santa

Qué menos que un correo electrónico por Navidad

Los correos electrónicos se han constituido en un vehículo muy provechoso para alcanzar a clientes nuevos y retener a antiguos durante las vacaciones. Ahora que llega la temporada navideña, las empresas suelen aprovechar para inundar a sus contactos con todo tipo de mensajes en los que les pone al día en cuanto a las promociones y al lanzamiento de nuevos productos. ¿Objetivo? Atrapar a potenciales y volver a capturar a esos clientes que aun siéndolo hace tiempo que no nos compran.
Este tipo de acciones suelen comenzar antes cada año y si se ejecutan con eficacia suponen unos beneficios que son fundamentales para el resto del año. De hecho, las tasas de clics y de contestaciones en este periodo aumentan un 20% con respecto al resto del año. En cambio, si no se lleva a cabo de una forma correcta, se habrá perdido una oportunidad preciosa de cuadrar los números. Muchas veces los errores llegan porque no se ha podido alcanzar la bandeja de entrada del cliente y nuestro esfuerzo se ha quedado enterrado en la carpeta de spam. Para evitar que eso ocurra y tratar de triunfar con nuestra estrategia de marketing para la Navidad les proponemos seis claves fundamentales.

 

– Segmente su lista de contactos.
La segmentación es fundamental para el éxito de cualquier acción de marketing. La Navidad no es una excepción. Para hacerlo de la mejor manera posible, es necesario dividir a sus contactos por edades para ofrecer a cada grupo la promoción que más se acerque a sus gustos. Además, no se moleste en mandar un correo a aquellas personas de las que no ha sabido nada durante más de un año. Lo mejor es que se olvide de ellas.

– Satisfaga a los mejores clientes.
Toda empresa debe saber qué personas responden mejor a sus acciones de marketing. Una vez identificadas, trate de ofrecer promociones personalizadas para lograr que esos consumidores sigan identificados con su firma y con su enseña. No haga lo que muchas otras compañías, que gastan innumerables recursos para atraer a nuevos clientes y se olvidan de su activo más importante: los que ya le son fieles.

– Evite acabar en la bandeja de spam.
En estos tiempos prenavideños, las carpetas de entrada de los internautas se convierten en un pozo sin fondo de correos promocionales de las empresas, que buscan lo mismo que usted. Es tal el aluvión, que buena parte de los mismos acaban en la bandeja de correo no deseado. Para evitar que eso le ocurra a su acción de marketing online, no esconda algo tan básico como es la posibilidad de darse de baja de sus envíos. Para un consumidor no hay nada más frustrante que perder el tiempo tratando de localizar la puerta de salida. Así que no sea tímido ponga un botón bien grande que identifique claramente esa posibilidad. Y es que es mejor tener una baja de correo que una denuncia por spam.

– Haga pruebas de ensayo y error.
Observe el compromiso de sus clientes a través del correo electrónico. La mejor forma de hacerlo es aumentar la frecuencia de los envíos durante los periodos vacaciones y analizar si la tasa de cancelación aumenta, mientras que sus porcentajes de clics y respuesta disminuyen. Si eso ocurre está claro que esa campaña no funciona. Para acertar en el futuro, es bueno crear dos o tres acciones de marketing diferentes y enviarlas a grupos segmentados. Cuando reciba los nuevos datos será el momento de elegir la que mejor funciona.

– Sea consistente.
Estas épocas son ideales para tirar de creatividad y crear contenidos diferentes a los que se ofrecen durante el resto del año. Eso está muy bien pero no se olvide de que estamos ante un juego peligroso. Ser demasiado original puede tener la consecuencia de que el consumidor no identifique la campaña con su marca. Eso es lo peor que le puede pasar. Así que sea creativo pero siempre bajo sus habituales estándares de imagen.

– Conozca al destinatario de sus emails.
Ante la urgencia de lograr aumentar los números, se suelen cometer errores tan básicos como los de aprovechar bases de datos externas para tratar de hacer llegar sus campañas a un número mayor de personas. Este tipo de políticas de marketing no van a ningún lado. Es mejor reducir y tratar de atrapar la atención de los contactos a los que les puedan interesar sus nuevas promociones que abrir el abanico sin ningún sentido ni estrategia. Otro error muy habitual de los emprendedores es unificar sus diferentes listas de contactos. Es decir, imagine que usted tiene dos tiendas online. En una vende zapatos, y en la otra artículos deportivos. Aunque ambas marcas sean de su propiedad, no debe cruzar las campañas de marketing si no quiere tener problemas. Un fallo en esta época del año puede tener consecuencias para su imagen que tardarían mucho tiempo en cicatrizar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *