Las 9 causas de las decisiones erróneas de los jefes

decisiones_erroneasLos jefes se equivocan. Todos los sabemos. Incluso lo comprendemos, pero eso no significa que todo el mundo se conforme. Mucho menos si quien se lo plantea son los analistas de la Harvard Business Review. Una de sus últimas publicaciones refleja una curiosa historia sobre jefes y errores. Tras gastar una millonada en una herramienta para facilitar la toma de decisiones y prácticamente tener que tirarla a la basura por falta de aceptación decidieron estudiar los motivos por los que los jefes de las grandes organizaciones se equivocan a la hora de tomar decisiones. Tras encuestar a 50.000 líderes y analizar sus comentarios identificaron un patrón que se repetía de forma sistemática cuando estudiaban los errores cometidos. De esta forma, HBR ha identificado nueve motivos que conducen a debilitar la calidad y el acierto de las decisiones directivas.

1.- Pereza. En muchos casos para acertar con la decisión es necesario dedicar tiempo y esfuerzo a informarse y analizar todas las variables que influyen en el tema a tratar. En demasiadas ocasiones, los directivos prefieren recurrir a experiencias pasadas y extrapolarlas al momento de tomar una decisión en lugar de analizar los condicionantes concretos que pueden afectar a la situación sobre la que deben decidir.

2.- Despreciar el por si acaso. Podría decirse que la prudencia está infravalorada en las decisiones directivas. En general, según los datos de la mencionada revista estadounidense, los líderes prefieren hacer caso omiso de los posibles acontecimientos negativos que puedan influir en los proyectos y tomar las decisiones como si todo fuera a ser un camino de rosas. Pero, como HBR recuerda, “Por desgracia, las cosas malas suceden con bastante frecuencia. Las personas se mueren, se divorcian y tienen accidentes. Los mercados se estrellan, los precios de las casas bajan, y los amigos no son fiables.”Si quienes toman decisiones de peso dedicaran un tiempo a valorar qué hacer en caso de contratiempos y planificaran lo que podríamos llamar un plan B, el resultado sería mucho más eficiente tanto para sus organizaciones como para la sociedad en general.

3.- Indecisión. Otro de los motivos que llevan al fracaso es ante una avalancha de variables que pueden influir en el desarrollo de los acontecimientos, los líderes se bloquean. Son incapaces de tomar la decisión y la demoran. El resultado de no tomar ninguna decisión o hacerlo demasiado tarde puede ser incluso peor que tomar la decisión equivocada.

4.- Permanecer bloqueado en el pasado. Adaptarse a las novedades en un mundo tan cambiante no es fácil. Pero además hay directivos que se enrocan en hacer las cosas como se hicieron toda la vida, dejando de lado los nuevos condicionantes e incluso manejando datos sobre sus organizaciones que no están todo lo actualizados que deberían.

5.- Olvidarse de que vivimos en un mundo globalizado. En demasiadas ocasiones las decisiones sobre un tema se toman sin tener en cuenta las conexiones de éste con el resto temas con los que puede colisionar. Esto es lo que los analistas de HBR denominan como falta de estrategia global y aseguran que esa incapacidad de conectar unos temas con otros es uno de los principales condicionantes de los errores.

6.- Exceso de dependencia. Decidir porque otro está esperando o en función de la decisión de otros nunca es una buena táctica para llegar a una decisión correcta.

7.- Aislamiento. Y sí el exceso de consejo no es bueno, tampoco lo es la ausencia total. Los líderes aislados tampoco tienen fácil acertar en su toma de decisiones.  Los conocimientos surgidos de la relación con otros directivos y las redes necesarias para acceder a la información correcta son valiosas herramientas para conducir a una compañía por el camino adecuado.

8.- Falta de conocimientos técnicos. Está claro que los directivos no pueden ser expertos en todos los campos sobre los que tienen que tomar decisiones en su empresa. Por eso la efectividad de su gestión está ligada a una correcta selección de expertos capaces de transmitirles los puntos clave de cada área. Las deficiencias en conocimientos por parte de los líderes incrementan el riesgo de error.

9.- Decisión adecuada, comunicación errónea. Casi tan importante como acertar con la decisión es comunicarla adecuadamente. “Algunas buenas decisiones se convierten en malas porque no se transmiten de forma incorrecta”, advierte el estudio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *