eurodolar

Oportunidades y riesgos de un euro débil para las pymes exportadoras

Un euro igual a 1,145 dólares y bajando. Así se comportaba el cambio del euro dólar en el momento de escribir este post tras semanas de debilidad (ha llegado a marcar mínimos históricos) y augurios, por parte de las principales firmas de inversión, de que en los próximos meses llegará la paridad.

Ante la idea de que un euro se cambie por un dólar se han disparado los consejos para que las pymes se lancen, si no lo han hecho ya, a exportar, fuera de la zona euro y superen así una de las asignaturas pendientes de la exportación española: exportar más allá de las fronteras europeas. Hoy mismo comentábamos en Twitter que sólo 1 de cada 3 euros de las exportaciones son a países extracomunitarios.

Los alumnos más aplicados, ya están poniendo en práctica la lección y en 2014, según los datos oficiales del Ministerio de Economía y Competitividad, las exportaciones fuera de la zona euro aumentaron un 6,9%. El incremento fue especialmente intenso en las exportaciones a Estados Unidos, la nación que más cuota ha ganado, un 22,4%, respecto a 2013. China y Japón son otros destinos prioritarios en este contexto.

Las ventajas de un dólar barato para las empresas exportadoras están en cualquier manual de economía que caiga en nuestras manos. Moneda más barata, mayor competitividad.  Pero cuidado porque la situación también tiene sus riesgos.

Con una moneda local más barata está claro que los productos ganan competitividad en los mercados extranjeros. Especialmente aquellos cuya manufactura es más básica, son intensivos en mano de obra o no dependen demasiado de las innovaciones tecnológicas.

Efecto CESCE

Así por ejemplo, está comprobado que las exportaciones de aceite de oliva español suben tres puntos porcentuales, por cada punto porcentual que se reduce el cambio euro-dólar, según ha explicado el economista experto en exportaciones Javier Santacruz a El Economista.es

El alimentario, los servicios no financieros y el automóvil son los sectores que más se pueden beneficiar del este entorno de moneda débil. Pero incluso las empresas que pertenecen a estos deben tener muy claro que si comienzan ahora su plan de exportación deben ser muy cautelosos en las previsiones.

Ya hemos contado en alguna ocasión en Asesoresdepymes, que uno de los grandes aliados de los exportadores es un seguro de tipo de cambio para blindarse de las posibles fluctuaciones de las divisas. Esto se hace incluso más necesario cuando se está planificando el lanzamiento de una nueva actividad de exportación. Tal vez en este contexto salgan los números, pero ¿lo harán también con un posible euro fuerte en el futuro? Solo si la respuesta es afirmativa hay que seguir adelante con el plan de lanzarse a nuevos mercados.

Por otro lado, en el contexto de la exportación no todo se mide en la misma moneda. Por ejemplo, la energía (sobre todo el petróleo) cotiza en dólares por lo que con un euro bajo será más gravoso tanto producir como transportar los productos. Los barcos se mueven con derivados del petróleo y los costes de los fletes están ligados también al dólar.

Por otro lado, conviene tener mucho cuidado con las modas. La confirmada pasión por EEUU que están demostrando las empresas españolas es muy loable, pero tal vez este no sea el mejor de los momentos para comenzar una aventura empresarial en el país de las barras y estrellas. El motivo es que las autoridades estadounidenses y las europeas están en plena negociación de un controvertido acuerdo comercial conocido como Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP). Estas negociaciones llevan ya nueve rondas y aunque parece que el texto final está a punto de ver la luz, lo cierto es todavía hay muchas dudas sobre si desaparecerán o no los aranceles entre ambos territorios y que repercusión pueden tener esos acuerdos finales para las pequeñas empresas exportadoras.

La conclusión es, un euro bajo es un atractivo para exportar siempre que se tengan en cuenta todos los riesgos que esta actividad implica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *