6 Mitos sobre las mejores franquicias que urge desmentir

Franquicia

La franquicia es un modelo recurrente cuando se empiezan a valorar ideas para montar un negocio. Es cierto que el hecho de que hablemos de un modelo de negocio consolidado con una marca reconocida por el público eleva las posibilidades de éxito. De ahí que muchos emprendedores traten de asegurar su inversión con una de las franquicias más rentables que con una empresa que parta de cero, tanto en productos o servicios como en conocimiento de la misma.

6 mitos y leyendas de las franquicias en España

Con todo y a pesar de la popularidad de la franquicia existen una serie de mitos y leyendas que conviene tener en cuenta ya que, principalmente no son verdad. Y, además, pueden impedir que algunos empresarios se atrevan a dar el paso e iniciarse en un entorno de negocios que, sin duda, puede ser positivo para los emprendedores.

1- Las franquicias en España son siempre caras

Para qué engañarse, abrir una franquicia de grandes marcas reconocidas a nivel mundial, como puede ser el caso de McDonald’s por ejemplo, requiere de una importante inversión. Pero, incluso en este tipo de grandes franquicias, existen diversas opciones que pueden hacer que dicha inversión se reduzca de forma considerable. De hecho la cadena de hamburgueserías ofrece la modalidad convencional que exige más de 500.000 euros, aunque para arrancar baste con 200.000. Pero también tiene el modelo BFL en las que la empresa asume el coste de la operación y posteriormente se lo arrienda al franquiciado.

Pues bien, además de las diferentes opciones que las grandes marcas ofrecen para abaratar la inversión existen también una infinidad de posibilidades de abrir franquicias rentables de marcas, quizá más desconocidas, pero que son más económicas. Es más, hay opciones por poco más de 3.000 o 5.000 euros. Esta disparidad elimina el primer gran mito de las franquicias, su elevado precio, y demuestra que el dinero no es una barrera insalvable que impide a los emprendedores aprovechar este exitoso modelo de negocio.

2- Las franquicias no exigen trabajo

Existe también otra leyenda totalmente equivocada con las franquicias que gira en torno a los esfuerzos que hay que hacer en el negocio para que funciona. Es obvio que poseer un local que tenga una marca conocida facilita y abre muchos caminos. Incluso puede que haga que los clientes vengan solos y sea innecesario desarrollar modelo de marketing novedosos para atraer usuarios. Pero eso no quiere decir que una franquicia se pueda manejar desde el sofá de la casa del emprendedor. Muy al contrario, y como todos los negocios exige tiempo. De lo contrario, es muy posible que la franquicia fracase.

3- Son garantía de éxito

Basta con bucear un poco por internet para descubrir infinidad de casos en los que se cuenta el fracaso de una importante franquicia. No solo el de un solo franquiciado sino el de toda una empresa que basa su crecimiento en este modelo que requiere de una menor inversión. En datos, se suele hablar de que el 80 por ciento de las franquicias en España superan los dos años de vida frente al 30 de un negocio independiente. Es obvio que el dato refleja que abrir una franquicia es menos arriesgado que una firma totalmente nueva y desconocida para el público. Pero eso no quiere decir que se trate de un modelo de negocio infalible.

4- La innovación carece de importancia

Otro mito que puede retraer a los emprendedores para entrar en este sistema de negocio es que se cree que la franquicia deja poco espacio a la improvisación y a la innovación al basarse en un sistema de negocio que ya existe y que ha demostrado con creces  su buen funcionamiento. Pues bien, la realidad es diferente. De hecho, lo más habitual es que los franquiciadores estén siempre abiertos y dispuestos a escuchar las diferentes propuestas que les puedan llegar por parte de sus franquiciados para innovar tanto en productos o servicios como en marketing, publicidad o logística. Y es que el franquiciador es consciente de que la persona que está más en contacto con el cliente final es precisamente el franquiciado y, por ello, conoce mejor las nuevas demandas de la sociedad. Eso sí el hecho de que los cambios en una franquicia tengan que ser llevados de manera uniforme por todos los franquiciados es real.

5- Solo las franquicias tienen posibilidades de éxito

En España se suele comentar también otra leyenda errónea sobre las franquicias en el sentido de que muchos piensan que solo este método tiene posibilidades de éxito mientras que iniciar un negocio desde cero es una aventura imposible. Como ya se ha visto por la estadísticas esto no es cierto. Y, además, también son posibles otro tipo de modelos a medio camino de la franquicia, como las licencias o las ventas por catálogo que también otorgan opciones de éxito.

6- Mi primer rival, el resto de franquicias de la misma marca

Aunque se quiera vender lo contrario, en las carreras de Moto GP o de Fórmula 1 el primer rival al que hay que batir es al compañero de equipo que posee el mismo monoplaza o moto que nosotros. En la franquicia no es así, ya que una de las principales obligaciones del franquiciador es separar de manera adecuada los locales para que cada uno pueda hacerse con una masa sólida de clientes. Además uno de los fines de la franquicia es el de unir fuerzas y apoyarse mutuamente para crecer y expandir la red. De ahí que al resto de franquiciados de la misma enseña se les deba ver siempre como socios y no como competidores.

Last modified: 24/10/2018