bombi

¿Quieres patentar tu invento? Una nueva ley cambia los requisitos

Empresas, emprendedores e innovadores varios interesados en salvaguardar el fruto de sus pesquisas empresariales deben saber que en España hay cambios importantes. Si hasta ahora el Gobierno había apostado por la cantidad (cuantas más patentes tuvieran sello español mejor), desde el pasado viernes la situación ha cambiado considerablemente.

Ahora, ya no solo sirve tener una idea rompedora, sino que ésta debe ir acompañada de una aplicación real justificada. Se acaba así con la diferenciación de “patentes fuertes” y “patentes débiles”, que existía hasta ahora. Calidad frente a cantidad. Esa es la máxima que ha guidado al Gobierno a la hora de modificar la vetusta Ley de Patentes  del  año 86 y que ha dado lugar a un nuevo texto que fue aprobado el pasado viernes en el Consejo de Ministros

Desde ahora, todo el que quiera tener legalmente registrada una idea, ésta deberá estar en la categoría de “patentes fuertes”. Esto significa que los inventos que quieran optar a esta certificación deberán pasar por un examen previo que certifique tres condiciones básicas:

  1. Que sea Novedad mundial.
  2. Que sea resultado de una “actividad inventiva”.
  3. Que tenga aplicación industrial.

La evaluación de estos tres criterios supone adaptar la normativa española a las tendencias mundiales de patentes registradas. En esta misma línea, se ha establecido una simplificación de los requisitos administrativos formales para que los inventores españoles jueguen con las mismas reglas que los internacionales.

En base a estos nuevos criterios desaparecen, lo que hasta ahora se conocía como, patentes débiles y patentes curriculares. Es decir, todas aquellas que se registraban sin necesidad de superar un examen previo y que, en la mayoría de los casos, no tenían ninguna aplicación práctica en la industria.

Según explicó el Ministro de Industria, Energía y Turismo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. “Se busca que todas las patentes, muchas o pocas, sean fuertes”, y quiere “evitarse la burbuja tecnológica” que lleva a muchas empresas a exhibir “patentes sin que haya una actividad inventiva real”.

Otro  de los objetivos de la nueva Ley de Patentes es unificar el mercado nacional. Por ello, se ha identificado a la Oficina de Patentes y Marcas como la única institución nacional que otorgará fecha de presentación a las patentes que se soliciten, y, por lo tanto, será también la única que otorgue dichas patentes.

Además, para incentivar la innovación entre los pequeños empresarios se ha implantado un descuento del 50% sobre las tasas de registro para los emprendedores. Este descuento podrá llegar hasta el 100%, según explicó el Ministro, en casos concretos de patentes universitarias.

Desde el  Gobierno se destaca que esta reforma servirá para “evitar la sobrecarga de la Administración, al no tener que tramitar patentes de escasa calidad técnica, y de los Tribunales, ya que no se otorgarán monopolios injustificados”.

Eso sí, para su puesta en práctica es necesario que sea recogida en el Boletín Oficial del Estado, algo que en el momento de la redacción de esta información no había ocurrido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *