bien

6 indispensables para mantener el éxito

En estos tiempos, en los que la crisis y los avances tecnológicos originan tantos cambios entre los consumidores es fácil perderse. Muchos emprendedores no saben qué hacer en la actualidad para seguir sobreviviendo y lograr que entren clientes en sus negocios. Esta situación lleva a que, en ocasiones, los empresarios pierdan la perspectiva y se lancen a reinventarse sin contar con un colchón de seguridad.

 

Para evitar esta situación, es necesario virar la vista atrás y volver a tener presentes cuáles son los pasos fundamentales que todo empresario debe acometer si quiere alcanzar el éxito. Su correcto cumplimiento es fundamental para no cometer las locuras de gestión que se ven y que son generadas por la convulsa situación económica actual.

– El estudio de la competencia
Un emprendedor nunca debe olvidar quiénes son sus competidores. Debe estudiarlos y analizarlos. Pero no solo desde el punto de vista de la compañía sino de producto o servicio. Es necesario saber las fortalezas que tiene la competencia y qué podemos hacer para minimizarlas. También es importante descubrir las debilidades, toda empresa tiene alguna, para sacar una ventaja competitiva fundamental de cara a alcanzar el éxito.

– Ahorre todo lo que pueda
Es un hecho. La mayoría de los negocios mueren porque su situación financiera es deficiente. Quizá su producto se venda, pero sus gastos y sus inversiones no le permiten obtener beneficios. Eso origina que sobrevivan a base de créditos bancarios. Pero cuando llega una crisis, el grifo se cierre. ¿Consecuencia? La quiebra. Para evitarlo, usted debe de ser conservador con su dinero y con el de la empresa. De esta forma podrá hacer frente a las malas rachas. Una situación de tesorería saneada le permitirá pagar los gastos ordinarios y ahorrarse grandes quebraderos de cabeza.

– Preste atención a lo nuevo
En los 90 y hasta 2005, la finlandesa Nokia era líder indiscutible de la categoría de teléfonos móviles. Su ventaja sobre los rivales era tan grande, que se durmieron en los laureles y no vieron venir la revolución del smartphone, con la presentación del primer iPhone. El resultado ya lo sabemos. La empresa empezó a perder dinero y cuando quiso reaccionar con la gama Lumia, ya era tarde. Ahora es propiedad de Microsoft y la marca prácticamente ha desaparecido. Esto mismo le puede pasar a usted si no tiene los cinco sentidos puestos en conocer las novedades de su sector. Nadie le puede asegurar que su producto no se quede atrasado, o deje de interesar dentro de un tiempo. Y para evitarlo, lo que debe hacer es estar atento y reaccionar ante cualquier amenaza.

 

– Cuidado con la aventura exterior
Vamos con otro ejemplo. Hace años Campofrío era una empresa familiar burgalesa que se había convertido en la mayor cárnica de Europa. ¿Cómo lo hizo? Abriendo mercado y entrando en gigantescos territorios como Rusia. Sus cifras de facturación crecían como la espuma pero sus beneficios no lo hacían. Muchas de sus filiales en el exterior tenían problemas y se las mantenía porque España seguía dando dinero. Con los años, la firma tuvo que plegar velas y regresar a casa. Además, su situación económica le llevó a ser comprada por grupos internacionales. Ahora poco queda de esa empresa familiar española. Es tan solo una parte de un monstruo gigantesco. ¿Moraleja? Muchas veces es mejor conformarse con el mercado que se tiene que tratar de arriesgar demasiado entrando en otros lugares. Quizá usted pueda pensar que un 0,1% del mercado chino sería una hazaña espectacular. Pero vigile que el coste de lograr ese porcentaje no acabe con su negocio.

– Escuche a los clientes
Cuando van bien, muchas empresas cometen el error de no saber lo que opinan sus clientes. Luego, de repente, pierden a gran parte de su masa y todavía se preguntan los motivos. Eso no debe pasarle a usted, que debe saber al detalle la opinión de los que le dan de comer. Quizá a usted le parezca de poco valor que un cliente critique su referencia. Pero si esa opinión es compartida por varios, es mejor hacer caso y adaptarse. No pasa nada por reconocer los errores. De hecho, es una de las mejores actitudes que puede tener un empresario. Decir me equivoqué no es malo.

– Capacidad de respuesta
Un cambio en los negocios es algo inevitable. Por eso, su compañía debe ser flexible y ser capaz de adaptarse a las circunstancias en el menor tiempo posible. Si no, puede que se pierdan los clientes que tanto esfuerzo se ha tardado en ganar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *