctona con el capital español, lejos de la que puedan levantar los primeros estadounidenses que lleguen. No en vano, España es el país con mayor presencia en el sector hotelero de la isla. Pero en los últimos años, según muestra un informe del mercado cubano realizado Analistas Financieros Internacionales (AFI) las relaciones entre ambos países no están de moda. Sólo en el último año analizado, el 2013, las exportaciones españolas al mercado cubano registraron un aumento interanual de tan sólo un 5,11%, frente al 17,6% verificado el año anterior.

Sin duda, este es el mejor momento para relanzarlas y el primer deber que se deben plantear los interesados es escudriñar cada una de las 165 páginas de un informe que el Gobierno cubano publicó el pasado mes de noviembre (dejamos el enlace aquí). En él se explica que Cuba necesita, nada menos, que 8.500 millones de dólares (7.000 millones de euros) para financiar 246 proyectos empresariales. Desde sectores agrícolas, hasta energéticos, pasando por industria, farmacia y así hasta 11 áreas de actividad diferentes. Todo un ejemplo de que allí hay negocio más allá del turismo, incluso con embargo de por medio. En este documento, se puede encontrar amplia información de los proyectos y se explica con detalle el sistema tributario de la isla, así como todos los procedimientos para establecer relaciones comerciales.

Además, La Habana ya había implantado, el pasado mes de junio, una nueva Ley de Inversión Extranjera para estimular la entrada de estos capitales que, entre otras cosas, permite la creación de sociedades tanto mixtas como de capital totalmente foráneo. Es decir, sin necesidad de tener socio local. El texto incluye incentivos fiscales para las compañías extranjeras como la exención total de las plusvalías durante los primeros ocho años de actividad, además de diversas reducciones en otros impuestos.

Otro atractivo que presenta Cuba es que es uno de los países beneficiarios de la mayoría de los planes de incentivos al comercio exterior y a la exportación que existen en España. El mencionado informe de AFI hace una recopilación de las ayudas más importantes para hacer negocios con ese país, que recogemos a continuación:

 

ayudas

taxes

Nueve consejos y medio para que una pyme rebaje su factura fiscal

El próximo mes de enero estrenaremos año y también nueva legislación fiscal. Mucho se ha dicho en las últimas semanas sobre las implicaciones que los cambios aprobados por Hacienda van a tener en las familias y en los inversores. Pero la realidad es que el paquete de modificaciones más sustancioso es el que afecta a empresas, pymes y autónomos.

Con el texto definitivo ya aprobado ninguna empresa puede dejar de plantearse qué se puede hacer antes de final de año para aprovechar al máximo los cambios y pagar solo lo justo. Las medidas que afectan a las personas físicas, que son muchas y están muy desgranadas en los medios de comunicación generalistas: aportaciones a planes de pensiones, apurar el límite de la deducción hipotecaria, etc. Pero en este blog hemos preferido enfocar los consejos en aquellos que sean más útiles para la actividad empresarial.

  1. Instar el procedimiento judicial para cobrar las deudas

Los titulares de derechos de crédito que estén en situación de mora deberían aprovechar lo que queda de 2014 para instar el procedimiento judicial que incoa su cobro. La nueva norma fiscal ha impuesto que tras un año de espera una vez incoado éste, se podrá imputar la pérdida patrimonial derivada de ese impago.

  1. Entregar Stock Options, antes de final de año

Si tiene en mente premiar a alguno de sus empleados con acciones de la compañía, es aconsejable hacerlo en 2014. Este es el último año que este tipo de rendimientos en especie van a contar con exención fiscal. Con una excepción, que el reparto de acciones se haga a todos los trabajadores y en las mismas condiciones.

  1. Repartir dividendos, ya

Si está en su mano la política de reparto de dividendos, no lo dude. Ejecútelo cuanto antes. El motivo es que a partir de enero de 2015 desaparece la exención fiscal de la que ahora gozan los 1.500 primeros euros cobrados por este concepto. Para cantidades superiores, los expertos fiscales del REAF, recomiendan esperar. Si los beneficios empresariales a repartir son abultados es posible que resulte más ventajoso esperar a 2015, cuando se reducirán los tipos impositivos del ahorro”, explican.

  1. Es el momento de recuperar el capital

Para los socios que hayan hecho aportaciones al capital de una compañía, 2014 es el último año en que podrán retirar esa aportación y no pagar impuestos por ella. El próximo año, ese dinero será tratado como rendimiento del capital mobiliario y, como tal, estará gravado con un mínimo del 20% en 2015 y del 19% en 2016.

 

 

  1. Recoger la prima de emisión

En la misma línea que el ejemplo anterior, 2014 es el último año en que la retirada de la prima de emisión desembolsada para la constitución de una sociedad es recuperable sin pagar impuestos. Si las finanzas de su compañía lo permiten, no lo piense dos veces, a partir de enero tendría que tributar por ese dinero como rendimientos del capital mobiliario.

  1. Última hora para ser generoso con clientes y proveedores

Hasta ahora, cualquier agasajo realizado a clientes podía deducirse, siempre que estuviera bien justificado. Dados los enfrentamientos que este concepto genera entre contribuyentes e inspectores de Hacienda, el Fisco ha optado por una salomónica solución. A partir de 2015, solo estará permitido deducirse por este concepto el 1% de los ingresos totales de la empresa. Así que, si tiene previsto hacer algún gasto de estas características adelántelo.

  1. Acelerar la inversión por beneficios

Los autónomos o propietarios de empresas de reducida dimensión que tengan pensado invertir sus beneficios en nuevas adquisiciones, tanto de material mobiliario como inmobiliario, les convendrá ejecutar la decisión en 2014. La reforma fiscal ha determinado que el porcentaje de deducción que se aplicaba a estas decisiones empresariales hasta ahora, (entre el 5% y el 10%) se reduzca a la mitad en 2015.

  1. Para abrir una nueva empresa, mejor esperar

Sobre todo si se es muy optimista. Ya que la reforma fiscal ha impuesto que todas las nuevas empresas con beneficios superiores a 300.000 euros tributarán al 15%, ahora superada esa cantidad se tributaba al 20%. A partir de 2015 todos los beneficios de las empresas de reciente creación tendrán un 15% de gravamen.

En relación con la apertura de nuevas empresas, hay otro cambio a tener en cuenta. A partir de 2016, las sociedades civiles pasarán a tributar en el Impuesto de Sociedades y no en el IRPF como ocurre ahora.

  1. Revise deducciones y póngase en manos de un experto

Como se puede imaginar después de todo lo leído hasta ahora, los cambios que le afectan son cuantiosos y complicados. Junto a los que hemos comentados hay una gran variedad y casuística que varía según la empresa. Por ello, lo más aconsejable en este final de año es que se ponga en manos de un experto fiscal. Solo con un asesoramiento personalizado podrá llegar a saber, por ejemplo, cómo gestionar con más precisión las deducciones en I+D+i.

ueusa

Cambian las reglas de juego para exportar a Estados Unidos

Exportar a los Estados Unidos será pronto más fácil para las empresas españolas. El país presidido por Barack Obama y la Unión Europea están avanzando en la creación de un acuerdo que eliminará o reducirá las barreras arancelarias y de otro tipo existentes entre ambos territorios, lo que supondrá en realidad un tratado de libre comercio e inversiones. El proyecto puede facilitar la vida a todas las pymes españolas que ya envían sus productos a USA, pero también animar a exportar a aquellas que todavía no lo hacen.

 

Las expectativas creadas son cada vez mayores, sobre todo después de haber entrado en materia, con la celebración de las primeras rondas de negociaciones y el compromiso de que las conversaciones no se alarguen demasiado. Pero, ¿qué supondrá y qué repercusiones tendrá este acuerdo para las pymes españolas?

 

Eliminación de barreras. En primer lugar, eliminará las barreras al comercio con las que se encuentran y que han provocado que más de una empresa desista de enviar sus productos o servicios al mercado americano. Entre estas barreras, destacan los aranceles, la normativa innecesaria, las restricciones a la inversión, etc. Y todo ello en una amplia variedad de sectores económicos.

 

Simplificación de las ventas. Como consecuencia de lo anterior, se simplificará la compraventa de bienes y servicios entre la Unión Europea y los Estados Unidos. Y será más fácil que las empresas de cada uno de estos territorios inviertan más y de forma más sencilla en la economía del otro.

 

Más empleo y crecimiento. Aunque los aranceles entre la UE y los EE.UU. ya son bajos (una media del 4%), el tamaño combinado de las economías de la UE y de los EE.UU. y el volumen del comercio entre ambos hará que eliminarlos resulte beneficioso para el empleo y el crecimiento y, por lo tanto, para el desarrollo de las empresas.

 

Fin de la normativa innecesaria. Un aspecto específico que permitirá importantes ahorros para las empresas es la eliminación de la normativa y la legislación innecesarias. Es decir, los llamados obstáculos no arancelarios, que son el resultado de las diferencias en materia de normativa y legislación. Hasta ahora, tener que cumplir dos normativas diferentes podía suponer una pérdida de tiempo y dinero.

 

Más exportaciones. Aunque se espera que aumenten las exportaciones en todos los sectores de la economía, en unos lo hará más que en otros. Por ejemplo, se calcula que las exportaciones de vehículos de motor de la UE a los EE.UU. se incrementarán casi un 150% por la importancia del comercio de piezas y componentes y de la mayor integración entre las industrias de ambos lados del Atlántico.

 

Repercusión en otros países. No solo se espera que aumenten los intercambios comerciales entre la UE y los EE.UU., sino que, como consecuencia de la mayor demanda de materias primas y componentes, también se espera que aumenten las exportaciones de la UE a otros países. Se calcula que las exportaciones al resto del mundo de productos metálicos aumentarán alrededor de un 12%, las de alimentos transformados y sustancias químicas en torno a un 9% y las de otros equipos de transporte un 6%.

 

Es evidente que el aumento de la actividad entre Europa y Estados Unidos traerá un cambio de paradigma no solo para las multinacionales, sino también para las pequeñas y medianas empresas, tanto si exportan directamente como si suministran a empresas de mayor tamaño.