abrir_tienda_online

¿A qué esperas para abrir una tienda ‘online’?

Cuando un “presunto” emprendedor quiere llegar a serlo en realidad, se plantea una serie de cuestiones. Pero la más importante de todas es llegar a saber qué tipo de empresa necesita crear. ¿Cuál será más sencilla? ¿Dónde están las oportunidades? ¿Cuál requiere menos inversión? La web suele responder a la mayoría de estas preguntas. Para muchos aventureros empresariales, poner en marcha negocios por Internet se ha convertido en la mejor manera, y la más barata, de alcanzar un sueño. Se podría decir que gracias al mundo digital se ha democratizado el emprendimiento.

 

Cuando se tiene claro que la compañía no tendrá una base física, toca pasar a una segunda fase. Aquella que busca encontrar la rentabilidad y los beneficios. Una de las opciones con más éxito estos días es arriesgar y apostar por el comercio electrónico. ¿Motivos? Ahora los veremos. Pero sirva de resumen que estamos ante un sector con crecimientos espectaculares, y en el que es muy económico aventurarse, ya que las herramientas y los recursos están a su disposición.

 

A nivel mundial se espera que el comercio electrónico crezca de un 13 a un 25% cada año hasta 2020. Eso es al menos lo que indica la consultora eMarketed en referencia al mercado americano. En el caso español, la cifra es similar, alrededor de un 20% de aquí a 2018, según estimaciones de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia). Estos números indican que estamos en un entorno no maduro y en el que las expectativas futuras son más que halagüeñas. Es más, el dato más interesante es aquel que indica la consultora Cushman & Wakefield, que cifra la facturación global del sector en más de 600.000 millones de dólares, lo que supone el 4% de cuota de mercado del comercio en general. Es decir: esa cantidad enorme de dólares supone solo un 4% del total, reflejando que las tiendas tradicionales situadas a pie de calle siguen teniendo el control. Por tanto, las opciones de crecimiento del ecommerce son espectaculares.

 

Examinar las tendencias es una obligación para definir qué modelo de negocio se quiere iniciar. Por ese motivo, estar presente en un mercado en crecimiento es siempre una buena noticia. Las estadísticas respaldan la idea de que el comercio electrónico es una perfecta opción para los empresarios que buscan la aventura empresarial, o los que están interesados en ampliar o diversificar sus negocios.

 

Abierto 24 horas

Para las empresas basadas en la construcción o las tiendas a pie de calle, la ubicación es fundamental. En el caso del ecommerce no es así. Para conseguir el mejor de los negocios por Internet no es preciso abrir un local en las calles más importantes de cada ciudad, tampoco es necesario desplazarse hasta el último rincón del mundo en busca de ese contrato millonario, basta con crear una tienda online y vender sus productos a nivel mundial. No son necesarios cientos de escaparates. Con uno, es más que suficiente.

 

Efecto CESCE

Esto parece obvio pero las implicaciones son enormes. Y no solo desde un punto de vista de ahorro de costes, que también. Aquí hablamos de aprovechar tendencias. En este caso se trata de los comercios pop-up, y que son tiendas sin local fijo que sirven para conseguir clientes. Algo así como un negocio itinerante en el que un escaparate virtual se convierte en un concepto idóneo.

 

Y por si lo anterior no fuera suficiente, no conviene olvidar que su horario de apertura al público son las 24 horas del día. Usted podrá aumentar los ingresos mientras duerme.

 

Facilidad de apertura
La gran ventaja del comercio electrónico, y en general de casi todo lo que proviene de Internet, es que las soluciones existen y están al alcance de su mano. Si necesita plataformas de comercio tiene Magento, Shopify y otras muchas. Si busca ayuda de posicionamiento SEO, no se olvide de ahrefs, SEMrush o la propia Google. Las soluciones también sobran para aspectos relacionados con el email marketing y con el host.

 

Todo está inventado y un emprendedor puede acceder a ello por poco dinero. De hecho, existen empresas, que permiten crear una tienda online desde cero. Su misión se centrará solo en tener el mejor producto, venderlo a buen precio y no caer en algunos de los errores más habituales de las pymes de comercio electrónico.

 

Un cliente en crecimiento

Cualquier negocio ya sea online o físico necesita solo una cosa: clientes. En el caso de uno virtual se parte con la ventaja de que el 80% de los internautas ya compran a base de golpe de ratón. En otras palabras: no hace falta salir a buscar a nadie, solo es preciso ganarse la confianza de un consumidor que ya está habituado a tirar de tarjeta de crédito, de correo y de contraseña. Ganarse a esa ingente masa de personas conectadas es fundamental y es lo que diferencia a los ganadores de los perdedores.

 

La gran regla del ecommerce es la de crear un entorno virtual que le haga la vida sencilla al internauta. Si su local lo tiene todo bien desarrollado podrá tener grandes posibilidades de hacerse con un espacio en el amplio mundo de los negocios en Internet.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *