paises_mas_deuda

Los 15 países más endeudados del mundo

Japón, Grecia, Líbano, Cabo Verde e Italia son las economías con más deuda. Aunque, de todos ellos, sólo Líbano está incluido entre los de mayor riesgo de quiebra.

 

El World Economic Forum (WEF), institución que organiza la cumbre de Davos en la que se citan, cada enero, los principales responsables empresariales con líderes políticos y sociales de todo el mundo, acaba de publicar su Sondeo de Competitividad Global, indicador de la salud y los riesgos que asolan a los países de todo el planeta. Y uno de los principales motivos de preocupación es la excesiva deuda que han ido acumulando desde la crisis financiera de 2008, tanto las potencias industrializadas como los mercados emergentes y las economías en desarrollo. Los niveles de deuda, medidos en relación al PIB, han crecido irremediablemente, también, al calor de unos tipos de interés históricamente en cotas bajas, lo que ha facilitado la financiación de las necesidades de endeudamiento.

Los quince países con mayores niveles de deuda

Por orden decreciente.

15.- Mauritania. El 99,6% del PIB. Nación del norte de África con gran extensión de terreno, pero de apenas 4,3 millones de habitantes. El FMI aseguró en 2016 que sus elevadas cotas de endeudamiento estaban relacionadas con el descenso del precio de varias materias primas, en especial el hierro, que totalizan el 50% de sus exportaciones.

14.- Bélgica. El 105,5% del PIB. En noviembre, la Comisión Europea señaló a Bélgica como uno de los seis países de la Unión que estaba en la lista para asumir con urgencia la nueva regulación para reducir el déficit presupuestario.

13.- Estados Unidos. El 107,4% del PIB. La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo el pasado mes de noviembre que “estaba preocupada por la sostenibilidad de la trayectoria de la deuda de EEUU”. Aun así, el presidente norteamericano, Donald Trump, acaba de recibir el apoyo del Senado a su cuantiosa reforma fiscal, que podría añadir 1,5 billones de dólares más al servicio de deuda del Tesoro.

12.- Chipre. 108% del PIB. El Gobierno chipriota fue forzado por sus socios del euro a asumir un plan de rescate de 10.000 millones de euros para afrontar pagos entre 2013 y 2014 que serían incluidos directamente en su balance de pasivos de deuda. Su economía, sin embargo, parece ir viento en popa, con crecimientos sostenibles que están permitiendo a sus autoridades reducir de manera más rápida que las previsiones del FMI su ratio de deuda.

11.- Bután. 110,2% del PIB. Tras varios años de alarmas por la acumulación de deuda pública en este pequeño país del sur de Asia, desde el Banco Mundial se asegura ahora que el riesgo se va reduciendo por “la adecuada gestión de su gobierno en el cumplimiento anticipado de los plazos de pagos” en tiempos recientes.

10.- Singapur. 112% del PIB. El gobierno de esta ciudad estado empieza a emitir señales de una cierta estabilización, dentro de un esquema fiscal sostenible que ayudará a reducir sus actuales ratios. “Teniendo en cuenta nuestros activos, podemos disminuir substancialmente la deuda neta de nuestro país”, explica su Ministerio de Hacienda en un comunicado reciente.

9.- Jamaica. 115,2% del PIB. La presión de su deuda supera los 2 billones de dólares jamaicanos, pero está empezando a caer. Su rating crediticio ha mejorado y los bonos jamaicanos están en la actualidad comercializándose con prima en los mercados internacionales.

8.- Mozambique. 115,2% del PIB. Su deuda pública ha estado sometida a controversias globales este año, después de que el FMI pusiera su respaldo al presupuesto en cuarentena para forzar al país africano a emprender medidas para hacer disminuir el tamaño de su endeudamiento.

7.- Gambia. 116,1% del PIB. Está empezando a convertirse en un gran y creciente problema para esta nación del Este de África. Su servicio de deuda está digiriendo alrededor de la mitad de los ingresos presupuestarios, lo que añade cada vez más presiones a las autoridades económica en su objetivo de tener alineados sus parámetros económicos.

6.- Portugal. 130% del PIB. La escalada de deuda portuguesa alcanzó su punto culminante entre 2010 y 2014, cuando llegó a declararse incapaz de restablecer su financiación sin asistencia del exterior y con el PIB en recesión. Su economía, sin embargo, se ha recuperado tras el rescate financiero y en noviembre ya adelantó casi 3.000 millones de euros al FMI.

5.- Italia. 132,6% del PIB. La Comisión Europea ha manifestado su creciente preocupación por la desmesurada deuda pública. En noviembre, una declaración oficial del Ejecutivo de Bruselas dijo que, “en el caso italiano, la persistencia de sus altos niveles de endeudamiento resulta ser de especial interés para la zona del euro y los inversores, dado el tamaño de la economía trasalpina y su influencia en las actividades productivas entre los socios monetarios europeos”.

4.- Cabo Verde. 133,8% del PIB. La economía del pequeño archipiélago africano se caracteriza por su débil crecimiento. Así ha sido en los últimos cinco años. Particularmente, por su elevada dependencia de la eurozona, que ha sido uno de los espacios más asolados por la crisis. Ahora, su coyuntura ha mejorado. Pero, desde el FMI se alerta de que una deuda en aumento, junto a una apreciación del dólar, como prevén los mercados, puede incrementar los factores de riesgo.

3.- Líbano. 143,4% del PIB. La deuda del país supera los 70.000 millones de dólares, lo que ha reducido la senda del crecimiento económico y recortado los gastos del estado tan sólo a planes de desarrollo estratégicos.

2.- Grecia. 181,3% del PIB. El FMI advirtió, en un informe confidencial, en enero, que la nación helena se enfrentaba a “explosivos” incrementos de sus niveles de deuda que podrían llegar a suponer más del 300% del PIB en unas décadas. A menos que acometa un programa significativo de reducción del endeudamiento. Grecia ha sido, quizás, el país más castigado por la crisis de la deuda europea y global.

1.- Japón. 239,2% del PIB. Un histórico en los rankings de endeudamiento mundial. Su deuda es superior a los 8,9 billones de dólares. Una ratio que se puede incrementar con la doctrina de la Abenomics, así llamada en referencia al primer ministro Shinzo Abe y su política de las tres flechas -inyecciones monetarias, estímulos presupuestarios y fiscales, y reformas estructurales-para espolear una economía estancada y sin vestigios de inflación en décadas.

Posters showing Lebanese Prime Minister Saad al-Hariri, who announced his resignation from Saudi Arabia, are seen in BeirutThomson Reuters

A estas quince naciones le sigue España, en el puesto 16, con el 99,3% del PIB.

Pero el tamaño de la deuda no siempre presupone que estos países sean los que ostenten los mayores riesgos de suspensiones de pagos. El listado de estos últimos lo veremos mañana, en este mismo blog.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *