instagram

Consejos para que los emprendedores saquen partido a Instagram

A día de hoy todavía existen muchas empresas que consideran las redes sociales como un trabajo extra que no queda más remedio que hacer dentro de la estrategia de marketing de una compañía. Pensar así constituye un error ya que los entornos sociales solo serán beneficiosos para un negocio cuando sean vistos y tratados como claves dentro de la estrategia de crecimiento de una empresa. Solo así, la presencia en redes puede contribuir al éxito de la compañía.

En las grandes empresas pero, sobre todo, en los nuevos negocios, pymes y también autónomos se suele cometer el error de centrar la apuesta social en entornos donde el contenido es fundamental, como Facebook o Twitter. Y se dejan de lado plataformas basadas en la imagen gráfica como Snapchat o Instagram. Cuando esto ocurre se están perdiendo grandes oportunidades de negocio. Sin ir más lejos, Instagram es ideal para promocionar una marca. Aunque para ello primero hay que tener una considerable audiencia.

Por eso el objetivo de este post es, precisamente, lograr que un emprendedor aumente su número de fieles seguidores en Instagram para poder aprovechar esta aplicación para impulsar su crecimiento.

Sepa quién es su público objetivo
Antes de comenzar la andadura en Instagram (y en cualquier red social dicho sea de paso) debe saber a la perfección cómo es el público objetivo de su negocio. No es lo mismo que los jóvenes sean los que le compran sus productos o servicios a que sean personas mayores. Solo conociendo a su público podrá iniciar una estrategia de crecimiento en entornos sociales.

Ofrezca a su cliente lo que éste quiere
Resulta obvio, para crecer en número de seguidores es Instagram es imprescindible ofrecer un contenido de interés para su público. De ahí la importancia del punto anterior. Pero, cuidado, aunque sepa cómo es su cliente es posible que le cueste mucho acertar con lo que debe publicar en Instagram para atraer su interés. Por tanto, la mejor estrategia que puede seguir en este sentido para amarrar y fidelizar al internauta es mediante ensayo y error. Pruebe hasta que encuentre alguna materia que funcione. Cuando lo consiga siga tirando del hilo sin olvidar que nada es eterno. Es decir, es posible que lo que le ha funcionado bien durante meses o años deje de hacerlo sin ningún motivo evidente. En ese momento no le quedará más remedio que regresar a la estrategia de prueba y error.

Obtenga seguidores por sus contenidos
La única forma de lograr seguidores útiles para la marca que, más tarde, podrían convertirse en buenos clientes del negocio es acertando con el contenido publicado. En ese caso logrará un crecimiento orgánico en el número de seguidores. Pero, lo más importante, es que habrá captado la atención de cada una de esas personas y esperarán con entusiasmo cualquier nueva actualización de su perfil. En otras palabras, están totalmente fidelizados con su marca.

Esfuércese
Tener un perfil en Instagram y publicar algo de vez en cuando no le llevará a obtener grandes resultados. Los medios sociales requieren de la existencia de un compromiso del usuario y de interacción. De lo contrario, pierden su razón de ser. El internauta también busca eso mismo. De ahí que no acepte que alguien se esconda detrás de un perfil y aparezca de vez en cuando, como si de un fantasma se tratase. Si usted actúa así, olvídese de lograr algo de éxito en Instagram. Un buen contenido necesita ser acompañado por la interacción. Así que no dude en dedicar un tiempo al día a contestar a todos y cada uno de los mensajes y comentarios que le llegan a su perfil. De esa forma, construirá una relación más fuerte y duradera con sus seguidores.

Si usted es capaz de lograr una buena comunión con sus seguidores solo necesitará un pequeño esfuerzo más para convertir a esas personas en clientes. Pero eso solo será posible si, como decíamos al comienzo de este post, Instagram y el resto de redes sociales forman parten del núcleo de nuestra estrategia de marketing.

pilotos_ryanair

Claves para que los emprendedores eviten la fuga de empleados

Recientemente hemos asistido a un hecho insólito. En  menos de un año, la aerolínea Ryanair ha visto como perdía 700 pilotos, que ponían rumbo a compañías rivales. Esta circunstancia es llamativa en cualquier gran multinacional. Pero adquiere todavía más relevancia al comprobar que la aerolínea irlandesa es la líder en Europa por número de pasajeros transportados.

A pesar de ello, buena parte de su plantilla ha decidido abandonarla para iniciar una nueva etapa en otra compañía. ¿Por qué ha ocurrido? En este caso, la razón que ha llevado a la emigración de los trabajadores de la firma irlandesa son los bajos sueldos que paga en comparación con sus rivales del bajo coste. Así, los salarios en Vueling y easyJet, por ejemplo, son hasta un 30 por ciento más elevados.

El ejemplo de Ryanair ilustra la realidad de que nadie está libre de la pérdida de talento. Los emprendedores deben hacer lo imposible para que eso no les ocurra, ya que en la mayoría de los casos resulta muy complicado encontrar a otro empleado capaz de desarrollar el trabajo con la misma calidad que el que se tenía previamente.

El primer paso para evitar la huida del personal es tener en cuenta una realidad. Además de por un salario mejor, un trabajador está dispuesto a abandonar un puesto por la mala actuación de sus jefes. Ellos, y no la empresa, son la causa principal del abandono. De cara a evitar que usted sufra un accidente con su personal laboral que afecte al negocio es necesario comprender los grandes errores que los managers cometen y que obligan a renunciar a empleados rentables y óptimos.

Exceso de trabajo
Uno de los factores de mayor riesgo que precipitan las salidas de la empresa es la sobrecarga de actividad. Es cierto que es tentador incrementar el volumen de trabajo en los buenos empleados, ya que siempre cumplen con su cometido a la perfección. Pero se trata de una mala idea, ya que ellos se sentirán castigados por el mero hecho de ser mejores que los demás.

Si cree inevitable elevar la carga de trabajo de un empleado en concreto, debe acompañarlo con una mejora en el escalafón de la empresa y en la nómina mensual. Así el trabajador lo considerará un premio y no un castigo inmerecido.

No reconocer el trabajo bien hecho
La famosa palmadita en la espalda ha salvado a muchos empresarios de que su mejor empleado abandonara la compañía. Un jefe que no es capaz de reconocer el beneficio que para la empresa supone un empleado en concreto corre el riesgo de sufrir una importante pérdida de talento. Para evitarlo las personas que se esfuerzan en pro de la empresa deben ser reconocidas, bien con un gesto público o con un incremento en su retribución.

Tener una mala (o nula) relación
Es imposible pedir esfuerzos extra a nadie si jamás nos hemos interesado por esa persona. Es cierto que la productividad de la plantilla se mide por los resultados, pero es una evidencia que los trabajadores mejorarán su desempaño si ven que en la compañía son tratados como personas y que tienen un jefe que se preocupa por ellos. Por tanto, la obligación de un emprendedor es acercarse a sus colaboradores y tener una relación laboral cercana.

No cumplir  con lo que se promete
Decirle a un empleado que en enero tendrá una subida de sueldo y luego no realizarla es sinónimo de pérdida de ese trabajador. Y es que una de las peores acciones que un jefe puede realizar es no cumplir con la palabra dada. Para eso es mejor no prometer nada ya que lo contrario eleva la desmotivación de la plantilla hasta tocar máximos.

Ascender a quien no lo merece
Para un trabajador que se esfuerza como nadie y que es consciente de la gran labor que realiza para la empresa no existe mayor ofensa que ver cómo se asciende a un compañero suyo que hace un trabajo peor. La buena salud laboral de una empresa depende de que los jefes no se equivoquen a la hora de tomar este tipo de decisiones. De cara a evitar que eso ocurra es necesario saber realmente cómo funciona la empresa por dentro. Solo así podrá descubrir quién es la persona adecuada para recibir el premio.

Impedir el desarrollo de los empleados
Un mal jefe que ve que un empleado es bueno haciendo una labor busca mantenerle en ese nicho de productividad. Pues bien, se equivoca.  Al talento no se le puede encerrar en una caja. Hay que dejarle expandirse si no tratará de buscar su propia salida en otra parte. Así que no se niegue si un colaborador le pide otra función. Le estará agradecido por ello.

No formar a su gente
Pensar que alguien que es capaz de hacer un trabajo hoy seguirá siendo capaz de hacerlo en el futuro es una equivocación. Los tiempos cambian y la formación continua de la plantilla es necesaria para mantener los niveles de productividad y para evitar que se marchen a otra compañía en busca de los conocimientos que se le niegan en su actual desempeño.

En conclusión, lo más principal es tratar bien a los trabajadores más talentosos, ya que ellos son los que tienen más opciones de encontrar un puesto mejor en una firma rival. Por tanto, un buen jefe debe conseguir que estas personas quieran seguir colaborando con la firma. Ésa es su principal misión.

ticket

Aumentar el ticket medio por cliente, el mejor plan de empresa

Un simple gesto como mandar un mensaje de agradecimiento a un cliente puede ser muy beneficioso para un negocio, si el destinatario decide dar a conocer la actuación de la empresa. Y es que una de las mejoras maneras que existen de impulsar los ingresos de una compañía se logra simplemente obteniendo más dinero de los usuarios ya existentes. A pesar de ello, y de acuerdo a diversas estadísticas, muchas firmas encuestadas solo gastan el 21 por ciento de su presupuesto de marketing en los usuarios antiguos, a pesar de que este grupo representa el 61 por ciento de la facturación de una empresa.

Resulta evidente que todo negocio requiere de aumentar su base de clientes. Sin embargo, uno de los mayores errores de un plan comercial es centrarse en la adquisición de nuevos usuarios en lugar de prestar atención a lo que ya tiene. Este enfoque expansionista no solo alinea y alienta a sus clientes a buscar la atención perdida en otra empresa, sino que resulta más caro.

Por eso la gestión comercial y de marketing de una firma que recién empieza su andadura en el mundo empresarial debe tratar de dar con la estrategia de maximizar la cantidad de ingresos que puede obtener de cada uno de sus clientes más fieles.

Aumente el tamaño de la transacción
El plan de empresa de gigantes como McDonald’s está muy claro. Basta con acercarse a uno de sus restaurantes y comprobar cómo se incrementa nuestro ticket medio sin que nos demos ni cuenta. El gigante de la comida basura aumenta las transacciones ofreciendo complementos que se piden casi de manera automática. De esa manera gana más por cliente sin disminuir su grado de satisfacción.

Existen diversas formas de replicar este modelo de la firma de los arcos dorados e incrementar el gasto del cliente. Uno de los más tratados en cualquier plan de negocios es la venta cruzada. Mediante esta estrategia se pretende que el cliente pague más ofreciéndole una nueva referencia, pero solo en el momento de pasar por caja. La idea no es reemplazar el producto principal sino tratar de vender uno diferente. Esta estrategia también es seguida habitualmente por los supermercados e hipermercados, que suelen tener ofertas limitadas, pero solo en el momento de abonar la factura. La venta cruzada también es muy usada entre los gigantes del comercio electrónico, como Amazon o eBay.

La venta adicional es otra estrategia de marketing que empuja a los usuarios a buscar un añadido a la adquisición realizada, que incrementa su valor. Un buen ejemplo sería tratar de convencer al comprador de que adquiera una versión más cara de un artículo en lugar de una más antigua y menos costosa. Sería el caso de un comercial de productos de informática que logra que un cliente compre la última versión de un software en vez de una anterior, casi idéntica pero mucho más económica.
Personalice su servicio de atención al cliente
Según diversos estudios realizados en EEUU por diversas universidades, alrededor del 70 por ciento de los consumidores que han terminado una relación con una empresa o una marca es debido a una mala experiencia de servicio de atención al cliente. El dato demuestra lo negativo que es para cualquier negocio descuidar la relación con los consumidores. Si esto suponía un hándicap en el pasado, en la actualidad resulta intolerable. La sociedad de hoy en día requiere de mayores esfuerzos y atenciones por parte de las empresas. Pero no se crea que el premio de una buena atención al cliente se centra solo en la retención. Usted también puede incrementar el ticket medio de un comprador por el simple hecho de ofrecerle un buen servicio de atención al cliente.

Para ello existen herramientas informáticas que le ofrecen infinidad de informaciones sobre sus usuarios, de las que puede extraer importantes conclusiones. Luego no tiene nada más que ofrecer un producto o servicio extra que sabe con certeza (recuerde que dispone de información) que funcionará y conseguirá captar la atención de un cliente en concreto.

Quizá ofrecer ofertas personalizadas le resulte arduo. Pero, no lo dude, las experiencias individuales son claves para elevar los ingresos de una compañía, además podrá extrapolar un producto o servicio exitoso al resto de clientes que tengan un perfil similar. Además, elevará la fidelización del cliente, algo fundamental a la hora de subir precios. Y es que un cliente leal es mucho menos sensible que uno nuevo a los cambios en el ticket.

Premie a los mejores
Un pequeño detalle de una empresa en un momento determinado es de un valor incalculable para un cliente. Así que no dude en premiar a aquellos usuarios cuyo gasto excede la media. Es seguro que la reciprocidad que recibirá tras su obsequio será mucho mayor que su inversión.

Bonifique al que consiga nuevos usuarios
Ofrecer promociones a quien consiga nuevos clientes para su negocio no es una estrategia novedosa, pero sigue siendo efectivo. No dude en utilizarla para incrementar su base de usuarios y para retener a los más rentables.

tratar_periodistas

Seis claves para relacionarse con periodistas y no acabar trasquilado

Consideraciones políticas a parte, yo hoy apostaría a que el presidente catalán Carles Puigdemont se levantó de la entrevista con Jordi Évole arrepentido. El propio periodista reconoció ante las cámaras que el gabinete del Gobierno catalán había estado valorando la decisión hasta el último momento. Finalmente, el presidente decidió dar la cara, pero con toda seguridad no comunicó con exactitud todo lo que él y sus asesores habrían querido. Este es un gran ejemplo de cómo no hay que relacionarse con periodistas.

Si fue o no un acierto político será tarea de evaluación de los asesores del presidente, de su equipo de comunicación y de miles de analistas políticos que a estas alturas ya han escrito ríos de tinta sobre el asunto.

Pero más allá de cualquier valoración política, el encuentro Puigdemont- Évole arroja interesantes lecciones para cualquier líder, ya sea político o empresario, que se plantee relacionarse con periodistas. Carles Puigdemont salió con el objetivo de comunicar una idea, pero durante el proceso se vieron demasiadas carencias en su discurso, sus conocimientos e, incluso, en el control de sus gestos. No controló la entrevista. Estuvo a merced del discurso marcado por el periodista.

Ése precisamente es el miedo que paraliza a muchos directivos, ya sea de grandes empresas o pymes, a la hora de enfrentarse a los medios de comunicación. Pero en pleno siglo XXI, en la era de las comunicaciones, el miedo no puede ser la excusa para no comunicar.

Evitar ser “pillados” como lo fue Puigdemont por Évole es más simple de lo que pueda parecer. Aunque simple no significa fácil ni tampoco que esté exento de un gran esfuerzo: se trata de conocer las reglas del juego y ser capaz de ponerse en la piel del que pregunta, para tratar de adivinar lo que a él le puede interesar.

¿Cuál es el principal error a la hora de relacionarse con periodistas?

Tal vez el principal error del equipo de comunicación que ayudó al presidente catalán a preparar la entrevista con Salvados fue centrarse en lo que ellos querían comunicar y olvidar lo que el periodista podría querer obtener de la entrevista. Solo así se explica que Puigdemont no recordara cosas tan importantes como que había votado en contra del derecho del Kurdistán a realizar un referendum, apenas hace tres años, cuando él salía a defender lo mismo.

Por supuesto, el presidente catalán se enfrentó al formato de relación con periodistas más difícil: una entrevista en directo (en este caso falso directo) por televisión. Aquí, no hay margen para el error.  Puigdemont no hubiera quedado tan en evidencia si la entrevista hubiera sido escrita, por ejemplo. En ese caso, no hubiéramos visto su cara de pánico.

6 claves para relacionarse con periodistas 

Sea cual sea el formato con el que un líder político o empresarial elija para relacionarse con periodistas, hay una regla básica: preparación, preparación y cuando se ha terminado, más preparación. No hay que dejar absolutamente nada a la improvisación.

1.- Preparar el discurso.

Esto todo el mundo parece tenerlo muy claro. Vamos a hablar con los periodistas para contarles algo: un mensaje político, un nuevo logro empresarial, la presentación en sociedad de un nuevo directivo. Sea cual sea el motivo hay que definirlo con exactitud, sencillez, claridad y concisión.

No todo el mundo tiene el ‘privilegio’ de estar una hora delante de las cámaras para contar su historia. Lo normal es que no sean más que unos segundos, minutos en el caso de un gran empresario. Así que, aplicar la técnica del elavator pich para lanzar los mensajes es clave. Jerga, la justa. Cuanto más llano sea el mensaje más fácilmente llegará al público.

2.- Conocer al adversario y nunca subestimar al periodista.

Es difícil que los intereses del periodista y del entrevistado confluyan más allá del asunto concreto de querer celebrar el encuentro. El entrevistado querrá lanzar su mensaje y el periodista buscará sacar otra información o más detalles de la que ha motivado el encuentro. En muchos casos, como le ocurrió a Évole, el periodista ya conoce la información conflictiva, solo quiere ver la reacción del entrevistado ante un tema concreto. El presentador de Salvados sabía que Puigdemont había votado en contra del derecho del Kurdistán a celebrar un referéndum, solo buscaba su reacción.

Si el presidente catalán y su equipo asesor, hubieran tenido en cuenta que Jordi Évole iba a rebuscar en la hemeroteca en busca de este tipo de informaciones habrían podido fabricar un mensaje adecuado para contestar a esa pregunta. El tema era de 2014, tampoco había que bucear tanto. Así habrían podido evitar la terrible cara de espanto que todos vimos en el rostro de Puigdemont y la pésima respuesta que improvisó.

Sea cual sea el tema de entrevista, el periodista siempre suele llevar otra información en su guantera. Mucho más cuando se tratan temas económicos. Desde conflictos empresariales a rumores de fusiones pasando con tensiones con proveedores o empleados… cualquier circunstancia que suene a problemas dentro de la compañía debe estar prevista.  Si el tema no sale en la conversación, mucho mejor para la empresa. Pero siempre es mejor que los periodistas asesores preparen un listado de posibles preguntas conflictivas. Ellos conocen a sus compañeros y conocen el enfoque periodístico.

3.- Dominar el tema y no improvisar.

El directivo debe interiorizar, que no memorizar, los mensajes clave para colarlos en el momento más adecuado de la conversación. Porque a veces, aunque parezca imposible de creer, el periodista ni siquiera le pregunta por eso que a la empresa le parece tan importante.

Ser capaz de deslizar esos mensajes sea cual sea el discurso del periodista es un arte que debe cultivarse. No solo definiendo los mensajes adecuados, también ensayando la forma en la que se van a verbalizar hasta delante del espejo si es necesario. Cuanto más natural fluyan las ideas más convincentes serán.

Incluso hay que preparar qué decir cuando no se sabe qué decir. Nada de quedarse callado o decir: “a eso no contexto”. Hay que ser diplomático, rodear la pregunta incómoda y llevar la conversación a un tema en el que el directivo se sienta cómodo. ¿Re pregunta de periodista? Nuevo requiebro del entrevistado.

En televisión hemos sido testigos de algún “partido de tenis dialectico”, pero siempre hay una bola de partido. No se puede estar toda una tarde insistiendo en el mismo tema, en directo mucho menos.  Si el periodista es muy incisivo lo intentará varias veces, pero no eternamente.

Eso sí, lo que tiene que tener muy claro el directivo es que mejor pecar de recatado que hablar de más.

4.- No mentir nunca.

Salir del atolladero y regatear respuestas es un arte que unos manejan mejor que otros, pero que nunca debe solucionarse con una mentira. En caso extremo, se puede decir, “esta es una información de la que no me está permitido hablar, pero… (y aquí colar alguno de los mensajes preparados). Recurrir a una mentira para esquivar una pregunta complicada o en cualquier otro momento de la relación con un periodista es jugar con una bomba de relojería. Antes o después esa mentira saldrá a la luz y no hay lobo más fiero que un periodista que se siente engañado.

5.- Para nota: llevar al periodista a su terreno.

No hay que ver al periodista como un adversario, pero conviene utilizar estrategias para llevarle al terreno que el directivo quiere. El reto será más o menos complicado en función del periodista que se tenga delante, su carácter y su destreza en las entrevistas. Por supuesto, también de las habilidades comunicativas de los directivos para ello.

Aunque en este punto, también conviene tomar precauciones. Incluso los CEOs más experimentados o los directivos con más fluidez pueden correr riesgos cuando hablan con periodistas. La informalidad y la camaradería han sido fuente de más de un disgusto. Porque conviene recordar que cualquier cosa que se comenta con un periodista es susceptible de convertirse en el titular del día siguiente.

6.- Dominar el OFF THE RECORD.

Para evitar riesgos a la hora de relacionarse con periodistas, lo mejor es sentar las bases antes de cualquier conversación ya sea formal o informal. Pactar lo que se puede y no se puede publicar. Y sobre todo, recurrir al OFF THE RECORD, la frase clave que debe decirse antes del comienzo de la conversación y que, salvo excepciones, garantiza la confidencialidad de la información transmitida.

Al final de la conversación, se pueden negociar qué partes son publicables y evitar así aquellas en las que el directivo se haya ido de la lengua o se haya sentido más incómodo. Eso sí, recuerde que antes o después todo lo que le cuente a un periodista es susceptible de salir a la luz pública, quiera o no quiera quien facilitó esa información.

mindfulness

Mindfulness, ¿cómo mantener el buen rollo veraniego y ganar eficiencia en la empresa?

Ahora que se acaban las vacaciones muchos echarán de menos ese bienestar que el cuerpo y el alma experimentan en los días de asueto. Apenas unas horas y en el mejor de los casos días, son suficientes para volverse a ver sepultado en una avalancha de mails, reuniones de trabajo, presión… Al final, la única forma de no desfallecer parce ser el horizonte de próxima escapada o temporada de descanso.

Una rueda infernal que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a calificar el estrés como “epidemia mundial”. La Unión Europea ha certificado que el estrés laboral es una enfermedad que afecta, al menos, a un 28% de la población. En Estados Unidos, por su parte, han calculado que esta situación de extrema tensión en el entorno laboral provoca unas pérdidas cercanas a los 150.000 millones de dólares anuales debido al ausentismo y al bajo rendimiento que ocasiona.

Cada vez más empresas están tomando conciencia de esta realidad y cada vez más están apostando por una herramienta capaz de combatirla: el mindfulness o atención completa.

¿Qué son el mindfulness o la atención completa?

Se trata de técnicas de control mental que tienen su origen en el budismo. Sirven para controlar la mente frente a situaciones de tensión.  En los últimos años las empresas están promocionando el entrenamiento de sus empleados en este tipo de habilidades porque cada vez están más constatados sus efectos en la organización. También surgen como setas cursos y servicios de asesoramiento, aunque no todos cumplen con lo que prometen, por lo que hay que estar ojo avizor para separar el polvo de la paja.  Pero no por ello hay que rechazar esta disciplina.

Los científicos aseguran que la práctica de este control mental provoca cambios neurobiológicos en la mente de los empleados que les permiten observar experiencias, pensamientos y emociones de forma más objetiva.

En general, estos cambios permiten al empleado pasar de sentirse arrollado por una gran cantidad de obligaciones impuestas a tener un mayor control de sus tareas y sus tiempos. Sobre todo beneficia al control de las emociones y rebaja la conflictividad entre compañeros.

Como dirían nuestras abuelas/os, es una herramienta para controlar el “pronto” o, científicamente hablando, esos procesos mentales automáticos basados en experiencias pasadas. Es decir, permite a las personas ser más conscientes de sus reacciones ante situaciones de tensión.  Es la regulación emocional.

Todo ello contribuye a una mejor relación de los empleados entre sí y con el entorno de trabajo. Está probado que incrementa la creatividad, disminuye el síndrome de “estar quemado” y se reduce la fuga de empleados valiosos.

Las técnicas de atención completa

Son variadas y dependen de cada instructor, pero entre las más habituales están aquellas que obligan a las personas a tomar conciencia de lo que se sucede a su alrededor.  Por ejemplo:

  • Aprovechar los desplazamientos en transporte público para prestar atención a la respiración, a la postura corporal.
  • Aprender a concentrarse en los sonidos que nos rodean para distinguirlos uno a uno y memorizar aquellos que mayor bienestar psicológico aportan.
  • En el ámbito empresarial, el mindfulness recomienda definir objetivos claros al comienzo de la jornada de trabajo para centrar la actividad diaria.
  • Una de las recomendaciones más repetidas del mindfulness para ejercitar la mente es centrar esa atención plena en las actividades más rutinarias desde desplazarse, vestirse o tomarse un café y reforzar esa concentración con respiraciones lentas y controladas.
  • Planificar pausas varias veces al día, para concentrarse en el cuerpo. Tomar conciencia de las posturas en el lugar de trabajo, relajarlas y corregirlas. De esa manera se desconecta el piloto automático de los temas estresantes y se concentra la mente en lo importante. Eso permite pensar con más calma en los objetivos a medio largo plazo, tanto profesionales como personales.
  • Planificar momentos de soledad y de silencio a lo largo de la jornada laboral también ayuda a la concentración. En una situación de estrés sienta mejor comer solo y centrar los pensamientos que alimentar el conflicto en una comida con compañeros dando rienda suelta a conversaciones tensas.

Pero sobre todo, el mindfulness ayuda a enseñar a vivir cada momento como lo que es y no como lo que le gustaría que fuera. No es conformismo, es autocontrol.

South_Summit

South Summit vuelve a poner en valor al emprendedor tecnológico

Madrid acogerá en octubre South Summit, un foro de encuentro internacional para startups e inversores en busca de proyectos innovadores. En esta ocasión se ha dedicado un espacio exclusivo dirigido a fondos de inversión y de venture capital, business angels, instituciones y corporaciones con el fin de facilitar su interacción y favorecer el cierre de proyectos.

 

Entre el 4 y el 6 de octubre Madrid acogerá una nueva edición de South Summit, un encuentro en el que emprendimiento e innovación se dan la mano y al que acuden empresarios e inversores de todas las partes del planeta. De hecho, este año contará con un espacio de debate dirigido a fondos de inversión y de venture capital, business angels, instituciones y corporaciones para compartir estrategias, aprendizajes, cerrar potenciales rondas de inversión.

 

Expertos asistentes a South Summit

Se convierte así en una interesante cita para las startups de dentro y fuera de España, ya que entre los expertos que han confirmado su presencia están: Jonathan Medved, CEO de Ourcrowd, una plataforma de equity crowdfunding que ha invertido ya más de 440 millones de euros en 70 compañías tecnológicas en fases tempranas de desarrollo.

También acudirá Laura Grimmelmann, inversora en Accel Partners, uno de los mayores fondos del mundo, interesado en jóvenes startups especializadas en software, data y el llamado ‘consumer internet business’, que pone en contacto directo al proveedor de un servicio con el consumidor. Tampoco faltarán: Johannes Bruder, COO de Rocket Internet, desde donde se han constituido firmas tan conocidas como Zalando; y Carolina Brochado, partner del fondo Atomico y referente en el mundo del venture capital, entre otros muchos.

 

Foco de aprendizaje asegurado

Además de ser un punto de encuentro para encontrar la tan ansiada financiación o el apoyo de grandes compañías, South Summit también es un foco de aprendizaje y conocimiento. Hay más de un centenar de ponentes confirmados de distintas nacionalidades, que representan a diversos sectores y que tratarán en sus conferencias y mesas de debate temas específicos para la puesta en marcha y desarrollo de empresas tecnológicas.

No obstante, hay ocho bloques temáticos que tendrán especial protagonismo durante la celebración: sistemas inteligentes de transporte; viajes y turismo; sistemas de gestión financiera innovadores; industria y sostenibilidad; gestión de contenidos; salud y biotecnología; moda y estilo de vida; y arte y cultura.

100 Startups Finalistas

Anualmente la organización de South Summit da la oportunidad a 100 empresas innovadoras a presentar sus proyectos en uno de sus escenarios, la mayoría vinculadas a esos ocho bloques temáticos. Para participar hay que inscribirse en la Startup Competition, que este año ha recogido unas 3.500 solicitudes, de las cuales un 53% han sido de origen internacional, procedentes de 72 países.

Para realizar la selección final, un jurado conformado por más de 90 expertos ha valorado factores como la innovación que aportan al mercado, la viabilidad económica, la escalabilidad de su tecnología, el equipo humano que está detrás y si son o no invertibles. Según la organización, un 31% de las seleccionadas cuentan ya con un proyecto consolidado en fase de crecimiento.

Además de su puesta de largo en South Summit, todas las startups elegidas tendrán acceso a formación, reuniones individualizadas, mentoring y un espacio propio en el lugar de celebración para montar un stand que facilite su visibilidad. El proyecto ganador competirá por un millón de dólares en financiación en la Startup World Cup de Silicon Valley y contará con una campaña guiada por Seedrs, una de las plataformas de equity crowdfunding más importantes a nivel mundial.

En cualquier caso, llegar a esta fase ya se convierte en una gran oportunidad. Los finalistas de las tres ediciones anteriores, entre los que resuenan nombres tan conocidos como Cabify y Spotahome, han cerrado rondas de financiación por un valor conjunto que se aproxima a los 1.000 millones de euros. En unas semanas, los seleccionados tendrán la oportunidad de darse a conocer ante inversores nacionales e internacionales y grandes corporaciones en busca de innovación, y muy probablemente podrán engrosar esa cifra.

errores_web

Los errores más graves de las webs de los nuevos negocios

Diseño y características, la clave para evitar errores

En la actualidad, parece que para tener una página web con visitas solo es necesario invertir en posicionamiento y en redes sociales. Es decir, parece que con gastar dinero en diversos aspectos relacionados con el marketing online ya se consigue el tráfico. Eso es cierto, pero el problema es que si no se cuenta con un diseño y unas características específicas de calidad en la página, esa inversión y ese ingente volumen de tráfico no valdrán absolutamente para nada. Llegarán los errores y las visitas, según lleguen, se irán si no existe nada que les retenga.

Lejos de lo que pueda parecer, el marketing online ha llevado a muchas empresas consolidadas y a nuevos negocios a descuidar su site, lo que constituye el primer gran error en las webs. Y es que sin un buen diseño no se conseguirá convertir a los visitantes en clientes. Y, por tanto, todo el dinero dedicado a posicionarnos mejor en Google y a ser conocidos en redes sociales no se traducirá en ventas en nuestra web.

Adiós errores

Para evitarlo es necesario elaborar una página regida por las características que mostramos a continuación y, como es obvio, no cometer los errores de los que hablaremos más adelante.

Los emprendedores que busquen que sus inversiones en Internet sean lo más rentables posible deben desarrollar un site corporativo que siga estas sencillas reglas: debe llamar a la acción, debe ofrecer algo, debe tener un enfoque muy concreto, debe tener una buena resolución, debe incluir herramientas sociales y debe ser agradable para el internauta, con encabezados destacados y un buen contenido

Quizá todo esto le parezca simple y elemental en cualquier página web. Pero basta con darse una vuelta por la red para comprobar cómo la mayoría de las páginas de las grandes empresas se han olvidado de estas normas tan sencillas.

Los errores más comunes

Como se decía antes, el buen diseño no es óbice para recordar los grandes errores que se cometen en los sites y que evitan atrapar a los visitantes. Y que, por tanto, no repiten los negocios que funcionan.

 

  • Carecer de objetivos

Si una página web carece de elementos que inciten a pulsar en links porque no cuenta con ofertas o alicientes o, simplemente, información interesante, no servirá para nada. De ahí que sea necesario evitar que la inversión realizada en el canal digital acabe en saco roto. Por tanto, jamás se debe cometer el error de minusvalorar los elementos que contendrá el site.

 

  • No es aconsejable copiar los de la competencia, ya que entonces se pierde el elemento sorpresa.

Y es que si un internauta aterriza en una página que no le ofrece nada más que otra en la que ha estado recientemente, huirá de forma fulminante.

Una de las mejores maneras de conseguir un objetivo claro para el visitante es disponer de un diseño atractivo en el que destaquen los títulos. Será la mejor forma de llamar la atención del lector obligándole a permanecer más tiempo en la página. De esa forma estará más cerca de convertirse en cliente del negocio, que es el que debería ser nuestro objetivo final.

 

  • Confundir a la audiencia

De cara a dar un mensaje claro a los internautas es fundamental que se ofrezca la información que realmente quieren conocer. De lo contrario se sentirán frustrados y abandonarán la página. Por tanto, la mejor manera de no caer en el error es formularse las siguientes cuestiones: ¿quién es mi cliente? ¿sabe de mi empresa? ¿y de mis productos? ¿cómo puedo hacer que compren productos?

Solo cuando tenga respuesta para estas preguntas, estará preparado para abordar las necesidades y presentar soluciones en las que sus futuros clientes podrían estar interesados.

 

  • No se entiende

Muchas veces las webs de las empresas están escritas con un lenguaje que no se entiende con solo echar un vistazo o realizar una lectura diagonal. Eso constituye un error de bulto que expulsa a los posibles clientes de la página. No se debe olvidar que los sites empresariales no son lugar para poetas o escritores de novelas. Aunque la magnitud de los párrafos y del lenguaje utilizado le parezcan interesante, no se olvide nunca de la regla de los cinco segundos, que es el tiempo que una persona dedica a saber de qué va la página. Si en ese escaso intervalo de tiempo, no ha sido capaz de captar su atención y explicarle las características de su empresa o de sus soluciones o servicios, olvídese de contar con él como futuro cliente.

 

  • No explicar los beneficios

En ocasiones, las páginas que venden productos o servicios se centran en describir las características de lo que ofrecen y se olvidan de los beneficios que para el cliente puede tener su adquisición. Una buena página web que presente el objetivo de atrapar a los visitantes no puede caer en este error. Es importante, por tanto, incluir en la estrategia de marketing todos los aspectos relacionados con las virtudes de lo que ofrecemos.

Solo solucionando una carencia que los internautas puedan tener se tienen posibilidades de que se conviertan en clientes. Con esta idea, y para aumentar ese porcentaje de opciones de ganar nuevos clientes, es necesario conocer las necesidades de los clientes e incluir esa información en la estrategia de marketing y en el desarrollo de los productos o los servicios. Será la manera ideal de que nuestros esfuerzos de marketing obtengan recompensa en la web.

 

15033889318809

El Mobile World Congress abre el plazo para participar en su edición de 2018

Quedan más de seis meses para que comience la próxima edición del Mobile World Congress el 27 de febrero de 2018 y sus organizadores ya ha puesto en marcha la maquinaria de una de las ferias de tecnología más importantes del mundo.

Su atractivo como centro de networking y plataforma de lanzamiento de productos está fuera de toda duda. En la última edición registró 108.000 visitantes procedentes de 198 países, participaron 2.000 empresas y 3.500 periodistas además de una amplia presencia de autoridades españolas e internacionales, según los datos facilitados por Global Systems for Mobile Association (GSMA), organizadora del evento.

Con estos datos, muchas pymes podrían pensar que el evento les viene grande. Pero desde Redes y la Secretaría de Estado para la Sociedad de Información y la Agenda Digital quieren apoyar la internacionalización y la difusión de los mejores proyectos españoles del sector dando cabida a 75 pymes en el pabellón que España tendrá en el evento. Un espacio de 802 metros cuadros en el que también estarán las principales empresas del sector.

Los requisitos para acceder a la convocatoria son tener un producto de fabricación propia, de marca española y que se enmarque en alguno de estos sectores: smart cities, ciberseguridad, fintech, IoT/Industria 4.0, cloud, Apps, ecommerce, marketing digital, tecnologías del lenguaje, big data, aplicaciones de la salud y bienestar social.

Además, es necesario cumplir una serie de requisitos burocráticos como:

  • Ser una persona jurídica con domicilio fiscal en España.
  • Estar al corriente de las obligaciones tributarias y pagos a la Seguridad Social, así como cumplir con el resto de los requisitos establecidos en el artículo 13.2 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.
  • El número de empleados en el último ejercicio debe ser menor de 250.

Todas las empresas que cumplan estas premisas pueden solicitar plaza en la web de Red.es desde el pasado 24 de agosto hasta el próximo 20 de septiembre. La selección final se hará por orden de inscripción, así que si lo tienen claro conviene no demorar el trámite.

Hay 50 plazas para optar a un stand propio, de unos 7 m2 cuyo coste rondará los 6.500€ (5.371,90 € impuestos indirectos aplicables excluidos) y que requiere una fianza previa de 3.000 euros. Esta modalidad además incluye: el mobiliario del stand, conexiones por cable y wifi, un pase Gold para cada empresa (es nominal con acceso gratuito y libre a todas las conferencias del Congreso y a la zona lunch habilitada por MWC y Fira) o 14 pases (Exhibition Visitor Pass) para cada empresa que permiten la entrada al congreso. Además, la empresa será incluida en el catálogo oficial del congreso y del pabellón de España. Esta opción da derecho también a tener presencia en el vídeo del pabellón de España y en la difusión oficial que se haga de éste. Así como al acceso a los eventos de networking y al catering del pabellón de España.

Por otro lado, existen otras 25 plazas para asistir al MWC sin tener que costear un stand propio. Es la modalidad B, denominada Pack Visita. Su coste asciende a 1.000 euros que dan derecho a tres pases nominales por empresa, inclusión en el catálogo y en el vídeo promocional del Pabellón de España, acceso a los eventos de networking, al catering del Pabellón de España y conexión wifi en el ámbito del Pabellón.

Todos los interesados pueden ampliar esta información en los siguientes links.

Más información http://bit.ly/PabellonMWC2018

Bases de la invitación http://bit.ly/inscripcionesMWC

Formulario de inscripción http://bit.ly/formularioMWC

recursos humanos para las empresas

¿Cuándo necesitan los nuevos negocios un departamento de personal?

En los primeros años de existencia de un negocio, la mayoría de los emprendedores se multiplican y ejercer multitud de funciones, entre las que se encuentra la de responsable de recursos humanos. Pero eso constituye un error, ya que la gestión del personal lleva mucho tiempo que hay que restar de otras actividades también fundamentales para la empresa.

Por este motivo, es fundamental que los empresarios sepan cuándo es el momento de profesionalizar esta labor y agregar un departamento de recursos humanos y también es clave que descubran cuáles son los grandes errores que retrasan la profesionalización de esta labor. A estas preguntas son a las que trataremos de dar respuesta a continuación.

No se conforme con el cada vez mejor software de gestión

Es evidente que cada vez existen más y mejores aplicaciones informáticas dedicadas a la gestión de recursos humanos de las que los nuevos negocios se aprovechan. Si bien está fuera de toda duda que estas herramientas son útiles en el funcionamiento de una empresa, no sirven para reemplazar a las personas.

Este tipo de soluciones lo que en realidad logran es reducir las tareas administrativas. Mejoran los procesos de gestión de nóminas pero no constituyen una base sólida para eliminar un departamento o, simplemente, para no crearlo. La tecnología en la gestión de las personas debe aprovecharse para que el profesional de recursos humanos abandone su papel de administrador y adquiera un rol más estratégico en la organización.

Aumentando la implicación de esta área hasta abarcar todos los aspectos del negocio se mejorará la experiencia laboral de los empleados y se logrará mantener una cultura empresarial positiva. Esas labores no las podrá realizar nunca la tecnología pero sí permitirá que el responsable de recursos humanos tenga tiempo para consultar y conocer de primera mano la situación real de las personas que trabajan en la firma.

El error de no ser proactivo

Como decíamos antes, durante los primeros años el plan de negocios de una empresa no contempla al departamento de recursos humanos. En cambio, cuando surge un problema en este sentido, todos en la firma parecen saber gestionar a las personas. Esta circunstancia deja demasiados agujeros en el sistema y no suele resolver las dificultades a largo plazo.

La gestión de recursos humanos no debe ser reactiva, ya que genera problemas. Es mejor ser proactivos ya que se trata de un aspecto estratégico que hace que un negocio sea rentable. Y es que recursos humanos respalda las metas de una organización ya que se asegura de que los empleados estén atraídos, involucrados y motivados con los objetivos de la empresa. Es decir, crea una empresa sin problemas de productividad y con una elevada tasa de desempeño.

Por tanto, los emprendedores deben decidir si sus prácticas actuales de recursos humanos son reactivas o proactivas y actuar en consecuencia. Empiece estudiando si lo cambios acaecidos en este sentido se han originado tras un problema puntual o han formado parte de la estrategia de negocio. Si sigue esperando a que surjan los problemas para encontrar soluciones, se perderá las innumerables ventajas que unos recursos humanos bien gestionados presentan.

No sitúe a alguien sin experiencia al frente

Tan importante es saber cuándo se debe poner en marcha un área de recursos humanos que evitar cometer el error más importante en este sentido, que no es otro que poner al frente de estas labores a alguien sin experiencia.

Un profesional de recursos humanos acarrea decisiones de mucho peso en una empresa, por lo que no se puede situar al frente a personas que no tengan los conocimientos suficientes. Hacerlo es perjudicial y puede llevar a pasar por alto cuestiones que, posteriormente, pueden ser perjudiciales para las cuentas de la empresa.

Por tanto,  una empresa de cinco o de 5.000 empleados debe cuidar siempre la gestión y el cumplimiento de los aspectos jurídicos del trabajo. Si descubre que no existe nadie en la firma con capacidad para realizar estas funciones, es evidente que ha llegado el momento de profesionalizar esta área de negocio.

El elevado coste de no tener a nadie ejerciendo de líder de los recursos humanos

Los emprendedores no suelen tener en cuenta los riesgos legales a los que se enfrentan cuando surge un conflicto laboral con algún empleado. Cualquier contratación, despido, promoción o pago de nóminas debe estar bien realizado para evitar la existencia de inconvenientes con posterioridad, que generan un importante problema a la caja de la firma.

Para resolver estas cuestiones se suele acudir a empresas externas que, por lo general, prestan un servicio adecuado pero limitado. Ya que ese contratista será incapaz de ejercer las labores, más allá de las meramente administrativas, que un negocio requiere en el ámbito de los recursos humanos. Por tanto, cuando usted considere que la gestión de personas de su empresa necesita ser algo más que un mero programa de contabilidad no dude en profesionalizar este departamento. Será una decisión de la que nunca se arrepentirá.

preguntas que debe hacerse un emprendedor

Preguntas que un emprendedor debe hacerse para descubrir cuál es su mercado

Conoce la demanda

Muchos negocios que funcionan y que consiguen incrementar año a año sus principales cifras lo hacen porque conocen a sus clientes. Por el contrario, existen infinidad de nuevos negocios que languidecen porque los emprendedores todavía tienen dudas sobre cuál es su mercado.

Conocer la demanda que se puedes tener sobre un producto o servicio es tan fundamental que nadie debería jamás intentar montar una empresa sin saberlo. Debido a ello, le proponemos una serie de preguntas clave para saber si su proyecto empresarial tiene mercado potencial para permitir la supervivencia y el desarrollo del negocio.

¿Quién lo pagará?

La primera pregunta que debe hacerse un emprendedor es la de determinar el volumen de personas que estarían dispuestas a pagar por el producto o el servicio que la empresa ofrece. Es posible que usted considere que tiene una idea genial pero que ésta no es del interés de la mayoría de la población. En ese caso, conviene seguir dedicando tiempo y esfuerzo a redefinir el negocio, porque su apertura constituiría un claro suicidio. Una buena solución para conocer el alcance real de la propuesta es buscar en internet palabras relacionadas con la idea de negocio. Así se podrá hacer una idea del interés que despierta.

 ¿Quién lo ha pagado ya?

Para definir y afinar mejor la solución ofrecida así como el plan de negocio y el comercial, es preferible presentar en sociedad un producto o servicio en fase de prueba y dejar que los consumidores potenciales nos hablen a través de su cartera. ¿Lo compraron? ¿Por cuánto? ¿Lo consideran un precio justo? Toda esa información puede ser muy útil para no equivocarse posteriormente, cuando quizá ya no haya remedio.

¿Definir el alcance real?

Un emprendedor es siempre una persona apasionada con una idea que considera lo mejor que se ha descubierto desde hace muchos años. Por tanto, no es la indicada para conocer el alcance real de nada. De cara a no hacerse suposiciones y  saber la realidad de lo que se ofrece, es importante acercarse a consumidores potenciales para confeccionar una imagen más detallada de la audiencia y reducir esfuerzos de marketing. Así, es aconsejable realizar estudios de mercado, entrevistas a pie de calle u organizar foros. Será la única manera de no sobrestimar el tamaño del mercado.

¿Qué piensan mis contactos?

Quizá organizar reuniones o hacer encuestas pueda ser demasiado laborioso o caro. Pero un emprendedor debe consultar a sus contactos en redes sociales con lo que obtendrá una retroalimentación gratuita, que le dará una idea del interés de la solución que su negocio podría ofrecer.

¿Ser un experto me perjudica?

Muchas veces el emprendedor posee el conocimiento y la experiencia personal sobre el producto o servicio que piensa desarrollar. Pero nunca se debe asumir que esa virtud permite conocer lo que quiere el público objetivo. Hay que preguntarles para saber realmente sus intenciones, ya que éstas pueden no coincidir con las nuestras.

¿Cuál es el modelo de negocio?

Grandes empresas tecnológicas como Snapchat o Twitter arrastran el problema de que carecen de un modelo de negocio claro que les permita obtener beneficio. Quizá por ello el mercado castiga sus títulos, que llevan devaluándose desde hace tiempo. Un emprendedor no debe caer en semejante error. Siempre se debe conocer cómo será el negocio, cómo serán los ingresos, si serán suficientes para cubrir los costes, etc. Si no, mejor aplazar la aparición.

¿Cómo vendo?

Un emprendedor también debe saber cómo va a vender su producto o servicio. Es decir, si puede hacerlo desde entornos digitales o si, por el contrario, necesita presencia física a pie de calle. También es importante definir en el plan de negocio la zona de influencia, ya que no es lo mismo vender en el barrio, en la ciudad, en el país o a escala mundial.

¿Cómo lo hicieron los demás?

Estudiar el camino seguido por la competencia también es un paso necesario que todo emprendedor debe hacer antes de irrumpir en el mercado. No se trata de copiar a los rivales, sino descubrir qué técnicas han utilizado para saber su volumen de consumidores y actuar en consecuencia.

¿Conoce a la perfección a su target?

Además de saber el volumen de mercado que se puede tener es imprescindible también conocer a los clientes. Se debe hacer una investigación para descubrir aspectos demográficos y hábitos de compra de su target objetivo. Solo así se podrá adaptar el negocio a su idiosincrasia y se podrán definir estrategias comerciales y de marketing acertadas.

¿Se puede crecer?

Por último, un emprendedor que ya conoce el volumen y las características de su target debe descubrir si ese público puede crecer o cambiar con el tiempo. Una vez que lo sepa estará preparada para lanzarse a la aventura de desarrollar una solución con buenas posibilidades de alcanzar el éxito en los negocios.

Israel

La receta del éxito de Israel, la cuna de los emprendedores

Israel, atractivo de las startups

Israel es una nación ideal para emprender. Especialmente en el ámbito tecnológico. Solo hace falta una buena idea para que la Administración Pública se vuelque y apoye el proyecto. Debido a ello, este pequeño país tiene una de las concentraciones más altas de startups en el mundo. Y no se trata de empresas con uno o dos empleados que recién acaban de empezar, sino de firmas de gran éxito que atraen la atención de las multinacionales más importantes del mundo.

Así lo atestiguan los movimientos de inversión acaecidos en los últimos 12 meses. Por ejemplo, Sony adquirió Altair por 212 millones por sus innovaciones en el campo de los chips. Cisco Systems invirtió 320 millones en Leaba, otra desarrolladora de procesadores. Y, recientemente, Intel compró Mobileye, una firma enfocada en el diseño de sistemas de asistencia al conductor, imprescindibles para el vehículo autónomo. ¿Precio? 15.000 millones de dólares.

País de cultura emprendedora

¿Cómo es posible que un país diminuto de poco más 20.000 kilómetros y ocho millones de habitantes atesore tal cantidad de firmas innovadoras? Desde luego la clave del éxito de Israel es su cultura emprendedora que está incrustada en el tejido social y que, poco a poco, impregna las facetas de cualquier negocio que desarrollan los emprendedores del país, sea cual sea el plan comercial y de empresa en el que se base la pyme. Por encima de todo ello siempre estará la innovación. Además de esta característica, y de la seguridad industrial de la que gozan los nuevos negocios, Israel presenta otra serie características que conforman su receta del éxito y de la que se pueden extraer valiosas lecciones.

La necesidad como virtud

El país nació en tiempos inestables y continúa en ellos. Ninguno de todos los territorios que les rodean quiere que exista. Esta circunstancia genera tensiones continuas en las fronteras, lo que lastra las relaciones comerciales con los países vecinos, y reduce la capacidad de Israel de acceder a los recursos naturales de la zona. Por todo ello, la nación hebrea ha necesitado ser autosuficiente para poder existir. Se ha visto obligada desde el principio a considerar que su mayor fortaleza es su propio pueblo, adoptando un enfoque económico como si de una isla se tratara para edificar una presencia a nivel mundial. De ahí que las autoridades construyeran una cultura centrada en el desarrollo y la educación del pueblo para nutrir y proteger a los habitantes, lo que ha generado el inmenso océano de startups que el país genera.

 

La misma necesidad fue el germen de la innovación

Como ya se ha comentado en el punto anterior, Israel nunca ha tenido la posibilidad de solicitar a sus vecinos cualquier tipo de ayuda. De ellos siempre ha podido esperar justo lo contrario. Esta circunstancia, unida a la falta de recursos naturales, donde la escasez de agua es el gran hándicap, ha originado una lucha continua contra la sequía que el país ha resuelto mediante la innovación. Los ingenieros israelís han hecho progresos increíbles en el manejo de la gestión del ciclo del agua y han sido pioneros en tecnologías como el riego por goteo y la reutilización del agua y la desalación. Gracias a ello, Israel es un país independiente en esta materia mientras que el agua, más bien la escasez de la misma, se está convirtiendo en un problema que aumenta en muchos territorios. De ahí que muchos países recurran a Israel, y a sus empresas tecnológicas, para aprender sus métodos. Por tanto, todas las enseñanzas de Israel en este campo nacen de la propia necesidad. Si no hubieran tenido el problema de la escasez de agua, es probable que jamás hubieran destacado en este ámbito.

Necesidad militar

Israel es un país en guerra constante con sus vecinos. De ahí que la población aprenda las artes de la guerra sin necesidad de ir al servicio militar. Pero los conocimientos que adquieren están relacionados con la tecnología y la inteligencia estratégica. Esto lleva a que existan un buen número de expertos en comunicaciones que luego crean negocios con los que desarrollan tecnologías propias que acaban exportando por el mundo.

Formación puntera

Un estudio realizado hace cuatro años por la OCDE reveló que Israel era el segundo país más instruido del mundo, por detrás de Canadá, pero superando a Japón por mucha distancia. Una de las ventajas que el informe destacaba era que las instituciones formativas del país preuniversitarias tienden a avivar cualquier sentimiento de curiosidad, iniciativa o liderazgo en el alumnado. Es decir, premian a los que destacan y tratan de potenciar  las capacidades relacionadas con la innovación y la gestión de equipos. Las universidades, por otro lado, están invirtiendo fuertes cantidades de recursos en el desarrollo de sus capacidades tecnológicas, laboratorios y centros de investigación, lo que permite al alumnado acceder a equipos de primera con los que avanzar en el desarrollo de sus habilidades.

Además, la formación se enfoca directamente a la innovación ya que los propios israelís son conscientes de que su mera existencia se debe al I+D+i.

Sin problemas de financiación

El capital disponible y los medios de financiación no significan un problema u obstáculo para la innovación. En el país existen más de 70 firmas de capital riesgo prestas a invertir en cualquier proyecto avanzado, lo que permite el desarrollo de las empresas en sus primeros años para posteriormente, y una vez que han alcanzado la madurez tecnológica, desarrollarse en el exterior con éxito.

mobile-phone-426559_960_720

Los secretos del networking que todo emprendedor debe conocer

Cuida la primera impresión

A la hora de hacer negocios y networking, las primeras impresiones son fundamentales. De hecho, en estos tiempos es posible que aquella persona que podría convertirse en su próximo gran cliente se encuentre en cualquier mostrador de la cafetería del lugar a donde ha acudido a un evento o feria relacionada para su negocio. En este contexto, la primera impresión se ha convertido en un aspecto fundamental que cada emprendedor debe cuidar de cara a incrementar su agenda de contactos.

Es evidente que el buen networking no se consigue pasando horas y horas frente al espejo ensayando cada frase que vaya a pronunciar. Muy al contrario, bastan esta serie de consejos con los que logrará dejar una excelente impresión en los nuevos contactos que pretende realizar en un futuro próximo.

Definir con claridad nuestra actividad

El primer paso para iniciar una conversación que pretenda terminar con la consecución de un importante contacto, es la claridad. Por tanto, usted debe explicar con sencillez qué es lo que hace. Piense que es posible que su interlocutor no sea un experto como quizá lo es usted. Pero eso no quiere decir que esa persona no sea válida como un contacto que pueda impulsar sus nuevos negocios y hacer networking.

Con la idea de transmitir claridad es necesario hacer un esfuerzo para que la conversación sea concisa. Es más conveniente resumir y concretar las virtudes principales del negocio, que contar seis o siete aspectos diferentes de la firma. ¿Motivo? Es más fácil que alguien  se quede impresionado con una habilidad específica que hemos sido capaces de transmitir brillantemente, que con una dispersión de bondades difíciles de entender.

La clave está en escuchar

En un mundo lleno de distracciones, es necesario valorar que alguien presta atención a nuestra conversación. Por tanto, se debe hacer un esfuerzo y escuchar también lo que nuestro interlocutor nos quiera decir. Muchas veces las mejores relaciones no se consiguen hablando sino siendo capaz de escuchar lo que se nos cuenta. Por tanto, si en algún momento de una conversación considera que está hablando demasiado, utilice la fórmula de la pregunta para cambiar el foco de la conversación y situarlo en su interlocutor.

Conviértase en fuente de contactos

Incluso si usted carece de ello, debe hacer los esfuerzos que sean necesarios con tal de presentarse al resto como una persona útil y de confianza, y con una agenda importante. Por tanto, descubra cómo puede ayudar y busque a esas personas que pueden ser perfectas para resolver un problema puntual de otras personas. De esa forma su red de networking crecerá de forma exponencial, lo que sin duda beneficiará a su negocio. Quizá pueda pensar que por qué debe hacer usted el esfuerzo que corresponde a la persona que tiene el problema. Pero, imagine que está ante un inversor y éste le hace una consulta. Resolvérsela es la mejor forma de que usted le convenza en qué debe invertir.

Responda a los consejos que recibe

Resulta evidente que es halagador que alguien nos pida consejo. Pero también es cierto que si la persona que lo recibe lo ignora, es frustrante. Por tanto, si usted pide consejo a alguien, asegúrese de actuar de inmediato y tomar medidas acordes a lo que le han estado comunicando. Si no lo hace, es probable que su contacto sienta que ha perdido tiempo y energía y que, por tanto, no merezca la pena esforzarse la próxima vez que se encuentre en la misma situación, y usted acuda en su auxilio. Obviamente esto no quiere decir que tenga que tomar decisiones que sean perjudiciales para su empresa. En el caso de que esté convencido de que lo que le dicen no lo pude poner en práctica, dígalo y explique las razones. De esa forma, su interlocutor pensará otra solución y, si no da con ella, no se mostrará reticente a resolver sus problemas en el futuro.

Utilice el lenguaje corporal

A la hora de mejorar nuestras relaciones de networking es importante utilizar todas las armas que haya a nuestra disposición. La mayoría de las personas están tan concentradas en evitar que algo negativo salga por la boca que se olvidan de la importancia que las señales no verbales presentan. El lenguaje corporal puede ser igual o más importante que lo que usted dice.

Con el fin de transmitir confianza en la conversación utilice una postura relajada, con los brazos sueltos por los lados. No meta sus manos en los bolsillos o cruce los brazos. Esto puede indicar actitud defensivo y, por tanto, escasez de confianza.

Debe asegurarse también de que la postura del cuerpo está alineada con los hombros. También debe mantener el contacto visual, ya sea hablando o actuando. Ensaye este tipo de posturas, ya que la mejora del lenguaje corporal le generará la imagen de fortaleza y seguridad, que es necesaria para dejar una buena impresión en las personas que están a nuestro alrededor y que, no olvidemos, pueden ser nuestros futuros grandes clientes y, por ello, constituir importantes oportunidades de negocio que no se deben desaprovechar.