La nostalgia, una poderosa arma para incrementar las ventas

Es una realidad que los nacidos entre 1965 y 1979 son el tipo de cliente al que aspiran conquistar la mayoría de los negocios, por su mejor posición económica frente a los más jóvenes. Estas personas integran la conocida como Generación X, también llamada Generación perdida. Una característica que une a todos ellos es el cariño con el que recuerdan aquella época que los vio nacer o en la que eran adolescentes.

De esa nostalgia que toda esa generación muestra y que los millennials (nacidos entre 1980 y 1994 aproximadamente) también han heredado por sus padres, las empresas pueden sacar un gran provecho. Un buen ejemplo de ello es la serie de Netflix Stranger Things, que explota sin ningún tipo de disimulo características y objetos que marcaron aquellos añorados años 80. Existen diferentes estrategias para sacar partido a la nostalgia. Pero todas ellas deben tener en cuenta estos dos términos, que son fundamentales para lograr el éxito. Nos referimos a la falsa nostalgia y a la nueva nostalgia.

 

Falsa nostalgia

La falsa nostalgia significa el anhelo por un tiempo ya pasado que incluso alcanza a los que no lo vivieron en primera persona. Es decir: los millennials. Este término recibe el citado nombre de falsa nostalgia, aunque los anglosajones lo conocen como fauxtalgia, porque genera un anhelo real en la Generación X y uno impostado en la siguiente por la influencia paterna o materna.

Ese deseo indisimulable de millones de potenciales consumidores por el pasado puede ser aprovechado (y de hecho se hace) por empresas relacionadas con el sector textil con múltiples colecciones de moda retro. El objetivo que toda este abanico de prendas no es otro que conectar el pasado con el presente, que debe ser la guía que toda estrategia de gestión comercial y de marketing debe tener. Otro ejemplo perfecto es el del juego Pokemon GO, que rompió todos los récords al acumular 100 millones de dólares de beneficios. Los veteranos bajaron la aplicación por nostalgia. Pero fue la generación más joven la que elevó al juego a los altares al verse atraídos por un producto tecnológico y moderno que conectaba con el anhelado pasado del que siempre hablan sus padres.

Pokemon GO logró algo imposible. Impuso una nostalgia real en la Generación X y otra falsa, pero igual de potente, en los millennials y resto de generaciones más jóvenes, elevando con ello el número de usuarios hasta niveles insospechados.

La ya citada serie Stranger Things también responde a esta estrategia de conectar el pasado con lo actual. De ahí que durante su metraje aparezcan constantes referencias y objetos relacionados con los años 80 (cámaras Polaroid, teléfonos de pared, etc.) creando con ello un imaginario colectivo que abarca a varias generaciones. Con su tono retro conquista a los padres, y con el misterio de la trama a los jóvenes.

 

Nostalgia en ventas

 

Nueva nostalgia

El otro método con el que cuentan los emprendedores para sacar partido del pasado es lo que se conoce como nueva nostalgia, o newstalgia. Su significado es generar un producto o servicio novedoso pero que parezca del pasado. El marketing en este aspecto adquiere una importancia capital ya que será el encargado de crear esa idea en la sociedad. Con ello humanizará la marca y facilitará las conexiones entre pasado y presente, que es justo lo que se necesita para aprovechar la nostalgia.

Toda nostalgia tiene su origen en experiencias previas, en hacer que lo nuevo parezca viejo. Solo así se rompe la coraza de las personas y se alcanzan sus sentimientos. Cuando se logra ese paso de canalizar el pasado, el resto será muy sencillo ya que se habrá conseguido la sensación de anhelo o deseo, imprescindible para vender las referencias.

La nueva nostalgia está sin duda presente en la moda. Lo demostró la marca Banana Republic, propiedad del gigante estadounidense GAP, con una colección que arrasó en ventas y que estaba inspirada en la serie Mad Men ubicada en los años 60. Al presentar unas prendas nuevas pero que parecían viejas lograron que el producto tuviera esa halo de historia necesario para conquistar a las generaciones más jóvenes.

Lo mismo ocurre con algunas campañas de publicidad de marcas como Pizza Hut, McDonald’s o Campofrío, que evocan a la nostalgia de una vida con Cds, VHS y sin tecnología digital para presentar algo novedoso.

 

Por todo ello, es obvio que la nostalgia seguirá estando de moda por lo que es una estrategia que los nuevos negocios podrán seguir aprovechando en el futuro. Sin duda, evocar al pasado ayuda a que una marca sea más confiable para los consumidores, facilitando con ello que se compren sus propuestas.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 20/05/2019