bartenders-and-customers-in-a-coffee-shop

La actitud de los vendedores determina el éxito de un comercio

bartenders-and-customers-in-a-coffee-shopSin duda, la actitud de los vendedores determina el éxito de un comercio. Su aspecto y comportamiento ante los clientes que entran por la puerta es un factor clave y determinante para aumentar las ventas, pero también puede convertirse en muchas ocasiones en el principal responsable de que un negocio fracase. Por eso, es imprescindible cuidar no solo su forma de vestir y su imagen en general, sino también la manera en que se dirigen a los consumidores, su amabilidad, el vocabulario que emplean, el lenguaje no verbal…

No hay que olvidar nunca que el profesional que se encuentra detrás del mostrador es el primer representante de nuestra empresa con que se encontrarán las personas que entren en el establecimiento. Y, teniendo en cuenta este importante y decisivo papel, hemos pedido a varios expertos en marketing su opinión sobre la forma en que deben comportarse los vendedores dentro de un comercio. A continuación, resumimos en forma de pequeñas píldoras los consejos más interesantes y prácticos que nos han dado.

Puntualidad. Si el comercio abre a las 10 de la mañana debe estar abierto a las 10 y no a las diez y cinco. Es decir, su responsable ha de llegar con suficiente antelación como para que le dé tiempo a levantar la persiana y prepararlo todo para que a esa hora se pueda estar realizando ya la primera venta. Y si cierra a las 20 horas, nadie debe recoger hasta esa hora, aunque ya no haya ningún potencial comprador. Por supuesto, si lo hay, no se le debe apurar para que vaya saliendo lo antes posible. Por otra parte, no hay ni que decir que todos los dependientes deberán ir corporativamente vestidos e identificados.

Movimiento y dinamismo. Habitualmente, los clientes suelen llevar prisa, por lo que agradecen encontrarse con un vendedor dinámico, que les atienda con agilidad. Nada puede dar peor imagen que toparse con el personal parado, sentado o ausente, como si el negocio no fuera con ellos, algo que parece increíble pero que sucede de vez en cuando. Sobre todo cuando, una vez que han empezado a atendernos, siguen dando la impresión de encontrarse realmente muy lejos de allí pensando en otros asuntos. Por supuesto, otra de las premisas del buen dependiente es no desaparecer nunca del establecimiento, dejándolo solo y con un cartel que diga algo así como “vuelvo en cinco minutos”. Esos carteles improvisados, muchos escritos a mano con bolígrafo, dan una imagen pésima.

Ni comida ni bebida. Existen establecimientos con varios dependientes, que se turnan para salir de vez en cuando a tomar un café, desayunar o almorzar. Pero hay otros en los que, bien porque se encuentran solos o porque existe una gran actividad en el local, terminan tomando algún bocado o bebida allí mismo. Sea por un motivo u otro, se ha de evitar ingerir alimentos o bebidas en el lugar de trabajo debido a la mala imagen que produce, incluso aunque no haya ningún cliente. Éste podría aparecer en cualquier momento.

No eternizarse. ¿Cuántas veces hemos mirado al reloj mientras esperábamos ser atendidos detrás de otra persona? Algunos clientes habituales tienen muchas dudas y hacen un gran número de preguntas antes de comprar, pero hay dependientes que no solo responden amablemente a esas consultas sino que también se interesan por la familia, los amigos… Un comportamiento muy correcto si en ese momento no hubiera nadie más a quien atender.

Igual amabilidad e interés. Aunque unos sean conocidos y otros no, el vendedor debe procurar tratar a todos los clientes con la misma amabilidad e interés, incluso aunque alguno no le caiga demasiado bien. Es recomendable evitar interesarse demasiado por unos y mantener una actitud seca y demasiado distante con otros. Además, no debemos dejarnos influir por las apariencias, el vestuario o el comportamiento de un cliente, ya que podríamos llevarnos más de una sorpresa. En términos de valor económico, no siempre tienen porqué coincidir con su capacidad adquisitiva.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *