Los impuestos medioambientales, en el punto de mira

Noticias

impuestos_medioambientales

Acaba de celebrarse la tercera edición de Punto de encuentro: liderazgo, economía y sociedad, organizada por el Consejo General de Economistas, que ha analizado parte del sistema tributario de nuestro país y cómo podría mejorarse la recaudación de impuestos

 

El Consejo General de Economistas de España (CGE) ha organizado recientemente la tercera edición de Punto de encuentro: liderazgo, economía y sociedad, que se ha centrado en el análisis de los impuestos que se pagan en nuestro país. Para ello, invitó a participar a José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), y a Juan Moscoso del Prado, ex portavoz de Economía en el Congreso de los Diputados por el PSOE.

Ambos mostraron sus respectivas opiniones ante las tres preguntas que se lanzaron: ¿Se pagan muchos impuestos en España? ¿Qué valoración se puede hacer del Impuesto de Sociedades? ¿Hacia dónde deberíamos ir en relación a la llamada imposición medioambiental? De las tres, la única en la que pareció haber un consenso total fue en la última. Los dos participantes estuvieron de acuerdo en afirmar que es posible un incremento de los impuestos ‘verdes’. Y es que los ingresos actuales por esta vía son menores en España que en la media de países de la UE.

UN IMPUESTO EJEMPLAR

Para Feito, sería una buena manera de incrementar los ingresos de las arcas del Estado y reducir así la deuda que arrastra el país. Los aumentos podrían incluirse en el consumo de hidrocarburos y en las matriculaciones de vehículos. “La principal fuente de recaudación de la imposición medioambiental son los impuestos sobre el consumo de energía, que representan el 77% del total de ingresos por este concepto en la media de la UE. De estos, los que gravan los hidrocarburos para el transporte suponen el 70%. No obstante, los impuestos sobre gasolina y diésel de automoción se sitúan en España, junto con los de Irlanda, entre los mínimos de la UE”, explicó.

Por su parte, Moscoso del Prado, la fiscalidad ‘verde’ no debería perseguir un fin recaudatorio, sino incentivar un comportamiento respetuoso con el medio ambiente, apoyar la transición energética y luchar contra el cambio climático. En su opinión “debemos acercarnos a los estándares europeos, estableciendo tributos en ámbitos como las emisiones de CO2, discriminando entre las empresas sujetas al sistema de comercialización de derechos de emisiones (ETS) y las que no”.

El antiguo portavoz de Economía en el Congreso también abogó por gravar las emisiones de óxidos nitrosos (NOX), las de los vehículos de motor, los residuos industriales y peligrosos o tóxicos, y los residuos de envases, embalajes y bolsas.

¿PAGAMOS MUCHOS IMPUESTOS?

Ante esta pregunta también hubo cierto consenso. Desde el punto de vista del portavoz de IEE, el volumen de ingresos que tienen nuestras arcas es insuficiente para reducir la deuda pública. No obstante, “el margen para aumentar la carga tributaria sin dañar el ritmo de crecimiento tendencial de nuestra economía es muy reducido y quizá inexistente”, comentó durante su intervención. En su opinión, una vía para aumentar esos ingresos sería, además de gravar los tributos medioambientales, modificar la distribución de la carga impositiva hacia otros impuestos indirectos, así como aumentar los precios públicos. “Incluso así no será posible reducir el peso de la deuda pública apreciablemente sin alterar la dinámica del gasto público”, advirtió.

Según Moscoso del Prado, uno de los problemas que hacen mella en este aspecto es que la presión fiscal se concentra mucho sobre pocos contribuyentes y pocas bases imponibles. “Esto sucede por nuestro nivel de paro y porque una buena parte de la población obtiene unas rentas tan bajas que no tributan”, añadió Valentí Pich, presidente del CGE.

¿ES NECESARIO INCREMENTAR EL IMPUESTO DE SOCIEDADES?

Durante la jornada, Feito indicó que los ingresos impositivos por el impuesto de sociedades en España alcanzan un porcentaje del PIB (2,3%) parecido al de la media de la UE (2,6%). “Teniendo en cuenta que el PIB español per cápita es un 8% inferior al de la media europea, se puede decir que la carga tributaria sobre los beneficios de las empresas españolas es relativamente elevada”.

No obstante, Moscoso del Prado aseguró que en estos momentos se está estudiando reformar en profundidad este tributo, “con el objetivo de garantizar unos tipos efectivos equiparables a los del entorno europeo (eliminando beneficios fiscales), ensanchar las bases imponibles y elevar la recaudación”.

Si quieres seguir informándote sobre riego comercial, financiación e internacionalización, visita nuestra ‘home’ aquí.

Last modified: 16/11/2018