logokpmg

Hablamos sobre financiación con Carlos Trevijano, socio de KPMG

En los tiempos que corren ir a un banco para pedir financiación o, simplemente, crédito para un negocio se ha convertido en una tarea poco menos que de titanes. Por eso, hemos hablado con un experto especializado en el sector financiero y le hemos pedido algunos consejos. Se trata de Carlos Trevijano, socio de Estrategia y Operaciones de Management Consulting de KPMG. Estas son sus recomendaciones.

-¿Acudir al banco para pedir financiación es, en estos momentos, el último remedio?

Tal como están las cosas, poder financiarse sin pedir créditos podría ser una solución muy positiva en estos momentos, ya que cuando el capital es de uno mismo se termina pasando menos apuros. Pero esto no siempre es posible y habría que preguntarse quién puede hacerlo en los tiempos que corren. Financiarse con capital ajeno es lo habitual, pero también tiene más riesgo porque te obliga a realizar unos pagos periódicos que no siempre se pueden afrontar. De cualquier manera, si lo que se quiere es montar un negocio, probablemente en un primer momento no quedará más remedio que acudir al banco.

-¿Existen otras alternativas?

En el caso de las pequeñas y medianas empresas las alternativas al banco son difíciles y complicadas. Hay grandes compañías que pueden realizar una emisión de bonos, pero una pyme no puede acudir normalmente a esa fórmula de financiación.

-¿Cuáles es el principal inconveniente de pedir un crédito?

La empresa pierde flexibilidad porque tiene que hacer frente a una serie de compromisos.

-En el caso de que no quede más remedio y pida el préstamo, ¿debe dirigirse en primer lugar a su banco habitual, con el que puede tener más confianza, o es preferible realizar antes un estudio entre varias entidades?

Lo normal es que las mejores ventajas se las dé su banco habitual pero, no obstante, yo recomendaría visitar tantas entidades como se pueda. Lo único que se puede perder es tiempo, aunque también es verdad que éste escasea bastante para el responsable de una pyme, ya que en muchos casos tiene que hacer también las labores de director financiero, director de ventas, etc. Otra cosa sucede en las grandes corporaciones donde los directivos pueden disponer de más tiempo y relaciones.

-¿Qué problemas se encontrará el empresario en la entidad?

Hoy en día es difícil conseguir crédito, pero tampoco se pierde nada por intentarlo. El principal problema es que existe mucha desconfianza por lo que, según el tipo de crédito que se solicite, el banco exigirá mayor o menor documentación y garantías. Si la empresa dispone, por ejemplo, de una nave industrial puede hipotecarla como garantía. Pero si no la tiene porque se trata de un negocio más intangible, por ejemplo una firma de software, puede exhibir su plan de negocio, para que el banco compruebe que posee una importante capacidad para generar recursos con los que poder devolver el préstamo. Si el balance y las cuentas de resultados están auditados, mucho mejor.

-¿Cómo vencer al desánimo si la primera entidad a la que se acude deniega el préstamo?

Habrá que estudiar detenidamente las objeciones que ha puesto para no repetir los mismos errores cuando se acuda a otra, pero no hay que desanimarse. Hay veces en que un banco no da crédito por razones internas, por ejemplo porque ya ha cumplido con sus previsiones para todo el año o no le interesa financiar un tipo determinado de activos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *