publicidad_youtube

Los errores de gestión comercial y marketing de la publicidad en YouTube

No descubrimos nada si decimos que YouTube es una gran oportunidad de promoción para las pymes. Cada día se ven más de 4.000 millones de vídeos, demostrando que el alcance es todavía mayor que el de Facebook. Su infinita audiencia ha convertido a la filial de Google en una de las plataformas online favoritas para insertar la publicidad. Por desgracia, la tasa de éxitos que se obtienen en muchas campañas no es la deseada. ¿La culpa es de YouTube? No. En esta ocasión toca mirarse el ombligo y afirmar que muchos emprendedores cometen errores en su gestión comercial y de marketing cuando desarrollan los spots que colgarán en el popular servicio de vídeos.

 

El objetivo de toda campaña de marketing es convertir a los visitantes en clientes. En el caso de YouTube, el gran reto es lograr que los internautas se queden y vean nuestros anuncios. Es decir, que no le den a la tecla de “omitir” y contemplen nuestros 20 segundos de publicidad. ¿Cómo se logra? Vayamos por partes. Descubramos primero qué posibilidades nos ofrece la plataforma. Ya llegará el momento de analizar dónde pueden estar nuestros errores de gestión comercial y marketing.

 

YouTube permite dos tipos de vídeos promocionales. El primero es True View in-display, que funciona como el propio buscador de Google. Se activa cuando se realiza una búsqueda en YouTube. Entre los resultados, y al mismo nivel que el resto, se mostrará nuestro contenido pagado, siempre que las palabras claves del internauta coincidan con las del anuncio. El spot también puede aparecer en la parte derecha de la pantalla cuando se está dentro de la página de reproducción del contenido multimedia. El segundo formato es el True View in stream, que es el favorito de los anunciantes, ya que sale automáticamente cuando se reproduce un vídeo en concreto y que tras cinco segundos de visionado permite omitirse para ir directamente al contenido. Luego tenemos un último tipo que es derivado del anterior y que recibe el nombre de Premium. Se trata de aquellos anuncios in-stream que no permiten saltárselo y obligan a su visionado completo.

 

¿Qué formato utilizar? Existen infinidad de trucos sobre cómo sacar partido a nuestros vídeos en YouTube. Pero a grandes rasgos y si hablamos de pymes, lo normal es que el presupuesto solo nos permita utilizar cualquiera de las dos primeras opciones.

 

Una vez analizado las posibilidades que ofrece el servicio de vídeos por streaming toca ponerse el mono de trabajo y analizar en qué estamos fallando. ¿Por qué solo unos pocos entran en nuestros vídeos? ¿Por qué la mayoría sale corriendo en cuanto tiene la opción de ocultar nuestro contenido?

Los errores de gestión comercial y marketing en YouTube se pueden reducir a tres.

 

Se está equivocando con el público objetivo
Una de las grandes ventajas del sistema inventado por Google es que la publicidad que se ofrece coincide con los intereses del internauta. Es decir: si usted está buscando muebles, es imposible que aparezca un anuncio de una frutería. Lo lógico es que se muestren enlaces a tiendas de muebles. En otras palabras: contenidos que están más cerca de interesarle. De esa forma se logra un mayor número de clics. Si usted no consigue que los visitantes no pulsen el botón de “omitir” quizá será porque el anuncio no está bien dirigido. Por fortuna las estadísticas de YouTube le ayudarán a descubrir dónde está el problema que origina que el vídeo se reproduzca ante usuarios poco interesados en el mensaje. También existen infinidad de filtros y opciones que se pueden retocar y que le ayudarán a acercar el contenido al consumidor adecuado. No tenga miedo de experimentar hasta dar con un porcentaje de visionados completos más acorde a sus expectativas.
El contenido no es el adecuado
Cada canal tiene sus secretos, lo que origina que muchos de los grandes errores en la gestión comercial y marketing de la publicidad de YouTube tenga su origen en el contenido. No piense que tiene 20 o 30 segundos para elaborar su mensaje. La realidad es que solo cuenta con 5 segundos, que son los que pasan hasta que aparece el botón de omitir el anuncio. En los primeros momentos del vídeo es cuando tiene que utilizar todo su ingenio para enganchar al internauta. Si no lo logra, hará clic y se irá al contenido que realmente quiere ver. No conviene olvidar que la publicidad en YouTube es tremendamente intrusiva y la persona que la sufre está deseando que pasen esos malditos segundos para largarse con viento fresco. Su obligación es captar la atención de ese público hostil. Si lo consigue, la campaña será todo un éxito.

 

El formato es erróneo

Entre los anunciantes existe una obsesión desmedida por utilizar el formato in-stream, que es el más intrusivo, complejo y caro, olvidándose de que las campañas in-display también pueden funcionar. ¿Cuándo hay que utilizarlas? Sin duda, en nuestras primeras experiencias en YouTube, ya que su puesta en marcha es mucho más simple. También es un vehículo perfecto para promocionar un canal propio de vídeos. Y, por último, no se requiere utilizar AdWords para ponerlo en marcha.

 

Para terminar, existe otro riesgo en la gestión comercial y marketing en YouTube, que consiste en no darle la importancia adecuada. A día de hoy, muchas pymes todavía contemplan el marketing online como algo anecdótico para sus negocios. Así que cuando se deciden a probar lo hacen con presupuestos de risa. ¿Resultado? Fracaso absoluto. No cometa ese error. YouTube puede ser un gran aliado para su empresa. Solo hace falta saber cómo sacarle provecho y no cometer errores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *