alimentación y bebidas

Las pymes de alimentación y bebidas esquivan la crisis gracias a las exportaciones

La aparición de cientos de empresas con base tecnológica, el auge de los business angels y la innovación que ha supuesto la llegada de los conocidos como aceleradores de startups han  llevado a pensar que los emprendedores solo pueden considerarse tales si ingenian revolucionarios inventos que tengan en Internet su única razón de ser. Esto ha originado que las nuevas tecnologías sean el sector estratégico de la economía al que es necesario apoyar. Pero si bien la nueva economía es una realidad de futuro por la que hay que apostar, no es menos cierto que existen miles de pymes en otros sectores más tradicionales que están haciendo bien sus deberes, especialmente a la hora de internacionalizarse.

En concreto, hablamos de las empresas del sector de alimentación y bebidas que llevan varios años demostrando que nada puede con ellas a la hora de incrementar sus ingresos y su presencia exterior. Tanto es así que, según el último informe económico de la patronal del sector (FIAB), la industria de la alimentación y bebidas aumentó un 1,8% sus ventas en 2011 hasta alcanzar los 83.773 millones de euros. Un buen dato si se tiene en cuenta que el consumo alimentario de los hogares españoles descendió cerca del 1%. ¿Cómo es posible que estas empresas no padezcan los efectos de la crisis? “La alimentación se ha comportado como un sector fuerte y tractor para la economía española, ya que ha sido capaz de compensar la caída del consumo interno con un notable aumento de las exportaciones. La pregunta es si en este contexto de evolución negativa de la  demanda interna, las exportaciones van a poder seguir creciendo al mismo nivel”, avisa Horacio González, director general de FIAB.

El tiempo dirá si esta industria se resentirá de las cada vez menos acaudaladas arcas de las familias españolas. De momento, y gracias a la exportación, creció un 12% en 2011 hasta alcanzar los 19.421 millones de euros, con una balanza comercial positiva  de 1.077 millones de euros. “Es una de las pocas industrias que no cerró el pasado año en negativo”, añade Simón Sosvilla, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

Un sector formado por pymes que crean empleo

Las cifras demuestran que estamos ante un grupo de empresas que sí que exportan. Pero su éxito en los mercados internacionales no se basa precisamente en su tamaño. Muy al contrario, el sector de la alimentación está formado por 29.334 empresas, de las que el 96,2% son pymes. Es decir, emprendedores que, con más o menos años de trayectoria empresarial, dan lecciones sin necesidad de estar inmersos en las nuevas tecnologías.

La enseñanza más importante es la del I+D+i, clave para ganar prestigio en los mercados internacionales. Y es que esta industria es la más innovadora de los sectores de bienes de consumo no duradero, con un porcentaje de compañías punteras que alcanza el 28,23%, según los últimos datos publicados por el INE. Gracias a esta apuesta por la modernización, las empresas de alimentación y bebidas consiguen incrementar su tasa de empleo hasta alcanzar una media de 446.300 personas en 2011, convirtiéndose en referencia obligada para cualquier emprendedor que pretenda iniciar su andadura empresarial y crear empleo.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *