india_digital

India se sube al tren de la digitalización

Dehli cambia su patrón económico tras rubricar el mayor vigor del último lustro y encaramarse al G-7. Su reto es catapultar con innovación su PIB en la próxima década.

Impulsada por las fuertes presiones demográficas, el Gobierno de Narendra Modi, ha venido forjando un cambio de patrón de crecimiento que tiene a la revolución digital por bandera. La hoja de ruta de la estrategia económica del último lustro, periodo que coincide con la presidencia de Modi, ha tenido dos características básicas. Una decidida agenda reformista, por un lado, y una clara apuesta por la globalización, en segundo término. Así lo atestigua una nota de mercado del banco de inversión Morgan Stanley que, además, achaca el éxito de esta táctica oficial a dos focos de actuación política preponderante: el avance hacia la digitalización y la renovación del, hasta ahora, arcaico sistema fiscal del país, propenso al fraude y a la no declaración de los ingresos ni de los bienes patrimoniales.

“El país ya viene de una fuerte trayectoria de prosperidad, pero la digitalización pone a India en una senda de crecimiento de su PIB nominal de dobles dígitos en precios actuales del dólar en los mercados, durante el próximo decenio”, cree Anil Agarwal, jefe de Investigación Financiera para Asia de Morgan Stanley. “El desafío digital ofrece una oportunidad multibillonaria” a la tercera economía asiática, dice. Un punto de inflexión que ya ha comenzado pero que, según los expertos de este banco de inversión, tiene 2018 como catapulta inversora. Porque el consenso del mercado sitúa a India como el tercer PIB global en 2027, con más de 6 billones de dólares. La modernización financiera, el impulso consumista, la fiebre inversora y el salto hacia nuevos modelos de negocio a través de plataformas tecnológicas están detrás de este salto hacia la exploración de los mercados globales. Con la digitalización por bandera. Las empresas indias son ya las más beneficiadas de este proceso de transformación oficial. Se han diversificado, han ganado tamaño y mercados y se han hecho multinacionales. En gran medida, por el e-commerce y los nuevos modelos de comercialización.

El pistoletazo de salida de la revolución digital en India se produjo en 2010 con la puesta en marcha del denominado Programa Aadhaar que, entre otros avances, creó una tarjeta de identificación personal, de doce dígitos, que verifica a cada persona por la huella dactilar o el iris ocular. La práctica totalidad de los 1.300 millones de habitantes del país ya están registrados y disponen de este carnet de identidad. Sólo con este instrumento, las transacciones financieras en India se han disparado. No sólo a través de las tarjetas de débito, también de las de crédito y de los contratos de móviles. En conjunto, India ha creado un clima idóneo para emprender y desarrollar los negocios. Sólo en 2014 se abrieron 285 millones de nuevas cuentas bancarias en el país. Y el 59% de todas las transacciones se hicieron digitalmente. Igual que casi la tercera parte de los negocios utilizaron herramientas 4.0 de la llamada Cuarta Revolución Industrial. Y el proceso se ha acelerado desde entonces.

El boom tecnológico, además, también ha calado. En India hay alrededor de 800 millones de móviles y más de 430 millones de personas, la tercera parte de la población, tienen acceso a la Red. “Creemos que la conexión a Internet se duplicará en el próximo decenio hasta alcanzar los 915 millones de habitantes en 2026”, afirma Ridhman Desai, responsable de la I+D+i india. En un contexto en el que el Gobierno de Nueva Dehli está promocionando los pagos digitales y las transacciones on line. Es decir, incentivando, incluso, la superación de los pagos electrónicos. “Esperamos incorporar a nuestro entramado productivo la digitalización bancaria con mayor rapidez que las potencias industrializadas y el resto de mercados emergentes”, explica Desai. Entre otras cuestiones, para integrar a los millennials a los ámbitos profesionales más avanzados a la mayor celeridad, de forma que eleven los niveles de gasto y consumo con rentas y salarios.

Los gastos de consumo personal a través de redes digitales apenas suponen el 8%. Pero, en los cálculos del Ejecutivo de Modi, se espera que salte hasta el 36% en 2027. En este reto, compañías como UPI, Mobile Wallets o Rupay Cards, con especial predicamento y fidelización en la generación de millennials, podrían hacer crecer sus beneficios en dobles dígitos a lo largo de los próximos ejercicios económicos.

En esta estrategia también cuenta con un papel preponderante la mejora del sistema impositivo. No sólo por su concepción más moderna, su confección más acorde al tipo de negocios globales y a las nuevas normas encaminadas a reducir el fraude y facilitar la repatriación de beneficios desde el exterior. También y, sobre todo, porque instaura el pago on line de tributos. En todas sus modalidades fiscales, en todos sus estados y sobre todos los objetos impositivos. En uno de los países con una menor ratio de ingresos en relación al PIB y un elevado déficit presupuestario que, en numerosas ocasiones, ha ahuyentado al capital foráneo en el pasado reciente.

De forma gráfica, el giro reformista en la India ha dejado atrás un sistema fiscal decimonónico y ha traído un modelo uniforme y homogéneo y completamente digitalizado. “El GST, que así se denomina, altera completamente las normas operativas del Tesoro indio, pero otorga a las arcas del país una gestión moderna y rigurosa del cobro de impuestos”, dice Derrick Kam, economista de prestigio que califica la reforma de “la más importante y eficiente desde la década de 1990”. Con él “se amplía considerablemente la recaudación neta e impulsa la digitalización bancaria”. La combinación de presión demográfica, digitalización y reforma fiscal ha generado la atmósfera idónea para el desarrollo de uno de los mercados más atractivos a la inversión en la actualidad, con un potencial de retorno de beneficios del 24% en el próximo lustro, según Morgan Stanley.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *