Por qué son importantes los millennials para mi pyme y cómo atraerlos

El fundador de Walmart, el ya fallecido Sam Walton, tenía como máxima que “sólo hay un jefe, el cliente, capaz de despedir por sí solo a todos los trabajadores de una empresa”. Una frase que parece adaptarse a la perfección al cambio tan disruptivo que ha supuesto para la economía global la llegada de los millennials, es decir, las personas nacidas entre 1981 y 2000. El dinero físico y las tarjetas de crédito, las oficinas bancarias tradicionales o los productos financieros convencionalescomo las cuentas corrientes parecen estar abocados a su extinción, mientras que otras operaciones más modernas, como las compras online o el pago de recibos a través del móvil están sufriendo una transformación totala medida que esta nueva generación va adquiriendo poder adquisitivo y, por tanto, comienza a demandar otra clase de serviciosa las empresas.

Su filosofía existencial parece estar basada en principios fundamentalescomo la interconectividadtotal, el compromiso social, un desapego radical a las instituciones y el uso de Internet como fuente primariapara el desarrollo de sus relaciones sociales y profesionales. Los datos no mienten: según un informede Viacom Media, 1 de cada 3 jóvenes norteamericanos cree que nunca necesitará un banco en su vida, mientras que, para Accenture, el 90% de ellos ya son usuarios exclusivos de la banca online, a la que acceden a través de sus teléfonos móviles. Por si fuera poco, y tal como recoge el índice Millennial Financial Knowledge, tres cuartas partes de los menores de 35 años no se fíade las entidades financieras y les tachan de ser los principales culpables de la pasada crisis económica global, por encima incluso de los políticos.

Este cóctel tan explosivo obliga a las empresas a implementar nuevas estrategias para intentar atraer como clientes a este segmento del mercado, como, por ejemplo:

  • Ser ‘multiplaforma’ con presencia permanente en Redes Sociales: Alrededor del 80% de los millenials se conecta cada día a alguno de sus perfiles en Twitter, Instagram o Facebook, mientras que permanece siempre conectado a Internet mediante su móvil. La homogeneidaden los mensajes y la actividad regularen todas ellas es clave para captar su interés.
  • Activos, recíprocos y transparentes: Los nativos digitales exigen y demandan a las compañías respuestas casi inmediatasa sus preguntas. El silencio es interpretado como algo negativo, y la empresa debe posicionarse en los temas sociales más críticos.
  • La publicidad no sirve sin contenido: Los mensajes basados en el Marketing tradicional no sirven con esta generación, que quiere participar en cualquier actividad digitaly que exige que esta le aporte algo de interés, como conocimiento o entretenimiento. La información, si no es bidireccional, es con frecuencia ignorada.
  • El compromiso social es imprescindible: Ya no basta con crear valores en una marca. La compañía que no demuestre su activismocon causas humanitarias o medioambientales recibe una percepción negativa, que los propios millennials se encargarán de transmitir a través de la Red.
  • Emocionar resulta fundamental: Aunque parezca manido hablar de la construcción del relato, no es menos cierto que es un aspecto crítico para las nuevas generaciones. La personalizaciónde las acciones y el compartirexperiencias son dos ámbitos esenciales para atraer su atención.

Una forma distinta de entender los negocios

Aunque pueda parecer ambicioso poner en marcha todas estas acciones para una pyme, no hay que olvidar de lo importante que resulta para su futuro: estamos hablando de consumidores que están empezando a tener poder adquisitivohoy, pero que lo serán todavía más a lo largo de las próximas décadas.

De cara a entenderles algo mejor, hay que tener presente estas características:

  • El fenómeno de los influencers. Son los grandes prescriptores del siglo XXI. Para una generación que basa su toma de decisiones en el disfrute de las experiencias, estas personas se han convertido en los principales líderespara que muchos se decidan o nopor adquirir un producto o contratar un servicio.
  • La economía es, sobre todo, colaborativa. Gran parte de los millennials vivieron su infancia bajo los efectos de la crisis económica globalque comenzó en 2008. Esto ha provocado que arraigue en ellos una fuerte tendencia al uso compartidoante un poder adquisitivo a menudo mermado.
  • Usabilidad y personalización. Según su propia concepción, cualquier servicio debe estar plenamente disponiblea cualquier hora en Internet, bien sea a través del móvil, el ordenador o la tableta. Esto implica una enorme exigenciapara las compañías en lograr una presencia permanente y en personalizarproductos que se adapten a la perfección a los gustos de cada consumidor.
  • El ocio como forma de vida. A pesar de que en torno al 50% de los millennials en España cuenta con estudios superiores y que trabajan alrededor de 40 horas semanales, el consumo de ocio se ha erigido como el elemento claveen sus vidas, casi por encima de las relaciones sociales. Las series de televisión, el deporte o los eventos musicales están a la cabeza de la lista, aunque ganan cada vez mayor fuerza los e-games.

Last modified: 29/10/2018