Fotografía modelo sentada en sofá

¿Cómo lograr que las imágenes sean oportunidades de negocio online?

El arte de las imágenes

En el cuartel general de Inditex en la localidad de Arteixo (A Coruña) existe un inmenso espacio dedicado a realizar fotografías de las prendas que posteriormente serán puestas a la venta en las distintas tiendas online de la cadena textil. Allí, un buen número de modelos, fotógrafos y diseñadores realizan un sinfín de pruebas e imágenes hasta que logran dar con la instantánea que consideran perfecta para representar el producto.

Seas grande o pequeño, no descuides las imágenes

Tamaño esmero refleja con claridad la importancia de la imagen en cualquier firma que utilice el canal digital para llegar al cliente. Es obvio que una pyme no puede dedicar los mismos recursos que la propietaria de marcas como Zara. Pero eso no es excusa para descuidar la imagen con la que ilustrar las referencias que se ponen a la venta por internet.

No se puede olvidar que el consumidor que se acerca a nuestros productos o servicios a través de la red solo cuenta con el sentido de la vista para realizar o no su compra. De ahí que sea imprescindible generar y mostrar instantáneas de la mayor calidad posible para tener posibilidades de convencerle. Eso sí, eso solo se puede lograr si antes se dispone de una buena tienda online adaptada a los dispositivos móviles, que son un instrumento cada vez más fundamental en las compras de los usuarios.

Consejos sencillos e imprescindibles para mejorar las imágenes

Teniendo en cuenta todo lo anterior, vamos a mostrar a continuación unos consejos muy sencillos, pero imprescindibles, para perfeccionar las imágenes de los productos y alcanzar el objetivo de que la imagen genere oportunidades de negocio.

Utilizar solo imágenes en alta resolución

Es cierto que para mantener  el interés del usuario es necesario que el tiempo que tarda en cargar una página web sea corto. Pero eso no es óbice para permitir que las imágenes que se suban al site tengan mala calidad. Muy al contrario las instantáneas iniciales que se hacen a un producto deben ser en alta resolución para asegurar un visionado perfecto en página.

Y es que solo partiendo de originales con calidad se podrá trabajar posteriormente para rebajar su tamaño pero sin que esta acción conlleve pérdida de calidad en el visionado. Para ello será necesario contar con un buen equipo fotográfico. Es cierto que habrá que realizar una inversión pero sin ella es imposible lograr que una imagen pueda generar ingresos. De hecho, si se hace mal lo único que reportará son pérdidas, ya que el posible usuario abandonará la tienda online y se irá a otro lugar donde pueda ver con claridad los productos que quiere adquirir.

Utilizar un formato estándar como JPG

Aunque existen infinidad de formatos para las fotos digitales, las buenas tiendas online suelen trabajar siempre con imágenes JPG, PNG o GIF. El motivo es que otros formatos que quizá ofrecen mayor calidad de visionado suelen dar problemas en internet. Quizá haya navegadores que los reconozcan pero otros no. De ahí que para evitar inconvenientes posteriores con imágenes que no se ven en pantalla sea importante centrarse en los formatos establecidos.

Trabajar con tamaños manejables

Las pymes y los autónomos que tienen negocios que funcionan por internet poseen páginas webs sencillas que cargan rápido aunque integren un buen número de imágenes. Para lograrlo es necesario obtener instantáneas que pesen poco para no saturar los servidores pero sin que este hecho conlleve pérdida de calidad. De ahí que nuestras fotos en alta resolución que hicimos en el primer paso de estos consejos deban ser tratadas y transformadas a formatos como GIF o JPG que reducen megas de peso pero sin reducir la calidad.

Realizar fotos desde diversos ángulos

Uno de los principales problemas que el usuario se encuentra a la hora de comprar por internet es no poder tocar ni oler el producto. De ahí que sea necesario que la imagen que se muestra sea capaz de transmitir todas esas sensaciones que el consumidor no tiene en los canales digitales. Es obvio que un emprendedor no podrá conseguir nunca reflejar el tacto de una tela con una foto. Pero sí que puede sustituir esa sensación dando al cliente la posibilidad de apreciar el producto desde todos los ángulos posibles para que sea capaz de hacerse la idea más fidedigna posible de lo que va a adquirir.

Siempre fotos en color

Aunque parezca obvio conviene recordar que a la hora del comercio electrónico, las imágenes en blanco y negro están descartadas, ya que los estudios demuestran que el 90 por ciento de las decisiones de compra de un producto tienen que ver con el color.

Trabaje el encuadre de las imágenes

El esfuerzo no debe centrarse solo en el producto, lo que rodea al mismo también es importante. El cliente no quiere ver una referencia colocada sobre un fondo blanco. Al igual que en los escaparates de las tiendas prefiere observar el artículo en un contexto adecuado que refleje su utilización real.

Centre la atención en lo importante

Aunque el cliente digital es partidario de ver el artículo en su entorno, tal y como se decía en el punto anterior, el emprendedor debe esforzarse porque la mirada del usuario se centre siempre en el objeto principal. Aquel que queremos que compre. De ahí el buen funcionamiento que los diseños minimalistas tienen en este tipo de tiendas online.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *