Internacionalizarse a través de los españoles expatriados

Internacionalización

Hace apenas unas semanas, el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, alertó sobre la Edad de Oro que está viviendo la internacionalización de la empresa española, destacando que “alrededor de 500 multinacionales de nuestro país son líderes mundiales en sus respectivos sectores”. Además, subrayó que en torno a 10.000 pymes operan con éxito en el exterior, lo que explica el “cambio de mentalidad” que se ha producido.

Causas de la internacionalización de las pymes

Factores como la ferocidad de la reciente crisis económica vivida, la penetración de las nuevas tecnologías, las consecuencias de la globalización o el efecto catalizador de los negocios en Internet explican en parte este auge de la aventura exterior, que ya se manifestó en 2017 con un crecimiento sin precedentes de las exportaciones, hasta situarse en el nivel más alto de nuestra historia. Reino Unido, EEUU y Francia son los países preferidos para iniciar el crecimiento exterior, según el Indice CaixaBank para la Internacionalización Empresarial.

En paralelo, el éxodo de trabajadores españoles que deciden emigrar por causas como la falta de oportunidades, la mejora de sus condiciones o por la adjudicación de alguna beca o subvención, sigue creciendo de un modo imparable. En 2017, y de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, más de 76.000 personas tomaron esta decisión, lo que contabiliza un total de 2,4 millones de españoles que residen a día de hoy fuera de nuestras fronteras. Aunque en los últimos años este porcentaje se ha ido moderando, es preocupante que, en la actualidad, y según un estudio del Centro Reina Sofía, más del 50% de los jóvenes cree que deberán emigrar por trabajo en el futuro.

¿Cómo pueden colaborar pymes y expatriados?

De acuerdo a un estudio realizado por Cofides en colaboración con distintas unidades, siete de cada diez empresas que invierten en el exterior generarán empleo en España a lo largo de los próximos meses, subrayando que, por regla general, terminan por ser más eficientes, innovadoras y generadoras de empleo que las que deciden circunscribir sus actividades al territorio nacional.

Sólo con este dato ya se puede encontrar una evidente sinergia entre las pymes que desean crecer en el exterior y los españoles expatriados, aunque existen otras muchas razones para justificar esta joint venture entre ambos agentes:

Facilitar la entrada en nuevos mercados

Uno de los mayores riesgos para cualquier entidad consiste en empezar a operar en un nuevo país, con todas las incertidumbres legales, financieras y sociales que ello conlleva, a pesar de las facilidades que han traído consigo las nuevas tecnologías. Contar con alguien in situ que conozca los modos, usos y costumbres de las dos culturas contribuye sin lugar a dudas a incrementar las posibilidades de éxito desde el inicio.

Contacto directo con clientes, proveedores y otros stakeholders

A pesar del correo electrónico o del teléfono, es todavía muy importante el contacto humano en cualquier ámbito empresarial, algo en lo que una pyme, por pequeña que sea, puede lograr a través del apoyo de su ‘agente’ en el extranjero.

Ahorro de costes y tiempo

La labor del profesional español en un país es crítica para todo tipo de actividades, como los trámites burocráticos con la Administración, la realización de operaciones con un banco local o la gestión de acuerdos o alquileres. Todo ello implica una mayor optimización de los recursos y un significativo ahorro de dinero.

Fuente de información sobre el terreno

Siempre resulta más sencillo enterarse de noticias estando en cerca del lugar en el que se producen, como, por ejemplo, un posible cambio legislativo, modificaciones en los tipos fiscales, la llegada de nuevos competidores o una variación en los gustos e intereses de los consumidores. El profesional en el exterior puede encargarse de todo ello mientras cuida y enriquece su red de contactos local.

 

expatriados_exportaciones_pymes_internacionalizacion_cesce

Identificar sinergias corporativas

Es frecuente que el trabajador en el extranjero no limite su desempeño profesional a una sola compañía, por lo que puede ser un magnífico gestor para la identificación de potenciales alianzas con otras entidades. Para ello, nada mejor que integrarle lo mejor posible dentro de la cultura de la organización así como de los retos y objetivos marcados.

Interlocutor con la Embajada

El principal apoyo con el que debe contar cualquier pyme que desee entrar en un nuevo país es el de la Embajada, que, normalmente, ofrece un servicio de ayuda e información muy importante. En España, también cabe destacar por su labor de asesoramiento el ICEX y el seguro de CESCE. La relación directa con estas entidades puede canalizarse a través de un agente que opere en el país y que comunique directamente las necesidades que tiene la compañía.

Asociaciones españolas en el exterior

Existen en la actualidad numerosas asociaciones de trabajadores españoles en el exterior con las que es posible contactar para identificar potenciales aliados para nuestra pyme. Entre ellos, cabe destacar la Spanish Global Professional Network así como entidades directamente vinculadas a países determinados, como la Asociación de Científicos Españoles en Japón (ACE Japón), los Españoles Científicos en Estados Unidos (ECUSA), Asociación de Científicos Españoles en Suecia (ACES/ FSFS), o la  Asociación de Investigadores Españoles en la República Italiana (ASIERI). Del mismo modo, las redes sociales como LinkedIn o Xing ofrecen información directa sobre estas personas con las que se puede contactar personalmente a través de la Red.

Last modified: 25/10/2018