errores_contenido

Gestión comercial y marketing: errores de contenido

errores_contenidoSiempre se dice que el contenido es el rey de todo. Y es una realidad. Y mucho más en los tiempos que corren en los que la generación conocida como millennials adora meterse en Internet y consultar las redes sociales, ávidos de encontrar información, crítica en muchos casos. Este hecho supone una oportunidad sin igual para cualquier negocio.

 

Un buen contenido puede fomentar las ventas, independientemente del área económica o de actividad en la que trabaje una empresa. Esta afirmación está corroborada por datos. Según un reciente estudio, más del 60% de los consumidores realizó sus compras basándose en lo que se decía del producto, servicio o marca en los entornos sociales.

 

Ante este panorama, no queda más remedio que enfocar la gestión comercial y marketing hacia el contenido. Pero, cuidado, subirse a esta ola no es tarea sencilla. De hecho, es muy sencillo cometer errores que pueden dañar la imagen de una empresa. Algunos de los más habituales los vamos a tratar a continuación. El objetivo es descubrir la manera de no caer en estos fallos.

 

Conectar con nuestro tipo de cliente
Antes de iniciar cualquier estrategia de marketing de contenidos es necesario saber cuál es nuestro público. No tiene nada que ver escribir una información para los jóvenes que para los senior. Tampoco coinciden la mayoría de los gustos de los hombres con respecto a las mujeres. Y qué decir de la clase social. Los intereses de la media-alta no tienen nada que ver con los de la parte más baja de la pirámide social.

 

Una vez conocido nuestro target, hay que elaborar un contenido dirigido hacia ese público. Esto quizá puede sonar a obvio, pero estamos ante el mayor reto de una estrategia de marketing de este estilo. Un error muy común es no centrarse en un tipo objetivo y elaborar una campaña que busca llamar la atención. Una especie de cebo en forma de promoción que, equivocadamente, se piensa que funcionará con todo el mundo. No es cierto. Y lo peor es que caer en lo fácil puede ser perjudicial para la credibilidad de la empresa.

 

La sociedad está harta de recibir este tipo de anuncios a través de cualquier canal imaginable. SMS, navegador, email, correo ordinario, llamadas de teléfono… Ante este bombardeo masivo, no es una buena idea sumarse a esa misma ofensiva. En nuestra opinión es mucho más beneficioso a largo plazo que su pyme apueste por un contenido especial dirigido de forma individualizada a cada cliente potencial, y que no tenga el único fin de hacerle pasar por caja.

 

Aunque no se lo crea, puede que un anuncio que contenga información sobre su sector, o sobre las excelencias de su cadena de producción obtenga mejores resultados que el típico spot que se envía de forma masiva. Además, un emprendedor debe ser consciente de que siempre estará más en contacto con los clientes. Para una multinacional, saber quién le compra es una tarea muy complicada. Pero una pyme lo tiene más fácil, aunque sólo sea por una cuestión matemática.

 

Efecto CESCE

En definitiva, hay que intentar que la gestión de marketing integre la elaboración de contenidos de alto valor añadido que estén perfectamente dirigidos a nuestro público objetivo. Será la mejor opción de futuro para su firma.

 

Tener un plan real

El mero hecho de escribir contenidos de calidad de forma constante puede ser una labor agotadora para cualquier emprendedor. Más pronto que tarde comprobará que las ideas no son infinitas y que necesita ayuda. De ahí que tenga que apoyarse en un equipo, que no tiene que ser obligatoriamente el área de marketing. Cualquier empleado puede tener una visión interesante en este sentido. La misión del empresario es no cerrarse en banda y escuchar todas las posibilidades.

 

Una vez que tengamos las ideas hay que elaborar un plan en el que se define el orden y el momento en el que se subirán los diferentes contenidos. También hay que estudiar su impacto y aprender de los errores. Puede que pensemos que un tema interesa mucho a los clientes y hayamos comprobado que no ha sido así. En ese momento hay que ser ágil y eliminarlo de posteriores informaciones.

 

El plan de gestión comercial y marketing debe incluir siempre las ideas. Hay que planificar la elaboración del contenido referenciado a una de ellas. De esa forma estaremos más cerca de captar la atención de los lectores. Algo fundamental para el éxito de esta complicada misión.

 

Otra de las obligaciones del empresario en este área es no cerrarse a nada y apostar por la innovación. Quizá a usted le parezca que un blog de empresa en el que se cuente la historia de la firma y los secretos del trabajo en la misma, o uno sectorial en el que se hable de los rivales, no interesarán a nadie. Pruebe. Lo mismo se sorprende.

 

Calidad, calidad y calidad

Las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea han puesto de moda una manera de escribir descuidada. Una empresa no puede permitirse ese lujo. Sus contenidos deben tener calidad, deben ser entendibles para todos y, sobre todo, no deben contener faltas de ortografía.

 

Para evitarla hay que incluir en el plan un proceso de edición. Y es que aunque piense que a los consumidores no les importa la calidad, la realidad es que no es así. Mejor apostar por ella para evitar males mayores en el futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *