ceta

Claves para no perderse con el CETA (Tratado de Comercio con Canadá)

Comprehensive  Economic and Trade  Agreement, CETA, este es el nombre oficial del conocido y controvertido acuerdo comercial con Canadá que acaba de firmar la Unión Europea, y que se espera que ratifique el Parlamento Europeo el próximo 17 de enero.

En principio, se presentaba como la antesala del gran acuerdo que Estados Unidos iba a firmar con la Unión Europea conocido como TTIP, pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca amenaza con trastocarlo todo.

El nuevo inquilino de Washington ya ha dicho que no tiene ninguna intención de unificar relaciones comerciales con Europa sino todo lo contrario, si esa amenaza se lleva a cabo el CETA con Canadá puede convertirse en una vía de negocio mucho más potente de lo esperado.

Por eso, tal vez sea el momento de que los empresarios españoles, más dados a centrar su atención en EEUU, comiencen a interesarse por el vecino del norte, y analizar los pros y contras de este acuerdo que ya llama a las puertas.

  1. ¿De qué hablan cuándo hablan del CETA?

Se trata de un inmenso compendio de regulaciones encaminadas a difuminar las fronteras comerciales entre la Unión Europea y Canadá. Tras años de negociaciones para conseguir que todos los sectores afectados estén de acuerdo en las condiciones, se ha redactado un voluminoso pacto de 13 capítulos y 1.598 páginas.

  1. ¿Qué ofrece?
  • Lo más general que puede decirse del CETA es que implica una reducción gradual de las tasas que los exportadores e importadores de ambos países pagan en sus relaciones comerciales.
  • Los responsables de este acuerdo también han trabajado para limar las normas que regulan los intercambios comerciales a uno y otro lado de Atlántico. El objetivo es que esas leyes sean lo más parecidas posible para facilitar el comercio entre las empresas interesadas.
  • También elimina los derechos de importación. Esto, según sus defensores, puede suponer un ahorro de cerca de 500 millones de euros al año para los exportadores europeos.
  • Abre las puertas a que determinados sectores y profesionales puedan ejercer su actividad en ambas áreas comerciales con las mismas reglas. Es decir, arquitectos, contables, ingenieros, empresas y profesionales del sector financiero, etc. tendrán libertad para implantar sus negocios sin ningún tipo de restricción en territorio europeo o canadiense.
  • También hay sectores beneficiados: Telecomunicaciones, Energía, Transporte marítimo…
  • Se facilita la gestión de visados y licencias para los profesionales entre ambas zonas. Más facilidad para convalidar títulos universitarios o gestionar la movilidad de trabajadores expatriados.
  • Se refuerza la protección de las patentes europeas en Canadá, ampliándola de 20 a 22 años.

 

  1. ¿Qué beneficios aporta?
Efecto CESCE

Los defensores del tratado aseguran que para Canadá implica la apertura a un mercado de 500 millones de consumidores europeos a disposición de las empresas canadienses. Las empresas exportadores europeas pueden llegar a ahorrar hasta 500 millones de euros.

Además, abre la puerta a que las empresas europeas puedan presentarse a las licitaciones públicas canadienses. Un mercado de unos 30.000 millones de euros anuales.

El Ejecutivo comunitario asegura que el tratado aumentará las exportaciones en unos 12.000 euros al año y que se aumentará el comercio bilateral un 25%.

  1. ¿Por qué hay tantas reticencias?

El principal motivo por el que el CETA, igual que le ha ocurrido al TTIP, acapara tantas críticas es por la falta de transparencia que están mostrando sus negociadores.

Donde los defensores venden liberalización de fronteras, los detractores destacan que detrás de esa afirmación se esconde también una relajación de los criterios que controlan la calidad de los productos de consumo que rigen en Europa. Temen que se permita la llegada a Europa de productos de consumo que sigan algunas dudosas prácticas permitidas en Canadá como: carne animal lavada con cloro o tratada con hormonas para facilitar su crecimiento, entre otras.

Además, frente a los generosos beneficios publicados por la Unión Europea, el Consejo de los Canadienses , un organismo que vela por la justicia social, ha publicado que la entrada en vigor del CETA  “provocará una caída del 0,5% del PIB de la UE y el 1% del PIB de Canadá. Esta organización social añade que se perderán 230.000 empleos, la mayor parte en Europa, y que el tratado presionará a la baja los salarios.”

  1. Arbitrajes. El punto más conflictivo

Pero, tal vez, el punto más conflictivo del tratado es la creación de un tribunal de inversiones,  Investment Court System (ICS), que sería algo así como una comisión de arbitrajes bilaterales, para solucionar los posibles conflictos comerciales que puedan surgir.  El problema es que en su redacción aseguran que permitirá a los inversores demandar directamente a los Estados sin pasar por la jurisdicción ordinaria. Esto, que en un principio busca la gestión rápida y eficiente de los conflictos, choca con detractores que acusan a este organismo de falta de independencia, puesto que los árbitros serán nombrados por los Estados y no por las propias multinacionales según se esperaba. Pero no es nuevo, y enlaza con la tendencia internacional a favorecer los procesos de arbitraje en detrimento de la jurisdicción ordinaria para agilizar las gestiones. Esta es, por ejemplo, la vía por la que se están tratando de solventar los problemas del Estado español con las empresas energéticas internacionales que invirtieron en energías renovables.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *