usuarios_clientes

La clave del negocio online: convertir a los usuarios en clientes

Hace unos días el portal de comercio electrónico eBay cumplía veinte años de historia. ¿Saben cuáles han sido los grandes logros de este gran negocio online en los últimos años? ¿Aquellos que sus directivos se encargaron de pregonar a los cuatro vientos, ya que son la clave del futuro de la compañía? Hablaron de tres. El primero tuvo lugar cuando la página dejó de ser una casa de subastas para convertirse en un marketplace. El segundo: su colaboración con las pymes, a las que ayudan a exportar. Y el tercero: lograr que la experiencia de usuario sea excelente y homogénea en todos los dispositivos.

 

Este último punto es el que nos interesa para este post. Las grandes empresas saben que deben convertir a los usuarios en clientes y que eso solo ocurrirá si se les ponen las cosas fáciles. También son conocedoras de que ahora el consumidor puede entrar en tu negocio a través del ordenador, del móvil, de la tablet, desde la smart TV, de forma física, etc. Todas las multinacionales se afanan en lograr unificar sus experiencias de usuario. Esto no es una moda del negocio online, sino que afecta a todo el mundo ¿Ejemplo? El gigante del comercio tradicional Walmart invertirá la salvajada de 2.000 millones de dólares para convertirse en omnicanal.

 

Una pyme, y más si vive de la red, no puede vivir ajena a esta norma fundamental para mejorar la imagen de la marca y para lograr incrementar las ventas. Por dicho motivo, desde aquí les queremos proponer unas sencillas reglas que se deben seguir si se pretende lograr la satisfacción del cliente a través de la experiencia de usuario.

 

Velocidad de la página

Es lo primero que hay que tener en cuenta. En estos tiempos que corren, en los que la mayoría disfruta de conexiones de fibra o ADSL en el domicilio, o de 3G o 4G en el smartphone, las esperas son el peor enemigo de una página web. Los internautas ya no quieren ver ningún reloj de arena, o perder el tiempo ante una pantalla en blanco en la que los elementos tardan en cargarse. La oferta es tan amplia que al mínimo problema de tiempos salen corriendo. Por tanto, un negocio online (y también off, no lo olvidemos) está obligado a realizar un esfuerzo para que su web cargue a la velocidad del rayo.

 

Lo primero: el móvil
Hace ya algún tiempo, en este mismo blog hablamos de que era la última oportunidad de adaptar los contenidos de la web al móvil. Ese post era de enero de 2013. Casi tres años después, ya no es un tema de urgencia, es que si no lo tiene estará penalizado hasta por Google. Y con toda la razón del mundo. La mitad del tráfico en Internet proviene de los dispositivos móviles. Y es un dato que irá incrementándose con el tiempo. Estos usuarios quieren disfrutar en la pequeña pantalla de la misma experiencia de usuario que tienen los que visionan la página en la pantalla más grande de un PC de sobremesa. Así que si todavía no cuenta con un diseño optimizado o una aplicación específica, póngase a la labor de inmediato. Si su caso es diferente: y está ahora en el momento de preparar su contenido virtual, lo mejor es que el diseño parta desde el móvil para terminar en los ordenadores. ¿Motivo? Como decíamos antes, la movilidad es la que manda y la que generará la mayoría del tráfico de Internet dentro de muy poco tiempo.

 

La home ya no es lo que era

Años atrás la página de inicio de cualquier site era el lugar donde se vertían la mayoría de los contenidos. Aquellos que realmente le importaban al dueño del lugar. Es cierto que había un menú pero su utilidad no era excesiva. Las cosas han cambiado. La navegación desde dispositivos móviles ha traído a unos usuarios que buscan los titulares en la antigua home y que están dispuestos a pinchar en cada una de las secciones para descubrir lo que realmente les interesa. Por dicho motivo, su primera página debe ser ahora más ligera que antes. No tenga miedo de esconder información que usted cree fundamental para su negocio dentro de algún área. Los usuarios que realmente quieran acceder a ella acabarán derribando las barreras. Y es que en la actualidad los internautas visitan las primeras páginas con la expectativa de pasar a las subpáginas para alcanzar lo que realmente les interesa. Es otra forma de consumir Internet a la que hay que acostumbrarse si se quiere tener una experiencia de usuario óptimo del negocio online.

 

Cómo se deben presentar los contenidos

De nuevo hay que tener en cuenta que todo parte del móvil y que la mayoría está utilizando conexiones de datos que tienen un límite. Por tanto, no se le ocurra colocar vídeos y otro contenido multimedia que salta automáticamente. El internauta considerará a su página como atacante ya que le está comiendo la tarifa de datos. En cuanto a la utilización de enlaces y negritas, no lo dude. Debe seguir aprovechando estas armas para captar la atención del internauta y dirigirlo al lugar que más le interesa. Esa estrategia no es considerada una ofensa ni afecta a la experiencia de usuario.

 

Olvídese del SEO

Es el último consejo y quizá pueda parecer que nos hemos vuelto locos. Pero no es así. La experiencia de usuario está por encima de cualquier estadística. Diez personas que salen satisfechas de la visita a su mundo digital, serán mucho más beneficioas que 100 clientes con malas experiencias de navegación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *