tiendas_virtuales

¿Son las tiendas virtuales el futuro?

La sociedad evoluciona con gran rapidez y los cambios derivados de los avances tecnológicos hacen que lo notemos en mayor medida en un plazo de tiempo más corto que unos años atrás. En el ámbito empresarial, la irrupción en el mundo laboral de la llamada generación Z (los nativos digitales), es un salto más en la forma de entender el trabajo y en los hábitos de consumo, por su manera de interactuar digitalmente. Según un informe de PWC, las compras online en España en 2017 se han incrementado: el porcentaje de españoles que realiza adquisiciones online semanalmente sube del 19% al 27%. Y parece claro que esta tendencia al alza se mantendrá con la llegada de una nueva generación más habituada a utilizar dispositivos móviles para todo y la mejora de las plataformas que ofrecerán una experiencia de compra más atractiva.

Los pequeños empresarios no pueden quedarse al margen de estas nuevas tendencias y deben analizar, teniendo en cuenta la tipología de su negocio, cómo aplicarlas para mejorar sus resultados. Conocer el sector, cuáles son los principales competidores, la información sobre esas empresas y hacia dónde se dirigen las tendencias son un primer paso indispensable para tomar las decisiones correctas. Los empresarios millennials apuestan por el e-commerce, tal como señala el estudio “Las pymes españolas en el ámbito online” de eBay, que destaca que cuatro de cada diez pequeñas y medianas empresas gestionadas por jóvenes nacidos después de 1980 ya vende a través de Internet, superando la media nacional que se queda en un 25%.

Cómo prepararse para el salto virtual con información sobre empresas

Lo primero que debe hacer cualquier pequeño empresario que todavía no haya abordado la digitalización, o que lo haya hecho, pero no esté seguro del camino emprendido, es realizar un análisis en profundidad:

  • De su sector y de la competencia, lo que se está haciendo, lo que funciona y lo que no y hacia dónde evoluciona el mercado. Para esto le será de gran ayuda la información sobre empresas a la que puede acceder de forma fácil, y estando seguro de que se ha obtenido de fuentes de garantía, a través de marcas como eInforma.
  • De su propia empresa, cómo está de preparada para abordar este proceso (el nivel de digitalización actual dentro de la empresa y de los empleados de la misma), para ver qué capacidad tiene de introducir los cambios sin hacer demasiados ajustes o las medidas internas que ha de tomar para que sea un éxito, como por ejemplo cursos de formación para los empleados.

A partir de ahí podrá diseñar su propio proyecto, si no se ve suficientemente capacitado contando con el asesoramiento de profesionales expertos. Este es el momento de decidir si el producto a servicio de la compañía es compatible con una tienda online, y, si lo es, la mejor manera de implementarla. De acuerdo con el informe de PWC una de las principales pegas de los compradores online es la dificultad para comprar en las plataformas disponibles. Personalizar la experiencia para nuestro tipo de clientes, que sea fácil y accesible a través de cualquier dispositivo móvil, es importante para que resulte exitosa. Pero una vez conseguido vender, también hay que hacer llegar al consumidor su adquisición de forma segura y en el menor tiempo posible, y tener establecido un sistema de devoluciones y cambios cuando el producto lo requiera.

Si no estamos seguros o no tenemos la capacidad para desarrollar una tienda online propia, existe la opción de vender nuestros productos a través alguna plataforma ya establecida en el mercado, aunque hay que tener en cuenta que aquí se ofertará probablemente junto a su competencia directa. Además de gigantes como Amazon, existen otras plataformas más especializadas en las que podemos encontrar a nuestros clientes objetivos.

Se decida por una u otra alternativa, lo importante es asegurarse de que se ha realizado un análisis correcto, con la información adecuada, porque quedarse atrás en las nuevas posibilidades que las tecnologías abren a los negocios supone a la larga un grave riesgo para la empresa.

plan_de_marketing

El plan de marketing en pymes y autónomos

Por muy bueno que sea el producto o servicio que una empresa ofrece, si nadie lo conoce, sencillamente, no existe. Para evitarlo las pymes y los autónomos cuentan con la necesaria herramienta del marketing. De ahí que la elaboración de un plan que sirva como altavoz a la marca sea una de las primeras obligaciones de todo nuevo negocio.

Con la idea de esclarecer la mejor estrategia a seguir para implantar una gestión comercial y de marketing óptima para el negocio, desde este blog vamos a definir unos pasos imprescindibles que todo emprendedor debe seguir. Es cierto que existen muchas metodologías diferentes. Pero la que aquí se expone es la más sencilla y práctica.

Análisis de mercado
Empecemos con un símil deportivo. Es obvio que nadie puede pensar que cada vez que Rafael Nadal salta a la pista no se ha estudiado antes las fortalezas y debilidades de su rival para así tratar de ganarle. En el mundo de la empresa se debe realizar el mismo trabajo. Una vez que tengamos claro el producto o servicio que se va a poner a disposición de los clientes, se debe averiguar si en el mercado existe algo similar. De esa forma se definirá a sus rivales. A continuación, es preciso investigar al detalle que es lo que ofrece la competencia que puede evitar que los clientes adquieran nuestras referencias. Recurrir a internet para este trabajo está muy bien y seguro que reduce el tiempo de estudio. Pero siempre que sea posible, nada mejor que visitar físicamente (si es posible o tiene sentido) a la competencia hasta descubrir sus secretos. Es obvio que toda esa información debe formar parte del plan de marketing.

Análisis interno
Una vez conocidos a nuestros rivales toca realizar un análisis de nuestro negocio, también conocido como análisis DAFO. Durante el mismo se debe poner especial énfasis en descubrir cuáles son nuestras propias fortalezas y debilidades, así como las oportunidades y las amenazas para el negocio. Solo así se podrán descubrir cuáles son los puntos débiles de nuestros productos, servicios o marca y resolverlos mediante acciones de marketing bien dirigidas.

Saber quién es el cliente
Muchos empresarios se cansan de decir que nuestro cliente quiere esto y lo otro. Pero en realidad no tienen ni la menor idea de quién es realmente el señor o señora que con sus compras paga las nóminas. El éxito o fracaso de un negocio depende en gran medida de conocer a quién van dirigidas nuestras referencias, conocer sus gustos, debilidades y lo que exige a la empresa. De ahí que descubrir lo que los anglosajones llaman target sea fundamental en todo plan de marketing que se precie. Con esta idea es necesario realizar un estudio lo más completo posible del usuario en el que se incluyen aspectos como edad, sexo, nivel económico, residencia, gustos, etc. Cuantos más datos podamos obtener mayores probabilidades existirán de poner a su disposición productos o servicios que, de verdad, solucionen alguno de sus problemas.

Diferenciarse del resto
Tras conocer a la competencia, nuestras propias debilidades y al cliente llega otro paso clave que recibe el nombre de UVP (Unique Value Proposition). En castellano quiere decir que llega el momento de preguntarse si nuestro producto es diferente o destaca sobre el resto, ya que solo así seremos capaces de venderlo. No obstante, si la respuesta a la cuestión anterior no es afirmativa, no hay que preocuparse. Pero sí trabajar para desarrollar una referencia que se diferencie del resto. Un ejemplo en esta línea está en los orígenes de Netflix, que logró que un gigante como Blockbuster cerrara sencillamente mandando por correo las películas a los hogares.

Posicionarse
Una marca debe representar exactamente lo que la empresa trata de ofrecer a la sociedad. Solo así se podrá realizar un plan de marketing efectivo. Ejemplos o eslóganes de enseñas que reflejan a la perfección los valores de las compañías se pueden encontrar muchos. Pero algunos casos muy característicos y que deberían estudiarse son los de Burger King, Apple y su “Think different” o el 99,9 por ciento de la publicidad que realiza Coca-Cola, que quizá es la marca que mejor ha sabido poner en valor sus productos a través de la publicidad.

Responder a las cinco “P”
Encontrar respuestas a las llamadas 5Ps (producto, precio, promoción, plaza y postventa) es el penúltimo paso a seguir y, quizá, el más importante de todo plan de marketing. De ahí que sea necesario extenderse en cada una de estas cuestiones.

¿Qué producto venderá? Definir las características y beneficios que ofrece un producto o servicio es ahora mucho más sencillo tras los pasos anteriores en los que se ha recabado toda la información necesaria.

¿A qué precio? Es obvio que siempre se debe ganar dinero con cada unidad que se venda. Pero dependiendo de cuál sea el tipo de producto convendrá diferenciarse de la competencia en este sentido, o no.

¿Cómo darse a conocer? Definir la estrategia de comunicación es clave ya que solo así se podrá llegar a los usuarios. En la actualidad, es bueno servirse de internet y las redes sociales para conseguir nuestros objetivos en este sentido.

La traducción de Plaza para la cuarta P proviene del inglés y en castellano lo más similar sería distribución. Es decir, elaborar un modelo logístico adecuado que nos permita llegar a nuestros clientes. Este puede ser a través de canales digitales o físicos.

¿Cómo será la experiencia del cliente tras las venta?
El servicio que se ofrece al cliente tras la compra es fundamental para el negocio. Aquí debe definirse la estrategia de seguimiento a clientes. Solo así se podrá lograr que el cliente repita la compra.

Plan de marketing
Llega el momento de plasmar todos los puntos anteriores en un plan de marketing. Aquí se deben incluir también el equipo encargado de poner en práctica dicho plan, así como las actividades promocionales que más interesen al negocio.

customer-1253483_1280

Servicio al cliente: errores que los emprendedores no deben cometer

La regla no escrita de que el cliente siempre tiene la razón acostumbra a regir la forma de actuar de muchas empresas. De hecho no hay mejor estrategia que ofrecer un buen servicio de atención al cliente. No obstante la realidad es que los usuarios no siempre aciertan y sencillamente buscan la manera de quejarse, protestar o de sacar partido a una situación.

Para comprobarlo basta con poner un ejemplo muy simple. Casi todos los que están leyendo este post seguro que alguna que otra vez han intentado sacar provecho de alguna promoción de un operador de telefonía dirigida a otro tipo de usuario (probablemente nuevos para incentivar el cambio de compañía). Y también es muy probable que si no hay permanencia de por medio, se ha amenazado a la teleco con abandonarla cuando en realidad lo único que se buscaba era que se nos ofreciera un descuento.

Esta estrategia no es mala. Pero es verdad que demuestra que en ocasiones al cliente no le ampara el cien por cien de la razón cuando critica un producto o servicio. A pesar de esta realidad lo que está fuera de toda duda es que la empresa, ya sea multinacional o una pyme o un autónomo, debe dar siempre un servicio de atención correcto.

Lo más importante es saber escuchar. Pero, como ya se ha dicho, sabiendo que el cliente no siempre tiene la razón. En este último caso hay que diferenciar entre el tipo de usuario para saber dar un servicio adecuado.

Cliente indeciso
Este tipo suele quejarse y pretende devolver un producto o servicio que no sabe muy bien por qué compró y que no utiliza. En este caso, la labor del emprendedor de un nuevo negocio pasa irremediablemente por guiar a dicho usuario y explicarle cuales son las ventajas y desventajas de lo que ha adquirido e incidir en las virtudes que tiene. En ese caso quizá logre que el cliente cambia de parecer.

Una labor de guía similar es la que hay que llevar con aquellos clientes que no conocen una referencia en concreto, luego la adquieren pero no son capaces de sacarle partido. Entonces regresan proponiendo modificaciones o cambios, a menudo, absurdos. Si se da ese caso, su obligación para ofrecer una buena atención a ese cliente es revisar el producto junto a él para explicar su funcionamiento y hacerle entender en qué falló a la hora de usarlo.

Cliente siempre insatisfecho
Es un tipo de usuario que suele dar muchos problemas ya que siempre solicita la devolución de su dinero. Y de no conseguirlo inventa excusas para desprestigiar el producto o el servicio. En este apartado, cada problema requerirá una solución diferente. Y es muy probable que  aunque se hagan las cosas bien desde el departamento de atención no se puede evitar una campaña en contra de la marca.

Cliente que miente
Este tipo de cliente se descubre a la hora de hacer encuestas, ya que miente para que no se les haga más preguntas. Un ejemplo en esta línea es la respuesta que suelen dar la mayoría de los comensales de un restaurante cuando el camarero le pregunta sobre la calidad de la comida. Aunque no le haya gustado nada, en la mayoría de los casos, el encuestado dirá que todo está muy bien para librarse del cuestionario y jamás volverá al local. Por eso en ese tipo de encuestas lo mejor es quedarse con las respuestas que están alejadas de los extremos, ya que es probable que en ese punto se encuentre la verdad.

Una vez conocidos los tipos de clientes y las situaciones complicadas a las que pueden llevar incluso a los negocios que funcionan, llega el momento de tratar de aquellos errores básicos que jamás debe cometer en el servicio de atención al usuario. Aunque cada empresa es un mundo, existen una serie de frases o palabras que al pronunciarlas indican con claridad que se ha cometido una equivocación por parte de la compañía.

Jamás se debe pronunciar la palabra “no”
La primera regla básica de un comercial que está en contacto con los clientes es que no puede utilizar la expresión “no”. Siempre se debe decir “si podemos, éste es el precio”. Y si de verdad es imposible satisfacer las necesidades del usuario es conveniente conducirle hacia otras opciones similares que la empresa posea.

Nunca se debe preguntar “¿está seguro?”
Es cierto que la mayoría de los clientes cometen errores. Pero eso no quiere decir que se pueda dudar directamente de sus afirmaciones. En ese caso, el posible conflicto empeorará. Para evitarlo, es mejor recurrir a la compresión en vez de a la negación.

Lo intentaré
Esta frase es muy típica en muchos servicios de atención al cliente. A pesar de ello es errónea. Un cliente no tiene el más mínimo interés en saber que se va a intentar resolver un problema. Quiere soluciones y las quiere ahora. Así que es mejor decirle lo haré, y hacerlo.

Llame si tiene otro problema
Un buen empresario debe preocuparse de que un cliente que ha tenido un problema con alguna de sus referencias la haya resuelto por completo. Así que en vez de decirle que llame si le vuelven a surgir problemas, es más aconsejable contactarlo desde la propia empresa para saber si todo sigue en perfecto orden.

Ya le llamaremos
Esta frase se escucha mucho en las entrevistas de trabajo y en los servicios de atención al cliente. Y en ambos casos suele ser falsa, ya que lo normal es que nadie llame en realidad. Eso el cliente lo sabe por lo que un negocio no debe nunca pronunciar tal frase e intentar resolver cualquier inconveniente al momento.

Con todo, la mejor estrategia para tener siempre satisfechos a los clientes es, además de contar con un buen servicio de atención al usuario, disponer de una oferta de productos o servicios de calidad que se vendan a precios competitivos. En estos casos, las quejas suelen ser siempre escasas.

marketing-1466313_1280

Errores que los emprendedores deben evitar al iniciar un negocio en Internet

Una sociedad cada vez más digitalizada demanda negocios que se adapten a sus preferencias. De ahí que sea lógico el creciente interés de los emprendedores por iniciar aventuras empresariales dentro del mundo de Internet. Es cierto que las barreras de inicio en este tipo de empresas son menores que en las firmas tradicionales, que requieren de locales físicos. Pero eso no quiere decir que no existan dificultades que, a menudo, hacen fracasar a los negocios online.

En concreto, la mayoría de los emprendedores que inicia un negocio exclusivo del mundo digital se ve obligado  a abandonar siempre por una serie de errores que, quizá puedan parecer obvios, como las malas estimaciones en los ingresos o una oferta inadecuada. De ahí que en este post tratemos de elevar las posibilidades de éxito de este tipo de negocios innovadores. Pero eso solo será posible si no se cometen estos errores que son demasiado comunes en los negocios en línea.

No realizar un plan de negocio
En ocasiones, los emprendedores consideran que los nuevos negocios exclusivos de entornos digitales no deben disponer de un plan de negocios pormenorizado donde aparezcan los objetivos y, sobre todo, el sentido de la empresa. Se trata de un grave error que suele conducir a estas empresas al fracaso.

Las empresas dedicadas exclusivamente a internet quizá no requieran de un plan de 20 o 30 paginas como los que debe tener todo negocio tradicional. Pero eso no quiere decir que se pueda prescindir de un documento en el que al menos se incluya el presupuesto del que disponemos y el tiempo que tardara en terminarse. Además de sendos estudios de mercado. Uno sobre una necesidad desatendida de los consumidores que nuestra empresa debe cubrir, y otro en el que se incluya cómo se van a obtener los ingresos. ¿Hay gente dispuesta a pagar por lo que se ofrece? ¿Todo llegara vía publicidad? Este tipo de preguntas deben quedar respondidas antes de arriesgarse a iniciar un camino plagado de obstáculos.

Centrarse en detalles que no aportan demasiado
La prioridad de cualquier emprendedor debería ser que la empresa despegue. El problema es que, a veces se olvida ese objetivo principal y se pierde demasiado tiempo en cosas pequeñas que no aportan nada de valor en los primeros meses de la firma. Buenos ejemplos en este sentido son las tarjetas de presentación o la estrategia de marketing que si bien posteriormente son importantes, a la hora de iniciar el proyecto son totalmente prescindibles.

No preocuparse por la situación económica
Los fundadores de un negocio en línea deben tener un plan financiero que evite que el negocio se quede sin dinero. Por desgracia, en los entornos digitales el tema económico suele pasar a un segundo plano porque se requiere menor inversión. Pero eso no quiere decir que el dinero no sea necesario para proseguir expandiendo la firma. Muchas veces los empresarios se dan cuenta tarde de la falta de dinero y demoran en exceso la búsqueda de financiación, lo que condena al fracaso.

Vender demasiado barato
En ocasiones son los propios empresarios los que devalúan sus productos o servicios al ponerlos a la venta a precios muy bajos. Quizá esto sirva para incrementar la base de clientes. Pero si no se obtiene beneficio por cada referencia vendida, no servirá de nada. Además, el usuario se acostumbra rápido a los bajos precios y suele responder de forma negativa a una repentina subida. Así que es mucho mas aconsejable poner un PVP adecuado que permita competir pero que también aporta ganancias. El problema es que si antes no se ha realizado un plan de negocio (como se decía al principio del post) será imposible conocer el precio correcto que debe ponerse.

Olvidarse de la atención al cliente
Como en el mundo de las pymes y los autónomos que operan exclusivamente por internet, las transacciones se producen online es sencillo olvidar que el señor que paga es una persona que querrá recibir una atención correcta. Obviamente este tipo de olvidos en la atención al cliente conduce al fracaso ya que las redes sociales son una canal muy fácil y sencillo para que las quejas de un determinado usuario puedan obtener una repercusión mayor, y con ello, genera un grave perjuicio para el negocio.

Excederse con las promociones
Con el objetivo de darse a conocer, el nuevo emprendedor suele caer en la tentación de ofrecer muestras de referencias de forma gratuita. Esta estrategia en sí no es negativa pero debe ser manejada con sumo cuidado. Es decir, una promoción solo debe ser utilizada como gancho para que el cliente se anime posteriormente a adquirir los productos o servicios de la empresa.

Gastar demasiado en redes sociales
Las redes sociales son ideales para la promoción de negocios online. Pero eso no quiere decir que una empresa que acaba de arrancar deba invertir en todas las redes que existen. Tratar de abarcarlo todo supone un error que puede poner en dificultades la solidez financiera del negocio. De ahí que sea más conveniente estudiar qué entorno utiliza nuestro tipo de cliente potencial y centrar el esfuerzo inversor en dicha red.

board-2449726_1280

¿Cómo incrementar la productividad y la eficiencia en los nuevos negocios sin gastar dinero?

Una de las grandes máximas de todo empresario es la de obtener más con menos. Es decir, la de ser capaces de incrementar tanto los volúmenes de ingresos y beneficios con un gasto similar y, si es posible, menor. Mantener tal nivel de desempeño eleva la presión sobre los emprendedores. Pero, al contrario que en otras circunstancias, la carrera por ser la firma más productiva no puede dejarse de lado, ya que es imprescindible para que los nuevos negocios prosperen.

Ser más eficiente y productivo en todos los procesos de la empresa es lo que diferencia a las compañías que se ven obligadas a cerrar tras pocos años, o incluso meses, de vida de los negocios que funcionan.

Al contrario de lo que se suele creer, aumentar las cuotas de eficiencia no requiere de una importante inversión, ni mucho menos de despedir a parte de la plantilla. Muy al contrario, estas claves que a continuación exponemos en este post ayudarán a que su negocio crezca sin tener que añadir nuevos recursos.

Aprovechar la informática para automatizar tareas
En la actualidad existen infinidad de soluciones que la informática pone a disposición de los negocios innovadores y que posibilitan que determinadas tareas que antes requerían de un esfuerzo manual se hagan de manera automática. Un buen ejemplo se puede encontrar a la hora de publicar nuevos contenidos en internet y, más en concreto en las redes sociales. Para esa misión existen numerosas herramientas de administración de entornos sociales que permiten programar las actualizaciones con lo que se libera al emprendedor de la labor. Otro ejemplo sería el envío de mails publicitarios, etc. Y fuera del mundo digital, el software también constituye una ayuda inestimable en el cobro de facturas y la contabilidad. Es más, incluso el equipo de publicidad o marketing podrá automatizar la búsqueda de contenidos relacionados con la empresa aparecidos en internet mediante herramientas gratuitas.

Centrar el crecimiento en canales escalables e ignorar el resto
La ganancia de eficiencia y productividad va directamente relacionada con la capacidad que el emprendedor tenga para diferenciar el grano de la paja. Es decir en la facilidad con la que el empresario se centra en los caminos que ofrecen mayores beneficios e ignora el resto. Esta capacidad es clave. Y para entenderlo pongamos un ejemplo relacionado con la publicidad. Resulta evidente que el correo electrónico es un método barato pero que nos permite llegar a un número mayor de clientes. Es decir: es escalable.

Algo similar ocurre con las redes sociales y la publicidad online. Aunque las primeras requieren de una estrategia inicial para logar el objetivo más complicado: lograr una base grande de seguidores. Una vez obtenida, es más sencillo obtener tráfico adicional.

Por el contrario, la venta casa por casa y las llamadas telefónicas tradicionales no son fácilmente escalables. Y en caso de serlo requieren de un importante esfuerzo, tanto en tiempo como en dinero. Ante esta situación, la estrategia que debe seguir una empresa para ser mas eficiente pasa irremediablemente por apostar por el email, olvidándose del resto de canales. Una excepción serían las redes sociales por sus buenos resultados. Pero siempre que se le dediquen menores recursos. Por contra, métodos tradicionales como las llamadas telefónicas directas deberían estar descartados en pymes y autónomos.

Aproveche a los clientes satisfechos
Los clientes satisfechos, que deberían ser todos, son una herramienta de marketing perfecta para incrementar el negocio. Una buena referencia dada por cualquier de ellos atraerá a nuestra empresa a nuevos usuarios . En este escenario positivo para los nuevos negocios es bastante sencillo desarrollar un sistema de promociones y premios que motiven a esos clientes para hablar de manera positiva de la compañía.

Predicar con el ejemplo
Un empresario no puede pedir eficiencia y productividad a su plantilla si él mismo es un desastre en este aspecto. Por tanto, se debe predicar con el ejemplo y el emprendedor debe incorporar a la propia gestión de su tiempo las herramientas que se pretenden implantar en la empresa.

Administrar correctamente nuestro tiempo es fundamental para incrementar la eficiencia del negocio.

Una de la mejores maneras de incrementar la eficiencia propia pasa por adelantarse a los acontecimientos. Con esta idea, la agenda debe ir por adelantado y se debe mostrar firmeza con el calendario que tenemos previsto. Si una reunión no está en el mismo pues quizá es que es mejor no hacerla.

Otra buena opción es echar mano de herramientas como Google Drive o Dropbox que permiten compartir documentos y trabajar en equipo desde diferentes puntos de la geografía y sin necesidad de compartir el espacio de trabajo.

Huya de lo perfecto
El emprendedor que quiera incrementar la efectividad del negocio no debe pretender resolver todos sus problemas con una herramienta mágica. Es obvio que utilizar el correo electrónico en vez del teléfono no va a resolver todas las limitaciones que una empresa puede tener en productividad. Pero sí es una opción que no supone coste y que si ofrece un extra de eficiencia. La suma de esos extras es lo que debe tratar de buscar todo emprendedor para obtener mejores resultados.

beverage-3157395_1280

Claves para que los emprendedores compaginen su negocio con su actual empleo

Es mucho mas común de lo que parece la existencia de emprendedores que compaginan la apertura de nuevos negocios con su actual puesto de trabajo. Esta duplicidad laboral tiene una clara justificación en la enorme dificultad que supone que una empresa de reciente creación deje ingresos suficientes en los primeros meses, e incluso años, de su existencia.

Si esta es su situación, es importante que conozca una serie de claves que, sin duda, ayudarán a tener más opciones de éxito en ambas facetas y, por tanto, evitar verse obligada a dejar alguna de ellas.

Integrar a la familia en el proceso
De cara a compaginar la puesta en marcha de un negocio con la conservación de un trabajo nada mas provechoso que contar con ayuda externa. Con este objetivo integrar a la familia para que se sienta parte del proceso adquiere una importancia fundamental. Solo así, se podrán delegar trabajos como archivar documentos o contestar llamadas. Además esta opción le permitirá pasar más tiempo con sus más allegados sin descuidar ni el nuevo negocio ni el trabajo.

El tiempo libre dejará de existir
Para compaginar ambas actividades es necesario tener claro que el tiempo libre y de ocio dejará de existir. Es imprescindible dedicar los pocos espacios de asueto de los que se disponga al negocio. Solo así se podrá evitar que un horario laboral pase factura al nueva empresa. Con esta idea, actividades de ocio como leer, ir al cine o al teatro serán más complicadas. Sin duda, el esfuerzo será importante pero para qué engañarse, la recompensa de impulsar un negocio propio merece la pena.

La organización adquiere una importancia fundamental
Supone una buena idea recordar que en todo este proceso que, podríamos llamar, de emprendedor a tiempo parcial la buena organización es imprescindible para poder llevar a buen efecto las dos labores en las que se está enfrascado. Para lograr este objetivo es fundamental concentrarse en una sola tarea al mismo tiempo  para no entorpecer ninguna de las labores. Es decir si se está trabajando en el empleo actual se deben situar todos los sentidos en ese desempeño. Lo mismo ocurre cuando se traten de labores para la nueva empresa. También habrá que centrarse al 100 por cien a ello. Solo con esta separación de trabajos o división de los mismos se podrá llevar a buen término esta complicada época de duplicidad laboral.

Aproveche bien el tiempo
La ya comentada buena organización incluye también la virtud de aprovechar cada segundo de tiempo. De ahí que sea importante la existencia de una agenda en la que las tareas pendientes aparezcan en orden de importancia. De esta forma no se perderá en tiempo con trabajos que realmente no aportarán demasiado a cualquiera de las dos actividades principales que se están realizando en la actualidad.

Resulta especialmente aconsejable servirse de la tecnología
Para montar un negocio y poder trabajar al mismo tiempo es conveniente utilizar la tecnología a nuestro favor. Disponer de un smartphone o una tablet puede allanar mucho el camino. Con estos dispositivos también se podrán utilizar aplicaciones que facilitarán las tareas que el nuevo negocio requerirá.

Las finanzas sí que deben estar separadas
Es cierto que es posible emprender y trabajar por cuenta ajena al mismo tiempo. Pero en el caso de las finanzas estas deben seguir siempre caminos diferentes. Especialmente al principio es imprescindible que se cumpla este punto. Por tanto, los libros de cuentas deben estar en orden y definir en diferentes apartados el volumen de ingresos que un emprendedor obtiene de ambas actividades. También se deben anotar en diferentes casillas los gastos del negocio y los propios. Y es que el orden aumenta las posibilidades de éxito de los negocios nuevos e innovadores.

No engañe a nadie de su entorno
A la hora de poder compaginar ambas actividades se puede tener la tentación de querer ocultar a los compañeros y jefes nuestra otra actividad, la de impulsar un negocio propio. Hacerlo es un error. No solo porque su descubrimiento, que será lo más probable, conllevara despidos, sino por la tensión emocional que implica mantener una mentira durante mucho tiempo. Por tanto, si algún jefe o algún compañero pregunta a qué se debe que usted ande tan acelerado será imprescindible responder con la verdad por delante. Conviene tener en cuenta que en la mayoría de los casos, no debería importar que alguien emprendiera una actividad complementaria mientras sea capaz de hacer bien su trabajo en la compañía.

Franquicia

Mitos sobre las mejores franquicias que urge desmentir

La franquicia es un modelo recurrente cuando se empiezan a valorar ideas para montar un negocio. Es cierto que el hecho de que hablemos de un modelo de negocio consolidado con una marca reconocida por el público eleva las posibilidades de éxito. De ahí que muchos emprendedores traten de asegurar su inversión con una de las franquicias más rentables que con una empresa que parta de cero, tanto en productos o servicios como en conocimiento de la misma.

Con todo y a pesar de la popularidad de la franquicia existen una serie de mitos y leyendas que conviene tener en cuenta ya que, principalmente no son verdad. Y, además, pueden impedir que algunos empresarios se atrevan a dar el paso e iniciarse en un entorno de negocios que, sin duda, puede ser positivo para los emprendedores.

Las franquicias en España son siempre caras
Para qué engañarse, abrir una franquicia de grandes marcas reconocidas a nivel mundial, como puede ser el caso de McDonald’s por ejemplo, requiere de una importante inversión. Pero, incluso en este tipo de grandes franquicias, existen diversas opciones que pueden hacer que dicha inversión se reduzca de forma considerable. De hecho la cadena de hamburgueserías ofrece la modalidad convencional que exige más de 500.000 euros, aunque para arrancar baste con 200.000. Pero también tiene el modelo BFL en las que la empresa asume el coste de la operación y posteriormente se lo arrienda al franquiciado.

Pues bien, además de las diferentes opciones que las grandes marcas ofrecen para abaratar la inversión existen también una infinidad de posibilidades de abrir franquicias rentables de marcas, quizá más desconocidas, pero que son más económicas. Es más, hay opciones por poco más de 3.000 o 5.000 euros. Esta disparidad elimina el primer gran mito de las franquicias, su elevado precio, y demuestra que el dinero no es una barrera insalvable que impide a los emprendedores aprovechar este exitoso modelo de negocio.

Las franquicias no exigen trabajo
Existe también otra leyenda totalmente equivocada con las franquicias que gira en torno a los esfuerzos que hay que hacer en el negocio para que funciona. Es obvio que poseer un local que tenga una marca conocida facilita y abre muchos caminos. Incluso puede que haga que los clientes vengan solos y sea innecesario desarrollar modelo de marketing novedosos para atraer usuarios. Pero eso no quiere decir que una franquicia se pueda manejar desde el sofá de la casa del emprendedor. Muy al contrario, y como todos los negocios exige tiempo. De lo contrario, es muy posible que la franquicia fracase.

Son garantía de éxito
Basta con bucear un poco por internet para descubrir infinidad de casos en los que se cuenta el fracaso de una importante franquicia. No solo el de un solo franquiciado sino el de toda una empresa que basa su crecimiento en este modelo que requiere de una menor inversión. En datos, se suele hablar de que el 80 por ciento de las franquicias en España superan los dos años de vida frente al 30 de un negocio independiente. Es obvio que el dato refleja que abrir una franquicia es menos arriesgado que una firma totalmente nueva y desconocida para el público. Pero eso no quiere decir que se trate de un modelo de negocio infalible.

La innovación carece de importancia
Otro mito que puede retraer a los emprendedores para entrar en este sistema de negocio es que se cree que la franquicia deja poco espacio a la improvisación y a la innovación al basarse en un sistema de negocio que ya existe y que ha demostrado con creces  su buen funcionamiento. Pues bien, la realidad es diferente. De hecho, lo más habitual es que los franquiciadores estén siempre abiertos y dispuestos a escuchar las diferentes propuestas que les puedan llegar por parte de sus franquiciados para innovar tanto en productos o servicios como en marketing, publicidad o logística. Y es que el franquiciador es consciente de que la persona que está más en contacto con el cliente final es precisamente el franquiciado y, por ello, conoce mejor las nuevas demandas de la sociedad. Eso sí el hecho de que los cambios en una franquicia tengan que ser llevados de manera uniforme por todos los franquiciados es real.

Solo las franquicias tienen posibilidades de éxito
En España se suele comentar también otra leyenda errónea sobre las franquicias en el sentido de que muchos piensan que solo este método tiene posibilidades de éxito mientras que iniciar un negocio desde cero es una aventura imposible. Como ya se ha visto por la estadísticas esto no es cierto. Y, además, también son posibles otro tipo de modelos a medio camino de la franquicia, como las licencias o las ventas por catálogo que también otorgan opciones de éxito.

Mi primer rival, el resto de franquicias de la misma marca
Aunque se quiera vender lo contrario, en las carreras de Moto GP o de Fórmula 1 el primer rival al que hay que batir es al compañero de equipo que posee el mismo monoplaza o moto que nosotros. En la franquicia no es así, ya que una de las principales obligaciones del franquiciador es separar de manera adecuada los locales para que cada uno pueda hacerse con una masa sólida de clientes. Además uno de los fines de la franquicia es el de unir fuerzas y apoyarse mutuamente para crecer y expandir la red. De ahí que al resto de franquiciados de la misma enseña se les deba ver siempre como socios y no como competidores.

ayudas_al_comercio_minorista

Convenio para mejorar la competitividad del comercio minorista

El Boletín Oficial del Estado (BOE) acaba de hacer público un convenio para el desarrollo de programas de apoyo a la competitividad del comercio minorista. Firmado entre el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España (como representante del Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER en el Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020), el texto sienta las bases para potenciar la competitividad digital de este tipo de empresas.

6 millones de euros en ayudas para potenciar el comercio minorista

Este acuerdo lleva adosada una dotación económica de unos 6 millones de euros en concepto de subvenciones y ayudas. Con él se busca potenciar la I+D+i tecnológica y fomentar la inversión empresarial en este campo, en el entorno de las pymes. En concreto, se han marcado siete ejes prioritarios:

1- Innovación

Adaptación a las nuevas fórmulas comerciales y hábitos de consumo de las pymes comerciales.

2- Nuevas tecnologías

Impulso del comercio electrónico y nuevas tecnologías en el sector como elemento clave para la ampliación de mercados a nivel tanto nacional como internacional.

3- Promoción del turismo de compras

Desarrollo de la operativa de servicio requerida por turistas, distribución de la oferta comercial a turistas, logística de distribución comercial e impulso de la fidelización comercial de los visitantes, promoviendo la internacionalización del sector.

4- Mejora de la competitividad del comercio tradicional

A través de la capacitación en habilidades, la cooperación entre empresas y la disposición de infraestructuras compartidas de interés colectivo para el sector comercial.

5- Mejoras en las relaciones comerciales

Consolidación de las relaciones entre las actividades comerciales y los proveedores potenciales del entorno local, de cara a promover el desarrollo endógeno y la cohesión territorial.

6- Dinamización de las zonas comerciales

Acciones innovadoras de dinamización de zonas y actividades comerciales.

7- Mejora de la competitividad

Adaptación a las nuevas tecnologías de los equipamientos comerciales en zonas de gran afluencia turística o áreas con régimen de libertad de apertura.

Actuaciones a desarrollar en el comercio minorista

El texto define también los siguientes planes:

Programa de innovación comercial en el comercio minorista

A través de él se realizarán diagnósticos individualizados a pymes de comercio mediante un análisis sistematizado del establecimiento comercial. El objetivo es proporcionar al comerciante una serie de recomendaciones de carácter estratégico, innovador y digital para la renovación y optimización de la gestión de su establecimiento.
Por otra parte, se busca impulsar la adopción de metodologías y soluciones que permitan mejorar su situación competitiva y su grado de digitalización. Para ello se les asesorará para que se adapten a las nuevas soluciones tecnológicas y a las nuevas formas y hábitos de consumo, ayudándoles en el planteamiento de estrategias de negocio que incorporen la internacionalización. Por ejemplo, hacia la venta online con procesos de compra sencillos que atraigan a personas de edad avanzada.

Actividades de capacitación de innovación

Se celebrarán acciones colectivas para incentivar y mejorar las habilidades comerciales y de negociación en diferentes materias estratégicas. Por ejemplo, conocer al cliente digital de dentro y fuera de España y sus hábitos de consumo; la incorporación al comercio electrónico; o el uso de marketing digital (presencia web, redes sociales, reputación digital, analítica web, etc.), entre otros aspectos.
También se mostrarán técnicas para mejorar la oferta comercial dirigida a turistas, la atención al cliente nacional e internacional, o el impulso de la fidelización comercial de aquellos que visitan España, promoviendo la internacionalización del sector.
Por otra parte, se crearán líneas de ayuda para la innovación, digitalización e internacionalización del comercio. Y se organizarán jornadas demostrativas de experiencias innovadoras, de transformación digital de éxito, de ampliación de mercados y promoción de los valores del sector comercial. 

Programa de dinamización de las ventas en las zonas y actividades comerciales

Desarrollo de acciones promocionales innovadoras dirigidas a incentivar el consumo y las ventas en los diferentes subsectores de actividad, en los ejes comerciales, en los centros comerciales abiertos, en los mercados municipales con especial incidencia en visitantes y turistas y en campañas de promoción de ventas en el pequeño comercio con eventos orientados a promover sus valores de interés comercial. 

Mejora de la competitividad de las áreas comerciales urbanas

Y de los equipamientos comerciales ubicados en zonas de gran afluencia turística o municipios con régimen de libertad de apertura. A través de convocatoria pública, se otorgarán ayudas a la realización de proyectos de inversión e incorporación de soluciones tecnológicas que conlleven transformación en los equipamientos singulares minoristas. En concreto, de aquellas que tengan como finalidad principal la adopción de acciones especiales de modernización en las áreas comerciales en zonas de gran afluencia turística, la mejora de la oferta y adaptación a nuevas formas de venta, así como la rehabilitación integral e incorporación de soluciones tecnológicas en mercados municipales singulares.

Las entidades gestoras pondrán en marcha, además, una serie de acciones horizontales de útiles para coordinar y desarrollar estos y otros procesos similares.

ajenas_internet

Un millón de empresas españolas se mantienen ajenas a internet

Casi un tercio de las sociedades de nuestro país no disponen ni de conexión ni de página web corporativa, viven ajenas a internet según el informe ePyme 2017 publicado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi)

 

Recientemente el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi) hizo público su informe ePyme 2017. En él analiza la implantación y desarrollo de las TIC en diez sectores de la economía que representan más del 70% del total de las empresas españolas: industria, construcción, venta y reparación de vehículos de motor, comercio al por mayor y al por menor, hoteles y agencias de viaje, transporte y almacenamiento, información y comunicaciones, actividades inmobiliarias, administrativas y servicios auxiliares y actividades profesionales, científicas y técnicas.

Un tercio de empresas en españolas viven ajenas a internet

El resultado más sorprendente que se desprende del estudio es que algo menos de un millón de empresas españolas no disponen ni de conexión a internet ni de página web corporativa. Esto supone casi un tercio del total de compañías, según el Directorio Central de Empresas (Dirce), que a 1 de enero de 2017 tenía contabilizadas 3,2 millones de sociedades activas.

Un amplio porcentaje son pymes de menos de 10 trabajadores. Por ejemplo, en este grupo, y centrándonos en el sector de comercio al por menor, cerca del 40% de los establecimientos no tienen, ni si quiera, equipamiento informático básico. Es decir, un ordenador sencillo.

En lo que respecta al índice de penetración de acceso a internet, prácticamente llega al 99% en el caso de las grandes empresas y de pymes de 10 o más trabajadores. Sin embargo, las micropymes apenas superan el 70%. Una brecha que está presente en la mayor parte de los sectores analizados, excepto en algunos concretos, como el de la información y las comunicaciones, con una diferencia de un punto porcentual entre ambas categorías empresariales.

empresas_ajenas_a_internet

El comercio al por menor a la cabeza de la adopción digital

En el lado opuesto se encuentra, de nuevo, el comercio al por menor, con una diferencia de 42,7 puntos porcentuales entre categorías. Le siguen de cerca los sectores de transporte y almacenamiento, actividades inmobiliarias y administrativas y construcción, con diferencias por encima del 38% en todos los casos.

El estudio también contabiliza el número de compañías que contaron con página web corporativa durante 2017: el 77,7% de las de 10 o más empleados (0,2% más respecto a 2016) y el 29,8% de las de menos de 10 trabajadores (1,7% menos que en el ejercicio anterior). La diferencia entre ambos segmentos es bastante acusada en todos los sectores estudiados, pero muy especialmente en el de venta y reparación de vehículos de motor. Un caso en el que la diferencia llega hasta los 57,7 puntos porcentuales. La menor diferencia se da en el campo de los hoteles y las agencias de viaje. Y no es ligera: 30,5 puntos.

Movilidad

En este aspecto las micropymes ganan por goleada, después de analizar la disponibilidad de dispositivos portátiles con capacidad de conexión móvil y para uso empresarial (principalmente smartphones). Según el global de todos los sectores, el 27,5% del personal de las compañías con 10 o más trabajadores están equipados con terminales de este tipo, frente al 38,2% de los empleados de las micropymes. Ambas pautas han crecido en comparación con 2016: un 2,2% y un 6,8%, respectivamente.

La diferencia más notable entre categorías se da en el sector de hoteles y agencias de viaje, con una brecha de 21,5 puntos porcentuales (15,6% frente a 37,1%). Por el contrario, las empresas con índices de penetración más igualados son las del sector de la construcción (31,5% frente al 36,7%). En cuanto al sector que mayor grado de movilidad permite a sus trabajadores es el de la información y las comunicaciones, en el que más de la mitad de las plantillas (58,5% en el caso de las empresas de 10 o más trabajadores y 64% en las de menos de 10) utiliza terminales con conexión móvil para el desarrollo de su actividad laboral.

asesores_pymes_marketing_de_descuentos

Estrategias de gestión comercial y de marketing que evitan recurrir a los descuentos

En ocasiones las ventas no otorgan un volumen de ingresos adecuados y los emprendedores se ven obligados a recurrir a estrategias como el marketing de descuentos, con el objetivo de elevar un poco más la facturación. Vaya por delante que utilizar las promociones no es malo. Muy al contrario es una medida muy adecuada si lo que se busca es dar salida al stock sobrante (eso es lo que suelen hacer las grandes firmas de retail) o para posicionar un nuevo producto o servicio.

No obstante, existen un buen número de alternativas que son eficaces para aumentar los ingresos sin que se vea comprometida la valoración de lo que se vende ni, especialmente, los márgenes del negocio que en una pyme ya suelen ser de por sí ajustados.

Antes de enumerar las distintas posibilidades conviene saber que existen tres maneras de vender más. Primero, aumentar el número de clientes; segundo, obtener más ingresos de los clientes que ya se tienen con el mismo producto (en este caso habría que proponer ofertas y complementos adicionales); y tercero, lanzar un nuevo producto para esos clientes que ya se tienen o para los nuevos.

Muchas veces las pymes lo tienen más complicado para captar nuevos usuarios y lo mejor es que aceleren los procesos de producción para elevar el volumen de ganancias que obtienen por cada uno de sus clientes. Independientemente de la situación en la que se encuentre el negocio, existen diversas formas de mejorar los ingresos sin que exista necesidad de recurrir a descuentos.

5 estrategias para mejorar los ingresos sin acudir al marketing de descuentos

 

Recuperar a clientes antiguos

Es una evidencia que los usuarios que una vez confiaron en nuestra marca serán más propensos a recuperar la relación con los productos o servicios que ofrecemos. Con esa idea, recurrir a los correos electrónicos, las redes sociales o el medio de contacto del que podamos disponer constituye una estrategia interesante.

Eso sí, si el cliente en concreto al que queremos recuperar recibió un mal servicio en su primer contacto, de nada servirá tratar de volver a captarle. La misión estará condenada al fracaso y, además, se puede generar el efecto contraproducente de que ese mismo cliente comience una campaña de desprestigio hacia nuestra marca por el mero hecho de haberle recordado una experiencia pasada negativa.

Pida colaboración a los mejores clientes

Un cliente satisfecho es un tesoro. Y no solo porque es muy probable que siga gastándose parte de sus ingresos en nuestro nuevo negocio, sino porque también es una fuente de publicidad gratuita. Con ese objetivo, puede ser adecuado pedir a dicho usuario que recomiende la empresa a sus conocidos. Así se logrará aumentar la base de clientes sin necesidad de variar los precios. Además, también conviene destacar que esos nuevos usuarios confiarán más en nuestros productos, ya que vienen recomendados por alguien que conocen.

Recurrir a los bonos

En vez de un descuento, poner un bono por tiempo limitado a disposición de los mejores clientes es un recurso que también aumenta los ingresos. Pero que, además, tiene la ventaja de no comprometer el valor de lo que se vende, ya que el bono tiene una connotación positiva para el que lo recibe, ya que le da un trato especial. Gracias a ello estará más predispuesto a incrementar el gasto en la compañía.

Intentar mantener el contacto con los clientes

Muchas veces las empresas no suelen dar seguimiento a sus mejores clientes por no aparentar debilidad o, simplemente, parecer pesadas. El problema es que esta estrategia también puede ser tomada por el comprador como un acto de dejadez por parte de la empresa tras el gran negocio que ha hecho con él. Por tanto, el emprendedor debe evitar que ese cliente se sienta decepcionado y elaborar una metodología de seguimiento para mantener el contacto. Algún mail de vez en cuando ofreciendo nuevos productos o servicios o interesándose por el que ya adquirió no tiene por qué ser malo. Tampoco es negativo un contacto para felicitar al cliente por su cumpleaños.

Eso sí, en caso de recibir una clara negativa o ser ignorado tras diversos intentos de comunicación, es mucho más aconsejable cortar toda idea de mantener el contacto con dicho cliente. Si no, se pasará al extremo contrario y la empresa empezará a ser pesada al estilo de muchas operadoras o algunos bancos.

marketing_de_descuentos

Suba los precios

Aunque parezca raro, subir los precios no tiene por qué ser una mala decisión en una estrategia de gestión comercial y marketing. Primero, porque es probable que se fijara un PVP bajo al inicio para dar a conocer el producto o servicio. Pero que ahora está fuera de mercado. En ese caso quizá haya llegado el momento de cobrar por lo que realmente vale, lo que elevará los beneficio que cada venta ofrece.

Por si fuera poco, esta estrategia de subir el precio también puede crear un efecto de mayor afluencia de compras durante un tiempo determinado. Para lograrlo lo mejor es anunciar dicha subida, pero añadiendo que tendrá lugar dentro de un tiempo. Es muy probable que hasta la llegada de ese día se incremente el volumen de ventas por los clientes que se han decidido a comprar ante el inminente alza del precio.

Un ejemplo muy actual de esta estrategia es Netflix, que cuando inicia su andadura en un nuevo país lo hace con unos precios que, una vez que se convierte en una marca conocida, suelen incrementarse.

Como se puede ver, las pymes y los autónomos también tienen muchas opciones de aumentar los ingresos sin tener que recurrir a los descuentos.

ia_para_pymes_y_autonomos

Las pymes y autónomos también pueden aprovechar la Inteligencia Artificial

Es una evidencia que la Inteligencia Artificial (IA) está ya transformando muchos negocios en diversos sectores. En concreto, el ámbito financiero ha sido uno de los primeros entornos empresariales donde se notan sus positivos efectos en la toma de decisiones y en la mejora de la seguridad de los múltiples procesos informáticos que las entidades utilizan.

A pesar de ello, todavía hay mucha ignorancia sobre estos avances. De hecho, aún se desconoce qué es realmente la IA. Existen multitud de definiciones, pero un buen resumen de las mismas aplicada a los negocios podría ser la siguiente: se trata de la tecnología que permite automatizar procesos replicando el pensamiento humano. Es decir, permite conocer las emociones para agilizar un buen número de procesos en las compañías.

Esta virtud otorga múltiples beneficios a las compañías. El más obvio es el de abaratar costes, ya que las máquinas con IA pueden encargarse de las rutinas más repetitivas liberando al personal humano de esas tareas. De esa forma, las empresas pueden aprovechar a dichos trabajadores para que ejerzan un labor más productiva y beneficiosa para la compañía.

Además de abaratar el capítulo de costes, la Inteligencia Artificial permite conocer mejor al cliente, lo que ofrece una indudable ventaja a la hora de adaptar los productos o servicios.

A pesar de lo comentado hasta ahora, las pymes y los autónomos no están aprovechando como deberían las posibilidades que la IA brinda en sus negocios. Hacer uso de la misma supondría indudables beneficios en aspectos como la atención al cliente en entornos digitales, propiciando y acelerando el proceso de venta online.

Por si esto no fuera ya suficiente motivo para convencer a los negocios de futuro de apostar por la IA conviene destacar que, al igual que ocurre en las grandes corporaciones, fomenta la eficiencia y la productividad al permitir que determinados trabajos sean mejor desarrollados. Aunque lo principal es que gracias al entendimiento de las emociones que la IA ofrece, posibilita al emprendedor tener una interactuación más positiva con el cliente.

Con todo, existen importantes deficiencias (comunes en grandes y pequeñas empresas) a la hora de incorporar la IA al día a día de una compañía. Una de las más comunes, y que conduce al fracaso, es pensar que esta tecnología es responsabilidad de un solo departamento o de una sola persona, cuando en realidad debe abarcar a toda la plantilla. Solo así se podrá mejorar la experiencia al cliente, lo que permitirá a la empresa recoger mayores beneficios.

Otro error común que impide sacar todo el partido que esta tecnología ofrece consiste en que las empresas tratan de adaptarse al entorno cada vez más digital en vez de pensar en la manera en que la IA encaja en su modelo de negocio. La prueba de ello está en que ningún cliente va a comprar más porque la firma funcione bajo un modelo digital. En cambio sí que estará más fidelizado con la marca si el modelo de negocio se ha adaptado por y para mejorar la experiencia del cliente.

Principales plataformas de IA para PYMES y autónomos

La Inteligencia Artificial, por tanto, ofrece grandes ventajas que las pymes no deberían dejar escapar. Y más si se tiene en cuenta que los gigantes tecnológicos ya han puesto en marcha servicios y plataformas adaptados a las necesidades de las pequeñas empresas. Algunos de los más interesantes y económicos son los que se comentan a continuación.

SageMaker de Amazon

El gigante del comercio online ha puesto al servicio de las pymes Amazon SageMaker. La herramienta permite una mejor utilización de los datos, lo que eleva la capacidad y la velocidad para crear modelos de aprendizaje que permitan conocer mejor al cliente. De esa manera se pueden adaptar los productos y los servicios con mayor garantía de éxito.

Watson, la solución de IBM

IBM Watson es una plataforma de pago por uso del gigante americano que tiene la virtud de ayudar a los empresarios a potenciar sus conocimientos de forma que sean capaces de responder con mayor posibilidad de acierto a las preguntas que los clientes formulan.

IA_para_pymes_y_autonomos

Bases de datos específicas de Oracle

Oracle también apuesta por la pyme en su estrategia de IA. Su propuesta pasa por ofrecer bases de datos autónomas que están dotadas de inteligencia y que permiten que una pyme pueda autogestionarse y autorrepararse en determinados ámbitos reduciendo de forma clara la intervención humana, y con ello los costes.

Insights, el espía de Microsoft

La solución Insights de Microsoft es una especie de espía que permite detectar de manera automática patrones de comportamiento de los usuarios mediante los datos que de ellos se tienen. De esa forma, ofrece sugerencias para mejorar la relación con los mismos. Además dispone de una función llamada Acronyms que recuerda datos y formas de comportamiento, lo que puede ser también muy útil para los autónomos.

Como se puede ver, las pymes cada vez tienen menos excusas para retrasar la incorporación de la Inteligencia Artificial a su modelo de negocio.

Venta_Productiva

Claves para propiciar una venta productiva

En los últimos días se ha llevado a cabo un taller práctico sobre cómo hacer una venta productiva de manos del CEO de Goalboxes, Aritz Urresti, que ha elaborado un listado con seis claves para propiciarla

 

En el mundo de los negocios vender nuestros productos o servicios es el máximo objetivo para conseguir que nuestra empresa funcione y se mantenga. Sin embargo, la venta ‘a toda costa’ es un aspecto negativo que no sólo afecta a la imagen de marca de cualquier compañía, sino a su correcto funcionamiento.

Es importante que el empresario sea capaz de detectar las necesidades de sus potenciales clientes para ayudarles a encontrar una solución que resuelva alguno de los problemas concretos que le ronden. Un win-win que servirá para afianzar no sólo una venta, sino muchas más que vendrán después gracias a esa confianza creada a partir de un proceso en el que el vendedor se ha preocupado del comprador.

6 puntos claves para lograr una venta productiva

Con el fin de mostrar el camino a seguir, el CEO de la compañía Goalboxes, Aritz Urresti, especializado en gestión de tiempo y productividad, ha realizado recientemente un taller práctico sobre cómo hacer una venta productiva. Entre los contenidos ofrecidos, puso sobre la mesa seis puntos clave que definen este proceso y que es importante seguir para alcanzar el objetivo en cuestión:

1- CREAR INTERÉS EN EL CLIENTE POTENCIAL

Es necesario buscar una palabra clave con la que pensemos que nuestro posible cliente se va a sentir identificado. Así atraeremos su atención hacia el producto o servicio que vayamos a ofrecerle. Cuanto mayor sea la información que dispongamos sobre esa persona, mejor será el resultado, porque la conoceremos con más profundidad y tendremos un mayor número de palabras clave que podremos utilizar.

2- ESTABLECER UNA NECESIDAD ESPECÍFICA

Otro punto importante que hay que tener en cuenta es el de adaptar el producto o servicio a las necesidades concretas del cliente a captar. Según Urresti, el 80% de una venta consiste en una escucha activa para poder conocer a fondo lo que éste necesita, y así saber cómo podemos amoldarnos para generar una nueva venta.

3- PRESENTAR BENEFICIOS TANGIBLES

Nuestro cerebro sólo entiende lo tangible y específico. Por eso tenemos que ser capaces de hacer que nuestros posibles clientes visualicen los beneficios que les reportarán nuestros productos o servicios. Improvisar en el momento no suele ser una buena solución, para lograr este objetivo es mejor hacer un ejercicio previo: elaborar un listado de 20 beneficios tangibles de nuestro producto o servicio. Una estrategia fundamental y efectiva que debe realizarse con tiempo y dedicación.

venta_productiva_cesce

4- OFRECER BENEFICIOS EMOTIVOS

Se trata de un ejercicio relacionado con las emociones. Como ya se ha dicho antes, necesitamos la máxima información de nuestro posible cliente para saber cómo generar una necesidad específica. Si además la conocemos desde un punto de vista más profundo y contamos con datos sobre su vida personal, podremos conquistarle por la vía sentimental.

5- ANTICÍPARSE A LOS OBSTÁCULOS

Identificar los obstáculos de las personas y anticiparse a sus posibles respuestas negativas es un aspecto decisivo en el proceso de venta productiva. Primero hay que detectarlos realizando preguntas al posible cliente, incluso cuestiones incómodas, siempre con el mayor tacto posible. De esta manera podremos tener más información y buscar un camino asumible con el que ayudarle, ofrecer una solución a esos obstáculos que se le aparecen. La idea es evitar respuestas tipo “me lo voy a pensar” que en el 99% de los casos suele desembocar en una respuesta negativa.

6- CIERRE Y ALTERNATIVA

Una vez que damos por hecho que la persona ha aceptado nuestro producto o servicio, tenemos que introducirle en el proceso de compra ofreciendo alternativas. Incluso en el día de arranque de un servicio con frases como “empezamos la semana que viene. ¿El martes o el jueves?”, para dar mayores posibilidades al posible cliente. Si sólo presentamos una opción, lo más probable es que termine esquivándonos y perdamos una venta.