nubecloud

El gran potencial del Cloud Computing en las pymes españolas

Cuando se habla continuamente de un avance tecnológico al alcance de cualquiera parece como si todos asumieran su importancia y estuvieran apostando ya por ello, obteniendo de esta apuesta el máximo rendimiento. Es lo que sucede con el Cloud Computing, una fórmula de almacenamiento y gestión virtual -es decir alojada en “la nube”- que promete multitud de ventajas. Pero cuando ponemos los pies en el suelo y comprobamos las cifras, nos damos cuenta de que el fenómeno no está tan extendido entre las pymes españolas como podría parecer. O, al menos, observamos que éstas tienen todavía un largo camino por recorrer en su apuesta por este desarrollo.

 

A pesar del gran potencial que posee el Cloud Computing, la proporción de empresas que en España usaron soluciones basadas en él es todavía limitada, puesto que tan solo el 20% indica utilizar esta tecnología, según el Observatorio Navarro de Empleo. Además, este estudio ha puesto de manifiesto que los que sí emplean “la nube”, ni siquiera lo hacen aprovechando todas sus posibilidades. Para la mayoría sirve únicamente como almacenamiento, mientras que casi todos prescinden de su empleo como una plataforma tecnológica completa, de la que podrían obtener mucho más rendimiento y beneficio.

 

Es verdad que gran número de pequeñas y medianas empresas se están beneficiando ya del principal cambio radical que supone el Cloud Computing a la hora de acceder a los recursos tecnológicos que necesitan. Como apunta el experto y consultor Iván Rejón, de comprar un servidor e instalarlo en las instalaciones de la compañía se ha pasado a disponer de una capacidad de computación en la nube por la que se paga únicamente por el uso que se hace de ella. O de pagar por la licencia de un software se ha pasado a pagar por el uso que se hace de ese software vía internet.

 

Sin embargo, como decimos, todavía queda un largo camino por recorrer, porque la fórmula encierra otras grandes posibilidades que todavía están mayoritariamente en desuso y que podrían contribuir a mejorar la productividad y competitividad de cualquier negocio. En la Junta de Andalucía han estudiado y analizado el tema y han concluido que las principales serían las siguientes:

 

  1. Accesibilidad y movilidad: se podría acceder a los servicios y a la información desde cualquier lugar desde dispositivos fijos y móviles.
  2. Ahorro de costes: se reduce el gasto en infraestructuras y en recursos, así como en licencias de software y en personal técnico.
  3. Tarifas basadas en el consumo: se impone el modelo de pago por uso.
  4. Foco en el negocio: permite concentrarse en la gestión de tu negocio.
  5. Optimización en el uso de los recursos: reduce la carga de trabajo del personal en tareas técnicas.
  6. Tecnología actualizada y segura: el proveedor se encarga de actualizar y mejorar los sistemas.
  7. Almacenamiento masivo: la empresa no tiene que invertir en servidores propios.
  8. Flexibilidad y adaptación: se pueden elegir los servicios que mejor se adapten a las necesidades concretas del negocio.
  9. Escalabilidad: se puede ir avanzando de aplicaciones más sencillas a otras más complejas y personalizadas.
  10. Recuperación ante desastres: la empresa puede acceder a la información en todo momento, con independencia de que se produzca algún incidente.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *