Los poderosos atractivos del Golfo Pérsico

Se llama Hotel Burj Al Arab. Y está en Dubai. Cuenta con 200 suites, un restaurante bajo el mar, y en su confección hay mármol italiano de Statuario, el mismo que empleó Miguel Ángel para sus magníficas y mundialmente conocidas esculturas. Pero su interior también esconde un trocito de España: los suelos y las paredes de la recepción, los cercos de los ascensores y los baños de las habitaciones están revestidos de ‘silestone’, una superficie de cuarzo made in Spain. En total, 15 metros cuadrados que la compañía almeriense Cosentino envío desde Macael a Dubai en 42 contenedores.

Gran mercado

En el Golfo Pérsico  (Arabia Saudí, Barhein, Emiratos Árabes Unidos -EAU-, Kuwait, Omán y Qatar) se estima que hay más de dos billones de euros en concursos, licitándose o pendientes de licitar. Por ejemplo, el ayuntamiento de la localidad de Yeda ha anunciado recientemente, en boca del ministro saudí de Asuntos Municipales y Rurales, que está listo para recibir las ofertas pertinentes para el proyecto de construcción del metro en esta ciudad. Un sector donde España ha demostrado ser muy competitivo. Pero hay más: infraestructuras de transporte, turismo, empresas de servicios, energías renovables, banca, educación, muebles, decoración, iluminación… Tampoco conviene olvidar el plan “Qatar  Visión 2030”, que prevé unas inversión de 100.000 millones de dólares en infraestructuras: metro de Doha (con líneas de metro ligero y de alta velocidad que conecten Arabia Saudí con Barhein), carreteras y las infraestructuras necesarias para dar soporte a la Copa del Mundo de Fútbol en 2022.

Un dato: solo las exportaciones españolas a EAU, en el sector de la industria auxiliar mecánica y materiales de construcción, se han incrementado en un 9,3% de enero a agosto de 2012, alcanzando una facturación de 91 millones de euros.

Competencia

¿Problema? El panal es tan rico, que la lucha será encarnizada. Una pugna donde España tendrá que lidiar con empresas de otros países como Francia, Alemania o Estados Unidos, con muchos más años de experiencia en la zona. Y es que estos países, a finales de la década de los 90, vieron ya la oportunidad de hacer negocio en esta región. Una piedra en el camino que no debe ser obstáculo para intentar dar el salto. Porque si se llevan los deberes bien hechos, el éxito puede estar asegurado. Como muestra, un botón: la concesión del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca (Arabia).

Enclave privilegiado

¿Otras armas de seducción de la zona? Todos los países están en proceso de apertura, y quieren potenciar la inversión y los negocios. Sin olvidar su interesante posición estratégica, siendo vía de acceso a países asiáticos como India, pero también Pakistán, China e Irán. Eso sí, para poder entrar en el mundo árabe hay que saber esperar y saber ganarte su confianza. Además, las negociaciones, si la oferta es interesante, pueden ser muy breves. Y es obligatorio contar con un socio local, que puede ser privado o una institución del gobierno.

Desembarco

La lista de empresas españolas que han dado el salto al Golfo Pérsico no ha parado de crecer desde la década de los años 70 del pasado siglo XX. Dragados, Initec, Cobra, Hidrola y Ferrovial fueron algunos de los pioneros. Un desembarco que fue más una búsqueda puntual de oportunidades que una apuesta estratégica hacia una zona en pleno crecimiento.

Una década después, pymes especializadas en materiales de construcción y equipamiento exploraron el potencial de la región. Pero no fue hasta la Guerra del Golfo (1991) cuando Repsol, Cepsa o Santa Bárbara firmaron grandes contratos de petróleo y defensa, y cuando comenzaron a cuajar los grandes proyectos de plantas desaladoras y petroquímicas.

Last modified: 30/04/2013