pasillo

Las 5 claves para elegir al mejor aspirante

La elección de la persona adecuada entre varios aspirantes para cubrir una vacante puede

ser determinante para el futuro de una empresa. Por eso, el proceso de reclutamiento y selección es determinante para el devenir de la compañía. De ahí que convenga hacer una correcta planificación. El camino a seguir sería el siguiente:

 

A) Antes de la entrevista.

-Prepare una descripción de tareas que incluya todas las capacidades necesarias para hacer el trabajo excepcionalmente bien.

-Controle que la solicitud de empleo coincida con las capacidades necesarias para el puesto.

-Prepare una lista de preguntas que le brinden información específica sobre estas capacidades.

-Controle las referencias y lea entre líneas.

 

B) Durante la entrevista.

-Busque la afinidad. Use el nombre del postulante varias veces y haga primero preguntas fáciles.

-Escuche más de lo que habla. No permita que el postulante lo entreviste a usted.

-Describa brevemente el trabajo y sus expectativas.

-Haga preguntas abiertas (quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo) en lugar de cerradas (respuestas si/no).

 

C) Buenas ideas generales.

-¿Qué querría que supiera de usted?

-¿Por qué cambia de trabajo?

-¿Por qué le interesa este trabajo?

Efecto CESCE

-¿Qué es lo más importante para usted en un trabajo?

-Obtenga información específica con respecto a su preparación. Presente una situación hipotética y pregunte cómo la resolvería el entrevistado. Si existe la posibilidad pida una demostración o muestras de trabajo.

-Haga preguntas relativas con los valores. Por ejemplo, ¿a quién admira más?, ¿cómo fue su mejor y su peor día de trabajo?

-Dé tiempo al postulante a hacer preguntas.

-Agradezca al postulante su tiempo. Dígale cuándo se tomará la decisión y cómo se le informará.

 

D) Preguntas inadecuadas.

-La edad o cuándo terminó la escuela secundaria.

-Estado civil, religión, raza o nacionalidad, hijos, ideología política, etc.

 

E) La decisión.

-Elija los dos o tres mejores postulantes y entrevístelos de nuevo. No se quede con una sola impresión.

-No se base en las necesidades afectivas.

-Pregúntese: ¿Cómo me sentiría trabajando con esta persona?

-Busque configurar una plantilla compensada.

-Tome personas de la misma empresa cuando sea posible: lo conocido antes que lo desconocido.

-No deje de lado sus impresiones. Pregúntese: ¿Me gusta y confío en esa persona?

-Al tomar la decisión, recuerde que la conducta pasada se repetirá en el futuro.

 

Y no se asuste si durante las entrevistas le ocurren acontecimientos imprevistos. He aquí unos casos que les sucedieron a entrevistadores de Estados Unidos a modo de ejemplo: “Dejó la etiqueta de la tintorería pegada en la chaqueta y dijo que quería mostrar que era una persona muy limpia”; “Después de una pregunta difícil dijo que quería salir del despacho un momento para reflexionar”; “Dijo que si le contratábamos, enseguida lo lamentaríamos”; “Afirmó que si le contratábamos me enseñaría bailes de salón gratis, y se levantó para hacer una demostración”; “El aspirante aseguró que si no era contratado, la empresa estaría en peligro por razones confidenciales”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *