millennial

8 motivos por los que los millennials van a cambiar tu empresa

Los millennials han llegado para cambiar la empresa. Puede que muchos empresarios no hayan ni oído hablar de ellos y que otros hagan oídos sordos a sus demandas. Pero lo cierto es que guste o no,  los jóvenes nacidos entre 1981 y 2000, se han hecho mayores y están cambiando las relaciones empresariales. Las empresas que no se adapten, están condenadas a la extinción.

Nacieron entre 1981 y 2000 en un mundo rodeado de comodidades. Crecieron jugando con todo tipo de cacharros electrónicos. Internet y las redes sociales son un mundo tan real para ellos como el que se encuentran tras cruzar el umbral de las puertas de sus casas.  Se les ha calificado de ser egoístas, impacientes e incluso se les llamó malcriados. Están muy formados, la mayoría tiene estudios superiores. Ahora, todavía están intentando digerir el shock que les ha provocado descubrir, debido a la crisis, que la vida no es color de rosas y que tenerlo todo ya no está al alcance de sus manos.

Todo esto, en principio, puede parecer ajeno a las empresas. Pero no lo es. Un estudio del Fondo Monetario Internacional, calcula que en 2020 serán el 50% de la fuerza laboral de todo el mundo. Tanto en su condición de consumidores como en la de trabajadores van a forzar un cambio insólito en las empresas, que en algunos casos ya ha empezado:

1.- Como consumidores ya han dado  pruebas de su potencial. Un día decidieron que preferían enviar mensajes de texto para quedar con sus colegas, en lugar de hacer la tradicional llamada telefónica. Las empresas del sector se forraron durante algunos años (muy pocos) con sus sms, porque pronto llegaron empresas montadas por otros millennials que les ofrecieron esos mensajes de texto gratis. El negocio de las clásicas se hundió y ahora no solo los millennials también sus padres e incluso sus abuelos no conciben la comunicación sin esas aplicaciones de móvil que envían mensajes, fotos e incluso voz casi sin esfuerzo.

2.- No ha sido su único reto como consumidores. La forma de entender el mundo de estos nativos digitales también está rompiendo esquemas en otros sectores tradicionales. Para ellos los periódicos en papel son casi elementos de museo. Casi ninguno sería capaz de explicar qué es un agencia de viajes sin utilizar palabras como Internet, reservas online o comparadores. No tienen reparos en compartir coches con desconocidos si los contratan a través de una aplicación online. Y la, antaño tediosa y arriesgada, búsqueda de apartamento turístico se ha simplificado con páginas que desatan los demonios del sector hotelero pero que no paran de crecer.

3.-Los expertos aseguran que la próxima revolución de este tipo es la del sector financiero. Numerosas encuestas realizadas por todo el mundo aseguran que estos jóvenes odian a los bancos tradicionales. Ni se plantear pisar un oficia siempre que encuentre una oferta online adecuada. Y por supuesto la encuentran.

Parece claro, que si los millennials ponen el ojo en tu sector de actividad la adaptación (forzosa o voluntaria) es inevitable.

Efecto CESCE

En su versión como trabajadores su revolución es más silenciosa, pero tal vez más disruptiva.

 

5.- A diferencia de las anteriores generaciones, no están dispuestos a todo por un salario mayor o por ascender. Por supuesto, son ambiciosos y quieren poder. Pero como los niños malcriados que dicen que fueron, quieren todo eso sin renunciar al tiempo de ocio. Pasarse todo el día en la oficina no es algo que entre en sus esquemas y no tienen ningún pudor en rechazar a la empresa que se lo proponga.

6.- Los millennials son los primeros padres de la historia que quieren competir con sus mujeres en la calidad de la atención que dan a sus hijos. Eligen trabajar en aquellas compañías que más atención dedican a las políticas de conciliación.

7.- También están mucho más comprometidos con la sociedad que sus predecesores. Las empresas que no tengan políticas socialmente responsables tendrán problemas. Tal vez no en el futuro cercano porque la crisis todavía ha dejado un bolsa de desempleados dóciles, pero en cuanto la economía se recupere y esos millennials dominen la fuerza laboral, sin duda una empresa que no esté comprometida con la sociedad tendrá complicado reclutar talento.

8.-Una vez dentro de la compañía sus demandas continúan. Aquello del empleado nuevo sometido a las órdenes de los veteranos es historia. Su dominio de la tecnología supera con creces el de sus jefes y compañeros seniors.  Ellos lo saben y demandan ese reconocimiento. Lo de enviarles a por café, no es algo que vayan a aceptar de buen grado.

Los ejemplos se multiplican hasta el infinito y se irán incrementando a medida que estos jóvenes vayan copando puestos de responsabilidad en las empresas. Los no nativos digitales solo tienen una opción. Adaptarse o acabar sucumbiendo.

1 comentario
  1. Juan
    Juan Dice:

    Un gran artículo, las nuevas generaciones vienen de puntillas porque como bien dices la crisis aun surte de talentos dóciles debido a elevado número de desempleados, pero posan sus puntas fuertes conocedores de sus ventajas competitivas y sabedores de que la generación que les ante precede tiene puntos débiles. La formación es la única salida que queda, renovarse o morir.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *