Las principales lecciones de liderazgo que nos ha dejado Juego de Tronos

liderazgo juego de tronos

La epopeya sobre quién sustituiría a Robert Baratheon, el rey usurpador, al frente del Trono de Hierro, terminó hace bien poco, dejando para la historia un sinfín de tramas políticas, intrigas y conspiraciones, muertes inesperadas y no pocas dosis de amor. Sin embargo, el fenómeno televisivo de los últimos años también nos lega muchas lecciones que podemos aplicar a nuestro desarrollo profesional o al de nuestra empresa, de cara a navegar en un panorama tan cambiante e incierto como el actual:

  • Defiende tu marca y los valores asociados a ella. Prácticamente nadie osó en toda la serie poner en duda el lema de la casa Lannister: ‘Un Lannister siempre paga sus deudas’. Y eso a pesar de que en muchos momentos tuvieron las arcas vacías, habiendo de recurrir a solicitar algún préstamo o, incluso, al saqueo para seguir manteniendo su poder, especialmente durante el reinado de Joffrey. Por ello, hay que recordar que, pase lo que pase, debes mantener siempre tu marca personal (personal branding) y, en el caso de una empresa, la reputación y los valores positivos que le acompañan.
  • La importancia de jugar en equipo. Asediado en Desembarco del Rey y con varios ejércitos dispuestos a hacerse con su cabeza, Tyrion utilizó su inteligencia para diseñar una estrategia basada en, por un lado, desestabilizar a sus enemigos y, por el otro, ganar tiempo para conseguir granjearse nuevas alianzas que estuvieran dispuestas a ayudarle para proteger la ciudad. Al final lo consiguió, igual que lo haría este sagaz personaje en otros momentos de la historia, demostrando que siempre será más sencillo alcanzar el éxito si te rodeas de la gente adecuada y colaboras con ellos.
  • Actúa a corto plazo pero juega en largo. Daenerys Targaryen se vio de repente viuda, sin familia, abandonada por su ejército y perdida en otro continente. Pero tenía un objetivo claro para el futuro: recuperar el trono de hierro para la dinastía de su familia, con ella como reina. Para conseguir alcanzar este reto fue dando pasos consecuentes poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Primero, se labró un nombre con el que atraer nuevos soldados para su causa, consiguió oro para financiar una flota que le llevara de vuelta a Poniente y trabó amistad con personas influyentes que le regalaron los huevos que luego se convertirían en dragones. Aunque sabemos cómo acabó, nadie le quitará haber sido una de las mejores estrategas de la serie.
  • Un líder se hace, no nace. Criado como hijo bastardo del rey en el Norte y sin sentirse demasiado querido, Jon Nieve terminó marchándose a la Guardia de la Noche para soportar temperaturas bajo cero y sobrevivir a duras penas entre zombies helados y tribus de salvajes guerreros. Todo este sufrimiento le curtió lo suficiente para tener éxito en todas las vicisitudes que viviría después, y que acabarían otorgándole quizá el papel más importante en la historia.
  • Si quieres mandar algún día, primero aprende a obedecer. Con esta contundente frase, el Lord Comandante de la Guardia Noche terminó con cualquier conato de rebeldía de un novato Jon Nieve. El éxito llega sobre todo gracias a la disciplina, y pensar que un golpe de suerte nos ayudará en el futuro es dejarlo todo a la improvisación. Para triunfar hay que conseguir que alguien nos enseñe y nos transmita sabiduría.
  • Las buenas acciones no limpian a las malas. Stannis Baratheon era un hombre idealista y honrado que siempre fue devoto de su hermano mientras estuvo en el trono. Sin embargo, tras su muerte se dejó seducir por el Señor de Luz y comenzó a patrocinar acciones atroces que, entre otras cosas, provocó la muerte de su otro hermano Renly o de gran parte de su pueblo. Por mucho que intentara enmendarlo al final de sus días su suerte estaba echada. De todo ello debemos aprender que a lo largo de nuestra trayectoria profesional cometeremos errores y aciertos, que nos marcarán y enseñarán, pero con los que tendremos que aprender a convivir pase lo que pase.
  • Un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy larga. Aunque Lord Varys, más conocido como la Araña, era un mentiroso compulsivo, dedicó esta frase a Tyrion para insuflarle fuerzas durante un asedio. Y es que cualquier empresa, por pequeña y local que sea, puede marcar la diferencia en un sector, y más en la actual época de interconexión global que vivimos. La perseverancia, una buena idea o una adecuada estrategia pueden marcar la diferencia que establezca la ventaja competitiva que necesitamos frente a nuestros competidores.
  • Mantén tu mente abierta hacia lo desconocido. Pocos creyeron que la amenaza de los Caminantes Blancos iba a convertirse en realidad, ya que pensaban que se trataba de una fábula inventada. Si lo hubieran hecho, quizá muchas vidas se habrían salvado y el final de la serie hubiera sido otro muy distinto. Aplicado al mundo empresarial, ten siempre una actitud proactiva hacia la innovación y las nuevas ideas que lleguen de fuera. Si eres capaz de identificar las tendencias que serán clave para el futuro, obtendrás una posición de liderazgo, con independencia de tu tamaño o de tus recursos.

 

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 22/07/2019