Las lecciones ganadoras que Kobe Bryant ha legado al mundo empresarial

Gestión empresarial

Kobe Bryant mundo empresarial

El pasado 26 de enero, un fatal accidente de helicóptero acabó con la vida de Kobe Bryant y otra serie de personas, entre ellas su hija Gianna Maria. Un trágico final para un deportista convertido en leyenda incluso antes de su retirada. Cinco anillos de campeón de la NBA y dos medallas de oro olímpicos son solo la punta del iceberg de una carrera repleta de éxitos que, sin embargo, tuvo muchos altibajos y crisis que superar, pero de las que el jugador de Filadelfia logró salir siempre reforzado.

Tanto es así que la ‘Black Mamba’, como le conocían sus compañeros en la cancha, ha dejado para el recuero un sinfín de enseñanzas para el mundo empresarial de las que intentamos recoger algunas a continuación a modo de homenaje:

 

Hay que labrarse un camino propio

Hijo de un conocido jugador de baloncesto de, entre otros, los Philadelphia 76ers, Joe Bryant, Kobe no lo tuvo nada fácil para hacerse un hueco en el mundo de la canasta. A los seis años, su familia tuvo que dejar EEUU rumbo a Italia para que su padre siguiera con su carrera, y no regresaría a su país natal hasta la adolescencia. Además, muchos jugadores intentaron achacarle que no era un verdadero baloncestista ya que apenas había jugado en las calles y provenía de una familia rica. Sin embargo, todas esas críticas le sirvieron para concentrarse más y mejorar, hasta el punto de que terminó por convertirse en el mayor anotador de la historia de su instituto, el Lower Merion, con casi 3.000 puntos.

 

Aprender lo máximo de las grandes decepciones

Su trayectoria de éxito en el instituto fue tan destacada que decidió saltarse la universidad y presentarse directamente al draft de 1996, convencido de que las principales franquicias de la NBA se iban a pelear por conseguir su fichaje. Sin embargo, terminó siendo elegido en el puesto 13 por los Charlotte Hornets, un equipo que nunca había ganado nada en la NBA. Esas dos malas noticias sólo sirvieron para estimular a Kobe, que terminó marchando a Los Ángeles Lakers tras un intercambio con Vlade Divac. Esa misma temporada ya disputó sus primeros playoffs llegando a anotar más de 20 puntos en primera ronda contra los Portland Trail Blazers.

 

Lo importante de rodearse de un buen equipo

En la temporada 2003-2004, Kobe se las prometía muy felices. Tras tres campeonatos seguidos con los Lakers y la pequeña decepción del año anterior donde ‘sólo’ alcanzaron las semifinales de conferencia, el equipo angelino había tirado la casa por la ventana fichando a las superestrellas Karl Malone y Gary Payton para cerrar un quinteto de ensueño junto al propio Bryant, Dereck Fisher y Shaquille O’Neal. Nadie dudaba en que ese año arrasarían, pero unos combativos Detroit Pistons, sin grandes nombres pero muy equilibrados, les pasaron por encima en cuatro partidos. Kobe aprendió que necesitaba encontrar jugadores que trabajaran bien en conjunto aunque no fueran técnicamente tan brillantes si quería volver a hacerse con el anillo.

 

A veces hay que tomar decisiones difíciles

La decepción fue tan grande que ese mismo 2004 Payton, O`Neal, Malone y el entrenador Phil Jackson se marcharon dejando a Bryant como el único líder del equipo. A pesar de recibir numerosas críticas, tanto Kobe como los Lakers fueron poco a poco reconstruyendo la plantilla, conscientes de que una época había acabado. En febrero de 2008, tras algún intento fallido, Pau Gasol se incorporaba a la franquicia, y los Lakers completaban un quinteto muy poderoso al que se sumaban Trevor Ariza, Dereck Fisher y Lamar Odom. Unos meses después, jugando como si se conocieran desde siempre, arrollaban a los Orlando Magic y se hacían con un nuevo título, junto con el primer MVP de las Finales para Bryant.

 

Diversificar y apostar por nuevas ideas

En 2016, el año de su retirada, Kobe creó Granity Studios, que pretendía desarrollar contenido multimedia relacionados con el deporte. Dos años después, un cortometraje sobre su historia personal, ‘Dear Basketball’, se llevaba un Oscar, convirtiéndose en el primer jugador de la NBA que lo lograba. Unos años antes, junto al empresario Jeff Stibel, Bryant creó el fondo de capital riesgo Bryant Stibel que, en la actualidad, roza los 2.000 millones de euros en activos. Por si fuera poco, algunos días después de conocerse su fallecimiento, el escritor Paulo Coelho desveló que estaba preparando un libro infantil con él. De hecho, a través de Twitter, el prestigioso novelista le dedicó las siguientes palabras: “Fuiste más que un gran jugador, querido Kobe Bryant. Aprendí mucho hablando contigo.”

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 12/02/2020