bolsas_dinero

Trucos para que el capital riesgo se fije en tu pyme

Si la palabra capital te suena cada día más a sueño imposible y el riesgo lo dejaste aparcado en tus últimas vacaciones en la montaña, quizá sea un buen momento para reconciliarte con conceptos y ponerlos al servicio del futuro de tu empresa.
A través de las empresas de capital riesgo puedes encontrar una nueva fuente de financiación, ahora que los bancos son tan reacios a facilitar préstamos. No importa la facturación de la pyme ni el sector, hay capitales riesgo especializados en todos los segmentos de inversión y en todos los sectores. La clave es encontrar el que más se adapte al perfil de tu empresa.
Conviene tener presente que en la mayoría de los casos dar acceso a una de estas empresas implica, además de la inyección de liquidez, un asesoramiento personalizado de expertos en su sector de actividad y sobre todo en la gestión empresarial. El punto negativo es que para algunas empresas pequeñas esta irrupción en la gestión puede verse como una pérdida de las riendas del negocio que no todo el mundo está dispuesto a asumir.
¿Cómo funciona una capital riesgo?
El sistema de funcionamiento de las empresas de capital riesgo comienza por, lo que en la jerga del sector se denomina, “levantamiento de fondos”. Es decir, captar dinero normalmente de grandes fortunas interesadas en diversificar sus inversiones. El siguiente paso es buscar negocios suficientemente atractivos en los que invertir y, pasados unos años, salir del accionariado con unos aceptables beneficios. Porque si algo hay que tener claro, es que el matrimonio entre una pyme y una empresa de capital riesgo es cualquier cosa menos “para toda la vida”.
En un principio, esa tarea de rastreo de empresas en las que invertir es labor del capital, pero si una pyme tiene claro que este puede ser un buen estimulador para el futuro de su empresa puede “vestirse de gala” para atraer sus miradas en la “fiesta de solteros”.
“Las empresas de capital riesgo estamos encantadas de recibir a potenciales clientes”, aseguraba José Morán, director de inversiones de Ahorro Corporación Desarrollo, en la pasada edición del salón Mi Empresa celebrada en Madrid. Aunque, como para todos, los últimos años están siendo complicados para el sector “siempre hay ganas para buenos proyectos”, comentan los expertos. ¿Pero que es un buen proyecto para el capital riesgo? O dicho de otra forma ¿Si quieres atraerlos, qué traje has de vestir?


Pasos para seducir a una capital riesgo

En primer lugar, hay que facilitarles el trabajo y presentarles una Due Diligence (informe sobre la situación financiera real de la empresa). Nada de ocultar los problemas: ni de falta de fondos, ni de gestión u organización. De hecho, ese es uno de los retos que les invitará a entrar en el capital, la posibilidad de reflotar la empresa.
Además, hay que dibujar su camino de salida. Hacerles ver que una vez superados esos problemas, el futuro de la empresa es atractivo y su inversión se habrá revalorizado.
Y ese futuro sin excepción debe tener un enfoque internacional. También tiene mucho “sex appeal” la situación de sector. Si la competencia está pasando por un mal momento, el capital riesgo puede ver en los procesos de concentración y compras una buena fórmula de crecimiento futuro que será la clave para decidirse a invertir.
Finalmente, está una buena presentación del equipo directivo. ¿Se puede reforzar? ¿Cambiar? En ese caso, la suya puede ser una buena “compañera” de futuro. Eso sí, recuerde será una historia intensa, pero con final. Si éste es feliz o no, dependerá de ambos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *