Las 7 claves para teletrabajar

Gestión empresarial

Claves para teletrabajar

La digitalización, las políticas de conciliación entre la vida profesional y la familiar, la mejora de las comunicaciones o el proceso de globalización de la economía son, entre otros factores, los grandes culpables del auge del teletrabajo en la última década, pero, aunque pueda parecer una alternativa muy positiva para un empleado esconde también sus inconvenientes, que, si no se solventan en el menor tiempo posible, pueden acabar derivando en problemas muy serios.

Y es que la realidad señala que no todas las personas son buenas candidatas a trabajar a distancia, ya que, sobre todo, requiere de una autodisciplina muy importante para organizarse, gestionar el tiempo y manejar debidamente los plazos de entrega. En una oficina, la presencia del jefe y el estímulo de los compañeros suelen ser la mejor receta para sobrellevar la carga de tareas, pero estar supeditado al envío de correos electrónicos y a llamadas ocasionales no suele tener el mismo efecto, y exige al teletrabajador ser su propio supervisor.

Sin embargo, no hay que dejarse llevar por los miedos, ya que, como cualquier otra disciplina o actividad profesional, es posible ir aprendiendo cada día con constancia a ser mejores trabajando a distancia. De hecho, una vez que se logre fortalecer cada vez más este proceso, la buena noticia es que, aunque cambiemos de empresa o de posición, seremos capaces de teletrabajar sin que nos cueste mayor esfuerzo.

Entre estas habilidades que se requieren para llevar el desempeño fuera de la oficina con éxito, cabe destacar:

 

Estar cómodo dentro de una rutina

Antes de acudir a la sede donde trabaja, cualquier empleado lleva a cabo una serie de tareas que se repiten cada día, como ducharse, afeitarse, hacer algo de ejercicio o llevar a los niños al colegio. Realizar este conjunto de actividades aunque luego llevemos a cabo nuestro trabajo desde casa nos ayudará a hacer despertar nuestro cuerpo y nuestra mente, relacionando estas acciones como el preámbulo a lo que haremos después. Es decir, que seremos más productivos siendo rutinarios, por mucho que nos cueste.

Establecer un puesto ‘fijo’ de trabajo

Aunque pueda ocurrir que algún día, por culpa de un viaje o de una incidencia tengamos que desempeñar nuestra labor en un sitio desconocido, lo más oportuno es habilitar preferiblemente en casa un espacio que se convierta en nuestro sancta santorum Para favorecer la concentración, decóralo como si de una oficina se tratara, con algunos cuadros, plantas, material de papelería o fotos de tus seres queridos. De este modo, siempre que tengas que hacer algo te será más fácil y te concentrarás más rápido. ¡Ah! Y, por supuesto, asegúrate de que tengas una buena conexión a Internet, espacio para analizar documentos y otros elementos, como teléfono, impresora o libros de consulta, en caso de necesitarlos.

Ser un buen comunicador y transmitir bien los mensajes

Estando en una oficina resulta muy sencillo poder hacer oralmente una pregunta a algún compañero para solucionar una duda, pudiendo repetirla las veces que hagan falta hasta lograr la respuesta que buscamos. A distancia, las únicas alternativas son el correo electrónico, el whatsapp (especialmente en su versión web) o el teléfono, pero en este último estamos supeditados a que nuestro interlocutor esté en condiciones de poder atendernos. Por ello, es imprescindible que seamos capaces de escribir bien lo que queramos decir, con todos los detalles para facilitar su comprensión y utilizando un tono que no indique brusquedad en ningún momento. De hecho, será fundamental que, incluso, escribamos un breve contexto que ayude al receptor a situarse en el tema lo mejor posible. Aunque nos llevará más tiempo, los resultados serán sensiblemente mejores mientras, en paralelo, fortalecemos los lazos profesionales con alguno de nuestros compañeros.

Tener la fuerza suficiente para vencer cualquier distracción

Claves teletrabajo distracciones

Estar solos en un espacio durante varias horas puede llevar a tomarse ciertos descansos que, en el caso de ser demasiado extensos, harán que nuestra jornada resulte poco productiva. Por ello, hay que ser tan disciplinado como para no dejarse vencer por la tentación del ocio. Una buena solución es marcarse hitos durante ese tiempo, como, por ejemplo, tener un descanso de quince minutos cada dos horas o marcarse una hora determinada de finalización para, después, dedicarse a otras actividades sociales o personales.

Utilizar las herramientas y aplicaciones tecnológicas

Alíate con tu teléfono móvil y con tu ordenador para incrementar tu productividad como teletrabajador. Los calendarios digitales ofrecen la posibilidad de establecer jornadas precisas donde se organicen las reuniones y las entregas de tareas. Por otro lado, el uso de redes sociales en grupo te permitirá estar al tanto de lo que les ocurre a tus compañeros en la oficina. También puedes establecer cómodamente sesiones de vídeo chat para hablar con tu jefe o con los de tu departamento en cualquier momento. Son sólo algunos ejemplos, pero cada vez surgen más app, muchas de ellas gratuitas, para mejorar nuestro rendimiento en el trabajo.

Ser crítico con uno mismo

Realízate autoevaluaciones cada cierto tiempo para analizar en qué puedes mejorar para ser más eficiente en tu teletrabajo. Por ejemplo, anota las horas que pierdes al día por hacer otras cosas que no tienen que ver con tu esfera laboral, como atender a los niños o hacer tareas del hogar y piensa en qué puedes hacer para cambiar las cosas, por ejemplo, contratando personal de limpieza o a un cuidador.

Mejorar la agenda de contactos y ser creativos

Trabajar desde casa no significa que dejes de asistir a actos presencialmente, pero, también es verdad que te ofrece una oportunidad magnífica a través de la Red para aumentar tu base de contactos e identificar personas e ideas que puedan ser de interés para la compañía. El teletrabajador tiene también una parte de emprendedor en potencia, ya que deberá llevar a cabo algunas cosas por iniciativa propia, en el sentido de que en muchas ocasiones no podrá localizar a su jefe o a sus compañeros en el momento necesario para una tarea específica.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 23/10/2019