estrategia compliance

La importancia de contar con una estrategia de compliance

La importancia de una estrategia compliance para pymes

El tamaño de una compañía tiene que ver con sus probabilidades de tener negocios con otros países. Como señala Nathalie Gianese, Directora de Estudios de INFORMA D&B:“El tamaño de las empresas influye en su internacionalización. Un 94 % de las microempresas y un 77 % de las pequeñas no tiene actividad exterior. Estos porcentajes bajan al 56 % y 47 % en el caso de las medianas y grandes empresas”. Aunque es cierto que cada vez más pymes amplían su ámbito de actuación y salen fuera de nuestras fronteras. Al extender su área de alcance abandonan la zona de confort en la que se encuentran “seguras”, donde conocen o saben cómo informarse sobre el resto de empresas y la normativa legal que marca las reglas del juego. Esto puede generarles múltiples dudas. Pero abrirse a nuevos mercados no tiene por qué significar mayores riesgos, siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas para minimizar los problemas que puedan surgir.

Es habitual que las pymes españolas que se lanzan a la aventura exterior lo hagan de la mano de otras empresas españolas, de mayor tamaño, con las que ya trabajan en España. Sin embargo, el recorte de la actividad comercial durante la crisis supuso la necesidad de buscar salidas para sus productos o servicios en otros mercados y esto les ha llevado a internacionalizarse por su cuenta. En estos casos, buscar un socio local, que ayude a la empresa con su implantación en el nuevo mercado, es una buena opción para minimizar riesgos. Pero esto no es un eximente para no analizar en profundidad el mercado, sus actores y las posibilidades que ofrece a nuestra compañía previamente. Para ayudarnos en esta tarea podemos utilizar los listados de marketingde marcas como eInforma, que gracias a su pertenencia a la D&B World Wide Network permite acceder a datos de más de 300 millones de empresas en 200 mercados de todo el mundo.

Cómo evitar problemas al trabajar con empresas de otros países

Una buena planificación de la estrategia de negocio evitará incurrir en errores que conduzcan al fracaso de la aventura internacional. Contar con el personal suficiente y debidamente capacitado, las instalaciones necesarias, los recursos financieros para el incremento de actividad previsto será crucial, ya que si nuestras previsiones son erróneas todos estos cálculos también lo serán. Además de buscar ayuda para conocer nuestras posibilidades reales, que facilitan organismos como el Icexo la Cámara de Comercio, también debemos asegurarnos de trabajar con los socios o clientes adecuados.

Es necesario analizar el riesgo de los mercados en los que se va a tener presencia y se puede optar por el seguro de crédito en el exterior para garantizar el pago de nuestras operaciones.

Se debe analizar la solvencia de las empresas con las que se trabaja, a través de los informes comerciales que facilitan empresas especializadas por ejemplo, lo que nos asegurará contar de forma rápida con datos fiables.

Las nuevas tecnologías también han facilitado el salto de fronteras de las pyme, pero se han creado nuevas normativas, sobre transacciones y también sobre protección de los datos personales, que las empresas deben asegurarse de cumplir.

Es importante verificar la identidad de las empresas con las que se va a trabajar, ya sea como proveedores, como socios o como clientes, también hay que comprobar si estas empresas o sus administradores se encuentran en algún listado de sanciones o si se ha publicado información negativa sobre ellos. No hacerlo podría suponer un daño a la reputación de nuestra empresa o implicar una sanción, por ejemplo al relacionarse con alguna compañía que esté en un listado de blanqueo de capitales.

Una estrategia de compliancepermitirá a una pyme contar con una protección ante los riesgos reputacionales, legales y financieros que conlleva su exposición al exterior

informes_riesgo_contratos

Aprovéchate de los informes de riesgo para ganar grandes contratos

Cuando eres una pequeña compañía conseguir grandes contratos resulta complicado, aunque puede ser muy interesante para la estabilidad económica de la empresa, incluso para crecer y ampliar los objetivos de la misma. Pero la desconfianza ante el tamaño, si la pyme será capaz de cumplir con las tareas requeridas o si tiene el músculo financiero necesario para desarrollar el proyecto, están siempre presentes a la hora de tomar la decisión de adjudicarlo.

Como señala en un reciente artículo Amber Colley, Business Credit Expert y Senior Vice President de Dun & Bradstreet, “los informes de crédito comercial se utilizan frecuentemente como herramienta para determinar la solvencia y fiabilidad de una compañía”. Colley añade que las calificaciones y ratings del informe pueden influir en la adjudicación de un gran contrato. Por eso es importante para una compañía no aparecer en los listados de morosos y obtener buenas puntuaciones en los informes de riesgo, que consultan las entidades financieras a la hora de tomar sus decisiones para conceder o no un crédito y las empresas contratantes a la hora de adjudicar un proyecto. Estos informes, que facilitan marcas como eInforma, también sirven a las compañías para gestionar su propio riesgo, al poder conocer los datos de las empresas con las que trabajan o están pensando en trabajar.

El elevado número de pequeñas empresas existente figura siempre entre los puntos débiles que se achacan al tejido empresarial español. De acuerdo con el Informe Anual de INFORMA D&B, teniendo en cuenta todo lo que especifica la recomendación de la UE (venta de activos, número de empleados y tipología de accionistas), en España predominan las microempresas. Suponen casi el 97%. Y cerca de un 2% se enmarca en la categoría de pequeñas empresas, quedando las medianas en un 0,5%. Las grandes compañías representan tan solo el 1% del total. Sumando las pymes una proporción tan predominante es importante que tomen parte en proyectos de relevancia, para que puedan crecer y ganar la envergadura que les permita competir con empresas de otros países.

Tres puntos importantes que miran las grandes empresas

Con frecuencia las empresas son reticentes a facilitar datos sobre su situación financiera, pero esto puede llevarles a perder negocio ya que no se les tendrá en cuenta a la hora de participar en contratos importantes. Y los informes de riesgos son datos claves. De acuerdo con Amber Colley, las grandes empresas a la hora de adjudicar un proyecto o las entidades financieras prestan especial atención a tres puntos:

  • Una trayectoria acreditada

Una gran compañía querrá saber si se han finalizado con éxito contratos anteriores o si se han cumplido los tiempos de entrega. No tener contratos previos no tiene porque ser descalificante, pero poder demostrar que la empresa cumple con las demandas o haber sido proveedor o contratista con anterioridad puede ayudar a sobresalir sobre otros candidatos. Antes de optar a un contrato con una gran cadena o empresas estatales es mejor haber sido subcontratista, para mejorar las calificaciones del informe de crédito.

  • Múltiples fuentes de ingresos

Algunas grandes compañías prefieren que las empresas con las que van a trabajar tengan ya otros contratos seguros para evitar ser responsables de la supervivencia de un pequeño o mediano negocio. Así, tener múltiples fuentes de ingresos es lo idóneo, tanto para las empresas candidatas como para las compañías que contratan.

  • Buenas perspectivas económicas

Las calificaciones y los ratings ayudan a los potenciales clientes y socios a determinar cómo puede evolucionar la situación económica de una compañía. El proceso de contratación suele ser tedioso, por lo que las grandes corporaciones no quieren tener que verse obligadas a reemplazar proveedores en seis meses o un año. Tener una buena calificación en solvencia financiera o en indicadores predictivos de liquidez o buenos informes de riesgo pueden ayudar a reducir las preocupaciones de las grandes empresas sobre el futuro económico de una compañía.

retos_seguro_de_credito

Los nuevos retos del seguro de crédito

La última Asamblea General de la Asociación Panamericana de Fianzas y Aseguradoras de Crédito, celebrada en Madrid del 6 al 9 de mayo, ha recogido una serie de conclusiones y compromisos que marcan un futuro positivo para el sector y reforzar el seguro de crédito

Madrid acaba de acoger la XXX Asamblea General de la Asociación Panamericana de Fianzas y Aseguradoras de Crédito (APF-PASA), que ha tenido lugar del 6 al 9 de mayo en el Hotel Meliá Castilla. En este encuentro internacional se han desglosado diferentes temáticas que han mostrado pasado, presente y futuro del seguro de crédito, un sector que ya está implicado en el 10% de la economía mundial, y que supera los 15 billones de euros.

De la primera jornada se desprendieron conclusiones muy positivas, principalmente que España tiene uno de los mejores seguros de crédito del mundo, peleando los primeros puestos de este ranking con Francia, Alemania y Reino Unido. A pesar de la evolución negativa de la última década, provocada por la crisis y por la constante pérdida de primas que ha traído la recuperación económica, y del crecimiento cero del pasado ejercicio, las expectativas entre los agentes del sector son buenas.

Sobre todo, porque ha sabido conectar con el mundo de la pyme que, no lo olvidemos, conforma el 98% del tejido empresarial español. Pero también por las nuevas oportunidades que está abriendo el entorno digital, no exento de dificultades, marcadas por los gigantes de la red: Google, Amazon, Facebook y Apple (GAFA), a los que se ve capaces de dar un vuelco al sector.

También se ha convertido en oportunidad el crecimiento de la economía en Latinoamérica, un mercado aún reticente a la contratación del seguro de crédito. ¿Por qué? Según los expertos que participaron en la mesa de debate durante la asamblea, los motivos no sólo son culturales. También existen dificultades para acceder a toda la información que lo rodea y redes precarias de distribución de producto que apenas pueden crecer porque las normativas no permiten crear redes de agentes exclusivos.

NUEVAS NORMATIVAS

La segunda jornada estuvo muy enfocada a la revisión de las normativas que giran en torno al seguro de crédito. Se puso sobre la mesa el caso de la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (Eiopa por sus siglas en inglés), una institución de la Unión Europea que nació en 2011 mediante el Reglamento de la UE 1094/2010.

Según se explicó en la Asamblea, este regulador cuenta con un marco de supervisión común que quiere extender más allá de sus fronteras, involucrando a la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS) con el objetivo de homogeneizar las normativas del sector al máximo. Un objetivo que no es baladí, teniendo en cuenta la íntima relación que existe entre el seguro de crédito y el comercio internacional. Y que tampoco parece complicado, ya que la IAIS impone reglas muy parecidas a las de Eiopa en lo que respecta a sistemas de riesgos y requerimientos de capital.

PERSPECTIVAS DEL SEGURO DE CRÉDITO

Así las cosas, los principales agentes implicados en el negocio del seguro de crédito se preparan para los cambios que están surgiendo en el mercado, como la economía colaborativa y el entorno digital global. Aunque los retos son muchos, las perspectivas de futuro son buenas, y las cifras recabadas en los últimos ejercicios, dan buena muestra de ello.

Según datos de la Berne Union, en 2016 esta modalidad aseguradora se hizo cargo de más de 1.700 millones de euros en operaciones comerciales de exportación. Una cifra que está creciendo, según los expertos, debido a un repunte de las insolvencias a nivel internacional. Una situación turbulenta pero estable, según una encuesta que se realizó a los miembros del Comité de Seguro de Crédito Comercial a Corto Plazo. De hecho, a pesar de las altas reclamaciones, las aseguradoras expresaron que se mantienen cómodas con los riesgos que están asumiendo.

ratios_financieros

Para qué sirven los ratios financieros en una pyme

Elaborar un plan económico (o business plan, en inglés) que evalúe la viabilidad financiera de una empresa suele abrumar a cualquier emprendedor. Normalmente, inicia un negocio basándose en sus ideas y en el conocimiento acerca de un sector, sin tener demasiado claro la rentabilidad y ratios financieros del proyecto que está a punto de comenzar. Sin embargo, el análisis contable previo puede ayudar no sólo a comprender mejor aspectos relacionados con la empresa, sino, también, a aportar luz y expectativas a posibles inversores que puedan querer entrar a formar parte.

Viabilidad económica real

Un plan financiero bien definidos aporta conocimiento clave para prevenir uno de los problemas más habituales y graves en cualquier empresa: la falta de liquidez. Su información es crítica para poder hacer frente a los cuatro principales objetivos financieros de cualquier negocio:

La importancia de los indicadores económicos

El análisis de los ratios financieros es el método más objetivo para analizar la salud financiera de una empresa. En realidad no son más que una serie de indicadores que relacionan las magnitudes extraídas de los estados financieros, pero que fundamentalmente, son la herramienta adecuada para medir la rentabilidad, la liquidez, la eficiencia y la solvencia.

A continuación, señalamos algunos de los más utilizados:

  • Rentabilidad económica. Sirve para explicar el rendimiento logrado por las inversiones de la empresa con independencia de las fuentes de financiación que emplee. Es el ratio más indicado para juzgar la eficiencia de la gestión empresarial. Para su cálculo, simplemente hay que multiplicar nuestro margen de beneficio sobre las ventas entre la rotación de los activos.

ROA = Margen x Rotación

  • Liquidez. Para conocerla, se utiliza el ratio de circulante, que pone en relación el volumen de activos corrientes y las deudas a corto plazo. En general, se considera que una empresa presenta estabilidad financiera si la diferencia entre ambas magnitudes es positiva. En cualquier caso, independientemente del resultado que se obtenga, conviene compararlo con otros competidores para evaluar la referencia media del sector y obtener una respuesta definitiva sobre si estamos haciendo o no las cosas bien.

Ratio Circulante = Activo Corriente / Pasivo Corriente

  • Solvencia. Permite predecir si la empresa podrá llegar a tener problemas de pago en el largo plazo. Su principal ratio es el ratio de endeudamiento, que pone en relación el volumen de deuda con respecto al patrimonio neto.

Ratio Endeudamiento = Deuda Total / Patrimonio Neto

  • Eficiencia. Se mide gracias al ratio de rotación, que analiza la rentabilidad económica de una empresa a partir del cociente entre las ventas y el total de los activos. De este modo, se mide la capacidad de generar ingresos y, por lo tanto, beneficios.

Rotación Activos = Ventas / Activo Total

El reto de la interpretación

A pesar de lo que pueda pensarse en un inicio, es bastante sencillo obtener estos ratios financieros, que no dejan de ser números basados en un análisis contable. Sin embargo, la principal complejidad llega en el momento de plantear qué hacer con ellos, es decir, de sacarles utilidad.

Dado que el principal objetivo es obtener una fotografía real acerca de la gestión financiera de una empresa, lo más oportuno resulta comparar los resultados obtenidos, que puede llevarse a cabo desde tres perspectivas distintas:

  • En relación a distintos momentos de la vida de la compañía
  • Frente a otra entidad, preferentemente un competidor en el mismo mercado local
  • Como promedio de una industria localizada geográficamente

Nunca debe olvidarse que uno de los motivos por los que se decide a hallar estos ratios financieros es para conocer las debilidades de una empresa. Que deriven a desarrollar una estrategia correctora en el caso de que haya cosas que no se estén haciendo bien. De su estudio pormenorizado, es posible que se alcancen conclusiones que nada tienen que ver con la gestión financiera propiamente dicha, pero que demuestren que hay problemas que deben ser atajados, como, por ejemplo, relacionados con la estrategia y el alineamiento de los recursos de la compañía, con las políticas con los clientes y stakeholders, con la imagen y reputación de nuestra marca en el mercado, o, incluso, con el ambiente laboral y las relaciones entre los empleados y el comité de dirección.

Imagen trump pintado en un muro dando un discurso

Trump inicia las hostilidades contra el libre comercio

Europa y China han salido en defensa de la globalización de bienes y servicios, mientras en EEUU arrecian las críticas contra el proteccionismo de Trump en la Casa Blanca.

Trump: America, first!

El lema electoral del presidente republicano, Donald Trump, ha traspasado, como adelantó antes y después de su victoria en las urnas, una de las fronteras más sensibles: el libre comercio. Sólo algo más de un año después de instalarse en la Casa Blanca. La declaración bélica se produjo el pasado 1 de marzo. Con una primera demostración de fuerza: el anuncio de una subida arancelaria del 25% sobre las importaciones de acero y del 10% sobre el aluminio. A la que sucedió un par de salvedades que dejan la impronta del líder republicano. Por un lado, que la medida tendrá carácter casi inmediato, ya que entrará en vigor antes de que termine marzo, “en dos semanas”, dijo el jueves día 8. Y, por otro, que tendrá complacencia -es decir, unos obstáculos de entrada más reducidos- con aquellos países que asuman sin represalias tal decisión y sean considerados aliados comerciales.

La metalurgia

El primer sostén del presidente norteamericano será la industria metalúrgica, con los que tiene contactos fluidos y que están detrás del giro proteccionista de EEUU porque, a su juicio, y así se lo han transmitido sus patronales a la Casa Blanca en los últimos meses, reducen sus beneficios y ocasionan pérdidas estructurales de puestos de trabajo, debido a los bajos precios con los que entran y operan en el mercado estadounidense. De hecho, tras uno de sus últimos encuentros, Trump dejó el siguiente tweet: “Tenemos que proteger nuestras industrias de acero y aluminio, mientras que al mismo tiempo mostramos gran flexibilidad y cooperación hacia aquellos que son verdaderos amigos, y nos tratan justamente en el comercio y en la cuestión militar”. Horas después de su mensaje, Washington hizo saber que tanto Canadá como México quedarían exentos, al menos inicialmente, de este arancel general. Un guiño que, sin embargo, no ha sido aceptado ni en su vecino del norte ni en el del sur, enfrascados en unas negociaciones para salvar el Nafta, la unión aduanera norteamericana, que Washington se afana en desmantelar.

Trabas al liber mercado

China y Europa no tardaron en reaccionar. Desde Bruselas se habló de guerra comercial abierta y no se descarta que los incrementos arancelarios se propaguen a otros productos y servicios; sobre todo, los que se fabrican o extraen en estados con mayoría republicana, aduciendo que en la Casa Blanca ya se trabaja desde hace semanas en remodelar el ordenamiento jurídico para acometer estas trabas al libre comercio. De hecho, el máximo asesor económico de Trump, Gary Cohn, dimitió de inmediato tras catorce meses en el cargo y se convirtió, así, en el último de una larga lista de consejeros del presidente que han abandonado sus puestos desde que el dirigente republicano accedió a la Casa Blanca. Cohn ha admitido no compartir el nacionalismo económico que se ha instalado en Washington. Y que Trump se encarga de alimentar con mensajes con proclamas como que “EEUU ha sido maltratado como país durante años; todos han sacado ventaja. Pero nunca más va a volver a ocurrir. Las guerras comerciales no son tan malas; somos más poderosos que ellos”. O que los conflictos sobre el comercio “hay que ganarlos” y que “no suelen venir solos”, dejando entreabierta la puerta a nuevos focos de tensión. Una deriva que ha contagiado a otras esferas de poder en EEUU, desde donde se enfatiza sin tapujos que Trump es un político proteccionista. Entre otros, Wall Street, el poderoso sector financiero americano que domina no sólo el mercado inversor estadounidense, sino el resto de plazas bursátiles con sus hegemónicos bancos de inversión. Al S&P y al Dow Jones, sus dos índices de referencia, no le han sentado nada bien la maniobra del presidente en materia comercial.

Críticas en el republicanismo

Desde el republicanismo, se han alzado voces críticas contra Trump, que ha esperado obtener la doble victoria en el Congreso con su rebaja fiscal y la anulación del ObamaCare para emprender su medida estrella, el proteccionismo comercial, base esencial de su America, first. “Exigimos precaución” le espetó el líder del Grand Old Party en el Senado, Mitch McConnell, tan sólo unos días después de que su contraparte en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, uno de los republicanos con mayor ascendencia sobre el partido, admitiera “estar preocupados [en la formación conservadora] por las consecuencias de una guerra comercial” de la que precisó, además, que “podría amenazar” los efectos dinamizadores de “la reforma tributaria”. A lo que Trump respondió en Twitter: “Desde el primer Bush hasta hoy, nuestro país ha perdido 55.000 factorías, 6.000.000 de empleos manufactureros y ha acumulado un déficit comercial de más de 12 billones de dólares. El año pasado, tuvimos un déficit de casi 800.000 millones. Malas políticas y mal liderazgo. Hemos de ganar otra vez”.

Europa responde

“Si Trump pone en marcha estas medidas, Europa responderá con un arsenal de productos a los que aplicaremos nuevos aranceles”, aseguró el comisario de Asuntos Financieros, Pierre Moscovici, quien apeló a la cordura del Congreso americano “para que valore si desea implantar una receta en la que perderemos todos”, aclaró. Dicho y hecho. Bruselas impuso tarifas sobre algunos de los bienes más icónicos de EEUU como los tejanos Levi’s, las motos Harley Davidson, el Bourbon o las mantequillas de cacahuete y de arándanos, ante la seria amenaza de que se pierdan casi 3.000 millones de euros por las ventas de acero y aluminio a EEUU. “En una guerra comercial nadie sale ganando”, admitió la comisaria europea Cecilia Malmström, para quien “carece de sentido que Washington diga que la UE, su tradicional aliada, ponga en riesgo la seguridad nacional de EEUU”. Malmström explicó que la estrategia de la UE es triple: litigar junto con otros bloques comerciales ante la Organización Mundial del Comercio (OMC); imponer protecciones a la industria europea del aluminio y el acero, y aprobar normas de salvaguardia “para equilibrar la situación”; con una lista provisional de productos sobre los que se impondrán aranceles.

China también prepara represalias.

Sobre todo, porque Trump siempre ha señalado al régimen de Pekín como el principal responsable del déficit comercial estadounidense. Wang Yi, titular de Exteriores chino, afirmó que ambas superpotencias “no deberían ser rivales” y que la historia se afana en demostrar que las guerras comerciales “no son las decisiones correctas para resolver los problemas”. En especial, “en la era de la globalización”. Pero que, aun así, Pekín “tendrá que preparar una batería de productos y servicios” con los que reaccionar ante “estas embestidas” de EEUU. Trump volvió a hacer uso de su cuenta de Twitter para reclamar la inmediata corrección de sus 1.000 millones de dólares de superávit comercial y de los 375,2 millones de desequilibrio de la balanza bilateral entre ambos países. Aunque las ventas de acero chino a EEUU son mínimas, su industria metalúrgica, también la del aluminio, es la responsable, según el presidente americano, de los bajos precios globales de estos materiales. La Casa Blanca aduce que las exportaciones de China crecieron un 44,5% en febrero respecto al mismo mes del año precedente, un ritmo que ha acumulado un superávit con EEUU, en los dos primeros meses de 2018, de 42,9 millones de dólares.

data_analitycs

Aprovéchate del Data Analitycs en los listados de marketing

Las nuevas tecnologías están cambiando el funcionamiento interno de las empresas y los protocolos de toma de decisiones. Palabras como Data Analitycs, Big Data, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial o Block Chain son ya comunes y las empresas, independientemente de su tamaño, deben tener claro que no pueden quedarse al margen de los avances tecnológicos si quieren seguir siendo competitivas.

Lo que posibilitan las nuevas tecnologías Big Data es analizar una gran cantidad de datos, provenientes de distintas fuentes y dispositivos, de forma cada vez más rápida. Esto nos proporciona una mejor posición de partida para poder tomar las decisiones estratégicas para el futuro de la empresa. Si partimos del análisis de informaciones fidedignas, por ejemplo, las que facilitan los listados de marketing, nuestras posibilidades de acertar se incrementan.

Con el desarrollo de los ordenadores se incrementó la capacidad de almacenaje de gran cantidad de datos de forma sistemática, y de analizarlos, para extraer información concreta que ayude a las empresas u organismos a diseñar sus estrategias y tomar decisiones de negocio, lo que sería el Data Analitycs. La implantación cada vez más masiva del uso de la comunicación online ha hecho que el número de datos disponible crezca de forma exponencial, y que los procesos necesarios para procesar esa cantidad de conocimientos tengan que mejorar.

Las grandes corporaciones disponen de mayores recursos para hacer frente a la incorporación de programas de análisis adaptados a sus necesidades dentro de la propia empresa. Las pymes no pueden quedarse atrás si no quieren perder la capacidad de competir en el mercado y desaparecer. Por ello es importante que definan cómo van a implantar y gestionar el uso de estas tecnologías.

Aplicaciones del Data Analitycs en el marketing

Si hay un campo de la empresa que puede aprovecharse de forma significativa de este tipo de analíticas ese es sin duda el de marketing. El estudio de todos los datos disponibles sobre clientes y posibles clientes permitirá diseñar unas políticas mucho más Customer Centric, poniendo al cliente en el centro, permitiendo no ya dirigirse a un tipo medio identificado, sino personalizar las ofertas que se ofrecen a cada uno adaptándolas a sus gustos o necesidades.

Pero las aplicaciones son múltiples. También es posible, por ejemplo, fijar sistemas de precios dinámicos, que se establezcan en función de los datos del momento del sector, competencia, social media, según países… O utilizar la información recogida para introducir mejoras en los productos de acuerdo con los comentarios o datos recogidos sobre los mismos.

A la hora de enfrentarnos a esta tarea, la primera pregunta que debemos contestar es cuál es el resultado que quiero obtener. Esto permitirá plantear la búsqueda de una forma correcta. En el caso de que lo que se desee conseguir sean nuevos clientes para mi empresa puedo recurrir a los datos que ya están recogidos en los listados de marketing. Con ello nos aseguraremos:

 

  • Información veraz proveniente de fuentes oficiales y contrastadas.
  • Posibilidad de procesar gran cantidad de datos con inmediatez.
  • Datos siempre actualizados, con información de contacto válida al nivel que se necesite.
  • Uso de tecnología Big Data que permite realizar vinculaciones, conocer la estructura societaria de una empresa o las zonas de mayor concentración de empresas de la tipología que busquemos, o dónde está previsto que crezcan más.
  • Capacidad de segmentar y acceder a listados concretos reduciendo los costes.

 

Así se obtendrá información de los posibles futuros clientes que cumplan los criterios establecidos por nosotros, en función de la tipología de los actuales, eliminando aquellos que no interesen. Se podrán establecer las preferencias de zona, sectores, longevidad, tamaño, comportamiento de pagos, etc.

Hoy en día los datos son un valor en alza, pero el almacenaje de datos no aportará nada a la empresa si no se saben analizar de forma adecuada para obtener respuestas a las necesidades concretas. Apoyarse en fuentes externas de confianza, como los listados de marketing que ofrecen marcas como eInforma, servirá para mejorar la capacidad de análisis de la compañía y prever los comportamientos del mercado para ayudarle a tomar sus decisiones con menos riesgos.

Persona con tableta en la mano y holograma de mundo digital

Cinco riesgos latentes de la economía global en 2018

La economía mundial ha entrado en 2018 más fuerte que los pronósticos inversores. Sin embargo, cinco grandes amenazas se ciernen sobre su coyuntura.

 

Viento en popa

La actividad en la economía internacional ha logrado un vigor sin parangón desde la crisis de 2008. Todas las grandes potencias industrializadas, sin excepción, el núcleo duro de los grandes mercados emergentes y la mayor parte de las naciones en desarrollo han puesto rumbo y velocidad de crucero en su economía. Pero no sólo es una cuestión de ritmo. También ha desaparecido, casi de sopetón, el fantasma de la deflación. Hasta el punto, que los principales bancos centrales han activado sus políticas ortodoxas y ya admiten subidas de tipos de interés en la economía para contener las presiones inflacionistas a medio plazo.

Mientras, Japón abandona poco a poco, su condición de enfermo económico mundial, después de que la zona monetaria europea soltara ese mismo lastre hace sólo unos meses, y China se aferra a su nuevo patrón de prosperidad, basado ahora en la economía digital, el consumo privado, la inversión empresarial y el crédito financiero a dosis programadas. Hasta la economía brasileña ha salido de su ostracismo del último lustro.

Sin embargo, las predicciones, por encima de los augurios de economistas e inversores, podrían no ser tan halagüeñas. Al menos cinco grandes riesgos permanecen en el horizonte del ejercicio económico recién inaugurado.

1.- Política monetaria estadounidense

El sucesor de Janet Yellen tiene ante sí, desde finales del próximo mes de febrero, en el que ocupará la presidencia de la Reserva Federal, la difícil misión de adecuar los tipos de interés americanos al ciclo de negocios de la economía. Un desafío nada baladí, porque la voluminosa rebaja fiscal de Donald Trump, ya en vigor, podría llevar la deuda y el desequilibrio presupuestario de la primera economía global hasta límites difícilmente gestionables. Además de añadir tensiones en los precios por el mayor poder adquisitivo en manos de los consumidores estadounidenses. Y el consumo representa dos terceras partes del crecimiento del país.

Yellen ya emprendió la política de encarecimiento del precio del dinero, pero Jerome Powell tendrá que vigilar que, en esta trayectoria ascendente, la tasa de desempleo y el ritmo de crecimiento del PIB no decaiga. Hay que cuidar la economía. En caso de que alguno de estos tres parámetros -inflación, paro o PIB- no logre cumplir con las expectativas del mercado, el valor de los activos empresariales caerá por debajo de la tasa de rentabilidad establecida por la mayor parte de las carteras de inversión; hasta ahora, calculadas con tipos bajos.

2.- China, menor crecimiento con más endeudamiento

La segunda economía mundial crece a un ritmo menor que en los lustros precedentes, pero con una acumulación de sus obligaciones de deuda cada vez más voluminosa. En gran parte, debido a las altas tasas de endeudamiento de sus empresas y bancos estatales. El cambio del patrón de crecimiento del país le ha dirigido súbitamente a los problemas coyunturales de las potencias industrializadas.

De repente, China pierde vigor -aunque crece a cotas superiores a las predicciones del mercado en su cambio de paradigma- y sus sectores privado y financiero deben abordar problemas de deuda en la economía tras un par de decenios saliendo de compras en los mercados internacionales en busca de materias primas de países emergentes y de empresas de naciones avanzadas en situaciones de crisis de financiación.

Liu He, asesor económico del presidente Xi Jinping y arquitecto de este viaje hacia la modernidad podría ocuparse del banco central y, desde allí, manejar una política monetaria que incluya una nueva gestión del tipo de cambio del rinminbi, hasta ahora, bajo control férreo del régimen de Pekín.

3.- Tensiones geopolíticas

Euroasia Group acaba de desvelar, como cada mes de enero, su lista de asuntos candentes en el ámbito estratégico. Y no es nada optimista. De hecho, sus expertos hablan de que este año aparece el escenario con mayores riesgos “desde 1998”. En gran medida, por los efectos del ‘América, first’ de Trump que, en esencia, ha modificado el orden global, según la consultora. Hasta el punto de que China, con su tránsito hacia una economía digital se erige en la potencia hegemónica mundial, desde donde impondrá reglas drásticas y autoritarias en la llamada Cuarta Revolución Industrial.

Por ejemplo, en materia de privacidad de datos “China está fijando los estándares internacionales con menor resistencia que nunca”, dice esta firma de análisis geoestratégico. “Su único interés es asumir sin paliativos el liderazgo económico y tecnológico”. Cueste lo que cueste. Un objetivo que agrava el riesgo de ciberataques. Porque el régimen de Pekín es, junto a Corea del Norte, Siria y Rusia, los cuatro cisnes negros de 2018 para los analistas de seguridad en la Red.

También aparecen inestabilidades geopolíticas en México si finalmente se rompe el Nafta americano y se eleva el muro fronterizo con EEUU. Y en Irán y Arabia Saudí, los dos rivales en la convulsa zona de Oriente Próximo, que podrían atisbarse dentro de sus propias fronteras o en sus inmediaciones, en especial, en Yemen y Líbano.

4.- Carrera por la competitividad fiscal

La rebaja al 21% de la imposición sobre las empresas en EEUU ha movilizado a sus rivales industrializados y a sus contrincantes del mundo emergente. De hecho, los ministros de Hacienda del euro mandaron una carta oficial a la Casa Blanca en la que alertaban del dumping fiscal de EEUU. Y es que la presión tributaria combinada sobre el sector privado -que incluye los gravámenes federales y estatales- es significativamente más baja en la mayor economía del mundo que en el resto de las economías del G-7, de acuerdo con la consultora Krishna Guha at Evercore, cuyos expertos predicen una política fiscal expansiva por todo el planeta como consecuencia de la maniobra impositiva de Trump.

5.- Petróleo al alza si surge un conflicto bélico en Oriente Próximo

Palabra de Nomura. El banco de inversión asegura que el precio del barril de crudo rebasará los 80 dólares inmediatamente después de que se desencadene cualquier altercado bélico de cierto calibre en esta zona. Y esa posibilidad es una de las diez más factibles para este año. “Hasta ahora, han sido focos de baja intensidad”, pero en este 2018, el riesgo financiero por esta cuestión se ha intensificado. Entre otras razones, porque el conflicto del Yemen, donde mejor se ha observado la correlación de fuerzas entre Arabia Saudí e Irán, ha superado ya los 600.000 muertos, y cualquier armisticio o, sencillamente, acuerdo de alto el fuego es, ahora mismo, una entelequia.

De superar la barrera de los 80 dólares, el oro negro dejaría varios ganadores y perdedores. Entre los primeros -afirma el banco de inversión- figurarían países como Rusia, Colombia, Malasia y Brasil. Frente a China, India, Indonesia, Tailandia, Sudáfrica y Turquía. Nomura también cita a Siria, Líbano y Palestina, tras el giro en la política estadounidense, que ha decidido reconocer a Jerusalén como capital de Israel, serían, de nuevo, focos activos de conflicto. Una nueva reedición de la Intifada y actos terroristas de Hezbolá en Líbano, patrocinados desde Teherán, con un Irán en revuelta social, serían señales premonitorias.

Torre de monedas

Las PyMEs españolas y el periodo medio de pago a 80 días

Cepyme acaba de publicar datos sobre el segundo trimestre de 2017 según los cuales las pequeñas y medianas empresas han reducido sus plazos de pago hasta los 80 días, siendo las micropymes las que mejor cumplen.

 

La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) acaba de publicar su Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial, correspondiente al segundo trimestre de 2017. En él queda de manifiesto una caída en el indicador de aplazamiento de pagos, que se coloca en 92,5 puntos, el registro más bajo desde el mismo periodo de 2015 (91,9 puntos). La tendencia sigue a la baja desde el segundo trimestre de 2016.

El periodo medio de pago

Elaborado en colaboración con la Dirección General de la Industria y de la Pyme, el informe asegura que el periodo medio de pago está ya en 80 días, uno de los niveles más bajos desde 2010, y que la deuda comercial en retraso ha aumentado levemente, menos de 700.000 euros con respecto al primer trimestre del año. Las microempresas son las que mejor cumplen, con una reducción de más de siete días en los tiempos.

Según Cepyme, esta reducción del periodo medio de pago contribuye al descenso del coste financiero imputable a la morosidad, que se sitúa en 930 millones de euros, un 11% inferior al trimestre anterior.

Por sectores industriales y regiones

Por sectores, la distribución alimenticia se mantiene como la rama de actividad con mejor comportamiento en cuanto a cobro de facturas. Al otro lado de la balanza se colocan la industria textil y la construcción, que acumulan retrasos superiores a los 30 días.

Desde el punto de vista regional, Castilla y León y Cataluña son las comunidades con mejor comportamiento de pago, superando levemente los 70 días, mientras que Navarra y Cantabria se convierten en las que más han reducido sus plazos. Al otro lado, Murcia y Extremadura, que superan los 90 días

Por lo que respecta a las administraciones públicas, siguen estando por encima del periodo legal máximo permitido (30 días). Las Comunidades Autónomas son las que mejor cumplen, con un retraso de 53 días, seguidas de los organismos y entes públicos, que apenas superan los 60 días. La Administración Central se queda rozando los 73 días de retraso, mientras que las corporaciones locales alcanzan los 89,3 días.

Financiación Bancaria

Por otra parte, el stock de crédito bancario a empresas continúa cayendo, en este caso un 4,3% interanual. Se ha contraído especialmente el flujo de crédito destinado a financiar actividades de construcción y promoción (-8,4% interanual). No obstante, la concesión de créditos para nuevas operaciones ha aumentado más de un 10% interanual en junio en el caso de los préstamos a pymes (inferiores a un millón de euros), y un 3,7% en el de las grandes empresas (superiores a un millón de euros).

Según el informe de Cepyme, este avance en la concesión de créditos a pymes “pone en evidencia la recuperación de la actividad empresarial registrada en el primer semestre del año y confirma los buenos resultados de la reorientación de las entidades bancarias hacia este segmento de empresas”.

Previsiones

España ha recuperado el nivel de PIB previo a la crisis, con un incremento del 0,9% en el segundo trimestre de 2017 y un crecimiento interanual cercano al 3%. Este avance ha venido impulsado por la demanda interna, que mejora gracias a la recuperación del consumo de los hogares, que ha aumentado un 0,7%.

También se ha mantenido un buen comportamiento en el sector exterior y un aumento interanual del 2,5% en el número de ocupados. Sin embargo, el estudio asegura que se espera una leve desaceleración en los próximos trimestres, y las estimaciones apuntan a que el PIB anual crecerá por debajo del 3%.

¿Por qué? Principalmente por la desaceleración gradual de la demanda interna y la incertidumbre de la situación en Cataluña. También influirá una ralentización en la creación de empleo y una aceleración de las importaciones.

concursos_empresas

Los concursos de acreedores de empresas disminuyen un 3,6%

Según el informe Atlas Concursal, elaborado por el Registro de Expertos en Economía Forense con datos de entre enero y septiembre de 2017, esta cifra choca contra el aumento del 13% de los procedimientos abiertos por personas físicas

 

El Registro de Expertos en Economía Forense (REFOR) ha presentado el Atlas Concursal, que recopila los últimos datos sobre las principales variables relacionadas con la insolvencia en nuestro país. Entre ellos se ha detectado una disminución del 3,6% en los concursos de acreedores de empresas entre enero y septiembre de 2017.

Por el contrario, se ha detectado un aumento del 13% en los de personas físicas, debido en gran medida a que para poder obtener un acuerdo extrajudicial de pagos es necesario declarar este tipo de concurso. Por otra parte, han descendido un 30% los acuerdos de refinanciación homologados.

Las cifras de acreedores por comunidades

En el total nacional de 2016, el 0,13% de las empresas acude a concurso de acreedores (una de cada 800). La Comunidad Valenciana y el País Vasco son las regiones que registran la tasa más elevada, con un 0,18%. Le siguen Cataluña y Aragón, con un 0,15%; Galicia, con un 0,13%; y Madrid, con un 0,12%. En la cola del listado se encuentran: Andalucía, con un 0,09%; y Extremadura, Castilla-La Mancha y Canarias, con un 0,08%.

Según Valentí Pich, presidente del Consejo General de Economistas (del que depende el REFOR), en muchas ocasiones las empresas acuden tarde al concurso y en unas condiciones económicas muy negativas, por lo que el 90% de las que lo hacen acaban en liquidación. “Sería conveniente que, antes de llegar a una situación límite, intenten refinanciarse empleando los mecanismos que hay a su disposición”, recomienda.

El estigma de los acreedores

Desde su punto de vista, en España las situaciones de insolvencia siguen percibiéndose como un estigma. “Muchas empresas se resisten a acudir al concurso por una posible pérdida de reputación”, comenta. En el documento elaborado por el REFOR queda patente ese ‘miedo’ teniendo en cuenta las diferencias de nuestro país con respecto a otras naciones de nuestro entorno: frente a los 4.000 concursos registrados en España en 2016, en Francia se contabilizaron unos 58.000, 21.500 en Alemania y 16.500 en Reino Unido, entre otros ejemplos.

La micropyme las más afectada

Según el texto del REFOR, la empresa mayoritaria en España en el ámbito concursal es la micropyme, que alcanzó en 2016 el 52% de los concursos. Por eso, desde este organismo se recomienda incluir una regulación específica en la Ley Concursal para este tipo de entidades.

En concreto, sus responsables proponen aplicar criterios de tipo económico y empresarial a medio plazo, más que de tipo jurídico procesalista, garantizando la subsistencia de muchas pymes. De esta manera se favorecería la continuidad de la actividad y la disminución en el número de concursos que terminan en la liquidación de la empresa (el 93% en 2015 según Estadística Concursal de Registradores).

El documento también hace hincapié en la necesidad de fomentar los acuerdos de financiación, que están perdiendo fuerza. “Representa en cifras absolutas un número muy reducido en comparación con el número de concursos de acreedores”. En concreto 90 de 4.080, poco más del 2%.

Para paliar esta tendencia, desde el REFOR explican que deberían plantearse ciertas reformas y modificaciones que hagan más atractivos este tipo de acuerdos. “Medidas tales como limar formalidades, estimular su utilización por parte de las pymes, simplificar el procedimiento o incluir en los mismos el crédito público coadyuvarían en este sentido”.

Por lo que respecta a las mediaciones concursales, es un procedimiento muy utilizado por personas físicas, y muy poco por las jurídicas. De las 1.095 solicitudes registradas desde su puesta en marcha en septiembre de 2014 hasta el mismo mes de 2016, sólo 43 pertenecen a personas jurídicas (un 96% frente a un 4%).

Ante este hecho, uno de los objetivos en este terreno, según el REFOR, sería el de implementar mecanismos que favorezcan la mediación entre pymes y micropymes, incluyendo a las Administraciones Públicas en las mismas.

cesce

Los datos y el seguro exportador

La internacionalización del tejido empresarial y ser exportador

Desde hace varios años, la Administración y las empresas españolas y sus organizaciones representativas apuestan decididamente por fomentar la internacionalización de nuestro tejido empresarial, conscientes de que si la economía española quiere crecer, ha de ser a través del exterior. Es por ello que desde todos estos ámbitos se alienta a las empresas a salir al exterior como única vía de crecimiento, como medio para fomentar la productividad, la innovación y para crear empleo. Para ello es necesario ser exportador.

Un mensaje este de internacionalizarse para crecer que, pese a su validez incuestionable no siempre se acompaña de una reflexión previa y necesaria como es la necesidad de disponer de masa crítica, productividad, innovación y capacidad de crecimiento como garantías del éxito a la hora salir al exterior.

Los datos y el seguro exportador

Un aspecto este último esencial en un tejido empresarial como el español que está formado casi en su totalidad por pymes. Las empresas con menos de 250 trabajadores representan el 99,88%, lo que equivale a 3.178.408 unidades productivas. Por ello, si queremos que se consolide el modelo de crecimiento orientado al exterior, debemos dinamizar los instrumentos que ayuden a potenciar esas deficiencias en productividad, innovación y, fundamentalmente, en la financiación.

Las carencias financieras son, hoy, uno de los factores que más está frenando el desarrollo de la exportación en las empresas. Desde las distintas administraciones se han puesto en marcha diferentes instrumentos financieros públicos para solucionarlas o mitigarlas. Entre ellos está el seguro de crédito de CESCE, que juega hoy un papel esencial como elemento dinamizador y de apoyo a la iniciativa empresarial. Un papel clave que quedó de manifestó durante los primeros años de la crisis, cuando fueron los mecanismos oficiales los que hicieron posible acometer los proyectos en el exterior ante la carencia casi absoluta de crédito por parte de las entidades, demostrando su utilidad como corrector de fallos de mercado.

Hoy, con la recuperación económica en fase de consolidación, y con ella la oferta de financiación privada, la realidad es que ésta, que fluye para las grandes empresas, todavía no llega a las pymes; o, al menos, no lo hace en la cuantía y con las condiciones que debiera, lo que se traduce en pérdida de oportunidades de negocio exterior y de crecimiento en los mercados internacionales. Y a esto es a lo que quiere y va a contribuir CESCE, a través del Plan Estratégico que la Compañía ha aprobado con el horizonte del año 2020, y que tiene como ejes estratégicos la internacionalización, la digitalización y las pymes, poniendo al cliente como eje prioritario de todas las actividades y productos.

mapa_mundo

El clima empresarial mejora en el mundo, según el ‘Doing Business’

Según el Doing Business España mejora su situación global en apertura de negocios, por delante de Alemania, Japón, Austria y Polonia.

Se destaca su alta seguridad jurídica.

 

¿Qué es el Doing Business?

El informe Doing Business mide, desde 2004, con parámetros objetivos en los 190 mercados que analiza, aspectos tan relevantes para garantizar los climas adecuados de hacer negocios como las regulaciones nacionales y sectoriales o los requisitos para constituir empresas. Además de evaluar áreas tan determinantes como las normas laborales, fiscales o la fluidez crediticia y la estabilidad de las industrias financieras de cada jurisdicción. El salto cualitativo de las catorce ediciones de este estudio de reconocido prestigio del Banco Mundial ha sido fulgurante. Hasta el punto de que, en el último diagnóstico, de 2018, que se acaba de publicar y que pasa revista a las reformas de mercados durante el ejercicio 2017, al menos en 119 se ha producido algún cambio en la dirección correcta. Es decir, en la senda hacia una mejor regulación de las economías de mercado. Y, del conjunto de estos países, el 79,8% han emprendido algún tipo de modificación en sus ordenamientos jurídicos en dos periodos anuales consecutivos, y el 64,5%, por tercer año seguido.

La base regulatoria de un país puede determinar la diferencia entre un negocio de éxito de una quiebra anunciada

El propio informe lo pone de ejemplo ilustrativo. Una ingeniera, que se ha convertido en empresaria al diseñar un software altamente competitivo y que reduce los costes de inversión productiva y de mantenimiento de compañías de logística y distribución emplearía en Canadá dos procedimientos, un día y medio y menos del 1% de la renta per cápita para poner en marcha su negocio. Tan sólo rellenar una hoja registral de ámbito federal, otra solicitud, esta vez on line y provincial, y 200 dólares canadienses (159 estadounidenses). Si su empresa aparta beneficios, en ejercicios posteriores, pagaría el 20,9% de los mismos, además de contribuciones sociales anuales por cada trabajador que contrate. En cambio, en Filipinas, si esa misma app se constituyera en la ciudad de Quezón, por ejemplo, le exigiría a esa misma emprendedora un total de 16 procedimientos legales, 28 días de trámites y alrededor del 16% de la renta per cápita del país. Además de tributar por 20 tasas tributarias diferentes y sufragar un coste total, en materia impositiva, del 42,9% de sus futuros beneficios comerciales.

La clasificación del Banco Mundial 2018 no deja apenas resquicios a las sorpresas

Copan las primeras posiciones del Doing Business, un año más, las economías, enclaves o jurisdicciones de alto espíritu emprendedor. Por eso, se mantienen en el top del listado Nueva Zelanda, Singapur o Dinamarca. Mientras que quedan relegadas a las últimas posiciones países africanos -como Eritrea o Somalia- y mercados con altas dosis de intervencionismo estatal como Venezuela.

España ocupa el puesto vigésimo octavo

Por detrás de varios de sus grandes socios económicos como EEUU, Reino Unido y Alemania. O por las pequeñas repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania. Aunque, al mismo tiempo, rebasa a rivales como Francia o Italia, tras escalar cuatro posiciones respecto al pasado diagnóstico.

El informe, al que, en esta edición acompaña el elocuente subtítulo Reformando para crear empleo, destaca las diez economías que más mejoraron este año su posición. El primer término, Brunéi, que consigue este galardón por segundo año consecutivo. Le siguen Tailandia, Malawi, Kosovo, India, Uzbekistán, Zambia, Nigeria, Yibuti y El Salvador. “La política pública es decisiva para que las pequeñas y medianas empresas puedan iniciar sus actividades, operar y ampliarse”, asegura Shanta Devarajan, director superior de Economía del Desarrollo del Banco Mundial. Así, por ejemplo, en los quince años de trayectoria del Doing Business, Ruanda, con un total de 52, es el país que mayor cantidad de reformas estructurales vinculadas a los negocios ha culminado en leyes. Por delante de Georgia (47 reformas), que este año figura entre las diez economías mejor clasificadas y Kazajistán y la ex República Yugoslava de Macedonia (41 cada una).

El Doing Business analiza diez parámetros

Con ellos determina sus mapas nacionales sobre clima de negocios: trámites administrativos y requisitos legales para iniciar el negocio; obtención de los permisos de construcción; pasos para acceder al suministro eléctrico; certificaciones en registros de la propiedad; facilidades para formalizar créditos; protección de los accionistas minoritarios;  pagos de impuestos; comercio transfronterizo; mecanismos de resolución judicial de discrepancias entre las partes de un contrato y entramado legal sobre suspensión de pagos o quiebra de empresa.

La media de los socios de la UE se sitúa en el puesto 34

Es decir, seis puestos por encima del peldaño de España. De los 19 países de la eurozona, ganan Estonia y Finlandia. Y Grecia y Malta son los últimos.

En el texto del estudio, los expertos del Banco Mundial aseguran que de sus investigaciones han extraído “suficientes evidencias” de que las compañías que operan en economías con mejores ratios de protección a inversores y unas normas de gobernanza corporativa más avanzadas han sido capaces de sortear de forma más palpable la crisis financiera de 2008. Hasta alcanzar unos niveles de solvencia en los ejercicios posteriores al colapso de las bolsas internacionales que les han permitido avanzar en beneficios y competitividad en valores actuales de mercado, frente al descenso de la valoración de aquellas firmas que han evolucionado en países con unas estructuras legales más débiles. “Hay una relación contundente entre una calidad regulatoria y una producción eficiente”, concluye el informe. Un vínculo que se traslada también a los costes. El informe pone un botón de muestra. Los costes de atraque de mercancías marítimas desde los mercados latinoamericanos hacia EEUU, a donde dirigen la mayor parte de sus exportaciones, tienen que soportar altos desembolsos por transporte, cada vez más barreras arancelarias y nuevas tarifas a la importación. Para más inri, en una atmósfera de especial ineficiencia. Porque el exceso de regulación es la principal razón de que la red de puertos entre el hemisferio sur americano y el primer gran mercado mundial no pueda mejorar la fluidez y eficacia de este tipo de transporte comercial, incluso bajando un 12% los costes e incrementando substancialmente el flujo de mercancías.

Por áreas geográficas y órbitas de influencia

Los socios de la OCDE copan las posiciones más privilegiadas. Catorce de los veinte primeros puestos son naciones que pertenecen a este club de potencias industrializadas y mercados emergentes con el estatus de economías de mercado. Y 18 de ese top-twenty son catalogados como países de rentas altas. Macedonia es la única nación con unos ingresos medios y Georgia la representante de los de nivel de riqueza medio-baja. Además, entre las cincuenta naciones mejor evaluadas del ranking -donde aparecen 28 de la OCDE- se aprecian 18 de Europa y Asia Central, cinco del Extremo Oriente y el Pacífico, dos de África Subsahariana y una tanto de América Latina como de África del Norte y Oriente Medio.

alianzas_exterior

Encuentra alianzas en el exterior con los informes internacionales

El plan de exportación

Cuando un empresario decide dar el salto internacional lo primero que debe hacer es diseñar un plan de exportación que le permita conocer la viabilidad de su empresa para acometer este proyecto y las actuaciones que debe desarrollar para alcanzar el éxito. Si la situación de su negocio es adecuada, o solventa las carencias que se detecten en el plan, llega el momento de centrarse en los mercados a los que se quiere expandir, ¿qué país le ofrece mejores oportunidades?, y en los recursos que necesita (en inversiones y equipo humano) para poder acceder a los mismos.

Muchas veces las pequeñas y medianas empresas, que constituyen la mayor parte del tejido empresarial español, se dan cuenta de que no disponen de los medios suficientes para poder afrontar este proceso. Un país diferente implica unas costumbres distintas, otras normativas, formas de hacer negocios desconocidas, algo que no guarda relación con los métodos de producción o el funcionamiento diario de estas empresas.

Pero, si el producto o servicio que ofrece es competitivo, estas dificultades propias de su tamaño pueden salvarse y los informes internacionales de empresas le serán de gran ayuda para hacerlo. Una forma de facilitar su acceso a un nuevo mercado es llegar de la mano de un socio local, que aporta todo el know-how sobre el país, sus usos y costumbres y el funcionamiento del sector, de los que carece el pequeño empresario.

El socio adecuado para cruzar fronteras

 De acuerdo con un estudio sobre la actividad internacional de las empresas españolas de INFORMA D&B la Unión Europea es el principal origen y destino de estas empresas, seguida por Asia. Buscar alianzas en los países en los que se quiere estar presente es sin duda una estrategia de éxito, siempre que seamos capaces de seleccionar un partner adecuado para llevar la empresa a buen término. Está claro que tiene que ser una unión rentable para ambos, pero tenemos que garantizar que lo sea para nuestra empresa y todo la información que podamos recabar es clave para ello.

Es por esto que consultar los informes internacionales de empresas permitirá a cualquier pyme manejar cantidad de datos de gran valor para poder decidir con quién le interesa asociarse, en qué términos y qué puede ofrecer para interesar a su futuro socio.

Qué información ofrecen los informes internacionales

 Tener acceso a la información de las empresas del país en el que el empresario está interesado en desembarcar de la mano de un socio local le permitirá analizar a los posibles candidatos para decantarse por el más adecuado. A través de los informes internacionales podrá conocer:

Perfil de la empresa

Datos como cuánto tiempo lleva en activo, su forma societaria legal, el capital social, la dimensión de su equipo, los ingresos y beneficios conseguidos en el último año o su patrimonio neto, por ejemplo. 

Datos de identificación de la compañía (directivos, estructura corporativa)

 Desde el nombre comercial, su dirección, teléfono, fax y código fiscal a la empresa matriz, subsidiarias, afiliadas o sucursales si las tuviera, para tener una visión de conjunto. También contiene información sobre las personas que ocupan los cargos directivos, el capital o los accionistas.

Información de pagos y evaluación de Riesgo

 Además tendrá acceso a las últimas experiencias de pago de esta compañía conociendo su comportamiento medio de pagos, los días de retraso con los que acostumbra a pagar  y un rating valorando el riesgo de la compañía, lo que le ofrecerá una garantía sobre su solvencia.

Historial y Actividades

Ampliando la información sobre la fundación, explicando la trayectoria y actividades que desarrolla y en qué zonas, y, si tiene actividad exterior, el porcentaje que supone para la empresa.

Datos económicos

Tener una comparativa financiera de los tres últimos ejercicios, además de la relación de propiedades inmobiliarias que posee: sus locales, sucursales y otras propiedades. Incluso se puede identificar las entidades bancarias con las que trabaja la empresa.

Otra información de interés

 Como el activo líquido, las existencias, el activo circulante, los acreedores a corto plazo, el total inmovilizado, el total activo, el beneficio, el patrimonio neto, las ventas netas.

Y ratios financieros: Rentabilidad (ROS y ROE), Ratio de Liquidez, Índice de Solvencia Técnica, Pasivo Circulante/Patrimonio Neto, Rotación de existencias.