plan_negocio

Motivos por lo que debe disponer de un plan de negocio

La causa que lleva a la mayoría de las empresas de reciente creación a fracasar es porque carecen de un plan de negocios definido. Así de claro. Sin unos objetivos marcados y un camino para alcanzar tales metas es imposible prosperar. Al menos así lo indican todos los estudios especializados. Según sus conclusiones, las firmas de reciente creación que disponen de una hoja de ruta durante su primer año de existencia fueron capaces de incrementar su capital el doble que aquellos otros negocios que carecían de plan.

Tamaña diferencia explica que un plan de negocio es mucho más que una receta para alcanzar el éxito. Se trata de la mejor solución para fijar los objetivos a alcanzar. También sirve para testear el progreso, rendir cuentas y posibilita una visión global de la firma.

Gracias a ello el emprendedor lo tiene mucho más fácil para identificar los puntos débiles de su negocio y actuar en consecuencia. También podrá conocer cuáles son sus factores diferenciadores con el resto de rivales. Todo ello constituye una gran ventaja competitiva. Descubrir las áreas fuertes y más sensibles permite encontrar soluciones de forma más rápida y eficaz.

Es una realidad que todos los negocios que funcionan cuentan con un plan de negocios definido. De ahí que el objetivo de este post sea explicar los motivos por los que realmente es necesario que su negocio cuente con una hoja de ruta.

Definir los objetivos

Montar un negocio es un gran paso para cualquier emprendedor. De ahí que llevado por la emoción del momento sea habitual que la pasión y el entusiasmo lleve a perder el orden que toda empresa necesita. Un plan de negocio servirá, precisamente, para evitar dar pasos en falso y permitirá que todo el esfuerzo que, sin duda, requerirá el inicio de la aventura empresarial no sea empleado en balde. En otras palabras, aumenta las posibilidades de éxito  en los inicios al definir objetivos y pasos a dar. De esa forma un emprendedor no podrá equivocarse ya que conocerá el capital que necesita para lograr el objetivo, las habilidades necesarias y el talento que requiere para desempeñar dichas habilidades.

Anticipar los gastos

Es una realidad que el coste de poner en marcha una empresa y alcanzar unos objetivos marcados no son fijos y requerían de nuevas inversiones de capital a medida que vaya creciendo el negocio. Además siempre pueden llegar imprevistos como una mayor competencia de la esperada en un nuevo mercado, o durante el lanzamiento de un producto. Un plan de negocios, sin duda, ayudará a anticiparse a estos gastos ya que predice el montante de las operaciones.

Un ejemplo para entender su utilidad podría ser el de una empresa de reciente creación enfocada a los servicios. Es una realidad que el plan servirá para conocer el número de personas que serán necesarias en un futuro para realizar las labores. También podrá contener si es necesaria la apertura de una sucursal para atender a los clientes. Todo ello suponen costes que es mucho mejor tenerlos previstos en un documento.

Conseguir dinero

Ningún inversor medianamente profesional va a invertir en una firma que carece de una hoja ruta definida. De ahí que la existencia de un plan de negocio se antoje fundamental en los negocios que funcionen y en aquellos que requieren de una inyección financiera extra para lograr los objetivos.

Las mismas ventajas ofrece un plan a la hora de poner a la venta la empresa o abrir el capital para que entre un nuevo socio en el accionariado. Gracias a ese documento será mucho más sencillo explicar los motivos que han llevado al emprendedor a tomar las decisiones.

Control sobre el negocio en sí

Un negocio con una o dos personas y un campo de acción limitado es fácil de controlar. Pero todo es mucho más complicado a medida que la firma va creciendo y se amplía tanto su radio de acción como la magnitud de las operaciones. En esos casos, disponer de un plan de negocios permitirá al emprendedor saber lo que tiene entre manos y, por tanto, ser capaz de tomar decisiones acertadas.

Actualizar los objetivos

Un plan de negocios no es un documento que se redacta en una ocasión que coincide con el más temprano inicio de la empresa y que se olvida en un cajón. Muy al contrario se trata de una guía que debe acompañar a la firma a lo largo de su vida. De ahí que deba ser adaptado y cambiado de manera casi constante.

El mero hecho de obligarse a actualizar el plan permite al emprendedor conocer más detalles sobre la industria, el  sector económico y la propia empresa. Además aumenta el conocimiento sobre los rivales y los desafíos que se pueden encontrar de forma que se posibilita la elaboración de estrategias con antelación para superarlos.

Tenga en cuenta que los negocios de éxito revisan y actualizan sus planes cuando las circunstancias del mercado o de la sociedad cambian. Por tanto, y aunque eso no ocurra, es importante tomarse las actualizaciones como un trabajo más que debe hacerse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *