networking

La efectividad del networking

El vocablo anglosajón ‘networking’ se ha popularizado en España gracias a que nos permite expresar una idea que carece de traducción literal en nuestro idioma: definimos el ‘networking’ como la generación, ampliación y utilización de la red de contactos con el objetivo de ofrecer productos o servicios, obtener información o recibir ayuda de otros profesionales. Pero más relevante aún es que, junto al uso del término, también se ha popularizado entre nuestros emprendedores la práctica a la que hace referencia.

 

Apostar por ésta (y no sólo apostar, sino dedicarle el tiempo necesario y dotarse de una estrategia al respecto) resulta fundamental para muchas pequeñas empresas, que encuentran en la misma la vía para construir las redes de colaboración que les permiten internacionalizarse y plantar cara a las grandes multinacionales en determinados mercados, sumando las ventajas competitivas de varias PYMEs.

 

Así, el networking no sólo será una forma de dar a conocer a nuestra empresa o a encontrar inversores, sino que puede ayudarnos a mejorar estrategias o productos, a adaptarlos a nuevos mercados (recibiendo información sobre los mismos).

 

Efectividad (y tipos) de ‘networking’

 

Recientemente, Asociación de Jóvenes Empresarios de Madrid (AJE Madrid) presentó un estudio en el que venía a analizar la valoración que los empresarios madrileños hacía de los eventos de networking.

 

Según los datos aportados por los asistentes, hasta un 90% de los mismos logran conseguir alguna oportunidad de interés para su negocio en este tipo de eventos, aunque señalan que todos los contactos generados deben ‘trabajarse’ antes de convertirse en ventas.

 

Pero, ¿y el 10% restante? Según la AJE, “considera que no obtiene referencias de interés debido a dos cuestiones fundamentales: la dificultad de aprovechamiento de los eventos de networking por parte de ciertos sectores más tradicionales y el conflicto que supone para muchos emprendedores o empresarios ‘romper el hielo’ con el resto de asistentes y realizar una labor comercial adecuada”.

 

Existe menos unanimidad a la hora de valorar las diferentes fórmulas para llevar a cabo el networking: los partidarios de las reuniones bilaterales alcanzan un 51%, frente al 49% de partidarios del ‘speednetworking’ (citas rápidas entre empresarios donde hay un intercambio de tarjetas de visita y todos se conocen entre sí).

 

Consejos para hacer ‘networking’

 

A la hora de preparar nuestra estrategia de networking, conviene tener en cuenta una serie de consejos:

 

  • Debemos tener claro qué necesitamos de otros profesionales (o qué podemos aportarles) antes de iniciar la ronda de contactos. En segundo lugar, deberemos saber comunicar al resto de profesionales las ventajas de una alianza.
  • Resulta útil asistir regularmente a eventos relacionados con nuestro sector (congresos, seminarios, encuentros, etc).
  • Es recomendable, en dicho eventos, tener ensayada una breve “tarjeta de presentación verbal” y hacer uso de la ‘escucha activa’. En muchos sectores, sin embargo no habrá mejor tarjeta de presentación que ‘trabajarnos’ de forma constante nuestra presencia en las redes sociales (entre las que no puede faltar LinkedIn).
  • Intentemos siempre volver a dirigirnos a todos los contactos de interés que nos hayan presentado, ya sea vía e-mail o mediante mención en redes sociales. Así podremos agradecerles la charla y recordarles a qué nos dedicamos.

 

Imagen CC BY-SA Ghozt Tramp

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *