whas

Estrategias para utilizar Whatsapp como herramienta de marketing

¿Qué hay? ¿Qué pasa? ¿Cómo te va? Cualquiera de estas tres expresiones define lo que significa realmente la marca WhatsApp, que no es otra cosa que un juego de palabras de la frase what’s Up. Es decir, el nombre de la aplicación refleja el carácter cotidiano y cercano que quieren tener los usuarios de esta herramienta. Para ellos, sus contactos no son clientes, sino amigos o colegas. En otras palabras, se trata de una especie de red social cerrada en la que cada persona busca su espacio y a la que,  por norma general, no le sienta nada bien que un extraño quiera invadir su intimidad. Y es que al contrario de otras redes sociales en las que ampliar tu red de contactos, seguidores o amigos es uno de los objetivos principales, los usuarios de WhatsApp quieren tener intimidad, sentirse seguros y a salvo de extraños cuando le dan al famoso icono verde.

 

Tener claro este punto de partida es fundamental para no equivocarse a la hora de querer utilizar esta herramienta para promocionar nuestro negocio. Por eso el error fundamental que no podemos cometer nunca es invadir sin permiso el espacio de cualquier internauta que tenga instalado WhatsApp en su teléfono móvil. De hacerlo, nos crearemos un enemigo que además tiene a la Agencia de Protección de Datos de su parte, ya que estaremos violando la ley establecida en este apartado. Por tanto, primer consejo y más importante: contar con el permiso del usuario antes de enviarle cualquier mensaje.

Una vez claro este punto fundamental, vamos a definir en unos sencillos pasos, las claves para conseguir que esta herramienta con más de 500 millones de usuarios nos sea de interés para promocionar los productos o servicios de nuestro negocio.

 

– Antes de nada hay que crear un formulario de contacto para entregar a los clientes, añadiendo una opción en la que se les pregunte si prefieren que se les contacte por teléfono, sms, email o WhatsApp. Mientras tanto, tenemos que abrir una cuenta en la aplicación que debemos incluir siempre en cualquier soporte que contenga los datos de la compañía.

Efecto CESCE

– A continuación, y ya con los contactos obtenidos, es conveniente establecer grupos diferenciando nuestros contactos por su target. Así, una división interesante sería la de clientes potenciales, clientes actuales, proveedores, distribuidores y otros.

– El siguiente paso consiste en crear una estrategia de marketing en la que debemos incluir cuál es la imagen que se quiere transmitir de la empresa a través de WhatsApp. En ella se debe definir si queremos hablar sobre la calidad de los productos, exponer promociones, convertir la aplicación en una especie de contact center, diseñar acciones de marketing internas dirigidas a nuestros proveedores o distribuidores, o establecer un canal de comunicación directa con los usuarios.

– Generar un contenido de valor. No conviene olvidar nunca que estamos invadiendo un espacio reservado a la intimidad y que lo que se mande debe ser interesante para no cansar. Además, el internauta no dudará en percibirnos como Spam si lo que recibe no despierta su curiosidad. Por tanto, no hay que dudar en utilizar imágenes o vídeos, siempre teniendo en cuenta su tamaño, ya que WhatsApp no es una aplicación que acepte contenidos muy pesados, ya que por regla general se utiliza a través de las redes móviles, que suelen tener un límite de descarga mensual para los usuarios.

– También es fundamental establecer unas normas, que incluyan horarios a los que se mandan los mensajes, y utilizar un lenguaje formal, alejado de los vulgarismos. Quizá nuestra intención es fomentar la cercanía pero no conviene olvidar que seguimos siendo una empresa y que ese detalle siempre estará presente en la mente del receptor. Lo ideal, aunque no es sencillo, es quedarse en un punto intermedio entre el colega y el desconocido. Para conseguirlo siempre se debe trabajar con el mismo tipo de información y no entrar en cuestiones personales con los clientes.

– Por último debemos definir qué herramientas son las ideales para enviar mensajes. Se puede llevar a cabo de forma manual, mensaje a mensaje, siempre que nuestra base de datos no sea inmensa. En caso contrario, es interesante aprovecharse de plataformas web específicas para envíos masivos. Un buen ejemplo es MassyPhone, una pyme española que facilita las acciones en lote e identifica si los integrantes de tu base de datos tienen WhatsApp.

Una vez conocidas las reglas solo queda animar a los emprendedores a aprovecharse de esta herramienta, que puede convertirse en un interesante canal de marketing para el negocio, especialmente para las pymes, que es donde WhatsApp se muestra más útil.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *