puerto

La logística, una clave cada vez más importante en la exportación europea

A veces cuando hablamos de exportación dedicamos páginas y páginas a temas como la documentación necesaria o los planes de internacionalización, pero apenas dedicamos unas líneas a una de las actividades clave para muchas empresas exportadoras: la logística. Es decir, la estrategia para conseguir que aquello que produce la empresa llegue lo más rápidamente posible y en las mejores condiciones a los países elegidos como destino.

Desde el punto de vista logístico, las nuevas empresas exportadoras suelen descartar el transporte por barco cuando planifican exportaciones dentro de la zona euro, pero según se expone en el último informe de la consultora Jones Lang LaSalle esa estrategia puede no ser la más adecuada. En la actualidad, el 74% del comercio europeo de mercancías se mueve por barco y esa es una tendencia que parece reforzarse de cara al futuro. La creciente actividad en el comercio mundial y el, cada vez más potente, comercio electrónico están creando dos potentes necesidades. Por un lado, la de incrementar el tamaño de los buques cargueros y, por otro, un cambio de los canales de distribución que ha estimulado la demanda de inmuebles logísticos e industriales cercanos a los puertos.

Respecto a la demanda de contenedores se ha disparado nada menos que un 550% entre el año 1990 y el 2012 y se espera que crezca, al menos, otro 50% antes de 2030. El informe Puertos marítimos europeos: las crecientes oportunidades en materia de logística , detalla que esta subida en la actividad de contenedores implica que para 2030 se van a necesitar entre 20 y 30 millones de nuevos metros cuadrados en instalaciones de almacenaje. Para la planificación logística de una empresa exportadora estos datos son clave debido al cambio cualitativo y cuantitativo que puede implicar diseñar la entrega de bienes a través de rutas de carretera o por barco de cara a los próximos años.

Pero más allá de eso, este cambio de tendencia también abre una importante vía de negocio. Y es que, según los datos manejados en el informe, la demanda de almacenes e inmuebles logísticos en puertos marítimos europeos se ha convertido en un negocio por sí mismo.  La importancia de desarrollar unas infraestructuras adecuadas capaces de responder a esta nueva demanda de comercio mundial  es clave para que los puertos españoles sean capaces de ganar en competitividad y actividad.

Según ha apuntado Phil Marsden, responsable de mercado logístico e industrial de la consultora para la región EMEA, “la logística en puertos marítimos está cobrando cada vez más importancia, ya que ofrece numerosas y considerables ventajas, como la reducción de los costes de transporte, unos plazos de entrega más rápidos y un impacto medioambiental menor gracias a la reducción de los envíos de mercancía por carretera. El crecimiento del transporte marítimo presionará a los Gobiernos europeos, a los municipios y a los propietarios y operadores de los puertos para que proporcionen la capacidad y las infraestructuras logísticas necesarias con vistas a apoyar esta expansión. Aquellos puertos que puedan ofrecer una logística portuaria suficiente para satisfacer la creciente demanda de estos espacios estarán mejor posicionados que los otros de cara al éxito”.

Y para ello se necesitarán proyectos y empresas con suficiente capacidad para diseñarlos y ejecutarlos. Es decir, estamos ante un nicho de negocio que puede servir para reenfocar la actividad de muchas empresas españolas de cara a estar posicionadas ante una actividad que no tardará mucho en despuntar, según prevé la consultora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *