navidad

¿Cómo sobrevive una pyme a la Navidad?

No es ningún secreto que muchos negocios, ya sean grandes o pequeños, confían en que las ventas que se originan durante el periodo navideño les solucionen las cuentas de un año plagado de dificultades. Desde perfumes, pasando por textil a juguetes y tecnología, todos esperan con ansia la llegada de los Reyes Magos. Pero aunque estamos hablando del momento más importante del año para casi cualquier minorista, también es cierto que se trata del periodo de mayor exigencia para una empresa, debido al incremento espectacular del volumen de pedidos.

Ante esta situación, los grandes jugadores como Amazon o Toys “R” Us contratan ejércitos de trabajadores temporales para manejarse con agilidad en estas fechas tan señaladas para el comercio. Pero las pymes no pueden acometer semejantes dispendios y, en la mayoría de los casos, debe hacer frente al aluvión de trabajo extra con lo que tiene.

Para tratar de sobrevivir a la Navidad le proponemos unos sencillos consejos que ayudarán a su negocio a aumentar la eficiencia en los plazos de cumplimiento de pedidos y a la vez ahorrar dinero para que pueda afrontar muchas Navidades más.

– Prepararse y ensayar. Ni se le ocurra pensar que sin hacer nada diferente su gente será capaz de cumplir el triple de tareas en el mismo tiempo. ¿Solución? Mida todo. No se lo piense y salga con cronómetro en mano para saber lo que se tarda en llevar a cabo cualquier proceso. Quizá no le parezca importante, pero saber el tiempo que lleva embalar un cuadro es fundamental para ser más preciso, e identificar las tareas que no están funcionando a la perfección. Tenerlo todo contado también le será vital para conocer el número de refuerzos que necesita para afrontar la campaña de Navidad.

 

– Estudie si dispone del espacio suficiente. En las grandes multinacionales del comercio, el espacio y el manejo del stock es fundamental. En el caso de las pymes es lo mismo. Quizá su negocio tenga sitio suficiente para afrontar los pedidos habituales, que se desarrollan a lo largo del año. Pero estamos hablando de una avalancha, ojalá, y usted no puede permitirse el lujo de no saber dónde tiene ese producto que le están solicitando miles de clientes. Un buen consejo para evitar este tipo de problemas es que las referencias más solicitadas estén visibles para reducir así el tiempo de envío. Tampoco olvide velar por el bienestar de sus trabajadores, regule las alturas de las mesas de trabajo y haga todo lo posible para que el embalaje no entorpezca la labor cotidiana. Así ganará velocidad.

– Ayúdese de la tecnología. En la actualidad existen muchas soluciones, que son fundamentales a la hora de tener controlado el almacén.  Así que no lo dude y utilice el software que sea necesario para anotar los envíos, lo que ha salido, los que están a la espera, etc.

– Póngase de acuerdo con su proveedor. Quizá usted haya sido previsor y tenga la empresa y a sus trabajadores en perfectas condiciones para afrontar la campaña navideña. Pero, eso no valdrá de nada si a usted no le llegan los productos. Lo mismo ocurre si trabaja con firmas de paquetería y mensajería. Hable con ellos con antelación para preparar el terreno y evitar que existan cuellos de botella. Y es que en fechas tan señaladas no se puede llegar tarde. Y al que comete ese error, los Reyes Magos solo le suelen dejar carbón al año siguiente.

– Sea creativo. Usted es el que mejor conoce su negocio. Así que apueste y arriesgue e introduzca novedades, que sabe que funcionan, de cara a agilizar todos los procesos.
Si sigue estos sencillos pasos quizá estas Navidades serán provechosas y habrá allanado el camino para que el año que viene se repita el éxito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *