tempur

Historia de éxito: la hazaña de Tempur en España

tempurCorría el año 1997 cuando dos estudiantes llamados Miguel Lorenzo y Christian Magnusson realizaron un proyecto de fin de carrera basado en estudios de mercado sobre el descanso en nuestro país. De esta forma, se convirtieron en expertos en el atomizado sector de almohadas y colchones en España. Con ese escaso aval, y solo 24 años de edad, estos dos emprendedores se desplazaron a Estocolmo (Suecia), sede entonces de la empresa Tempur World, para sugerir a los accionistas de la compañía que ellos podían implantar la firma en España. Solicitaron la inversión necesaria para poder poner en marcha el negocio, unos 20 millones de las antiguas pesetas, y una condición: que la matriz sueca invierta los beneficios que se lograran en publicidad.

Aunque suene descabellado, estos dos jóvenes todavía con acné convencieron a los gélidos suecos. Y es que, además de entusiasmo, Lorenzo y Magnusson se convirtieron en pioneros al cambiar la filosofía global de la empresa, que hasta la llegada de estos emprendedores, solo vendía sus productos de descanso en el sector sanitario. España se convirtió en el primer país donde Tempur comercializaba sus colchones y almohadas para el público en general.

Vender una marca y un producto que nadie

Como es de esperar, los comienzos no fueron fáciles. Presentar una marca desconocida en España fue uno de los primeros retos a los que tuvieron que enfrentarse los fundadores de Tempur España, hace ahora 13 años. “Se revolucionó el sector del descanso. En esos tiempos nadie conocía la marca, ni nadie había oído hablar de ese material visco elástico de última generación que aliviaba la presión. En cambio, hoy en día existe un número importante de empresas que ofrecen productos visco elásticos, que producen o adquieren para incorporarlo a su catálogo”, explica Samuel Grandjean, actual director de Marketing de la marca.

A pesar de la dificultad de la misión, estos emprendedores comenzaron a comercializar los colchones y almohadas de Tempur en los grandes almacenes de El Corte Inglés. Gracias a este logro, la sociedad española comenzó a conocer en mayor profundidad la marca Tempur, y Lorenzo y Magnusson (uno de los vicepresidentes del grupo en la actualidad) lograron convertir a esta multinacional americana, de origen sueco, en líder en productos de descanso de alta gama desde hace cinco años. Una verdadera hazaña para esta empresa presente en 80 países, que basa toda su existencia en los materiales visco elásticos de altos rendimiento, que fueron descubiertos por la NASA en la década de 1960, y que utilizaban los astronautas para aliviar la presión en los despegues y aterrizajes de los cohetes y trasbordadores.

¿Próximos retos? “Al contrario de lo que vendemos, Tempur no descansa y la creciente competencia nos obliga a seguir creando y lanzando nuevos productos. Por ejemplo, la gama de colchones Tempur Cloud, presentados durante esta crisis y que ofrecen una sensación mullida muy diferente del resto del catálogo de productos”, explica Grandjean. Y hablando de crisis, algo que nunca hará esta empresa es bajar los precios. “No es una solución a las ventas. Además, reduces márgenes y obligas a recortar costes que a la larga irán en contra de los colchones”, concluye Grandjean.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *