nuevo_coche

Fiscalidad y tecnología, buenos motivos para ampliar la flota de vehículos

Contar con una flota de coches no tiene porqué ser patrimonio de las grandes compañías, sino que se trata de una herramienta muy útil también para las pequeñas y medianas empresas. De hecho, el 17% de las pymes españolas tiene previsto aumentar su número de vehículos en los próximos tres años, frente al 12% de las europeas, según acaba de desvelar la última edición del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por Arval. En este contexto, veamos las distintas fórmulas posibles para contar con un vehículo y los beneficios de disponer de esta importante herramienta de negocio.

 

En primer lugar hay que decir que, como sucede en otros bienes como la vivienda, en España existe una gran tendencia natural hacia la compra del automóvil de empresa, mucho mayor que en otros países de Europa. Esta es una fórmula por la que se inclina casi la mitad de las pymes y que ahora se ve más alentada que nunca por la recuperación económica del país y la vuelta del crédito al mercado. El problema es que el desembolso inicial es grande.

 

Sin embargo, también existen fórmulas como el renting y el “todo incluido”, que tienen la ventaja de que no exigen invertir una gran cantidad de dinero de golpe y que, además, son capaces de contribuir a aumentar la modernidad y rentabilidad del negocio. Hasta ahora, el renting había sido una fórmula utilizada fundamentalmente por las grandes compañías españolas, hasta en una proporción del 60%, lo que las sitúa a la cabeza de Europa, solo superadas ligeramente por Francia.

Efecto CESCE

 

Pero ahora muchas pymes también se están dando cuenta de que la movilidad no significa sólo tener el coche en propiedad, sino que puede ser más rentable invertir en toda una batería de servicios incluidos en una única cuota mensual, deducibles fiscalmente, que gastarse el dinero en un activo del que, además, tendrán que asumir todos los riesgos financieros derivados de la depreciación.

 

Además, estas fórmulas de financiación también pueden tener más atractivos fiscales que la compra, si tenemos en cuenta las reformas que está impulsando la Administración para contribuir al desarrollo del parque corporativo. De hecho, la cesión en especie por parte de las empresas a sus trabajadores de vehículos que emitan menos de 120 gramos por kilómetro –modelos que concentran más del 75% de las matriculaciones por su bajo consumo- tendrá una reducción del 15% en el IRPF y del 30% en el caso de los eléctricos.

 

Después de todo lo dicho, si todavía queda alguna pyme reticente hacia las ventajas de potenciar su flota de vehículos, sus dudas desaparecerán cuando compruebe las numerosas posibilidades que ofrece la gestión telemática. Ésta es capaz de mantener localizados todos los vehículos en cualquier momento, monitorizar los parámetros técnicos del coche para rebajar los gastos de mantenimiento y reparación, reducir el consumo de combustible, controlar los comportamientos de conducción, supervisar usos no autorizados y mejorar la seguridad del empleado. ¿Alguien da más?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *