pirata

Jamendo: la alternativa a la SGAE “con licencia para compartir”

Tras la publicación de Leyes como la SOPA o la Sinde y el cierre de páginas de descargas, como la ya desaparecida Megaupload, el debate sobre la protección de los derechos de autor y el libre acceso de la población a contenidos culturales está más vivo que nunca. En España, acontecimientos como la imputación de la cúpula de la SGAE, con Teddy Bautista a la cabeza, han deteriorado considerablemente la imagen de las instituciones encargadas de velar por los intereses de los autores.

En este contexto, es más que necesario contar con alternativas más acordes a los tiempos digitales que corren, para proteger los derechos comerciales de las creaciones y los intereses de sus autores.

Entre las propuestas que han surgido en los últimos tiempos destaca una pyme, Jamendo, nacida en Luxemburgo pero con oficinas en España, donde crece a un ritmo vertiginoso.

¿La clave? Compartir bajo licencia Creative Commons

Pero, ¿qué es esto de Jamendo? En palabras de Pierre Gérard, uno de los tres fundadores de esta pyme, “es una plataforma online de música donde cualquiera puede descubrir, escuchar, descargar y compartir miles de canciones. Operamos bajo la licencia “Creative Commons”, también utilizada por sites como Wikipedia, que permite a los artistas definir la forma en que desean publicar y compartir su música”

En otras palabras, lo que hace Jamendo es permitir a los artistas compartir su música en Internet de forma gratuita, pero manteniendo los derechos comerciales, lo que significa que esa música solo se puede utilizar en un contexto no comercial o privado. “Nosotros promocionamos su música y les ayudamos a encontrar clientes para usos comerciales. Luego compartimos directamente con ellos el 50% de los ingresos”, añade Gérard.

La idea surgió en 2004. Los tres fundadores, Pierre Gérard, Laurent Kratz y Sylvain Zimmer, comparten un pasado tecnológico como creadores de algunas empresas de software libre. “Fue ese año cuando nos encontramos con algunos músicos que querían utilizar Internet y las redes P2P, como eMule, para compartir legalmente su música y proteger sus derechos. Nos pareció una gran idea construir un modelo de negocio en torno al uso de licencias libres, Internet y música”, asegura Gérard.

Beneficios de compartir con la “comunidad online”

En Jamendo no se pueden quejar. En la actualidad varios miles de artistas comparten más de 350.000 canciones y obtienen beneficios por el uso comercial de sus creaciones. “No puedo dar cifras exactas, pero en 2011 hemos compartido con nuestros clientes varios cientos de miles de euros”, asegura Gérard. Obviamente, algunos de ellos reciben menos de 100 euros al mes, pero los más populares son capaces de conseguir varios miles de euros al año.

Para maximizar los beneficios de sus artistas, Jamendo se esfuerzo en lograr que sus canciones tengan un lugar en cine, televisión, publicidad, web, vídeos corporativos, cuñas de radio o videojuegos. Así, empresas como Bic, Bosch, Casio, Ford, Orange o Siemens ya han pasado por caja a la hora de aprovechar alguna de las creaciones de los músicos de Jamendo.

Por si eso no fuera suficiente, esta SGAE del siglo XXI ayuda a promocionar la música. “Desde que estoy en Jamendo, mi música atraviesa fronteras. El hecho de publicar mi música bajo licencia Creative Commons hizo que fuera más visible en el mercado, más comercial y conocida que cuando estaba en el circuito clásico compuesto por discográficas, distribuidores y controlada por sociedades que gestionan los derechos de autores. Ahora todos ganamos”, añade el músico español Roger Subirana Mata que, junto a artistas como Miss Cafeína, La Barca de Sua o Jose Travieso, es uno de los artistas españoles más populares en Jamendo.

No cabe duda de que iniciativas como Jamendo señalan que es más interesante buscar fórmulas de negocio exitosas gracias al respeto a “la cultura de Internet”, donde predomina el bajo coste e incluso la economía gratuita, que seguir perdiendo tiempo y recursos en la lucha contra la descargas ilegales. “La piratería es compartir. Por supuesto que es ilegal, pero la gente no quiere robar. Lo que quieren es compartir como lo hicieron con los casettes y los discos en el pasado. Si las grandes discográficas hubieran negociado con Napster en el año 2000 la industria se habría ahorrado muchos dolores de cabeza y se podría haber acabado con los piratas”, sentencia Gérard.

1 comentario
  1. OLGA SANCHEZ ROBLEDILLO
    OLGA SANCHEZ ROBLEDILLO Dice:

    Hola a TOD@S, donde contratar o hacerse socio de Jamendo?.
    Cansado de pagar a SGAE.
    Un saludo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *