cambio_economico

El motor exterior como eje del cambio económico

Dentro de la vorágine informativa que cada día inunda las páginas de los diarios y los informativos de los medios audiovisuales, en los últimos días hemos conocido una noticia que, si no ha pasado desapercibida, sí ha sido insuficientemente valorada y analizada por la opinión pública y la publicada, que es la que finalmente la orienta. Me refiero a ese récord de nuestro sector exterior que, si ya fue el motor que permitió mantener a flote el barco de la economía española durante los años duros de la crisis, ahora sigue contribuyendo de forma sustancial al crecimiento y a la creación de empleo, consolidando un cambio estructural en nuestra dinámica económica caracterizada, hasta hoy, por el recurso al exterior sólo cuando se hundía la demanda interna.

España va saliendo de la crisis

 

Un máximo histórico de 22.306 millones de euros, el 2 por ciento del PIB, en nuestra balanza por cuenta corriente – el indicador que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias- que viene a reflejar cómo España está saliendo de la crisis con una composición del PIB equilibrado y robusto, que nos permite un cierto desendeudamiento externo y que es, además, el modelo típico de salida de la crisis de los países más desarrollados, ganando competitividad internacional para que el sector exterior tire de la producción.

Y lo más relevante de todo es que este récord exterior no es un hecho aislado, sino que viene a culminar cinco años ininterrumpidos de saldo positivo en nuestra balanza corriente,  o lo que es lo mismo, que la economía española lleva cinco años financiando al resto del mundo, algo que nunca había ocurrido desde el inicio de la serie histórica de la Comisión Europea en 1960.

Los factores decisivos

La positiva evolución de las exportaciones, los continuos records en la llegada de turistas, la ganancia de competitividad, el desendeudamiento de las empresas y la mejora en los instrumentos de apoyo a las empresas como el seguro de crédito han sido factores decisivos en esta corrección de nuestro desequilibrio exterior, junto al Plan Estratégico de la Internacionalización de la Economía Española y la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización de 2013 impulsados desde la Secretaría de Estado de Comercio, que han permitido aumentar y consolidar la base de nuestras empresas exportadoras, diversificar los mercados de destino de nuestros bienes y servicios, incrementar el valor añadido de las exportaciones y posicionar a España como plataforma de negocios e inversiones internacionales.

Como resaltaba recientemente un destacado dirigente empresarial, los puestos de trabajo que las empresas crean fuera de España son los que permiten mantener los empleos que tenemos dentro. Y los números, que como el algodón no engañan, muestran que en los años de la crisis han sido las empresas internacionalizadas, las grandes y las pequeñas, las que mejor han aguantado la recesión, han mantenido su negocio y las que no han destruido empleo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *