Pasc

MiPrana, el milagro de emprender cuando lo tienes todo en contra

Haga esta prueba. Imagínese que usted es extranjero y que llega a España, un país que no tiene nada que ver con el suyo con la idea de emprender un negocio para vender un producto muy conocido en su tierra pero del que nadie ha oído hablar aquí. Además, piense que estamos en 2010 y que en España los bancos han dejado de conceder créditos a los que quieren crear un negocio. Y por si faltara alguna dificultad más, usted no tiene ni idea de español, ya que el motivo de su llegada ha sido el amor y no los negocios.

¿Se imagina que alguien sea capaz de lograr levantar un negocio con esos antecedentes? Pues aunque parezca increíble dos suecas que no se conocían de nada han creado una empresa española que vende esterillas portátiles y enrollables con puntas de plástico duro que eliminan el estrés y facilitan la relajación. Algo parecido a las famosas tablas con clavos que utilizan los faquires y que arrasan en Suecia donde se han comprado dos millones de unidades. Una cifra espectacular y mucho más si se tiene en cuenta que el país está formado por solo nueve millones de habitantes.

La lacra de la burocracia

La historia de MiPrana, nombre que tiene esta pyme, comenzó en 2010, cuando las vidas de dos jóvenes mujeres, Johanna Jernbäck y Sandra Johanson, se cruzan en España. Ambas llegaron a España de la mano de sus parejas y las dos se conocieron en una escuela a donde acudían para aprender español. Se hicieron amigas y pronto comenzaron a hablar de un sistema de descanso que les hacía la vida más llevadera, la famosa colchoneta de puntas relajante, que se trajeron de la fría Suecia.

Sin pensárselo demasiado decidieron crear una empresa y vender un producto similar en España. Pero los comienzos no fueron sencillos. “Nos dimos cuenta de que para emprender en España necesitas encontrar gente que pueda ayudarte, ya que si tratas de hacerlo todo por tu cuenta se requiere de un gran esfuerzo. Otro punto muy importante es la gran cantidad de burocracia que te vas encontrando en el camino, en todas las etapas del proceso”, asegura Jernbäck.

Lejos de asustarse, estas dos empresarias siguieron empeñadas en cumplir su sueño al más puro estilo sueco. “Suecia es un país muy emprendedor, tenemos una gran cantidad de jóvenes que inician nuevas empresas y el Gobierno ha ayudado mucho al simplificar el proceso de creación de un negocio. Hay menos burocracia y es un poco más barato”, explica la cofundadora de MiPrana.

Diseño sueco adaptado a los gustos nacionales

A base de tesón, las empresarias salieron adelante. Y lo hicieron diseñando su propia colchoneta, adaptándola al gusto español. Así, crearon unos modelos con asas y con forros de seda para hacerlas más atractivas. Por otro lado, y ante la falta de apoyo oficial, encontraron financiación para crear MiPrana gracias a la familia y amigos que no dudaron en confiar en la idea. “La verdad es que todo ha sido muy complicado. A la falta de crédito por parte de las entidades bancarias, se ha unido la demanda de los proveedores para ampliar los plazos de crédito, lo que se traduce directamente en un flujo de caja muy ajustado. Por lo tanto, hemos tenido que concentrarnos básicamente y casi, de forma exclusiva, en arraigar el producto en el mercado y, en este punto, nos ha ido bastante bien pese a la crisis actual de la economía”, explica Jernbäck.

Cierto. Por suerte para ellas, no han tardado en convencer a El Corte Inglés de las bondades de las colchonetas, lo que ha supuesto el despegue definitivo de la empresa. Además, la crisis sí que les ha ayudado en algo, ya que es mucho más barato comprar sus productos que acudir a un balneario o a un masajista para relajarse. “Ahora queremos consolidar nuestra posición en España y complementar el concepto de MiPrana con nuevos productos dentro de la misma línea”, añade Jernbäck.

En otras palabras, lo que MiPrana quiere hacer es ampliar su catálogo con otros conceptos como pantuflas o almohadas que sigan el mismo principio de acupresión de las colchonetas. Quién sabe, quizá dentro de poco tiempo muchos españolas tengan uno de sus productos relajantes en casa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *