Las oportunidades de negocio en el sector de los trasteros

negocio_sector_trasteros

Más allá de emprender en sectores relacionados exclusivamente con la industria 4.0, existen otros segmentos más tradicionales que ofrecen interesantes oportunidades, como el mercado inmobiliario, y, más específicamente, el negocio de los trasteros. Un segmento cuya demanda en España lleva varios años disparada, hasta el punto de que su crecimiento anual supera el 300%, lo que sitúa a nuestro país como el tercero con mayor número de estos habitáculos en Europa. Las grandes ciudades como Madrid o Barcelona son las que particularmente sufren con mayor vehemencia el problema del almacenamiento, tanto en el caso de particulares como entre las empresas.

En el caso de las pymes, apostar por este tipo de activos ofrece múltiples posibilidades de negocio desde diferentes puntos de vista:

  • Almacenaje inteligente. La Nube permite dar solución a las necesidades de los usuarios en tiempo real y de manera eficaz. Algunas compañías están empezando a ofrecer servicios a través de apps de recogida a domicilio de mercancías para luego almacenarlas en instalaciones propias. El cliente está conectado online permanentemente al trastero mediante cámaras de vídeo, sin necesidad de desplazarse ni pensar en la organización del espacio.

 

  • Economía colaborativa y compartida. La necesidad inminente de espacio a causa de, por ejemplo, un nuevo pedido o un inventario que se ha sobredimensionado, puede cubrirse rápidamente por medio de la Red. Aplicaciones que funcionan de un modo muy parecido a Airbnb, conectando personas que tienen un espacio disponible con aquellas que lo requieren, según criterios como su localización o el precio que están dispuestos a pagar. Su servicio de escucha permanente entre los usuarios o la gestión de la seguridad en todas las operaciones hacen de este tipo de servicios una solución que probablemente será cada vez más demandada en el futuro.

 

  • Diseño de oficinas accesibles y flexibles. Muchas start ups deben analizar al detalle sus recursos para ser lo más eficientes posibles y garantizar su supervivencia. En este sentido, cada vez más compañías ofrecen la posibilidad de remodelar almacenes urbanos para que puedan convertirse tanto en trasteros como en despachos a la vez. Las ventajas son evidentes: optimización del espacio, gestión directa de los stocks y la posibilidad de complementar el habitáculo según las necesidades.

 

  • Ofrecer servicios complementarios. De acuerdo al nicho de mercado de tu empresa, la clave para obtener una ventaja competitiva respecto a la competencia puede estar en los servicios de valor añadido que ofrezcas a los clientes, por ejemplo, abaratando los envíos en coste económico y tiempo, u ofreciendo un servicio de reparación 24 horas. En todo ello, contar con un trastero que se convierta en tu centro de operaciones puede resultar decisivo.

 

Qué tener en cuenta antes de comprar o alquilar

Escoger un trastero va más allá de ser un modo de optimizar la gestión de un negocio, ya que permite realizar un uso más racional del espacio disponible que, a la larga, lo que se traduce en un ahorro económico. Entre los criterios más importantes a tener en cuenta para decantarse por uno sobre los demás están:

  • El precio total que costará contar con un espacio de almacenaje, independientemente de si es de nuestra propiedad (impuesto de bienes inmuebles, coste de luz, seguros,…) o bien alquilado a través de un tercero (precio mensual, reparación de averías, mantenimiento,…). Como norma general, una pyme estará más interesada en el arrendamiento ya que le permitirá liberar gasto en caso de necesitarlo para otras actividades del negocio.

 

  • La seguridad que evite el posible robo o deterioro de lo que tenemos almacenado. Muchas empresas garantizan ya una vigilancia las 24 horas del día, incluso mediante aplicaciones web que permiten controlar nuestro trastero.

 

  • La calidad de las instalaciones, tanto en materiales como relacionada con futuras necesidades que podamos tener, como poder colocar baldas supletorias, enchufes para conectar maquinaria o tener acceso mediante vehículo.

 

  • La flexibilidad para poder acceder en cualquier momento que lo necesitemos. Esto, lógicamente, no afecta a los trasteros que se encuentren localizados en inmuebles privados.

Aspectos financieros y contables

Además de los elementos citados, y ya poniendo el foco en la situación de nuestra empresa, hay que realizar un análisis previo de estos otros elementos antes de decantarnos adquirir un trastero o alquilarlo:

  • Desde la esfera legal, hay que solicitar a la comunidad de vecinos o a la persona (física o jurídica) con la que hemos concretado el acuerdo, que nos facilite los estatutos que rigen el activo y cerciorarse de los derechos y deberes que adquirimos en relación al trastero.

 

  • Fiscalmente, y en el caso de que lo alquilemos, deberemos declarárselo a Hacienda como rendimiento de capital y bajo un IVA del 21%.

 

  • Desde el punto de vista jurídico, si decidimos adquirirlo, tendremos que inscribir el cambio de propiedad en el Registro vía acto notarial. Antes de llevarlo a cabo, conviene que nuestro asesor se cerciore de que el trastero no tiene ninguna carga previa.

 

  • Aunque no es obligatorio, es muy conveniente contratar un seguro para proteger lo almacenado en el trastero ante cualquier contingencia que pueda ocurrir. Antes de hacerlo, no obstante, conviene revisar que el seguro que tenga suscrito la comunidad de propietarios pueda cubrirnos.

Last modified: 07/02/2019