Los secretos para elegir la mejor ubicación de un local

Los empresarios son los primeros que son conscientes de la importancia que para el éxito de la empresa tiene elegir con acierto la ubicación del local. De hecho se suele decir en el mundillo empresarial que una mala gestión o un mal lanzamiento pueden subsanarse si se es capaz de descubrir los errores. En cambio, un fallo en el lugar donde se sitúa una tienda o empresa es insalvable.

Resulta obvio que esta elección es fundamental para una franquicia. Pero también debe ser tenida en cuenta por todos los tipos de negocios. En la actualidad, el incremento en el número de marcas está llevando a que el coste de los locales se incremente. En concreto, un estudio de Cushman & Wakefield estima que los precios del alquiler se han elevado un 40 por ciento en nuestro país en solo tres años. No obstante debe tenerse en cuenta que son las principales ciudades españolas, Madrid y Barcelona, donde ha habido un incremento mayor por la escasez de ubicaciones de calidad, conocidas como prime.

En este marco de precios al alza, la primera cuestión que los nuevos negocios deben tener en justa consideración es que el arrendamiento no debe suponer más del 10 por ciento de los ingresos, ya que a él hay que añadir los costes del propio local (energía, etc.).

¿Cómo debe ser el local?

Para cualquier empresa que venda a pie de calle disponer de un local de una única planta con una gran fachada y en una calle céntrica y con mucho tráfico de viandantes es ideal. De hecho, la visibilidad y la accesibilidad son los dos factores principales que deben decantar una decisión de alquiler o compra de un espacio.

Tras ello hay que considerar otros aspectos de vital importancia. Uno de los prioritarios es tomar medidas para evitar sorpresas que puedan ocurrir con ayuntamientos, comunidades de vecinos y firmas energéticas o gasistas. Para ello, resulta imprescindible realizar todas las comprobaciones técnicas y administrativas que sean necesarias de cara a evitar problemasen este sentido.

Con esta idea, el alquiler de un local en un centro comercial suele evitar los inconvenientes técnicos y administrativos, ya que esos problemas son responsabilidad de la inmobiliaria o gestora propietaria de todo el complejo.

Adaptarse a la actividad económica

Resulta evidente que un negocio de restauración tendrá que comprobar si un local determinado cuenta o no con salida de humos. Pero este aspecto deja de tener importancia si la empresa es una tienda de moda o de venta de teléfonos, Este ejemplo sirve para explicar la importancia que tiene el tipo de negocio que se posea a la hora de encontrar la idoneidad de un espacio.

La solución para evitar que cualquier inconveniente de los ya comentados pueda arruinar la elección de un lugar y poner en riesgo el futuro de la empresa pasa por no precipitarse.Las prisas en este aspecto son malas consejeras y es más aconsejable afinar la elección.

Las claves para obtener un alquiler adecuado

Una vez que se ha elegido con certeza una ubicación del establecimiento idónea llega el momento de hablar con el propietario. Aunque hay empresas que prefieren adquirir un local, lo normal en el 95 por ciento de los casos es optar por el arrendamiento. Llegado a este punto existen nuevos aspectos que conviene tener en cuenta para lograr llevar la negociación a buen término.

Lo primero de todo es considerar que todas las partes deben ganar con el contrato, por lo que se debe estar siempre dispuesto a ceder en algo. A continuación el empresario o el emprendedor han de poner encima de la mesa esta seria de claves fundamentales para lograr un buen acuerdo de arrendamiento.

Lo primero que hay que valorar es el periodo de duración del contrato. A continuación la renta, teniendo especial cuidado en el carácter de la misma (progresiva o revisable) y si incluye las reformas que el local requiere. Posteriormente hay que vigilar que la fianza a depositar no sea excesiva y, muy importante, el periodo de carencia, ya que este aspecto exime del pago del alquiler en caso de que haya que hacer reformas. Finalmente tampoco conviene dejar de lado las garantías que la fianza exige, y el pago de los gastos generales como IBI, comunidad, etc.

Si se vigilan todos estos aspectos se estará más cerca de obtener un alquiler adecuadoque no lastre el crecimiento del negocio. No obstante, conviene no precipitar este tipo de negociaciones y solo enfrascarse en ellas cuando se esté convencido de que el local es ideal para la empresa, tanto por ubicación como por tamaño. Será una ayuda fundamental para obtener un negocio rentable.

Last modified: 15/04/2019