ciberseguridad

7 pasos para ponerte a salvo de un ciberataque

El ciberataque del pasado viernes contra miles de empresas de todo el mundo ha vuelto a poner el foco en la vulnerabilidad digital. Telefónica y más de un centenar de multinacionales del mundo han sufrido una extorsión que no les suena raro a muchas pymes españolas. El cibercrimen se está expandiendo como la espuma en los últimos años. A pesar de no estar rodeado de tanta expectación mediática como el ataque de la semana pasada, lo cierto es que estos secuestros de datos a cambio de dinero, extorsiones y robo de información son cada vez más habituales entre los más vulnerables. Las pequeñas compañías. En 2016, el 32% de las pymes españolas sufrió un ciberataque, según el International Business Report de Grant Thornton.

Si la suya no es una de esas compañías, la pregunta que debe hacerse, según los expertos, es: ¿cuándo me va a tocar a mí? Resignados a lo que parece inevitable, el esfuerzo debe concentrarse en tratar de minimizar los daños de cualquier intento de abordaje informático hostil.

Por supuesto, decirlo es mucho más fácil que aplicarlo. El viernes que se produjo el ya famoso ataque de ransomware, Microsoft no tardó informar que el virus estaba atacando a una debilidad de su software e informaba de que el parche para “tapar” esa debilidad estaba disponible. Esto que para Chema Alonso, el famoso hacker contratado por Telefónica, pudo ser clave para frenar el ataque.  Pero seguro que esas indicaciones sonaban a chino en muchas pymes en las que el informático suele ser un colega del jefe que de vez en cuando se pasa por la empresa para “dar un repaso a los ordenadores”.

Dando por sentado que, aunque no debería ser así, la informática y la ciberseguridad no son las prioridades de muchas pymes, hay una serie de recomendaciones que hay que tener siempre muy presentes para guardar a buen recaudo la información más importante de la compañía.

 

1.- Ordenadores con antivirus. Sí, parece de Perogrullo, pero ocurre en más pymes de las que sería deseable: hay ordenadores con el antivirus sin actualizar. Eso que parece un descuido sin demasiada importancia es vital como primer muro de contención contra los continuados ataques informáticos que arrecian cada año. Más de 105.000 contra las pymes durante 2016, según los datos de Instituto Nacional de Cibersguridad (Incibe). Eso sí, tampoco hay que pasarse e instalar 10 como hacen algunas empresas. Con uno bueno es suficiente.

2.- Contraseñas cuidadas. Otro básico como el anterior. Increíble pero cierto, todavía hay contraseñas en el mundo empresarial, del tipo abc, o 1234. Que la pereza por pensar un poquito y utilizar alguna que otra neurona para la memoria no consigan ponérselo tan fácil a los hackers. Aquí sí, cuanto más rebuscada mejor, hasta que se generalicen los accesos vía lectura del iris del usuario o a través de la huella dactilar que ya usan algunas entidades financieras.

3.- Copias de seguridad guardadas en el cajón de la abuela. Aunque los términos puedan parecer contradictorios es la mejor de las decisiones. Hay que hacer copias de seguridad de manera periódica. No solo una, sino varias. Y de todas ellas, una debe ir a un lugar totalmente desconectado de internet. Esa será la tabla de salvación más segura para recuperar toda la información tras un posible ataque.

4.- Apostar por la nube. En este blog ya hemos hablado en muchas ocasiones de los beneficios de la nube para las pymes. Sin olvidar el consejo anterior. Alojar los archivos clave de una compañía en la nube, cada día se plantea como un requisito más imprescindible. Cualquier proveedor de alojamiento en la nube tiene sistemas e informáticos más capacitados para velar por la seguridad de los datos que albergan. Más que nada porque esa y no otra es la base de su negocio.

5.- Actualizar y actualizar y volver a actualizar. “Hay una nueva actualización disponible”. Quién no se han encontrado esta frase al abrir el ordenador y ha dicho. “Uff ahora no tengo tiempo”. Pues aunque suene repetitivo, cada vez que un proveedor de software envía este tipo de actualizaciones lo hace para “parchear” alguna fisura en la seguridad de los programas que suministra. No parase a actualizar significa dejar un poco más abierta la puerta a los ciberdelincuentes.

6.- Formación y concienciación de los empleados. No, no hay que estudiarse un tratado de informática. Solo aplicar el sentido común. El buzón del correo electrónico hay que gestionarlo de la misma forma que se gestionan las relaciones personales. Y todos los directivos y empleados de la empresa deben tener esto muy claro. El Instituto Nacional de Ciberseguridad Español (Incibe) asegura que el mayor riesgo de las empresas no está en los ataques externos, sino en las prácticas de riesgo de los propios empleados.

Estos deben saber que hay que ser tan precavidos en sus comportamientos virtuales como en la vida off line. Es la manera más segura de actuar. Por ejemplo, imagine que se encuentra a alguien en el metro y le dice, ¿me podrías dar tu email y te envío cositas? ¿Cómo reaccionaría? Probablemente espantado. De la misma manera hay que actuar cuando un desconocido en Internet o en redes sociales solita información personal.  Hay que huir de mails de desconocidos y mucho menos si en ellos te invitan a pinchar en algún link. Por supuesto, ni que decir tiene si la información que solicita es algún dato personal como: emails, contraseñas, números de cuenta.

7.-Redes sociales. Se han convertido en una herramienta clave para las estrategias de marketing de las pymes. Pero también son un peligro de alto voltaje para la seguridad digital. Es el lugar donde es más natural interactuar con desconocidos que pueden tratar de colocar algún tipo de virus en las empresas a las que, por ejemplo, quieran robar datos. Aunque el principal problema al que se enfrentan las empresas en las redes sociales es la suplantación de identidad y los perfiles falsos que pueden dañar su imagen y los equipos de sus clientes.

 

Además de estos consejos básicos, todas las empresas deberían actualizar sus protocolos de seguridad y atender a la formación especializada que el Incibe está impartiendo para las pymes. Tampoco está de más repasar su Kit básico de concienciación.

claves_marcas

7 claves para que una marca destaque

Solo en España existen más de 3,2 millones de empresas. De ellas, la mayoría son firmas pequeñas. Incluso si solo una mínima porción de esa cifra compite con usted en su mismo sector, constituye un número abrumador. Y más aún en esta época donde el consumidor está más informado que nunca. La única manera de destacar en ese inmenso universo es a través de la marca. Pero se trata de una tarea que no resulta sencilla, debido a la inmensa competencia y a la dificultad de elevar el nombre de nuestra empresa por encima del resto.

 

Desde este post vamos a definir siete cualidades en las que los emprendedores deben trabajar a la hora de elaborar el plan de gestión y marketing. Será la única manera de lograr el objetivo de crear una marca que sea recordada por sus virtudes en la conciencia de los consumidores.

 

Innovadora
La gran mayoría de las marcas de los negocios de éxito destacan en el campo de la originalidad. Si intenta imitar la enseña de un competidor, la sociedad se quedará sin razones para elegirle y no seguir apostando por el original. Por tanto, toda su gestión en este sentido debe huir de copiar al resto. No se puede construir nada reseñable si sus mensajes de marketing se basan en clichés ya establecidos y explotados con mayor o menor acierto por otros competidores. Por tanto, es imprescindible explorar aquellos caminos que nadie ha tomado antes y desarrollar una imagen de la empresa que le corresponda solo a usted.

Franqueza
Antes quizá se podía tener éxito (aunque a corto plazo) engañando al cliente. Ahora tomar esa dirección implica un sonoro fracaso. Como ya se ha comentado, el consumidor tiene a su alrededor fuentes de información infinitas con la que podrá averiguar si lo que usted ofrece es real. En este contexto, resulta un error mayúsculo contestar a sus clientes en redes sociales mediante respuestas generales copiadas de otro lugar. Se debe, por tanto, enseñar el lado humano de la empresa, su cultura, y conversar con los clientes desde un punto de vista humano. Quizá se cometan errores, pero es el único método para forjar relaciones con sus consumidores a largo plazo.

Accesible
Las mejores y más populares marcas de los negocios rentables son entendibles para su público objetivo. Pongamos el ejemplo de que sus compradores son gente de avanzada edad. Cometería un importante fallo si genera una cultura de marca excesivamente moderna con un lenguaje incomprensible de entender para estas personas. En este caso es mucho más provechoso apostar por la simplicidad en todo. Tanto el nombre, como el producto que se ofrece, como la comunicación corporativa, deben coincidir con los conocimientos de su clientela. Así se logrará mayor interacción con la marca y destacar dentro de su nicho de mercado por encima de sus rivales.

Atrevimiento
A la hora de elaborar una marca, el riesgo es un buen aliado. Por norma general, genera una recompensa. Las marcas más audaces y atrevidas triunfan al no tener miedo de experimentar con nuevas técnicas o tomar posturas controvertidas dentro de la industria. Es una forma de destacar dentro de un campo en el que todos son más o menos similares. De esa forma, consiguen alienar a una parte de su audiencia, llevándosela a su terreno.

 

En este sentido, cabe destacar un ejemplo de una gran empresa en un sector en el que todas eran lo mismo: el eléctrico. La llegada de Ignacio Sánchez Galán a Iberdrola supuso una transformación. Antes, todas las grandes energéticas españolas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural, Fenosa…) eran lo mismo para el cliente. Incluso su color corporativo era el azul. Nadie era capaz de diferenciarse. Entonces llegó Galán, apostó por la energías renovables y convirtió a Iberdrola en la eléctrica verde. De esa forma, la firma logró destacar y hacerse un nombre. ¿Resultado? Hoy es la mayor eléctrica de España por capitalización bursátil, ingresos y beneficios.
Constancia
Todos los esfuerzos que usted lleve a cabo en aras de destacar del resto se quedarán en nada si no es consistente. Los mensajes de las empresas calan poco a poco en el público. De ahí que sea preciso mantenerlos en el tiempo para alcanzar el objetivo de ser reconocido y reconocible. Esta virtud le ayudará a fidelizar a los clientes, ya que se sentirán identificados con los valores que su negocio defiende.

 

Visibilidad
Es lógico que si nadie le conoce le resulte imposible generar una marca. El emprendedor debe hacer un gran esfuerzo en lograr que su enseña sea visible. Está obligado a aprovechar las oportunidades que se dan en los múltiples canales de comunicación para hacerse visible lo antes posible. Solo diversificando las fuentes a través de las que se transmite el mensaje se consigue llegar al mayor número de destinatarios finales.

 

Debe generar valor
La última cualidad y, sin duda, la más importante es que una marca de un negocio de éxito debe generar valor. Es decir, debe ofrecer algo y no limitarse a ser un mero nombre que no descubre nada de la compañía. La enseña debe corresponderse con el negocio. Si usted destaca por la calidad, debe incluir esa cualidad como pieza central del plan de gestión comercial y marketing. De lo contrario, todos los esfuerzos realizados en los seis apartados anteriores serán en vano.

encuentra_emprendedores

Encuentra a los mejores emprendedores con los que aliarte entre las empresas de nueva constitución

Cuando de hacer crecer a tu negocio se trata, no hay que subestimar cualquier alianza que pueda aumentar su competitividad. Entre esas posibles sinergias, los emprendedores suelen ser una fuente de nuevas ideas y conceptos, especialmente en el caso de aquellas empresas de raíz tecnológica, que incorporan nuevas tendencias que permiten optimizar procesos y operaciones.

Sin embargo, a la hora de buscarlas surge la duda ¿Dónde se encuentra el talento emprendedor? No existe una respuesta única, aunque sí hay ciertos lugares o fuentes de información que son útiles para esta tarea: Hubs, eventos, espacios coworking, incubadoras, aceleradoras, listados de empresas de nueva constitución… Todos estos recursos pueden facilitar el proceso para encontrar a aquellos nuevos empresarios y nuevas empresas que nos pueden servir como socios comerciales, proveedores o, quién sabe, potenciales clientes.

Listados de empresas de nueva constitución, la alternativa segura

Todos los lugares anteriormente comentados tienen algo en común, y es que un porcentaje muy alto de las organizaciones allí presentes son empresas de reciente creación, y también que se trata de ambientes innovadores per se, sin embargo existe la posibilidad de que una vez que acudas allí no encuentres lo que realmente estás buscando, ya que también suelen mezclarse entidades de distintos sectores y naturaleza.

Por esta razón, una opción segura para encontrar lo que buscas es acudir a los informes de empresas de nueva constitución. Principalmente, porque en estos listados se encuentran todas las organizaciones recientemente creadas, de forma que puedes dar con aquellas que realmente te interesen en función de diferentes variables, como por ejemplo la denominación, el objeto social, el capital desembolsado y suscrito, la actividad o sector, el nombre o cargo del administrador, la dirección, etc. Estos listados se conforman por lo tanto como la alternativa más eficaz para, a través de información de empresas fiable, encontrar el talento emprendedor en las áreas que busques para desarrollar tu negocio o consolidar su crecimiento.

Una vez identificadas estas empresas de nueva constitución, con los datos contenidos en esos listados podrás contactar con sus administradores o ejecutar una campaña de marketing para darte a conocer y presentarles tus servicios.

Hubs, incubadoras, espacios coworking… Territorio startup

Si además quieres estar al tanto de tendencias en emprendimiento, conocer a futuros empresarios o descubrir proyectos interesantes contados por sus propios protagonistas, existen espacios -especialmente en grandes ciudades- que pueden ayudarte a cumplir con este cometido, pues suelen albergar a empresas de nueva constitución.

Como a veces hay cierta confusión, a continuación enumeramos algunos y sus particularidades:

Hub

La palabra “hub” puede tener diferentes significados en distintos campos. Por ejemplo en el ámbito informático, se trata de un concentrador con varios puertos USB, por lo que permite conectar varios dispositivos al mismo tiempo. Cuando nos referimos al mundo del emprendimiento o a startups, un hub mantiene ese componente de conexión, pues son espacios que fomentan el intercambio y la inspiración de los nuevos empresarios, un punto de encuentro para emprendedores. Allí pueden conocer nuevas ideas y, por qué no, crear proyectos conjuntos.

Incubadora de empresas

Las incubadoras de empresas apoyan a los emprendedores desde el comienzo de un proyecto empresarial y a diferentes niveles: desde asesoría a capacitación; proporcionándoles despachos,  salas de reuniones, conexión a internet, etc. Con este apoyo experto, se reducen las posibilidades de fracaso de la nueva empresa a causa de la inexperiencia.

Aceleradora de empresas

Puedes tener una muy buena idea de negocio, pero sin la financiación necesaria para ponerla en marcha no vale de nada. Las aceleradoras ayudan a cubrir este vacío con el que muchos se encontraban a la hora de desarrollar su idea, ofreciendo a las empresas de nueva constitución recursos -también económicos- y trabajo con mentores o facilitando los contactos con inversores y business angels que puedan apoyarles económicamente.

Espacio coworking

Cuando hablamos de coworking, lo hacemos de la práctica por la que profesionales y empresas, que no tienen por qué compartir sector de actividad ni propiedad, trabajan juntos en un mismo espacio, principalmente para reducir los costes de tener una oficina propia, pero también para aprovecharse de salas de reuniones, relacionarse con otros profesionales o encontrar un ritmo de trabajo que, por ejemplo desde casa, es complicado mantener.

cdti

Líneas de financiación del CDTI para las empresas de I+D+i

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) es una interesante baza a valorar cuando un proyecto empresarial basado en la I+D+i necesita financiación. Desde esta entidad se gestionan varias líneas de crédito y ayudas que han servido para movilizar 23.500 millones de euros en los últimos 40 años. De esta cuantía, 1.000 millones se repartieron en 2015 entre 1.500 empresas, de las cuales un 67% eran pymes.

Las principales líneas de financiación del CDTI son tres:

LÍNEA DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO: Dirigida a proyectos empresariales de carácter aplicado para la creación y mejora significativa de un proceso productivo, producto o servicio presentados por una única empresa o por una agrupación empresarial.

Requiere de un presupuesto mínimo de 175.000 euros para proyectos con una duración de entre uno y tres años, aunque depende de si es de carácter individual, en consorcio nacional o internacional. La cobertura financiera será de hasta el 75% del presupuesto total aprobado, pudiendo alcanzar hasta el 85% con carácter excepcional.

Ofrece préstamos con un 0% de interés y un tramo no reembolsable de entre el 20% y el 33%, diferenciándose entre pymes y grandes empresas. Éstas tienen diez años para devolver el crédito, que puede destinarse a gastos de personal titulado, subcontratación de servicios y costes indirectos.

La empresa podrá optar a un anticipo del 25% de la ayuda de financiación concedida con un límite de hasta 200.000 euros sin exigencia de garantías adicionales a las condiciones financieras acordadas. Ese anticipo podría ser de un 50% o de un 75% de financiación si se aportan avales de entidades financieras, sociedades de garantía recíproca o entidades públicas, que garanticen el exceso sobre el 25% sin garantías adicionales.

LÍNEA DE INNOVACIÓN: Con un presupuesto mínimo financiable de 175.000 euros y un interés de Euribor +0,2%, con un año de carencia y tres años para reembolsarlo. El préstamo puede cubrir hasta un 75% del proyecto, pudiendo alcanzar el 85% si va cofinanciada con fondos FEDER. De hecho, está cofinanciado con Fondos Estructurales a través del Programa Operativo de I+D+i por y para el beneficio de las empresas – Fondo Tecnológico.

Tiene como objetivo apoyar proyectos empresariales que impliquen la incorporación y adaptación de tecnologías novedosas a nivel sectorial, y que supongan una ventaja competitiva para la empresa. También se financiarán actuaciones de adaptación tecnológica dirigidas a la introducción en nuevos mercados.

LÍNEA DE INNOVACIÓN GLOBAL: Tiene como objetivo financiar proyectos de inversión en innovación e incorporación de tecnología innovadora para el crecimiento e internacionalización de empresas que desarrollen sus actividades en España, tanto en instalaciones ubicadas en España como en el extranjero.

Para ello, ofrece préstamos con intereses entre el 1,5% y el 3,5% de financiación. Las cantidades deben oscilar entre los 667.000 euros y los 10 millones de euros para proyectos de dos años de duración. La cobertura del préstamo es del 75% y su plazo de amortización, de siete años. El CDTI solicitará avales de entidades financieras con suficiente solvencia por el 50% del préstamo, pudiendo llegar al 100% según los resultados del análisis económico financiero realizado.

El desembolso se realizará tras la certificación del hito único del proyecto, debiendo presentarse una auditoría de gastos previa. Aunque existe la posibilidad de conseguir anticipos del 25%, 50% o 75% del préstamo, hasta un máximo de 4 millones de euros, sin garantías adicionales a las ya exigidas.

Estos proyectos implican la incorporación y adaptación de tecnologías para adecuarse a los requerimientos de nuevos mercados, mejorar su posición competitiva y generar un valor añadido adicional. Eso sí, aunque sirva para que la compañía entre o mejore su posición en el mercado internacional, debe reforzar las actividades que se realizan en España y no podrá suponer una deslocalización.

Está dirigida a pymes y empresas de mediana capitalización. Por otra parte, las inversiones realizadas en el extranjero se podrán llevar a cabo a través de empresas mixtas, siempre que consoliden cuentas con la matriz española o bien a través de filiales, sucursales y establecimientos en el extranjero.

franquicia_exito

¿Cuándo es el momento de convertir un negocio en una franquicia de éxito?

Llega un momento en la vida de todo negocio en el que el emprendedor que lo ha puesto en funcionamiento considera la opción de la franquicia como método para expandirse de forma rápida y económica. Resulta evidente que estamos ante un buen sistema de crecimiento, que incluso aumenta las posibilidades de éxito en la salida a mercados internacionales. Para ello basta recordar cómo la franquicia sirve como motor de expansión de marcas, llegando incluso a ser fundamental para generar enseñas globales. Pero conviene tener cuidado, porque no es tan sencillo generar franquicias de éxito. Muchas veces los dueños de la firma se equivocan en el tiempo o en la forma y fracasan a la hora de utilizar este sistema de expansión.

Para evitar que una franquicia de éxito se pueda convertir en una pesadilla nada mejor que conocer cuáles son las señales o indicadores que muestran con total claridad que ha llegado el momento de dar el paso de forma eficiente y con mayores posibilidades de triunfo.

 

El mercado lo pide

Lo más importante es saber si nuestro concepto de empresa y los productos o servicios que ofrecemos generan el suficiente interés en el mercado como para dar el paso. Las mejores franquicias solo iniciaron su andadura tras consultar al entorno y efectuar un laborioso estudio. Pero más importante que todos los análisis que le puedan ofrecer, lo primordial es descubrir si la gente está interesada en su modelo y preguntar sobre la posibilidad de invertir en el negocio en forma de franquicia.

La mejor manera de descubrir las posibilidades escalables de la empresa pasa por hablar con clientes, proveedores, amigos y conocidos y preguntarles su opinión sobre la opción de la franquicia, e incluso sobre si estarían interesados en invertir en la misma. Quizá considere que un estudio de un consultor ofrezca mayores garantías, pero no se quede solo con los datos. La experiencia personal de formular las cuestiones y recibir las respuestas de manera directa ofrece una información fundamental e imprescindible para saber si es el momento acertado o no de efectuar el proceso.

No sabe cómo hacer crecer el negocio

Otro indicador que se debe considerar a la hora de tener más opciones de crear franquicias rentables pasa por sus propias dificultades de ver cómo sus referencias funcionan pero no sabe lo que debe de hacer a continuación para hacer crecer el negocio. Puede ser que su presencia se limite solo a un lugar pero sus ventas crecen en exceso y resulta obvio que se necesita ampliar la zona de influencia. Las dudas también llegan en el momento en el que existen dos o tres tiendas y se quiere dar el salto a otro territorio más alejado. Y, por qué no, quizá todas las cuestiones se generen cuando aparece un inversor y le ofrece capital para crecer.

Cuando un emprendedor llega a ese momento, es obvio que se está ante una inequívoca señal de que es necesario estudiar la opción de la franquicia.

Descubre una tendencia del mercado y tantea la franquicia

Uno de los momentos que las franquicias de éxito han tenido en cuenta a la hora de emprender el camino parte de la imposibilidad de satisfacer la demanda. En ocasiones se acierta con un producto que arrasa en el mercado y se acaba convirtiendo en tendencia de consumo. Entonces, las peticiones superan con creces las capacidades de la compañía. No hace demasiado tiempo se comprobó con el yogur helado. Danone lo descubrió y ahora existen un buen número de marcas que explotan el invento.

Cuando existe una oportunidad grande de triunfar y crecer de forma exponencial es necesario plantearse la opción de la franquicia de cara a evitar que otra empresa que ha venido por detrás consiga el conocimiento de marca que nuestro negocio se merece por ser el pionero. El problema es que ese desarrollo hay que llevarlo con rapidez, algo que solo se puede lograr mediante el método de franquicia.

El negocio es escalable

Un último aspecto a tener en cuenta a la hora de elevar las posibilidades de crear franquicias rentables es saber si su empresa dispone de los sistemas y la infraestructura necesaria para duplicar el negocio de manera veloz. Es fundamental contar previamente con tecnología, dotación de personal y todo lo que se refiere a la gestión del desarrollo del negocio para replicar con éxito su modelo en las franquicias.

Con esta idea, resulta primordial que se tenga un control eficaz sobre comercialización y ventas. Por lo general, los emprendedores son buenos vendedores por lo que ellos mejor que nadie saben si tienen el concepto de marca y de producto lo suficientemente desarrollado como para que un franquiciado sea capaz de replicar el éxito. Hay que tener una metodología de ventas, y una manera de comprobarlo consiste en contratar a un vendedor que pruebe el modelo de comercialización en la zona donde, en un principio, se pretende abrir la franquicia. Si el resultado es positivo y se cuenta con todo lo necesario, es el momento de dar el paso.

negocios_disruptivos

Estrategias para crear nuevos negocios disruptivos

En ocasiones es interesante despejar la vista de lo cercano y elevar la mirada hacia lo que ocurre en el mundo. Si lo hace comprobará que vivimos en una sociedad hiperconectada en la que la tecnología es la piedra filosofal capaz de separar los negocios que terminan en fracaso de los negocios más rentables. Aquí es cuando vienen los negocios disruptivos.

En todos los sectores se nota su presencia. Por ejemplo, en la banca. Ahora se puede usar el teléfono móvil para hacer casi todas las operaciones bancarias. Desde la apertura de una cuenta, a realizar transferencias, o pagar tributos. Puede incluso tener un asesor financiero a un clic de distancia que por un precio mucho menor le puede indicar qué puede hacer con sus ahorros para que sean más rentables.

Los emprendedores deben ser conscientes de esta situación y desarrollar negocios innovadores y disruptivos que sean capaces de aprovechar las oportunidades que la economía digital presenta. Para ello no se debe perder el ritmo de los continuos cambios a los que la tecnología aboca a todos los negocios. Si no se mantiene esa velocidad de crucero se corre el riesgo de quedarse atrás en un tiempo récord. Y si no se lo cree piense ahora en algún banco que, a pesar de mantener costosas estructuras de sucursales, no ofrezca la posibilidad de hacer en remoto casi todo lo que sus comerciales ofrecen.

No queda más remedio y cuanto antes se dé el paso, antes se podrán desarrollar ideas disruptivas, capaces de triunfar en tan cambiante entorno. Pero, ojo, los nuevos negocios o los negocios innovadores no son los únicos capaces de romper el mercado. Una empresa con historia también puede subirse al carro de la disrupción. Pero para ello debe guiarse por estos sencillos pasos que prepararán su negocio para triunfar en la era digital.

 

Aprovechar la diversidad y crear negocios disruptivos

Un grupo homogéneo de personas será capaz de desarrollar un número limitado de ideas. ¿Motivo? Todos ellos conviven en un mismo entorno, provienen de lugares similares y comparten una cultura y una religión determinada. Muchas startups actuales se dotan de equipos formados por personas que provienen de diversos países, etnias, géneros, edades y áreas industriales diferentes. Este sistema abre más el abanico de las nuevas ideas, ya que cada una de estas personas piensa de forma diferente y pondrá sus intereses encima de la mesa de trabajo.

Una empresa debe aprovecharse de esta situación para generar productos o servicios rompedores que sean capaces de abrirse camino en mercados, por lo general, bastante saturados.

 

No tener miedo a lo desconocido

Resulta obvio que si el fundador de Tesla, Elon Musk, o el de Virgin, Richard Branson, hubieran tenido miedo a navegar en aguas desconocidas, hoy en día no existirían sus dos imperios empresariales. Un emprendedor debe dejar de lado sus temores y tomar los riesgos que muy pocos se atreven a tomar. Los pioneros desconocen los problemas que su idea puede plantear, porque sencillamente no existen casos precedentes. Pero es la única forma de crear algo disruptivo.

En definitiva, no se debe tener miedo al riesgo. Pero eso no es óbice para que se descuiden las más elementales normas de una empresa. Se debe arriesgar pero siempre con criterio y sin que una idea revolucionario comprometa la situación financiera de un negocio, hasta hacerla insostenible. Capacitar a su gente para que sea capaz de vencer sus miedos también favorece la aparición de nuevos y revolucionarios conceptos. Por tanto, se debe asumir una cultura empresarial en la que se premie a los valientes y en la no se castigue el fracaso, sino que de él se obtengan lecciones. Además de, por supuesto, cubrir todos aquellos riesgos que sí se pueden cubrir con un seguro.

 

Vigilar la utilización de los recursos

Muchas veces se piensa que dedicando ingentes cantidades de dinero es más fácil innovar. Eso quizá puede servir para una gran empresa. Pero en el caso de los negocios más rentables de reciente creación es más importante el uso que se hace de esos recursos que la empresa pone a disposición. Con esta idea, el emprendedor debe vigilar por la buena utilización de los recursos. También debe considerar que una escasez de los mismos incentiva el ingenio, lo que al final puede acudir en beneficio del surgimiento de nuevas y disruptivas ideas.

 

Adelantarse a la regulación

Resulta obvio que en la mayoría de los casos, la regulación va por detrás de los nuevos negocios. Ejemplos en este sentido tenemos muchos. Pero los conflictos originados por Uber o Airbnb en los sectores donde se mueven sus actividades constituyen una buena muestra de ello. Un nuevo negocio que se precie de ser innovador debe considerar que sus soluciones y servicios pueden generar conflictos legales. Para evitar los problemas, debe estar preparado. Será la mejor manera de evitar los inconvenientes que la burocracia legal y administrativa generan en las empresas.

 

Siempre mirar hacia el futuro

Robots, internet de las cosas, mundos virtuales… Las oportunidades para la innovación tecnológica son realmente infinitas y las nuevas empresas deben siempre mirar hacia un futuro a medio plazo. Será la única manera de generar ideas y soluciones audaces, capaces de adelantarse en el tiempo y convertir el negocio en uno de los más disruptivos y rentables del sector.

hacking_etico

El hacking ético, un modelo de ciberseguridad cada vez más habitual

Hoy en día prácticamente todas las empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas, tienen un nexo de unión con las nuevas tecnologías y el entorno digital. Un medio que ofrece infinidad de ventajas pero que también abre puertas a nuevos riesgos, como los ciberataques: caída de sistemas, robos de bases de datos, desaparición de secretos industriales…

Los ciberataques

A cierre de 2015, España era el tercer país del mundo donde más ciberataques se registraban, unos 70.000 incidentes según el Ministerio de Asuntos Exteriores. Por eso, parece que no es baladí invertir recursos en la protección de los equipos informáticos que guardan en su interior datos sensibles de la compañía. Mucho más si ésta se mueve a nivel internacional, algo cada vez más frecuente. Y se traslada tanto en softwares eficaces contra las infecciones como en profesionales especializados en la materia.

Este último caso, mucho menos económico pero más efectivo, está recomendado para aquellas corporaciones cuya supervivencia depende del correcto funcionamiento de sus sistemas o de la información que guarda en ellos: servidores, servicios en la nube, patentes, propiedad intelectual e industrial o bases de datos son sólo algunos ejemplos.

El equipo

No se trata sólo de contar con un buen equipo de especialistas informáticos que ponga sus esfuerzos en gestionar de forma óptima las distintas redes de una compañía. También existen profesionales centrados en la ciberseguridad capaces de descubrir los ‘puntos flacos’ de los sistemas y de trazar un plan que tape esos agujeros que ponen en peligro a nuestra empresa.

Se trata de los llamados hackers de sombrero blanco o hackers éticos, que ya están muy presentes en aquellos sectores críticos para mantener los servicios básicos de nuestro día a día: luz, agua, telecomunicaciones, banca, transportes. Éstos realizan pruebas en sus propios ciberespacios para detectar vulnerabilidades y poder corregirlas antes de que ocurra un ciberataque. De esta manera se combate al ciberdelincuente con sus mismas armas.

¿A quién se debe recurrir?

El empresario debe ser muy consciente de que el hacker al que vaya a contratar tendrá acceso a todo tipo de información confidencial para poder evitar ciberataques, así que se recomienda tener plena confianza en el profesional o en la empresa proveedora de servicios. También sería pertinente formalizar un contrato con todo tipo de cláusulas que penalicen con dureza al experto informático si filtra o emplea para su beneficio propio datos de la compañía.

La mayoría de los especialistas en la materia aseguran que, a la hora de decantarse por uno de estos hackers, es mejor elegir a alguno que trabaje para reconocidas compañías de seguridad informática. O que, al menos, cuenten con las certificaciones pertinentes, emitidas por entidades de sobrada reputación. Cualquier precaución es poca cuando se trata de la seguridad de nuestro negocio.

¿Cómo pueden ayudarnos frente a ciberataques?

La pericia de estos profesionales puede salvarnos no sólo de pérdidas de información que repercutan en nuestra cuenta de resultados. También nos evitará una caída de reputación, denuncias y falta de credibilidad por no haber evitado la filtración de, por ejemplo, datos sensibles de clientes.

Y para muestra, un botón: ¿recuerdan aquella plataforma web que invitaba a cometer infidelidades de manera premeditada y con todo tipo de garantías de seguridad y privacidad para mantener al usuario en el anonimato? Pues hace unos meses sus sistemas sufrieron un ciberataque. Se filtraron los datos de todos sus clientes y ahora éstos sufren la extorsión de determinadas mafias, que amenazan con desvelar sus secretos. Por supuesto, la compañía tuvo que cerrar.

Quizás sea éste un caso muy extremo en ciberataques, algo oscuro, pero no hay que olvidar qué tipo de datos guardan ciertas compañías sanitarias, farmacéuticas o de investigación de salud humana. Muy sensibles, relacionados con ensayos de nuevos fármacos, en los que los resultados de los pacientes deberían ser sólo números anónimos. ¿Cómo afectaría un ciberataque a una corporación de este calado? O a las empresas editoriales, discográficas, cinematográficas, ¿qué repercusiones tendrían si un hacker entrase en sus sistemas y robase gigas y gigas de propiedad intelectual?

Son sólo ‘pequeños’ ejemplos en un océano de casos. Hoy por hoy, prácticamente todas las empresas están en internet, y es importante saber protegerse para poder seguir adelante con el negocio.

newsletter

Cómo exprimir al máximo tu newsletter

Las newsltters están viviendo una segunda edad de oro. Después de convertirse en una de las primeras herramientas de la comunicación 2.0, fueron relegadas al ostracismo con el advenimiento de las redes sociales. Pero, en el último año, aquellos mismos que las denostaron han vuelto a ponerlas en la punta de lanza de las estrategias de difusión de contenidos.

La newsletter vuelve a convertirse en un canal directo de conexión con usuarios y clientes. Frente a la difusión masiva de mensajes a través de las redes sociales, esta herramienta de comunicación permite una mayor personalización de mensajes y contenidos. Juega en su contra la inteligencia de las bandejas de los muchos gestores de correo electrónico que pueden enviarlas directamente al buzón de no deseados, si el mensaje no está correctamente tratado.

Para evitar estos riesgos y exprimir al máximo la capacidad de fidelización de una newsletter conviene asegurarse de que se cumplen las siguientes pautas.

1.- Evitar el spam, también es cuestión de forma

Hay que cuidar muy bien cómo se envía una newsletter desde el asunto del mensaje, hasta la forma en la que se maqueta, pasando por el tratamiento que se da a las direcciones de destino.

– El asunto debe ser lo más informativo posible. Mejor si es el título de la noticia más destacada. Incluso si la newsletter pertenece a una empresa de comercio electrónico debe evitarse que pueda ser considera como publicidad agresiva. Eso ocurre cuando los rastreadores de Google identifican palabras como: gratis, ganga, chollo o un exceso de signos de exclamación.

El remitente debe estar muy bien identificado. Esto además de un buen indicador para Google, lo es para el lector final. Si sabe que determinada empresa le ofrece contenido de interés ya se ocupará de gestionar su carpeta de entrada para que esos mails no se le pierdan.

– La lista de destinatarios suele ser una base de datos, pero si en lugar de tenerla guardada en un Excel o una base de datos externa, las direcciones están en la lista de contactos del email desde el que se envían, Google no será tan estricto a la hora de enviar correos a spam.

 

2.- Cuida el contenido hasta la extenuación

Contenidos de calidad y con definición

En los tiempos que corren se da más que por supuesto que ofrecer contenido que no sea de calidad a través de las redes sociales acaba convirtiéndose en una nefasta estrategia. Cualquier cliente o lector asociará la escasa calidad del texto recibido con la de los productos o servicios que proporciona la empresa, con independencia de si eso es así realmente.

Pero la calidad no es suficiente, además hay que tener muy en cuenta que el contenido debe estar muy enfocado a los intereses de los clientes o futuros clientes a los que nos dirigimos.  Las newsletter que más triunfan son las especializadas en un determinado tema de interés para los lectores y clientes de una compañía.

3.- Pon el big data al servicio de tus contenidos.

Encuestas, preguntas directas, sorteos… Existen múltiples herramientas para conocer qué les puede interesar a tus futuros clientes. Todas ellas deben tener prioridad frente a las intuiciones, sensaciones, creencias de los CEOs, community managers o cualquier otra figura de la empresa destinada a decidir de qué va el próximo post o qué temas deben incluirse en la newsletter.

4.- El diseño también importa.

De hecho importa mucho en lo que a newsletters se refiere. Por un lado, porque Google premia determinadas herramientas, como por ejemplo que esté diseñada con html. Por otro, porque un diseño atractivo hará ganar en atractivo a unos buenos titulares. Y finalmente, porque si los botones de compartir en las redes sociales están correctamente situados será mucho más fácil que ese contenido sea compartido.

– Balancear texto e imagen. Una imagen vale más que mil palabras, cierto. Pero, ¿qué ocurre cuando el usuario quiere consultar nuestra newsletter en un móvil mientras viaja en metro, por ejemplo? Pues lo más probable es que las imágenes o no se descarguen o lo hagan mucho después que el texto. Por eso hay que cuidar mucho los titulares y la entradilla para facilitar y enganchar a lector en una primera lectura.  Sobra decir, lo que hace años que llevamos aconsejando en este blog, que todo lo que aparezca en cualquier web, redes sociales y, cómo no, también la newsletter debe estar adaptado para su correcta visualización en móviles.

5.- Distribución: elegir el momento adecuado

Estar en el lugar adecuado a la hora idónea es un arte que muy pocos dominan en el mundo real. En el virtual es algo más fácil. Con infografías como ésta que te invitamos a consultar y muchas otras, se puede saber que existen horas a lo largo de la jornada laboral en las que las que las posibilidades de que tu newsletter sea leída aumentan. Por ejemplo, a primera hora o después de comer durante los días laborales.

– La regularidad importa. Cuando hablamos de regularidad en los envíos, por supuesto depende mucho del tipo de empresa que origina la newsletter. Si es un medio de comunicación parece más que claro que sea una vez al día o incluso dos. En otro tipo de empresas ésta será una decisión clave de la estrategia de comunicación. Hay que tener en cuenta que el objetivo es mantener una relación fluida con el cliente y al mismo tiempo ofrecerle contenidos de calidad. Esto último, por ejemplo, es muy complicado con newsletters diarias a no ser que se tenga personal con dedicación exclusiva  a esta tarea. Un reto más asumible puede ser una vez a la semana o cada 15 días, tampoco pasa nada si se demora un poco más. Lo importante es ser regular y llegar al buzón cuando el cliente lo espera.

riesgos_seguro

5 riesgos que justifican contratar un seguro para el comercio exterior

Las operaciones de las empresas exportadoras se ven sometidas a una variada lista de factores fuera de su control. Esos riesgos pueden ser trasladados a un tercero mediante los contratos de seguros, pero ¿qué clases de riesgos existen en comercio exterior?

 

Varios son los factores que pueden repercutir de manera negativa sobre las operaciones de comercio exterior, hasta el punto de poner en peligro la culminación de las mismas. Toda empresa exportadora o importadora debe ser consciente de dichos riesgos a la hora de embarcarse en una operación de este tipo, si quiere tener éxito en el comercio internacional.

La incapacidad de las empresas a la hora de garantizar la estabilidad de los resultados (por no controlar los factores que influyen sobre los mismos) se traduce en una incertidumbre. En la medida de lo posible, se busca paliar con la contratación de un seguro para el comercio exterior.

5_riesgos_comercio_exterior

5 principales riesgos del comercio exterior

Pero… ¿cuáles son exactamente las clases de riesgos que ponen en peligro las operaciones de exportación / importación?

one_comercio_exteriorRiesgos comerciales: Esta clase de riesgos, predominantes cuando hablamos de comercio exterior, se ven reforzados al cruzar fronteras por la dificultad para obtener suficiente información en el momento adecuado. Así como por los conflictos entre diferentes normas legales y culturas de negocios. Aquí entrarían el riesgo de resolución unilateral de contrato, el riesgo de no conformidad, el riesgo por insolvencia / impago y el riesgo por fraude.


two_comercio_exteriorRiesgo-país:
Este concepto designa al conjunto de riesgos derivados de la situación política y económica del país con el que se comercia (es decir, no tanto en el socio comercial como en su país de residencia).
Así, puede ocurrir que una de las partes se vea imposibilitada por su gobierno para cumplir con las obligaciones contraídas (riesgo soberano), que un cambio regulatorio repentino o una decisión arbitraria de las autoridades derive en la expropiación o la ilegalización de la empresa extranjera (riesgo regulatorio) o que el estado no puede hacer frente a sus deudas por carecer de divisas (riesgo de transferencia). Además, las políticas comerciales de algunas naciones pueden bien causar restricciones temporales que pongan en riesgo las operaciones en curso, bien sumergirse permanente en el proteccionismo como consecuencia de cambios políticos.


three_comercio_exteriorRiesgo de cambio:
La variabilidad del precio de las divisas (afectadas por la volatilidad de las variaciones del PIB, la oferta y la demanda, o los movimientos especulativos) pueden afectar negativamente a este tipo de comercio, que implica transacciones en monedas ajenas a la de una de las partes, y que además se ven afectadas por retrasos entre la entrega y el pago de las mercancías; retrasos que pueden traducirse, por la mencionada variabilidad de las divisas, en pérdidas o ganancias inesperadas.


four_comercio_exteriorRiesgo de transporte:
Las, en muchos casos, enormes distancias que tienen que recorrer las mercancías en este mundo globalizado (y los múltiples medios de transporte necesarios en ese proceso) no hacen sino aumentar las probabilidades de que éstas terminen extraviándose o deteriorándose. Además, el paso de las mercancías por diversas jurisdicciones implica necesariamente una tramitación documental más compleja que aumenta el riesgo de cometer errores burocráticos, exigiendo por ellos a las empresas un conocimiento exhaustivo de los procedimientos del comercio internacional.


five_comercio_exteriorRiesgos extraordinarios / catastróficos:
Por desgracia, no son sólo los factores económicos y sociopolíticos los que pueden afectar al cumplimiento de contratos en el comercio exterior. Y es que el futuro de las empresas exportadoras está constantemente al albur de toda clase de desgracias, desde actos terroristas o guerras hasta catástrofes naturales (como terremotos, tsunamis, huracanes o, incluso, erupciones volcánicas… recordemos cómo afectó la nube de cenizas del Eyjafjalla a los vuelos por toda Europa).

Todos los riesgos antes citados son difícilmente evitables, pero sí pueden ser gestionados por las empresas exportadoras, bien tomando decisiones para minimizarlos, bien decidiendo trasladarlos a una tercera parte a través de un contrato de seguro para el comercio exterior (esto es, aquél por el que el asegurador se obliga a indemnizar, dentro de unas condiciones previamente pactadas, el daño producido al asegurado o bien a satisfacer un capital u otras prestaciones convenidas). Los riesgos cubiertos por esta clase de contratos deben ser ciertos, posibles y lesivos (además, claro, de susceptibles de valoración).

cuatro_soluciones

4 soluciones que harán crecer su negocio

A pesar de las incertidumbres derivadas de los inciertos resultados electorales de las próximas elecciones en el corazón de Europa, 2017 puede ser un buen año para el crecimiento de los pequeños negocios. La recuperación económica española y global y el auge del consumo ayudan a que los emprendedores obtengan mayores beneficios de su actividad empresarial.

 

Para aprovechar este buen escenario económico de la mejor forma posible, es importante que desde las empresas se impulsen soluciones que ayuden a incrementar el crecimiento tanto de los ingresos como de los beneficios. Desde este post proponemos varios pasos que se pueden aplicar para obtener un plan comercial que motive el alza de las cifras.

 

Elevar el nivel de clientes y la fidelización de los mismos
Incluir una buena estrategia de contenidos en nuestro plan de negocio es clave para ganar clientes. Para que los contenidos difundidos por la empresa sean vistos como útiles por los consumidores es necesario pensar más en la calidad que en la cantidad. Vale más una buena información semanal que un sinfín de artículos que no aporten nada novedoso.

 

Según diversos estudios, con un texto de unas 700 palabras que interese a su público objetivo es más que suficiente. Obviamente es importante aprovechar las ventajas que las redes sociales ofrecen en cuanto a difusión de los contenidos. Quizá esto le pueda parecer algo simple, pero colgar un contenido nuevo a la semana crea un hábito en el consumidor que consolida su relación con la empresa.

 

Otra manera de elevar la confianza con la marca y aumentar la credibilidad de los productos y servicios que la firma ofrece es desarrollando cursos o seminarios digitales a través de la web. Aunque no esté extendido en España, realizar presentaciones sobre cuestiones que afectan a sus clientes, mejoran las relaciones y aportan un valor añadido a la empresa que, en consecuencia, se debería traducir en incremento de los ingresos.

 

Revisar toda la cadena de producción
La forma de ejecutar un negocio es lo que diferencia a los negocios que funcionan de los que no lo hacen. En ocasiones, el emprendedor considera que con vender el producto o el servicio es suficiente y no se presta la necesaria atención para mejorar la operatividad interna, lo que impide obtener mayores réditos de las ventas.

 

Pongamos el ejemplo de una empresa que cuenta con maquinaria para fabricar cualquier producto. De momento, un buen mantenimiento del equipo incrementará la capacidad de producción, lo que permitirá llegar a más clientes. También interesa invertir en mejoras, ya que, por ejemplo, con la reducción de residuos, se mejora la efectividad de los procesos y, por lo tanto, se convierten en más rentables para la empresa.

 

Como es lógico, no todos los emprendedores son especialistas en la mejora de los procesos internos, por lo que conviene contar en el equipo con especialistas que sean capaces de sacar el máximo partido con las herramientas con las que la firma cuenta. Además, un experto resulta clave para prevenir posibles fallos de la cadena de producción que generarían importantes pérdidas.

 

Incrementar los servicios que se ofrecen
Una de las mejores maneras que existen para que el negocio aproveche el buen momento económico y sea capaz de crecer es añadiendo complementos a las referencias que se comercializan.

 

En ocasiones, los emprendedores consideran que incluir productos o servicios extraordinarios estará mal visto por los clientes, al considerar estos que se les está tratando de sacar más dinero. Pero esta circunstancia no ocurre cuando se elabora una buena estrategia complementaria y se lanzan nuevos productos o servicios que sí tengan un valor añadido.

 

Un buen ejemplo en este sentido son las ediciones de coleccionistas o las reediciones en vinilo que la industria de la música lanza de algunos de sus discos estrella. Al ofrecer algo más, el cliente no presenta inconveniente alguno en volver a pasar por caja.

 

Lanzar promociones agresivas para todos
Si su negocio se lo puede permitir, no tenga inconvenientes en incluir las promociones en su plan comercial. Es cierto que los márgenes se erosionarán pero a cambio se obtienen más ventas y se capta a nuevos clientes a los que se les puede fidelizar con posterioridad con otro tipo de productos o servicios.

 

También es provechoso a largo plazo incluir en estas promociones a sus clientes más fieles y no caer en el error de apartarlos de las ventajas. Eso es lo que hacen muchos operadores de telefonía y bancos, que lanzan ofertas agresivas para aumentar su cartera de clientes pero se olvidan de premiar a los más veteranos. Esta estrategia es contraproducente porque lo que se gana por un lado se pierde por el otro. Para evitar caer en este error, el emprendedor no debe olvidar que el verdadero valor de un consumidor se obtiene en el largo plazo y no con la primera compra.

chatbots_ac

Los chatbots, la siguiente revolución de la atención al cliente

En 2017 los chatbots comienzan a reemplazar a muchas aplicaciones móviles tradicionales y su uso se está popularizando en la empresa, sobre todo, en sectores muy relacionados con los call center, logística o el marketing digital.

La conversación es el nuevo interfaz y se va a convertir en el medio dominante en la interacción cliente-marca y en la experiencia de cliente. Como señala Julien Hervouet, CEO de iAdvize, los chatbots se van a convertir en imprescindibles aliados en la atención al cliente «combinando la automatización y la experiencia humana para crear una experiencia de cliente sobresaliente»

 

Los chatbots están llegando a los servicios de atención de cliente y suponen una gran oportunidad para su mejora, en especial, en los centros de contacto, en los servicios de logística, comercio electrónico…

Un aspecto importante a considerar es la necesidad de integración del chatbot en las aplicaciones de mensajería u otros servicios de modo que no se requiera grandes esfuerzos del usuario y que la llamada al servicio correspondiente (bien por voz o bien por texto) permita su realización sin necesidad de salir de la aplicación. La omnicanalidad es otra de las características que deberá cumplir el chatbot.

Un chatbot es un canal de atención al cliente y las ventajas que ofrece en las etapas del proceso de compra, según Deusto, son:

  • Etapa de conciencia: resolver dudas sencillas sobre la marca o producto.
  • Etapa de consideración: proporcionar detalles del funcionamiento del producto, enviar información por email, dar información detallada, etc.
  • Etapa de conversión: facilitar y cerrar la venta.
  • Etapa de fidelización: dar atención al cliente personalizado para fidelizarlo con la marca.

PLATAFORMAS DE CHATBOTS DE MENSAJERÍA

La mensajería es una interfaz predeterminada para la comunicación social. Existen numerosas plataformas de mensajería (Slack, Facebook Messenger, Twitter, Skype, Telegram, WeChat, Kik) que ofrecen sus API (interfaz de programación de aplicaciones) para integrar chatbots en sus sistemas creando un nuevo ecosistema de apps y servicios disponibles en las tiendas de bots (bot stores) para su uso personal o empresarial, o desarrollar bots específicos para las empresas.

UN CASO DE ÉXITO: EL CHATBOT DE CAIXABANK

CaixaBank presentó el pasado día 6 de febrero el primer chatbot del sector financiero en España, integrado en su banco móvil imaginBank. La entidad ha creado un servicio por el cual los clientes de imaginBank pueden dialogar con el bot para conocer qué ofertas y promociones tienen a su disposición y cuáles se adaptan mejor a sus intereses y a su lugar de residencia.

CaixaBank fue una de las pioneras en la aplicación de bots en el sector financiero con el uso de esta tecnología de inteligencia artificial a través de Twitter para resolver cuestiones sencillas, pero no tenía las grandes prestaciones -voz y texto- y otras funcionalidades que ofrece el nuevo chatbot.

Integración del chatbot

El nuevo servicio está disponible a través de Facebook Messenger o mediante la página de Facebook de imaginBank. El chatbot está especializado en proporcionar información y asistencia sobre el uso de ofertas y promociones. El cliente puede preguntar directamente al chatbot, mediante mensaje escrito o de voz, qué ofertas existen para un determinado ámbito o un lugar concreto. En estos casos, el robot le contesta mostrándole la selección que se ajusta a su petición e incluso le sugiere continuar la conversación buscando otras posibilidades similares que también le puedan interesar. El chatbot ofrece otro conjunto grande de servicios, notificaciones, etc.

PARA SABER MÁS DE EXPERIENCIA DE CLIENTE

Soraia El Kutby. Customer Experience. México: Alfaomega/Marcombo, 2016.

nube_futuro

La nube, el futuro de los nuevos negocios

Todos recordamos el auge de las puntocom de la década de los 90. Fue una época espectacular para un sinfín de nuevos negocios que, como sabemos, no acabó bien para la mayoría de empresas que protagonizaron aquellos años de crecimiento desmedido. Haciendo un breve análisis de aquel momento, la verdad es que muy pocos sabían qué era lo que estaba ocurriendo. Se tenía la certeza de que las empresas basadas en Internet serían fundamentales en el futuro, pero, como todo lo que empieza, casi nadie fue lo suficientemente visionario para discernir el pleno alcance de ese boom, y cómo había que sobrevivir al lógico pinchazo de la burbuja.

 

Todavía hoy se siguen sin conocer las causas reales que condujeron a que muchas de aquellas empresas acumularan capital en un momento, para poco después observar como ese maná de dinero que provenía fundamentalmente de los hedge funds voló sin regreso. Obviamente, el hecho de que la mayoría de esas firmas carecieran de un plan de negocio definido en el que se mostrara con claridad una hoja de ruta adecuada de cara a obtener beneficios en el futuro, constituía una causa de peso. Pero la lecciones más importantes que se deben extraer de aquellos maravillosos y locos años es que aunque las empresas no perduraron, sí lo hizo la tecnología, que ha evolucionado hasta conducirnos a una época, la actual, en la que nada existe si no tiene una pata en el mundo digital.

 

Al igual que aquellos pioneros de Internet, hoy nos encontramos en una situación similar a la de entonces, lo que pasa es que en vez puntocom se llama puntocloud. Como pasó durante la última década del siglo XX, todo empresario o emprendedor que se precie de serlo es perfecto conocedor de que la nube o el cloud computing dominará el futuro de los negocios. Pero no será solo fundamental para los negocios por Internet o para los negocios innovadores, sino para todos los negocios. Aunque se desconoce su alcance real, todas las empresas están migrando a la nube que, en pocos años, llegará a revolucionar hasta los modelos de trabajo y de negocio de forma mucho más veloz a lo que lo hizo Internet. Obviamente toda startup que recién comience no puede obviar una realidad a la que no se sabe cómo enfrentarse.

 

Ventajas de la economía en la nube

Indudablemente el auge cloud elimina barreras de entrada para los empresarios y genera un buen número de oportunidades que conviene aprovechar. Entre otras cosas, redefine lo que es una compañía y permite que éstas partan con un enfoque mucho más global. Las relaciones comerciales y personales también sufrirán cambios, y qué decir del trabajo. Resulta evidente que algunos puestos desaparecerán y otros nuevos ocuparán su lugar.

 

El cloud formará parte del corazón de unas pymes que mirarán más allá del ámbito local o, incluso, nacional. Pero lo harán desde el mismo comienzo. Como ocurrió con las puntocom, seguirá habiendo paralelismos, ya que muchos de estos nuevos negocios centrados en la nube desaparecerán porque no fueron capaces de comprender el alcance del entorno en el que se movían. Y al igual que sucedió en el pasado, quedarán un puñado de visionarios que dirigirán el mundo desde firmas con menos de 15 años de existencia.

Uno de los cambios más notables, que ya se está empezando a producir, es la procedencia de los socios. El mundo digital elimina fronteras por lo que empieza a ser habitual que algunas startups tengan dueños de diversos rincones del planeta que, quizá, jamás han mantenido una conversación personal con la persona a la que ofrecen su apoyo financiero.

Incomprensión
Al igual que pasó con la economía digital, y todavía ocurre, la empresa tradicional considerará al cloud computing como un enemigo. No hace falta echar la vista muchos años atrás para encontrar cómo la industria de la música hizo lo imposible por impedir el auge de Internet. Pues bien, después de la dura batalla y de los cientos de víctimas, la derrota del pasado es clara y ahora buena parte de la sociedad escucha en forma digital. Igual pasará con la nube en los sectores que puedan estar más afectados por su auge, como por ejemplo, la consultoría o la auditoría. Habrá protestas y denuncias para finalmente plegarse a un futuro irremediable.
El camino a seguir
El emprendedor actual no debe ser nostálgico del pasado. Para tener éxito hoy en día es obligatorio mirar hacia delante. En los próximos años el puntocloud ofrecerá oportunidades inigualables que se deben aprovechar. Pero eso conllevará a reconocer la verdad de que esta nueva plataforma empresarial es un camino alternativo pero eficaz para que los emprendedores creen sus propias empresas de forma más rápida y efectiva.

 

Eso sí, para ello hay que olvidarse de que el mundo, al menos el más desarrollado, se mueve dentro de una economía donde la manufactura es la clave. La realidad es que la tecnología y el cloud es parte fundamental de la misma. Y que empuja al mundo de forma inexorable a una economía integrada que la política puede retrasar, pero nunca detener.