ecommerce_aragon

El e-Commerce “democratiza el comercio internacional”

Ayer dio comienzo el VII Encuentro Internacional la sociedad pública AREX (Aragón Exterior), con la ‘Exportación 2.0’ como tema central. Es decir, sobre herramientas digitales que favorecen la internacionalización de las empresas, en un momento en el que el e-Commerce se está convirtiendo en uno de los principales canales de venta para muchos productos.

 

Durante la inauguración del VII Encuentro, la consejera de Economía, Industria y Empleo del gobierno aragonés, Marta Gastón, afirmaba que los profesionales debían “recordar que el mundo es pequeño y que las distancias son relativas; no hay que medirlas en kilómetros sino en tiempo, y actualmente estamos muy cerca de prácticamente cualquier mercado“.

 

Posteriormente, una de las mesas de debate, que reunía a Eloy Mariaud (director de e-Commerce de Imaginarium), Nicolas Mouze (director de Marketing y Ventas de DHL) y Luis Carbajo (CEO de solostocks.com), abordó el ‘comercio electrónico y el futuro de la exportación’ como eje central. Y una de sus principales conclusiones es que, gracias a los menores costes y riegos que representa para las PYMEs, el e-Commerce ejerce un papel fundamental en la democratrización del comercio internacional, permitiendo que “las reglas sean las mismas para el pequeño exportador y para el consolidado”, en palabras de Mouze.

No hay claves mágicas para afrontar el comercio internacional online

 

Eloy Mariaud, de Imaginarium, afirmó que es importante tener en cuenta que un portal de comercio online es, a fin de cuentas, “una tienda más”, pero que requiere “conocer bien las herramientas” que existen en el mercado. Según Carbajo, de solostocks.com, éstas son relativamente “sencillas y baratas de utilizar” para una PYME.

 

El directivo de DHL, por su parte, sostuvo que no hay soluciones mágicas en este campo, sólo “el valor añadido de saber vender”, pero que si se tiene la paciencia de identificar y analizar primero el mercado para no derrochar recursos limitados, y si la compañía es capaz de saber vender “aquello que le diferencia de los demás”, “no hay por qué tener miedo” de iniciar el camino de la internacionalización.

 

Mouze quiso centrarse en dos aspectos muy concretos:

 

  • El transporte del producto: para cumplir el compromiso con el comprador hay que tener muy en cuenta qué se manda, dónde se manda, qué documentación hace falta, si hay retención en el destino, a qué impuestos y aduanas está sometido, etc. Igualmente, destaca la importancia de tener contemplada la logística que requiere la gestión de devoluciones, afirmando que una mala gestión en este campo puede dañar la reputación de cualquier negocio online.

 

  • La gestión de los picos: Cuando repuntan las ventas pero se disponen de las mismas personas para repartir los productos (citó el ejemplo de Amazon España, con problemas de entrega durante las pasadas fiestas navideñas). Su apuesta es que cualquier comprador pueda tener “un punto de encuentro a tan sólo 20 minutos de su casa”, pagando si es necesario comisiones a tiendas de la zona para que se encarguen de las revisiones necesarias (una práctica que “funciona bastante bien” en el caso de productos con un perfil más técnico).
oportunidades_brexit

El Brexit trae problemas… y también oportunidades

Mucho se lleva especulando desde hace un año sobre las consecuencias dramáticas que iba a acarrear una salida por parte del Reino Unido de la Unión Europea. Conviene no frivolizar, es cierto, pues la primera ministra británica aún no ha pulsado el botón del Artículo 50 para iniciar el camino de la ruptura; y aún está por ver el tipo de relación que establecen aquel país y los Veintisiete. Pero lo cierto es que, por ahora, los efectos económicos de la decisión soberana del pueblo británico del pasado 23 de junio son bastante limitados. En este sentido, y pese a que es indudable que el ‘Brexit’ traerá consigo potenciales víctimas en el ámbito de la empresa, es muy posible que abra numerosas oportunidades.

 

Así lo reconoce el informe La empresa española ante el Brexit elaborado por KPMG con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), del que se desprende que un 19% de las empresas con exposición al Reino Unido admite que la salida del país de la UE podría generar oportunidades para su negocio, al tiempo que un 36% no descarta que esto pueda ocurrir en el futuro. “Los empresarios españoles quieren aprovechar las oportunidades de negocio que podrían presentarse a raíz del Brexit”, advierte el citado estudio, destacando que los Servicios Profesionales (56%), sector Financiero (32%) y Tecnología, Telecomunicaciones y Medios (27%) son los más optimistas respecto a las oportunidades que puede deparar la salida de Reino Unido. En contraposición, los directivos del sector Automoción son los únicos que descartan de forma mayoritaria (69%) encontrar oportunidades de negocio ante este acontecimiento.

 

El impacto sobre el sector exterior español será importante, si tenemos en cuenta que casi la mitad de las compañías encuestadas para la elaboración del informe, un 45%, mantiene algún tipo de relación comercial o económica con el Reino Unido. En este sentido, hay que recordar que según datos del Ministerio de Economía relativos al año 2015, el valor de las exportaciones españolas a Reino Unido se acerca a los 17.000 millones de euros anuales, siendo nuestro país el cuarto proveedor de la isla. Además, importamos de aquel país casi 12.000 millones al año, amén de las multimillonarias inversiones bilaterales entre ambos Estados. No cabe ninguna duda de que el británico es un mercado prioritario para la empresa española.

 

Las mayores preocupaciones

 

A pesar del moderado optimismo que el informe de KPMG y CEOE detecta respecto a las oportunidades del Brexit, las compañías son conscientes de que el nuevo panorama trae consigo significativos retos. En este sentido, los empresarios consideran que la depreciación de la libra (58%) y la contracción de la economía británica (50%) son los principales desafíos inherentes a la salida británica de la UE. Desde el 23 de junio, se ha producido una depreciación de la libra respecto al euro de más del 10%, pese a los recientes repuntes, y unas menores perspectivas de crecimiento para Reino Unido en 2017 (el FMI en sus previsiones de enero de 2017 estima que el PIB británico crecerá un 1,5% en 2017, frente al 2,2% previo al referéndum)”. Las previsibles barreras arancelarias y los cambios regulatorios destacan también como áreas de impacto para cuatro de cada 10 directivos.

 

A nivel sectorial, la depreciación de la libra podría tener un especial impacto en los sectores de Turismo y Ocio —lo considera un 77% de los directivos del sector —, Financiero (66%) y Distribución y Consumo (65%). Por su parte, la previsible contracción de la economía británica preocupa especialmente al sector de Infraestructuras (71%), Turismo (67%) y Financiero (64%). Hay que destacar también el potencial efecto de las barreras arancelarias en los sectores de Automoción y Distribución y Consumo, y las consecuencias que podrían tener los cambios regulatorios en los sectores de Servicios Profesionales, Financiero, Energía y Recursos Naturales y Sanidad y Ciencias de la Salud.  Por su parte, los sectores potencialmente más sensibles a las restricciones a la circulación de personas son el de Servicios Profesionales (56%), Infraestructuras y por supuesto el turismo, aunque también numerosos directivos consideran que es un área que será especialmente protegida (cabe recordar que el británico es uno de los grandes emisores de visitantes a España junto a Alemania).

 

España, bien posicionada

 

Respecto a las ventajas fundamentales, y según otro estudio recientemente publicado por la consultora EY, España es el tercer país mejor situado de Europa, empatado con Francia e Italia, para recibir las inversiones que abandonen Reino Unido por el Brexit. Alemania figura como la mejor opción para los inversores, con un 54% de las respuestas, seguida por Holanda (33%), mientras que España, Francia e Italia logran un 8%.

 

En el actual escenario, Madrid y Barcelona también están bien colocadas para captar la atención de los inversores extranjeros. La capital de España figura en quinta posición como ciudad más atractiva para la inversión extranjera, con el 11% de los votos, y la Ciudad Condal es la décima. Londres se mantiene como la primera, con el 54%, pese al “Brexit”, seguido de París (48%), Frankfurt (21%) y Berlín (21%). Ejecutivos como el de Cristina Cifuentes han hecho de la atracción de capital británico una prioridad de su mandato, de hecho.

 

“El apetito por invertir en Europa permanece fuerte, pese a acontecimientos políticos recientes como el referéndum en Reino Unido y a las numerosas citas electorales que se avecinan en el continente europeo. Muchas de las empresas consideran que las nuevas tecnologías y los cambios geopolíticos y demográficos ofrecen oportunidades y, en este sentido, España está trabajando cada vez más para consolidarse como un buen destino de inversión”, afirma Llorenç López Carrascosa, Socio responsable de Desarrollo de Negocio de EY.

millones_digitalizacion

5,6 millones de euros para ayudar a la digitalización de pymes y autónomos

Todo el mundo lo tiene claro, para aumentar la competitividad de las empresas es fundamental su digitalización. Con este objetivo la Cámara de Comercio de España ha anunciado que durante 2017 se vuelve a apostar por ayudar a autónomos y pymes con este reto. En la edición de este año, el programa TIC Cámaras cuenta con 5,6 millones que están destinados a financiar los proyectos de 1.000 pymes, micropymes y autónomos.

Este programa, que es todavía un resquicio de los famosos Fondos FEDER de la Unión Europea, consta de dos fases para los candidatos interesados.  Pero en contra de lo que ocurría hace años o todavía hoy con otras ayudas públicas, aquí el proceso es algo diferente.

En lugar de ser la empresa la que presenta un proyecto de digitalización y luego los técnicos valoran si dan o no el dinero solicitado, TIC Cámaras está estructurado en dos procesos.

En un primer momento, los expertos de las Cámaras de Comercio analizan el punto de partida digital en el que se encuentran los candidatos a las ayudas. También comparan la posición de la empresa en relación al sector de actividad y al grado de digitalización de sus competidores.

Con este análisis técnico en la mano, se procede a diseñar y valorar las soluciones que se consideren más necesarias para el avance tecnológico de la pyme o autónomo interesado.

Las ayudas pueden llegar a financiar directamente entre el 50% y el 85% de la inversión necesaria. La cuantía final varía según la comunidad autónoma en la que se registre la ayuda. En cualquier caso, hay un tope máximo de 7.000 euros por empresa.

En la información oficial facilitada por las Cámaras de Comercio no hay una descripción concreta del perfil de empresa o emprendedor que puede acudir a este programa, pero analizando las 3.600 empresas que ya se han beneficiado de él en años anteriores, se sabe que un 48% tienen de 2 a 9 empleados y el 32% son autónomos o pymes con un empleado.

El patrón más común de sus necesidades está localizado en web desactualizadas o inexistentes por un lado o en la ausencia o mal estado de plataformas de comercio electrónico. Las carencias en la implantación y gestión de redes sociales también son un plus para convertirse en destinataria de estas ayudas.

Dentro de ese contexto, el programa define unos conceptos susceptibles de ser financiados enmarcados en diferentes categorías:

  • Herramientas de productividad en la nube: ERP, CRM (sistema de gestión de clientes), TPV, loT, Big Data, realidad virtual,…
  • Comercio electrónico: web, tienda online, pasarela de pagos, facturación electrónica, firma digital…
  • Marketing digital: posicionamiento web, email marketing, social media marketing, aplicaciones móviles…

 

Tras la implantación de las nuevas tecnologías, el programa incluye un seguimiento de la ejecución del proyecto y del uso de las novedades implantadas que realizará el personal de la Cámara de Comercio.

En paralelo al programa de ayudas, está previsto “un conjunto de acciones de sensibilización para lograr que la cultura TIC arraigue entre el tejido productivo español, especialmente entre las empresas de menor dimensión”, según explican desde el organismo.

Para ampliar esta información es necesario rellenar un cuestionario personalizado en la web del programa accesible desde aquí.

comercio_mundial

El nuevo escenario del comercio

Más allá de los augurios catastrofistas del Fondo Monetario Internacional (FMI), el acceso formal de Donald Trump a la Casa Blanca va a suponer la culminación de un cambio de modelo en las relaciones comerciales a nivel mundial, que se está traduciendo ya en el desmoronamiento del multilateralismo y su sustitución por un renacido sistema de bilateralidad, en el que las negociaciones y los acuerdos país a país y sector a sector se imponen como norma general para regular los intercambios comerciales y de inversión, frente a las políticas de bloques que han imperado en las últimas décadas al impulso de la globalización.

El resurgimiento del proteccionismo en la Administración Trump, que coincide con el rebrote de los nacionalismos en Europa y la confirmación de un Brexit duro desde Londres, combinado con la posibilidad de fuertes movimientos del tipo de cambio, han despertado una oleada de miedo e incertidumbre a nivel mundial, especialmente en los países emergentes que, a corto plazo, podría traducirse en un aumento de las restricciones al comercio mundial pero que en modo alguno van a derivar en un cierre de mercados y fronteras o en una caída general de los flujos comerciales internacionales.

En el caso de los Estados Unidos, el nuevo rumbo de la política comercial viene marcado por el cambio de filosofía que implantan los empresarios y financieros que Trump ha incorporado a su equipo de gobierno, en la que el aperturismo imperante va a ser sustituido por una cultura de los negocios, más pragmática y menos altruista pero que por meras razones de rentabilidad no puede prescindir del desarrollo del comercio como motor de modernización, de crecimiento económico y de creación de empleo.

Un cambio al bilateralismo que vemos también en esa propuesta de “Brexit duro” que anunció Theresa May pero en la que, pese al abandono del mercado único, deja muy clara su intención de mantener el actual modelo  de comercio sin barrera entre el Reino Unido y otros países de la UE, mediante un acuerdo bilateral. Y avanzado, incluso, su deseo de alcanzar nuevos acuerdos comerciales con países de otros continentes como Estados Unidos, Australia o la India.

La defensa del libre comercio que el presidente chino Xi Jimping ha hecho en Davos, junto a su advertencia de que “nadie saldrá vencedor de una guerra comercial”, avalan también las tesis de quienes, como el Premio Nobel de Economía, Michael Spence, evalúan a la baja el riesgo de un freno brusco en el comercio. Sobre todo teniendo en cuenta los perjuicios que esto ocasionaría a los tradicionales aliados de EE UU en el continente asiático, especialmente a Corea o Japón que ya han indicado su negativa a secundar cualquier involución proteccionista.

Y es en este contexto del bilateralismo en el que se enmarca el reciente viaje del Rey Felipe VI a Arabia Saudí, que ha tenido un evidente contenido comercial como refleja la presencia de las principales multinacionales españolas y también la de CESCE como instrumento de apoyo a las empresas en sus planes y actividades de internacionalización. Un acercamiento de relaciones entre ambos países que junto a la prórroga al consorcio español del llamado AVE del desierto, ha generado un contrato para Navantia para construir cinco corbetas por valor de 2.000 millones de euros, que garantiza la supervivencia de los astilleros de Cádiz y Ferrol, al tiempo que abre las puertas a la entrada de las empresas españolas en ese inmenso proyecto de la Visión 2030, con el que el gobierno saudí quiere reducir su casi monocultivo del petróleo.

Un programa que ya ha llevado hasta Riad a los jefes de Gobierno de Estados Unidos, Alemania, Francia o Rusia, y del que España no puede permitirse quedar fuera. Sobre todo cuando el sector exterior y la internacionalización de nuestras empresas han sido el motor que ha conducido a recuperación y al cambio de modelo económico en nuestro país y, sobre todo, cuando la evolución de nuestras empresas internacionalizadas durante los años de la crisis ha servido para demostrar que son los puestos de trabajo que se crean fuera los que garantizan la permanencia y la estabilidad de los empleos que tenemos dentro.

77979722-87e3-430f-b0a1-29933dfa2782

Sí te puedes aplazar hasta 30.000 euros de IVA

La controversia en torno a la posibilidad de que los trabajadores autónomos puedan solicitar aplazamientos en el pago de impuestos como el IVA llega a su fin. Al menos, a un fin temporal, por compromiso explícito del Gobierno y la publicación de una Orden a través de la Agencia Tributaria (AEAT) que faculta a este colectivo a beneficiarse aún de esta ventaja fiscal. La Orden permite aplazamientos y viene a corregir las prohibiciones levantadas por el Decreto Tributario que el Congreso aprobó el pasado 2 de diciembre, y que entre otras iniciativas, limitaba al máximo la posibilidad de solicitar aplazamientos.

 

El pasado viernes, la AEAT publicaba en su página web que las solicitudes de aplazamiento se tramitarán “en función de su importe”, y de ellas también se podrán beneficiar, no solo los trabajadores autónomos sino también las pymes, según fuentes del Ministerio de Hacienda. Ahora bien, el Gobierno establece dos procedimientos diferenciados:

 

  • Los autónomos y pymes que soliciten aplazamientos o fraccionamientos de cantidades inferiores a los 30.000 euros de IVA no tendrán que aportar ni aval ni garantía, por lo que, y he aquí la gran novedad, el fisco no pedirá explicaciones sobre si el IVA a aplazar ha sido cobrado por el contribuyente o no lo ha sido. En numerosas ocasiones el colectivo de autónomos ha puesto el grito en el cielo cuando Hacienda le reclamaba el pago del impuesto sin que a él su cliente se lo hubiera abonado. Los retrasos en el pago, además, conllevaban sanciones. En este sentido, quien demande el aplazamiento o el fraccionamiento contará con la posibilidad de pagar en 12 meses, si bien la Agencia Tributaria precisa que si el plazo de abono demandado es inferior, también será concedido.
  • Por contra, los autónomos y pymes que soliciten aplazamientos de cantidades superiores a los 30.000 euros de IVA, sí tendrán que presentar obligatoriamente aval y/o garantía para poder beneficiarse de esa medida tributaria. En este caso, el plazo máximo de abono del impuesto llega a los 18 meses, y el autónomo tendrá que demostrar que la cantidad solicitada no ha sido cobrada.

 

La corrección de la situación a instancias del Ministerio de Hacienda ha motivado el aplauso unánime de los colectivos de autónomos más representativos, la Asociación de Trabajadores Autónomos ATA y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos UPTA. ATA, de hecho, ya había hecho saber en diciembre que el Gobierno trabajaba en una solución en este sentido. Sin embargo, desde UPTA, se critica la “inseguridad jurídica” en la que está incurriendo el Ejecutivo de Mariano Rajoy con tanto cambio en este ámbito, y emplaza a los partidos políticos a acordar un marco estable para este tipo de aplazamientos.

 

Demasiados cambios

Lo cierto es que el Gobierno, en el último año y medio, ha modificado en varias ocasiones el régimen con el que los autónomos y las pymes podrían solicitar los citados aplazamientos a la Agencia Tributaria. Y todo por las necesidades del déficit público, que toca el 4,6% en un momento en el que las deudas con Hacienda superan nada menos que los 49.000 millones de euros. En octubre de 2015, dos meses antes de las elecciones, el Ejecutivo elevó el límite legal para solicitar postergar los pagos desde los 18.000 a los 30.000 euros, una mejora sustancial.

Pero por los problemas con Bruselas; la necesidad de encarrilar las cuentas públicas; y la obligación de demostrar a las instituciones europeas que este año, 2017, implicará una reducción del desvío presupuestario del 4,6 al 3,1%, Moncloa lanzó el famoso Decreto Tributario que limitaba al máximo los aplazamientos para ahorrar 1.500 millones, amén de endurecer el Impuesto de Sociedades para las 9.000 compañías que en España facturan más de 10 millones de euros; subir los tributos de Alcohol y Tabaco; e informar de que se recaudarán 500 millones de euros extraordinarios a través de nueva fiscalidad medioambiental.

La aprobación del Decreto Tributario a menos de dos meses de que autónomos y pymes tuvieran que liquidar el IVA del ejercicio anterior (cabe recordar en este punto que tienen como límite el 30 de enero de este año para hacerlo) había creado una gran inseguridad jurídica. Por eso, la reacción de Hacienda se ha producido a tiempo para que los contribuyentes tengan cierto margen y eviten “tensiones de liquidez por valor de 3.500 millones de euros”, según los cálculos proporcionados recientemente por UPTA.

De cualquiera de las maneras, y según datos facilitados por la Agencia Tributaria, la mejora económica está provocando que caigan considerablemente las peticiones de aplazamiento. En concreto, en el año 2015 un total de 1,6 millones autónomos y pymes lo solicitaron, cifra que contrasta con la de más de 2 millones del año 2013, quizá en lo más duro de la crisis económica. Además, también en 2015, las cantidad total a aplazar se situó en poco más de 10.000 millones de euros, nada más y nada menos que un 40% inferior a los más de 17.000 millones que en 2013 solicitaron devolver más tarde los contribuyentes.

contabilidad_abreviada

La contabilidad abreviada para las pymes ya está en vigor

Si es dueño de una pyme, la facturación no supera los ocho millones de euros, el volumen de su activo está por debajo de los cuatro millones de euros y no emplea a más de 50 trabajadores, el 2016 va a terminar con buen pie. Al menos, en lo que se refiere a los asuntos de gestión.

Según recoge el BOE del 17 de diciembre pasado, ya está en vigor el nuevo Plan General Contable de Pequeñas y Medianas Empresas y sus efectos son aplicables desde el 1 enero de este 2016. Eso significa que la facilidad que esta norma implementa en la realización de la contabilidad de las pymes ya se puede aplicar a la actividad del año que está a punto de terminar.

Se trata de una normativa amplia y profusa que conviene escudriñar con paciencia, pero entre las principales novedades cabe destacar:

Las pymes podrán presentar una memoria abreviada, con menos información que la exigida hasta ahora en aspectos relacionados con la actividad de la empresa, aplicación del resultado, activos y pasivos financieros, fondos propios, situación fiscal, subvenciones, donaciones y legados.

La reforma también incluye cambios en el tratamiento contable de los inmovilizados intangibles , especialmente el fondo de comercio. A partir de ahora, se incluye la presunción de que la vida útil de los inmovilizados intangibles (por ejemplo los gastos de I+D) es de 10 años, y desaparece la obligación del empresario de tener que justificar su vida útil.

Tampoco será obligatorio, según esta nueva normativa, incluir los cambios en el patrimonio neto de la empresa. Aunque en este aspecto los expertos contables aseguran que el hecho de que la ley catalogue como voluntaria la inclusión de este tipo de información significa, que en realidad no es recomendable ocultarla.

En concreto desde Consejo General de Economistas recuerdan “que la reducción de las cargas no puede ir en detrimento del principio de transparencia y de la fiabilidad de la información financiera”. Por ello, recomiendan “que las empresas incluyan voluntariamente toda la información adicional necesaria para ser transparentes, y no se limiten a dar los datos mínimos para lograr unas cuentas comprensibles”.

Estos cambios no chocan con los requerimientos de transparencia adoptados en relación al Buen Gobierno empresarial. Por ello, continúa vigente la obligación de informar sobre el importe de los sueldos, dietas y remuneraciones de cualquier clase del personal de alta dirección y los miembros del órgano de administración. También es necesario reflejar toda la información relacionada con los planes de pensiones, el pago de primas de seguros de vida respecto de los miembros antiguos y actuales del órgano de administración y personal de alta dirección. Por supuesto, también deberá estar reflejada en la memoria la cuantía de las indemnizaciones en casos de despidos y otro tipo de pagos que no sean en efectivo, por ejemplo stock options, etc.

También se mantiene la obligación de que, cuando la dirección sea consciente de la existencia de incertidumbres importantes, relativas a eventos o condiciones que puedan aportar dudas significativas sobre la posibilidad de que la empresa siga funcionando normalmente, procederá a revelarlas en este apartado.

El IVA también tiene novedades

Pero no es oro todo lo que reluce. Las empresas que facturan más de seis millones de euros al año también deberán estar atentas el próximo año a un importante cambio en la gestión del IVA. Y es que, partir del 1 de julio de 2017 comienza a funcionar el nuevo sistema de gestión del IVA basado en el Suministro Inmediato de Información (SII).

Esto significa, entre otras cosas, que a partir de esa fecha las empresas tienen un plazo de cuatro días para remitir a la Agencia Tributaria el registro contable de una factura por vía telemática.

Esto va más allá de un cambio legal porque implica un fuerte cambio en la organización de la metodología de trabajo que costará tiempo y dinero. Las compañías afectadas por este cambio deberán asignar como tarea diaria la gestión de facturas, algo que en muchos casos se hacía de manera trimestral o incluso se externalizaba. Además, va a ser necesario implantar cambios en el software informático para adaptar el registro contable de la empresa con la demanda de la Agencia Tributaria para que la transmisión electrónica directa funcione.

Como único caramelo final a cambio de tanto esfuerzo, esta transmisión inmediata de datos de facturación suprimirá la obligación de presentar los modelos 347, 340 y 390 de liquidación de IVA.

impuestos_mitos

¿Podré seguir aplazando el pago del IVA?

Hace unas semanas se anunciaba un severo endurecimiento de las condiciones por las cuales los particulares, pero sobre todo los autónomos y las pymes, pueden acceder al aplazamiento de determinados tributos. Parece claro que, tal y como refleja el Real Decreto de 3 de diciembre, posponer el pago de IRPF, IVA o Sociedades será mucho más complejo desde ahora, pues las medidas antifraude se refieren a todo tipo de impuestos repercutidos (es decir, ya facturados o cobrados al cliente).

 

Por intentar resumir de forma adecuada el contenido del BOE, muy técnico y complejo incluso para los propios empresarios, estos son los supuestos que Hacienda ha incluido para denegar aplazamientos:

a) Aquellas deudas cuya exacción se realice por medio de efectos timbrados.

b) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deban cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta.

c) En caso de concurso del obligado tributario, las que, de acuerdo con la legislación concursal, tengan la consideración de créditos contra la masa.

d) Las resultantes de la ejecución de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias dictadas en un recurso o reclamación económico-administrativa o en un recurso contencioso-administrativo que previamente hayan sido objeto de suspensión durante la tramitación de dichos recursos o reclamaciones.

e) Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas. Así, el IVA no cobrado por determinados servicios podrá seguir siendo aplazado.

f) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.

 

Ahora bien… ¿qué pasa exactamente con el IVA? Patronales empresariales y colectivos de autónomos enseguida se alarmaron cuando se habló de que el único IVA aplazable iba a ser el no cobrado. Este fue un problema gravísimo durante la crisis, cuando miles de negocios debieron echar el cierre al no cobrar a tiempo por los servicios prestados y, además, tener que pagar sus impuestos por esos servicios. La vuelta a esa situación preocupaba y mucho, y el escándalo parece haber echado para atrás la medida.

 

Una situación aún confusa

 

Pese a que el Real Decreto de endurecimiento de los aplazamientos ya ha entrado en vigor, pues fue publicado en el BOE justo al día siguiente de aprobarse en Consejo de Ministros, los autónomos aún pueden seguir solicitando aplazamientos de IVA tal cual lo podían hacer en este ejercicio, es decir, hasta 30.000 euros y con un límite de 18 meses. ¿Por qué? La secretaría de Estado de Hacienda confirmó la pasada semana que el nuevo régimen de aplazamientos del IVA se recogería posteriormente en una Orden Ministerial, y no el Real Decreto tributario de impuestos como estaba previsto. Así, y para no generar un caos al usuario, Hacienda decidía que el antiguo régimen prosiguiese vigente hasta que la normativa hable de nuevo.

 

Aún no hay fecha para la publicación de esa Orden Ministerial. Lo que parece claro es que Hacienda respetará el límite de 30.000 euros para seguir aplazándose el IVA, pero endurecerá los criterios en dos aspectos: uno, el límite temporal, que se situaba hasta ahora en 18 meses y pasará ahora a ser de 12; y dos, en el tipo de persona física o jurídica que podrá acogerse a ese “beneficio”.

 

Todo apunta a que se restringirá bastante el uso y disfrute de los aplazamientos, en un año marcado por el necesario cumplimiento del déficit público. España debe pasar de un desvío del 4,6% a otro del 3,1%, y Hacienda sabe que en esta ocasión apenas puede dejar resquicios en la normativa. Ya dijo el ministro que hoy por hoy “no nos podemos permitir que a la Agencia Tributaria se le deban aún más de 50.000 millones de euros”. El endurecimiento en los aplazamientos es una de las medidas por las cuales se va a intentar elevar los ingresos en 7.500 millones de euros.

 

Para intentar paliar este “golpe”, se facilitarán otro tipo de medidas favorables al emprendedor o al empresario ya establecido, como doblar la vigencia de la tarifa plana de 50 euros desde los seis meses actuales hasta los doce; graduar las multas por la demora a la hora de pagar impuestos; o doblar, de las dos a las cuatro semanas, el permiso de paternidad.

social_media_2017

Tendencias para 2017 de Software de gestión empresarial III

Tras un primer repaso a herramientas de ERP y CRM, y un segundo que tocó desde Gestión de tareas, hasta ofimática y sincronización de datos; llegamos a la tercera y última parte de este largo listado de tendencias para 2017 de software de gestión empresarial, con un análisis de las más destacadas en cuanto a Social Media Marketing.

Las empresas necesitan una gestión y planificación de redes sociales profesionales y, en consecuencia, una estrategia de Social Media Marketing. Jorge Villar, autor del libro ‘Gestión y planificación de redes sociales profesionales’, recomienda diferentes niveles de estrategias de marketing:

  • De cartera y crecimiento.
  • De integración con otras empresas.
  • De segmentación y posicionamiento.
  • De fidelización.
  • Funcionales o de marketing mix.

Un plan de estrategia en redes sociales requiere el uso de herramientas idóneas para su gestión, monitorización, analítica Web  y reputación. Las aplicaciones de redes sociales son innumerables, tanto de tipo general como especializadas por redes específicas. A continuación presentamos un catálogo de las herramientas más utilizadas, populares y reconocidas profesionalmente. Aunque las hemos dividido y agrupado en categorías, muchas de las aplicaciones más conocidas tienen funcionalidades que pertenecen a todas o varias categorías.

CATÁLOGO DE REDES SOCIALES PARA EMPRESAS

Facebook, Twitter (generalistas)

Pinterest, Instagram, Snapchat (fotografía)

LinkedIn (profesional)

YouTube, Vimeo (vídeo)

Periscope (app de vídeo en streaming de Twitter)

Slideshare (documentos)

Swarm (geolocalización – antiguo Foursquare)

 

PLATAFORMAS PARA DESARROLLO DE PAGINAS WEB Y BLOG

WordPress

Blogger

Drupal

Joomla

Tumblr

HERRAMIENTAS GENERALES DE SOCIAL MEDIA

Bit.ly (acortador de direcciones URL y otras funcionalidades)

Change.org (movimientos sociales)

Delicious (marcador social)

Menéame (agregador de contenidos)

Quora (directorio de preguntas y respuestas)

Reddit (marcadores sociales y agregador de contenidos)

TripAdvisor (opiniones y valoración de lugares geográficos)

Feedly (lector de RSS)

 

MONITORIZACIÓN DE REDES SOCIALES

Google Alerts (conocimiento en tiempo real de la presencia de la empresa en la Web)

Google Trends (tendencias de búsqueda en Google)

Hootsuite (una de las herramientas más completas para monitorización para la mayoría de las redes sociales más populares; permite además la gestión de perfiles para publicar o programar contenidos. Versión gratuita con opciones reducidas y de pago)

Radian6 (otra herramienta muy completa; propiedad de Salesforce)

Mention (monitoriza redes sociales y otras fuentes; algunas otras  funcionalidades específicas son: notificaciones, alertas en tiempo real, estadísticas, exportación de datos, trabajo en equipo, valoración de las menciones…)

SymplyMeasured (herramienta de analítica social; de pago pero muy completa)

 

REPUTACIÓN DIGITAL DE LA EMPRESA

Es necesario velar por la reputación de una empresa o marca, tratando de que sea positiva y conocer la opinión que se tiene de ella en blogs personales, wikis, podcast, buscadores generalistas y de redes sociales de referencia generalistas y de nicho de mercado, foros, servicios de mensajería. Es muy importante también detectar posibles crisis de reputación y, en su caso, tener preparados protocolos de actuación, así como conocer un estudio de la competencia.

Audiense (antes SocialBro. Herramienta indispensable para gestionar, analizar y monitorizar y controlar la reputación en Twitter y, últimamente otras redes como Instagram)

Klout (la herramienta más popular para medir la influencia en el conjunto de redes sociales)

Addict-o-matic (buscador social, reputación de marca; gratuita)

 

GESTIÓN DE REDES SOCIALES

AgoraPulse (herramienta de pago para monitorización, publicación y programación de contenidos).

Buffer.com (herramienta que permite programar tus publicaciones en diferentes redes sociales)

Sendible (plataforma muy completa de medios sociales)

SproutSocial (modalidad gratuita de prueba; dispone de un algoritmo de recomendación y entre otras cosas, propone horas y espacios mejores para publicación)

IFTTT (servicio de gestión de tareas)

TweetDeck (herramienta totalmente gratuita pero exclusiva para la gestión de perfiles de Twitter)

TweetReach (medición y alcance de los tuits e influencia de cada retuit)

Iconosquare (herramienta analítica de Instagram)

Mitto (herramientas para la administración de contraseñas de múltiples sitios)

 

ANALÍTICA Y ESTADISTICAS WEB

Facebook Insights (medición de estadísticas de la página de Facebook)

Google Analytics (Indispensable para analítica de sitios web y  medios  sociales. Muy completa)

Twitter Analytics (estadísticas de Twitter, servicio de analítica propio de Twitter, monitorización de la cuenta)

Google WebMaster (Google Search Console) (rendimiento y creación de sitios web

Woorank (gestión de SEO)

Kissmetrics (comportamiento individual; de pago)

Cyfe (construcción de un cuadro de mando analítico, dashboard)

YouTube Analytics (estadísticas)

 

LIBROS para saber más de Software de Gestión de Redes Sociales

DELGADO, Alberto (2016). Digitalízate Como digitalizar tu empresa. Barcelona: Libros de Cabecera.

DOTRAS, Alberto (2016). Social Media. Herramientas  y Estrategias Empresariales. Madrid: Ra-Ma

JOYANES, Luis (2015). Sistemas de información en la empresa. Marcombo y Alfaomega.

MACÍA, F. y SANTONJA, M (2016). Marketing en redes sociales.  Anaya.

VILLAR, Jorge. Gestión y Planficación de redes sociales profesionales. Barcelona: Editorial Deusto

ceta

Claves para no perderse con el CETA (Tratado de Comercio con Canadá)

Comprehensive  Economic and Trade  Agreement, CETA, este es el nombre oficial del conocido y controvertido acuerdo comercial con Canadá que acaba de firmar la Unión Europea, y que se espera que ratifique el Parlamento Europeo el próximo 17 de enero.

En principio, se presentaba como la antesala del gran acuerdo que Estados Unidos iba a firmar con la Unión Europea conocido como TTIP, pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca amenaza con trastocarlo todo.

El nuevo inquilino de Washington ya ha dicho que no tiene ninguna intención de unificar relaciones comerciales con Europa sino todo lo contrario, si esa amenaza se lleva a cabo el CETA con Canadá puede convertirse en una vía de negocio mucho más potente de lo esperado.

Por eso, tal vez sea el momento de que los empresarios españoles, más dados a centrar su atención en EEUU, comiencen a interesarse por el vecino del norte, y analizar los pros y contras de este acuerdo que ya llama a las puertas.

  1. ¿De qué hablan cuándo hablan del CETA?

Se trata de un inmenso compendio de regulaciones encaminadas a difuminar las fronteras comerciales entre la Unión Europea y Canadá. Tras años de negociaciones para conseguir que todos los sectores afectados estén de acuerdo en las condiciones, se ha redactado un voluminoso pacto de 13 capítulos y 1.598 páginas.

  1. ¿Qué ofrece?
  • Lo más general que puede decirse del CETA es que implica una reducción gradual de las tasas que los exportadores e importadores de ambos países pagan en sus relaciones comerciales.
  • Los responsables de este acuerdo también han trabajado para limar las normas que regulan los intercambios comerciales a uno y otro lado de Atlántico. El objetivo es que esas leyes sean lo más parecidas posible para facilitar el comercio entre las empresas interesadas.
  • También elimina los derechos de importación. Esto, según sus defensores, puede suponer un ahorro de cerca de 500 millones de euros al año para los exportadores europeos.
  • Abre las puertas a que determinados sectores y profesionales puedan ejercer su actividad en ambas áreas comerciales con las mismas reglas. Es decir, arquitectos, contables, ingenieros, empresas y profesionales del sector financiero, etc. tendrán libertad para implantar sus negocios sin ningún tipo de restricción en territorio europeo o canadiense.
  • También hay sectores beneficiados: Telecomunicaciones, Energía, Transporte marítimo…
  • Se facilita la gestión de visados y licencias para los profesionales entre ambas zonas. Más facilidad para convalidar títulos universitarios o gestionar la movilidad de trabajadores expatriados.
  • Se refuerza la protección de las patentes europeas en Canadá, ampliándola de 20 a 22 años.

 

  1. ¿Qué beneficios aporta?

Los defensores del tratado aseguran que para Canadá implica la apertura a un mercado de 500 millones de consumidores europeos a disposición de las empresas canadienses. Las empresas exportadores europeas pueden llegar a ahorrar hasta 500 millones de euros.

Además, abre la puerta a que las empresas europeas puedan presentarse a las licitaciones públicas canadienses. Un mercado de unos 30.000 millones de euros anuales.

El Ejecutivo comunitario asegura que el tratado aumentará las exportaciones en unos 12.000 euros al año y que se aumentará el comercio bilateral un 25%.

  1. ¿Por qué hay tantas reticencias?

El principal motivo por el que el CETA, igual que le ha ocurrido al TTIP, acapara tantas críticas es por la falta de transparencia que están mostrando sus negociadores.

Donde los defensores venden liberalización de fronteras, los detractores destacan que detrás de esa afirmación se esconde también una relajación de los criterios que controlan la calidad de los productos de consumo que rigen en Europa. Temen que se permita la llegada a Europa de productos de consumo que sigan algunas dudosas prácticas permitidas en Canadá como: carne animal lavada con cloro o tratada con hormonas para facilitar su crecimiento, entre otras.

Además, frente a los generosos beneficios publicados por la Unión Europea, el Consejo de los Canadienses , un organismo que vela por la justicia social, ha publicado que la entrada en vigor del CETA  “provocará una caída del 0,5% del PIB de la UE y el 1% del PIB de Canadá. Esta organización social añade que se perderán 230.000 empleos, la mayor parte en Europa, y que el tratado presionará a la baja los salarios.”

  1. Arbitrajes. El punto más conflictivo

Pero, tal vez, el punto más conflictivo del tratado es la creación de un tribunal de inversiones,  Investment Court System (ICS), que sería algo así como una comisión de arbitrajes bilaterales, para solucionar los posibles conflictos comerciales que puedan surgir.  El problema es que en su redacción aseguran que permitirá a los inversores demandar directamente a los Estados sin pasar por la jurisdicción ordinaria. Esto, que en un principio busca la gestión rápida y eficiente de los conflictos, choca con detractores que acusan a este organismo de falta de independencia, puesto que los árbitros serán nombrados por los Estados y no por las propias multinacionales según se esperaba. Pero no es nuevo, y enlaza con la tendencia internacional a favorecer los procesos de arbitraje en detrimento de la jurisdicción ordinaria para agilizar las gestiones. Esta es, por ejemplo, la vía por la que se están tratando de solventar los problemas del Estado español con las empresas energéticas internacionales que invirtieron en energías renovables.

eurostars_2

Eurostars 2 y el protagonismo de los pequeños negocios innovadores de nuestro país

Eurostars es un programa de innovación europeo, una iniciativa basada en el artículo 185 del Tratado de Lisboa (referente a la participación de la CE en programas conjuntos de Investigación y Desarrollo) cuyo objetivo es facilitar financiación a las PYMEs para desarrollar proyectos transnacionales de I+D orientada al mercado.

Este programa es una iniciativa conjunta fundada por el programa EUREKA y el Séptimo Programa Marco. Sus resultados entre 2007 y 2013 muestran que “ha sido lo suficientemente atractivo para las PYMEs, que merece por tanto la pena su continuación en el futuro y a ser posible, que experimente un incremento de presupuesto”.

Los responsables del programa buscan proyectos que representen una ruptura tecnológica con el fin de promover el crecimiento e internacionalización de los pequeños y medianos negocios innovadores. Cuentan para ello con un presupuesto de casi 1.150 millones de euros para el período 2014-2020 (en el que el programa pasó a llamarse ‘Eurostars 2’), procedentes tanto de los presupuestos nacionales de los 34 países que integran Eureka (75%) como de la contribución que la Unión Europea lleva a cabo a través del programa Horizonte 2020 (25%).

Protagonismo de los pequeños negocios innovadores españoles

Y la última convocatoria de este programa muestra un notable protagonismo de las empresas españolas: en esta edición participarán un total de 54 PYMEs innovadoras de nuestro país. A la convocatoria (que finalizó el pasado mes de septiembre) se presentaron un total de 377 solicitudes de empresas de todo el continente, procediendo de España un total de 82 solicitudes (la mayoría procedentes de PYMEs).

Gracias a las 54 propuestas seleccionadas, nuestro país ostentará durante un año la presidencia del programa Eureka (será la 3ª ocasión en que lo haga), aspirando a “impulsar nuestra imagen de país tecnológico” y a incrementar la participación de las empresas españolas en los proyectos desarrollados en el marco de Eurostars.

El CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad), será el organismo responsable de coordinar la promoción y asesoramiento a las empresas participantes. Su director general, Francisco Marín, ha destacado la importancia de este programa para la colaboración activa que algunas PYMEs españolas mantienen con empresas de otros países, como Corea del Sur, Turquía, Israel, Canadá, etc.

Requisitos que cumplían las PYMEs seleccionadas

Los requisitos que debían cumplir los proyectos seleccionados eran los siguientes:

  • Su duración no debía exceder los 3 años, y los resultados habrán de introducirse en mercado en menos de 2 años tras la finalización.
  • Debían ser proyectos de I+D, cercanos al mercado y de aplicación civil, a realizarse en consorcios de organizaciones independientes de al menos dos países EUROSTARS.
  • El coordinador del consorcio y líder debía ser una empresa catalogada como “PYME intensiva en I+D”.
  • Al menos el 50% del presupuesto del proyecto debía estar asociado a “PYMEs intensivas en I+D” (subcontratación excluida). Ningún país ni socio puede superar el 75%.
  • Para las PYMEs españolas, la financiación a fondo perdido (subvención directa) puede llegar a alcanzar el 60% de los costes elegibles (de manera excepcional hasta el 80%), mientras que las grandes empresas pueden optar a cubrir el 40% de dichos costes (excepcionalmente hasta el 65%).
Donald Trump, president and chief executive of Trump Organization Inc. and 2016 Republican presidential candidate, speaks during a rally at Grand River Center in Dubuque, Iowa, U.S., on Tuesday, Aug. 25, 2015. President Barack Obama's top business ambassador dismissed Trump's call for a wall along the Mexico border, saying the U.S. is focused instead on expanding business with one of its biggest trade partners. Photographer: Daniel Acker/Bloomberg via Getty Images

Ganó Trump. ¿Me echo a temblar?

Posiblemente estés francamente preocupado/a por la victoria del republicano Donald Trump después de que los medios de comunicación, con más o menos razón, hayan tildado al magnate de ultraderechista, demagogo, proteccionista, racista y mucho más. Ahora bien: si tu empresa tiene hoy por hoy relaciones comerciales con EEUU, en base a inversiones o intercambios comerciales, lo mejor que puedes hacer es estar tranquilo y no perder el sueño. Más aún si eres proveedor de grandes empresas de infraestructuras españolas, para quienes se puede abrir una gran oportunidad por el plan de inversiones de hasta 500.000 millones de dólares que ha prometido el recién elegido presidente si al final se hacía con la victoria.

Poco o nada va a cambiar, al menos durante la primera parte del mandato de Trump. Parece un proteccionista consumado, sí, pero más allá de si perteneces a algunos sectores concretos (si eres proveedor de material para renovables o prestas servicios medioambientales, por ejemplo), no es previsible que vaya a llevar a cabo un cambio legislativo de calado para elevarte los aranceles o impedir que exportes o inviertas. Las facultades de un presidente en EEUU están notablemente mermadas por las Cámaras, y si bien Trump tendrá la oportunidad de sancionar o rechazar leyes que el legislativo apruebe, sus propias iniciativas estarán maniatadas por la voluntad de la Cámara de Representantes y del Senado.

En este sentido te recordamos que Trump ha generado una enorme división incluso entre los suyos, los republicanos. Este partido va a acumular más poder que nunca desde el año 1924, pero se encuentra francamente desunido entre los que son partidarios del magnate; el Tea Party, que va por libre; y los más favorables al ‘establishment’ y proclives a acordar con los demócratas los cambios de mayor calado, como el senador John Mc Cain. Traduciendo: las iniciativas más escandalosas de Trump no van a tener ningún recorrido y los aranceles que tienes que abonar no van a ser duplicados de la noche a la mañana. En este sentido, además, pertenecer a la Unión Europea te va a ayudar: sería muy extraño que el republicano pusiese trabas al intercambio comercial e inversor con el que hoy es su socio comercial prioritario. Reino Unido, Italia y Francia están entre sus cinco primeros socios, y España no baja mucho más: es el sexto. Es previsible que el empresario sí ponga más trabas a Latinoamérica, más aún si quiere cumplir las expectativas de quienes le han votado para que ocupe la Casa Blanca.

Ahora bien, no todo va a ser de color de rosa. Es posible que si estuvieras esperando como agua de mayo la aprobación del polémico Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, conocido como TTIP, vayas a tener que postergar tus planes. Bien sabía Europa, ante el cariz ombligüista que estaba adoptando la política americana, que o el TTIP se aprobaba bajo la Administración Obama o iba a ir directo al congelador. Es lo que va a suceder, pues Obama abandona el poder este mes de enero, por lo que el marco jurídico y fiscal que tienes que asumir cuando exportas o inviertes en EEUU va a seguir siendo el mismo, para bien o para mal. El TTIP, con firmes partidarios y detractores, facilitaría tu entrada en un mercado que compra a España por valor de más de 10.500 millones anuales según los últimos datos, en sectores como los de alimentación y bebidas (aceite y vino ganan la partida); bienes de equipo, automóviles y sus componentes; y textil. Ahora bien, su postergación en el tiempo también permitirá que la competencia feroz en la que posiblemente ibas a moverte en caso de apertura comercial entre UE y EEUU quede detenida en el tiempo. Todo, en Economía, depende del ángulo desde el que se mire.

impuesto_sociedades

¿Sube o no sube el Impuesto de Sociedades? Despeja tus dudas

¿Sube o no sube el impuesto de sociedades? Esta es la cuestión que se están planteando muchos empresarios desde que el pasado mes de julio se anunciara la intención de utilizar el Impuesto de Sociedades como herramienta para cuadrar las cuentas públicas.

No fue hasta el 30 de septiembre pasado cuando conocimos con detalle, en el BOE de ese día, el Real Decreto Ley de medidas tributarias dirigidas a la reducción del Déficit Público, que especifica cada uno de los cambios.

Pero, es ahora cuando se acerca el 20 de octubre (fecha en la que hay que liquidar ese primer adelanto del Impuesto de Sociedades con los nuevos requisitos) cuando las dudas vuelven a surgir.

Es normal, porque la situación no es fácil. Mientras algunos hablan de subida de tipos y del impuesto, o de que se aumentará la recaudación en, nada menos, que 8.000 millones; otros aseguran que no hay subida del impuesto.

¿Qué hay de cierto en todas estas afirmaciones?

Por complicado que parezca, todas son ciertas.

Por un lado, es correcto decir que el Impuesto de Sociedades no cambia. Los tipos que se aplican a las empresas como gravamen de sus beneficios quedan como estaban, en el 25% como tipo general y en el 20% y 15% para determinadas sociedades.

El primer gran cambio, implica que se recupera el pago por adelantado  de este impuesto. En línea con lo que se aplicó entre 2012 y 2015. Pero va más allá y se amplía el número de empresas afectadas por esta medida. Si durante la anterior etapa en la que estuvo vigente el pago adelantado del Impuesto de Sociedades, la medida afectaba a las empresas que facturasen más de 20 millones de euros. Ahora, se ha bajado el umbral hasta los 10 millones de euros anuales, es decir alrededor de 9.000 empresas españolas. Esto implica que son muchas más las pymes que van a verse afectadas por el cambio. En realidad, las necesarias para recaudar, por adelantado, esos 8.000 millones necesarios para presentar un presupuesto más ajustado al techo de déficit público que exige Bruselas.

El cuadre de las cuentas públicas no solo se ha hecho aumentando la cantidad de empresas que deben pagar, también incrementado la cuantía del adelanto. Hasta 2015, el pago por adelantado consistía en la cantidad resultante de aplicar un 12% al resultado contable de la compañía. Ahora, ese porcentaje se amplía hasta el 23% en general y al 25% para los bancos y las refinerías. Estos son los tipos que se incrementan, y no los generales del impuesto.

En el plano teórico los ingresos que el Estado obtiene por este cambio se mantienen sin cambios en su cuantía final. El adelanto que se exige ahora, se ajustará al pago real cuando se haga la declaración definitiva del impuesto en el mes de julio del año siguiente, aplicando los tipos del Impuesto de Sociedades al beneficio final de la compañía. Esto sería así si la medida se aplicase un solo año, pero de momento lo único que parece claro es que estará vigente hasta por lo menos 2018.

Para las pymes afectadas, la medida tiene una aplicación práctica muy perversa. Y es que en la liquidación adelantada de Sociedades de este mes de octubre ya tendrán que pagar más de lo que tenían presupuestado, en concreto, la diferencia entre aplicar el 12% a su resultado contable o aplicar el 23%.

Tal y como han advertido muchos expertos fiscales, el mayor trastorno de la media es que puede implicar problemas en la Tesorería de algunas empresas que podrían no disponer de liquidez suficiente para afrontar este requerimiento fiscal. Que el problema sea temporal, no implica que no sea un problema.  Puesto que ese desfase de efectivo en las cuentas puede implicar demandar nuevas líneas de crédito, préstamos, etc que sí tendrán un sobre coste en las empresas que, en principio, nadie les va a compensar.

Por ello, el impuesto no sube. Pero el cambio temporal sí puede implicar un sobre coste en la gestión de la tesorería de aquellas empresas cuya liquidez esté más ajustada.

O tal vez sí. Los Inspectores de Hacienda aseguran que aunque en la Declaración anual del Impuesto se ajusten las cantidades, “si este sistema se prolonga en el tiempo supondrá un aumento del impuesto”.