grownies

Grownies, los emprendedores del reciclaje de ropa infantil

¿Para qué compras una taladradora si solo la utilizas 20 minutos en tu vida? ¿Para qué tirar la ropa de los niños si la pueden reutilizar otras familias? ¿Para qué vas solo en coche al trabajo si compartiendo el viaje ahorras dinero y, además, conoces a otras personas? Ésta es la filosofía del consumo colaborativo, un movimiento global basado en intercambiar habilidades, tiempo o bienes con otras personas que puedan necesitarlo y, de paso, beneficiarte económicamente de ello.

Lejos de lo que pueda parecer, esta corriente no es minoritaria y cada día surgen emprendedores que crean un negocio dentro de esta nueva economía del trueque. Uno de ellos es Joan Marc García que, hace pocos meses, presentó en sociedad Grownies, una web que permite el intercambio online de ropa infantil que ha quedado en desuso y que está en perfectas condiciones. En esta entrevista nos descubre los secretos de esta empresa que ha permitido que la moda infantil disfrute de una segunda “infancia”.

– ¿Cómo surge Grownies? ¿Por qué se decantó por el intercambio de ropa infantil?

La idea surge leyendo Fast Company, una revista americana donde se hablaba de la empresa estadounidense thredUp, que con un modelo similar, estaba teniendo mucho éxito. Tras un análisis de la oportunidad y estudio de mercado, decido traer el servicio a España. Además, me decanté por ropa infantil porque es un producto con un recorrido útil muy corto (se cambia de talla cada tres meses al nacer y luego cada seis meses; y muchas veces ni se llega a estrenar o se ha puesto una o dos veces, únicamente, la ropa). Pese a este poco uso, la ropa de calidad (y diseño) es un producto caro. Combinar poco uso y un precio medio/alto, convierte a la ropa en muy atractivo para su redistribución con otras familias mediante un intercambio entre particulares que tienen la misma problemática (armarios llenos) y necesidad (más ropa).

– ¿De dónde obtiene la empresa los ingresos?

Grownies se basa en un modelo de pago por uso. Registrarse y ofrecer ropa es gratis, pero cada vez que un usuario pide un lote de otra familia para recibirlo donde indique, entonces paga 15,95€. Ese importe incluye la ropa, el transporte de recogida y entrega puerta a puerta, el IVA y un margen comercial (variable) para nosotros.

– ¿Cuál es la aceptación hasta el momento?

Muy buena, la gente está muy contenta con este nuevo planteamiento de consumo basado en Internet. El motivo es sencillo: históricamente siempre se ha realizado, tradicionalmente entre amigos y familiares. Grownies simplemente lo extiende a una mayor escala (todas las familias de España) y conveniencia (transporte incluido), aprovechando las nuevas tecnologías en un modelo de consumo colaborativo entre familias.

Iniciamos el servicio el pasado abril y hasta el momento estamos por encima de los 150 usuarios registrados. A nivel de intercambios realizados, tenemos poco recorrido, porque el modelo se basa  primero en generar la oferta y luego la demanda. Es decir, primero necesitamos que haya una buena base de lotes de ropa y luego las familias se podrán animar a pedir lotes que les gusten y encajen con sus necesidades. Por eso, decimos que primero se ofrezca aquella ropa que esté en perfecto estado y ya no se use, y posteriormente se busque la que se necesite. Así, entre todos, se dispondrá de una gran base de lotes. Actualmente, disponemos de unos 75 lotes disponibles que van fluctuando y es aquí donde estamos poniendo nuestro foco, en incrementar esa cifra hasta llegar a los 500 lotes aproximadamente.

– ¿Cuáles son los retos o los objetivos para este 2012 y 2013?

Este año ha sido de lanzamiento tras un largo y duro (y también divertido) camino de 16 meses de trabajo. En estos primeros meses de servicio, el reto sigue siendo generar oferta necesaria para que el servicio sea lo más atractivo para las familias. También realizaremos los ajustes necesarios a nivel de modelo y usabilidad. También estamos invirtiendo en comunicación y generación de marca para que las familias conozcan esta nueva forma de conseguir la ropa para sus hijos y la asocien con Grownies. Lógicamente, también tenemos como objetivos realizar cuanto antes un cierto número de intercambios (lo hemos fijado en 1.000) que nos ayudarán en los objetivos anteriores y a tener a usuarios enamorados del servicio. Preferimos ir lentos, pero seguros, y tener menos tracción inicial pero más usuarios muy satisfechos, que ir más rápido y perder en calidad y atención al usuario.

El año que viene deberá ser un año en el que sigamos creciendo, incrementando la base de usuarios y su expansión geográfica en cuanto a adopción. Será, a finales del mismo, el momento de conseguir la financiación adecuada para, una vez probado el modelo, escalar, ya sea en España o fuera, ya que nacimos con la visión de ser un servicio disponible en otros países, y estamos teniendo peticiones para que así sea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *