Las carencias digitales de las pymes españolas

Gestión empresarial

Carencias digitales pymes españolas

Todas las empresas son plenamente conscientes de que tener presencia digital es fundamental para cualquier negocio. De hecho, parece increíble que a día de hoy existan firmas que carezcan de webs o de perfiles en redes sociales con los que atraer clientes. No obstante, y aunque sorprenda, hoy en día hay muchas pymes y también autónomos que no tienen réplica en internet o que cuentan con una presencia aún minoritaria en el mundo digital.

 

Así lo atestigua el registrador de dominios GoDaddy que en su estudio ¿Tu negocio tiene web? Oportunidades y retos que plantea el entorno digital a los autónomos y pequeñas empresas de España en 2019 desvela un dato que suena a demoledor: “el 52 por ciento de las pequeñas empresas y autónomos en España no cuenta con página web”. Y no queda ahí la cosa: el 50 por ciento tampoco tiene presencia en redes sociales. Porque si hace años el site era el camino a seguir para estar en Internet, ahora ese puesto de privilegio lo pueden suplir Facebook, LinkedIn, Instagram, Twitter y compañía.

A nadie se le escapa que la importancia de los perfiles en redes para los nuevos negocios resulta fundamental. También hay que tener en cuenta que es mucho más sencillo y barato hacerse un perfil de la empresa en Facebook que una página web completa. No obstante, los expertos de GoDaddy indican que contar con un site corporativo sigue resultando indispensable.

La principal virtud de las redes sociales es que suponen plataformas a través de las cuales se pueden captar clientes para la empresa. Pero una vez que esos nuevos usuarios han sido atrapados por nuestro perfil acostumbran a consultar en la web corporativa con el objetivo de contar con más información que las pocas líneas que permite desarrollar cualquier presencia en redes.

Por este motivo, resulta obligatorio añadir un link dentro del perfil social que dirija automáticamente a la página web para permitir al nuevo consumidor que tenga una imagen más completa y fidedigna de los productos y servicios de la empresa y, también, de su cultura corporativa. Además, disponer de un site completo y bien estructurado incrementa la confianza de los posibles compradores. En concreto, se estima que el 23 por ciento de los consumidores no se fía de las compañías que carecen de una página web.

A pesar de ello, y como ya se ha comentado, existen infinidad de empresas que no disponen de site corporativo. Este error varía dependiendo del sector al que corresponda la actividad económica de la firma. De hecho, parece que algunas áreas económicas están más obligadas a contar con web, como evidencia que en el ámbito turístico el 75 por ciento de firmas cuentan con una. El porcentaje sigue siendo elevado en otros sectores como el bancario o la venta online de entradas (63 por ciento). No obstante, en otros sectores como muebles, decoración, alimentación, bebidas y, en general, el mercado del lujo, la carencia de una web es mucho más elevada.

 

El estudio de GoDaddy también ofrece otros datos que conviene tener presentes. Especialmente el que desvela que el 87 por ciento de los compradores bucea en las webs de las empresas antes de acudir a la tienda física a pie de calle. De ellos, el 69 por ciento adquiere las referencias por internet aunque el local comercial exija sólo un desplazamiento corto. Estos datos desvelan varias cosas. Primero: el crecimiento del comercio electrónico es algo imparable. Segundo: el mero hecho de que la gran mayoría de los posibles compradores se moleste en buscar información en internet antes de efectuar una adquisición evidencia que el usuario actual exige transparencia y rigor en precios, ofertas y servicios logísticos porque solo así otorgará su confianza a la empresa. En este contexto, disponer de una página web completa y actualizada se antoja como la única herramienta que una compañía tiene para responder de forma clara y sencilla a los nuevos hábitos de consumo. Y es que es obvio que un mero perfil en redes sociales no basta para lograrlo.
Por si fuera poco, una página web es también fundamental para que las pymes y los autónomos consigan el gran reto que tienen en la actualidad: incrementar su base de clientes, algo que, según el informe, consideran prioritario el 61 por ciento de los emprendedores españoles.

Pues bien, en aras de lograr ese objetivo de cara a 2020, las pymes deben de tener en cuenta que una página web otorga un plus de confianza y solidez a cualquier negocio, ya que permite que los nuevos usuarios consigan ese extra de información que requieren tanto de la marca como de los productos y servicios que esta ofrece.

Por todo ello, disponer de una web es una obligación para todos los negocios. No basta con tener un perfil en redes, ya que el aporte de información que estos entornos sociales ofrecen es muy limitado y, por tanto, insuficiente para los usuarios. En definitiva, solo eliminando la carencia que las pymes españoles ofrecen respecto a las páginas web corporativas se podrán superar los grandes retos a los que las firmas se enfrentan en este año que recién ha comenzado.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 06/02/2020