inflacion_mexico

México, sin inflación durante el primer semestre del año

La baja en los precios de diversos bienes agropecuarios, en las tarifas eléctricas y en el servicio telefónico, principalmente, propiciaron un descenso en el índice inflacionario durante el primer semestre.

En el periodo los precios al consumidor bajaron 0.09 por ciento, lo que nunca había ocurrido desde que hay  datos disponibles, a partir de 1970, de acuerdo con los registros del instituto nacional de estadística y geografía   (INEGI)

Destacó en el primer semestre la caída de 41 por ciento en el jitomate y de 23.1 por ciento en la cebolla, productos que tienen un peso importante en el índice nacional de precios al consumidor (INPC).

Por su parte, las tarifas eléctricas disminuyeron 36.1 por ciento, la mayor baja reportada desde que hay cifras, mientras que el precio del gas doméstico natural reportó un retroceso de 7.6 por ciento.

También tuvo un impacto positivo sobre la evolución de los precios la caída en las tarifas del servicio telefónico, por la entrada en vigor de la reforma en telecomunicaciones. Así, la telefonía local fija reportó una baja de 4.4 por ciento y en telefonía internacional la baja fue de 40.7 por ciento. Los descensos mencionados compensaron los aumentos que registraron los precios de algunos bienes durables, que se han visto impactados por la depreciación del tipo de cambio sobre la inflación.

La inflación anual en junio se ubicó en 2.87 por ciento, un nivel mínimo histórico.

Efecto CESCE

Durante el sexto mes el INPC subió 0.17 por ciento, ligeramente por debajo del 0.2 por ciento estimado por el consenso de analistas.

La inflación en mercancías distintas de alimentos registró un alza de 2.6 por ciento anual en junio, la más pronunciada en poco más de dos años.

Analistas opinaron que las presiones inflacionarias por depresión del tipo de cambio están comenzando a reflejarse en éste tipo de productos. Los precios de las mercancías no alimenticias acumularon en el primer semestre de este año un incremento de 1.5 por ciento, y en los bienes durables el alza fue de 1.9 por ciento, lo que contrasta con la baja de 0.09 por ciento en la inflación general.

A tasa anual la inflación en bienes durables se ubicó en 2.9 por ciento en junio de este año con respecto al mismo mes del año anterior, así, así ésta cifra se ubica como la más alta desde diciembre de 2012. En particular los productos pertenecientes a la denominada lista de mercancías que más alzas registraron éste mes.

De éste modo el incremento anual de productos como los hornos de microondas registraron un alza de 6.5 por ciento, mientras que los refrigeradores incrementaron sus precios 5.9 por ciento las lavadoras lo hicieron en 4.9 por ciento y los equipos para la reproducción de video 4.2 por ciento.

El FMI pronostica que este año la economía mexicana crecerá 2.4 por ciento y no el 3 por ciento que se había previsto, según rectifico el fondo monetario internacional, en sus perspectivas de crecimiento mundial.

Aunque el FMI haya cambiado su opinión respecto a la economía mexicana, aun así se sigue considerando que México tendrá números positivos y un incremento por lo menos de 2 por ciento lo cual no se encuentra muy por debajo de la inflación que se ha presentado al primer semestre de éste año, por lo que se puede tener una buena expectativa para el final del año en curso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *