libro_visitas

Una tarea menos: el libro de visitas de la inspección laboral pasa a la historia

Era cuestión de tiempo que el libro de visitas pasara a la historia. Así lo contemplaba la Ley Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social que fue aprobada en julio de 2015. Pero no ha sido hasta el pasado 12 de septiembre cuando el Boletín Oficial del Estado ha abolido definitivamente esta obligación que, según los cálculos de los expertos, ahorrará a las empresas españolas más de 700 millones de euros.

Cuántos de esos euros corresponden a cada pyme es una cuenta que cada empresario tendrá que personalizar. Lo que está claro es que es un paso más para conseguir aquel propósito enunciado en la ley de emprendedores de 2013 que buscaba, entre otros objetivos, reducir la carga burocrática de las pymes.

De hecho, fue en esa ley donde se dio el primer paso para liberar a los empresarios de la obligación de mantener el control de la actividad de los inspectores laborales en sus compañías. En septiembre de 2013, se aprobó el uso de libro de visitas electrónico, pero nunca llegó el reglamento que debía ponerlo en marcha.

Hubo algunas comunidades autónomas que sí apostaron por él de forma experimental como Navarra o Asturias entre otras. Pero su esfuerzo fue en vano. Porque en 2015, se modificó la ley que regulaba la actividad de la Inspección de Trabajo y, entre otras muchas novedades, derogó la obligación de llevar este libro.

Hasta ese momento, el libro de visitas era un documento obligatorio que las empresas debían mantener para que los inspectores de trabajo anotasen en él las diligencias realizadas en cada visita a la compañía en cuestión. Esto implicaba un considerable esfuerzo burocrático ya que, aunque los libros se podían comprar en cualquier tienda, para que fueran considerados oficiales debían estar habilitados por el jefe de las inspección provincial. Éste debía corroborar los datos identificativos de la compañía, pero también sellar cada una de las páginas.

Además, la ley exigía conservar el mencionado libro durante cinco años que comenzaban a contar desde que se registraba la última diligencia. Es decir, además de los trámites burocráticos implicaban un cierto coste de gestión y almacenamiento.

La Ley Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social de 2015 liberó de esta obligación a las empresas creadas con posterioridad a la aprobación de esta ley. El resto de centros de trabajo debían esperar a la aprobación de una orden ministerial que así lo indicara y que es la que, como hemos mencionado, se publicó el pasado 12 de septiembre.

A partir de ahora, serán los inspectores de trabajo los encargados de emitir una diligencia cada vez que realicen alguna actividad en los centros de trabajo en la que consten todos los datos de la compañía y las gestiones e investigaciones que haya realizado el funcionario del Ministerio de Trabajo.

Las empresas deberán recibir una copia de esa diligencia o informe y conservarla, como antes ocurría con el libro de trabajo, por un plazo de cinco años. Durante este tiempo podrá ser requerida en cualquier momento por la Inspección de la Tesorería de la Seguridad Social.

mejores_empleados

Cómo conseguir los mejores empleados

Los empleados son un elemento clave para el éxito de cualquier negocio, por lo que es imprescindible elegirlos bien, pero también -una vez contratados- tratarles de forma adecuada para asegurarse de que rindan al máximo. ¿Cómo conseguir los mejores empleados?; y ¿cómo planificar una buena estrategia de recursos humanos en una pequeña empresa? Veamos algunas cuestiones a tener en cuenta.

 

Qué tareas subcontratar. Lo primero que hay que hacer para conseguir los mejores empleados es determinar para qué tareas es necesario contratarlos, porque seguramente habrá otros servicios que puedan ser cubiertos simplemente subcontratándolos a otras empresas especializadas. La condición determinante para recurrir a nuevo personal, que sea integrado directamente en la compañía, es que las tareas que éste debe realizar sean claves para la empresa y para el desarrollo del negocio.

 

Cantidad y puestos. Calcular el número de personas que se necesitan para cada departamento y el tipo de puestos a cubrir no siempre es una tarea sencilla. Hay empresas que producen la misma cantidad de productos a lo largo de todo el año, pero en otras la actividad (de productos o servicios) aumenta o disminuye notablemente según la temporada o el momento en que nos encontremos. No hay más que pensar en las fábricas de turrones y dulces puramente navideños o en los hoteles relacionados con el turismo típicamente veraniego de sol y playa. Por eso, cada negocio debe tener muy en cuenta sus necesidades no solo de manera general sino también de forma específica a lo largo de cada mes del año.

 

Establecer la retribución pertinente. Decidirse por proponer el salario habitual o realizar una propuesta económica puntual más elevada puede convertirse en una gran duda que genere grandes dolores de cabeza al emprendedor, que no quiere equivocarse en su afán de conseguir los mejores empleados. Cuando se trata de cubrir puestos base, se suelen ofrecer las condiciones habituales en la empresa, mientras que si se trata de puestos de cierta responsabilidad, las retribuciones pueden personalizarse y estar en consonancia.

 

Cómo buscar al mejor empleado. El boca-oído no debe ser el principal canal de contratación. Los head-hunters ofrecen una gran variedad de posibilidades para acceder a los mejores profesionales del mercado y no solo están especializados en grandes empresas, sino también en pequeñas y medianas. Pero si no se quiere recurrir a ellos –bien para ahorrarse costes o por falta de confianza- siempre es posible utilizar los recursos que proporcionan las nuevas tecnologías y las redes sociales profesionales como Linkedin.

 

Valorar candidatos y realizar entrevistas. Seleccionar los perfiles más adecuados para el puesto debe convertirse en una tarea cuidadosa que ha de realizarse con tranquilidad. Si no tenemos el tiempo necesario para llevarla a cabo sin interrupciones en un momento determinado, es mejor dejarla para más adelante y centrarse en ella cuando realmente dispongamos del mismo. Una vez seleccionados a los principales candidatos, solo quedará realizar una ronda de entrevistas que terminará por convencernos de la conveniencia de contratar a una persona u otra. Su forma de comportarse y expresarse, así como su iniciativa y su actitud serán elementos clave en esta última fase.

 

Elegir el tipo de contrato más adecuado. Las fórmulas de contratación laboral han ido cambiando a lo largo del tiempo, por lo que el emprendedor debe conocer (o, en su defecto, informarse) adecuadamente todas las posibilidades que existen en estos momentos. Y determinar cuáles resultan más adecuadas para su tipo de empresa, tareas y cualquier otro condicionante.

 

Establecer el mejor sistema de formación. Una vez contratado, el nuevo empleado requerirá una atención especial. Por un lado, será instruido en prevención de riesgos laborales, como obliga la legislación vigente. Y, por otra parte, deberá recibir la formación necesaria correspondiente al tipo de trabajo que vaya a realizar, integrándolo en los sucesivos programas formativos previstos en la compañía para todos los trabajadores.

building-79221_960_720

¿Qué son las agrupaciones europeas de interés y por qué las pymes deben conocerlas?

building-79221_960_720Llevar a cabo grandes inversiones internacionales es un reto que parece acotado en exclusiva para las grandes empresas. Pero no tiene por qué ser así.  En los últimos años y cada vez con mayor frecuencia se está imponiendo el modelo colaborativo para abordar esos grandes retos. Los motivos son variados, primero porque ni siquiera muchas grandes empresas están dispuestas a asumir en solitario el riesgo que implican los grandes proyectos fuera de su país. También, porque los proyectos internacionales son cada vez más complejos y muy pocas empresas cuentan con los fondos, los profesionales y las infraestructuras suficientes como para abordarlos en solitario.

Dentro del marco europeo esta colaboración está especialmente alentada por una figura jurídica no muy conocida entre los empresarios españoles. Estamos hablando de la  Agrupación de Interés Económico (AIE).

Una AIE es una sociedad mercantil, con personalidad jurídica propia, que está formada por un consorcio de empresas y que busca facilitar la realización conjunta de uno o varios negocios. Están enfocadas especialmente al desarrollo de negocios en el marco de la Unión Europea, zona en la que más actividad internacional desarrollan las pymes españolas.

Si alguien piensa que hablamos de una novedad está muy equivocado. Las AIE están reconocidas por los Reglamentos europeos desde 1985 y por la legislación española desde 1991. Pero lo cierto, es que todavía hoy son unas grandes desconocidas.

Como introducción a esta figura jurídica conviene saber que:

  • Las empresas que la forman mantienen plena independencia y autonomía sobre la gestión interna. Se evitan así la complejidad de una fusión corporativa y facilitan la disolución cuando los intereses empresariales dejen de converger.
  • Cada compañía participa en el mantenimiento de la AIE de un modo distinto. Mientras unas aportarán simplemente capital, otras, sobre todo las de menor tamaño podrán, por ejemplo, aportar servicios para mejorar la gestión de la misma.
  • Se rigen por un principio de máxima transparencia fiscal lo que contribuye a la buena imagen y reputación de sus integrantes.
  • Permite obtener ventajas competitivas con una inversión más ajustada.
  • Facilita la implantación comercial territorial de los asociados, gracias al impulso que ofrece estar integrado en una plataforma de estas características.

Por supuesto, no todo es de color de rosas. También existen puntos débiles a tener en cuenta antes de lanzarse a participar en una colaboración de este tipo.

  • Los intereses de los socios suelen alejarse con el paso del tiempo desvirtuando con frecuencia la razón de ser de la AIE.
  • La falta de participación y de dedicación de todos los miembros por igual, genera tensiones que pueden complicar la gestión diaria del proyecto.
  • La mala praxis de una empresa en su gestión individual (escándalos financieros, corrupción, problemas laborales,…) puede salpicar indirectamente al resto de los asociados.
  • La toma de decisiones de manera paritaria puede ralentizar el liderazgo y la ejecución de las tareas por parte de los miembros más activos de la agrupación.
  • Ninguno de sus miembros puede pertenecer a otra agrupación de estas características.
  • Existe una limitación máxima de contratación de un máximo de 500 personas para cada AIE.

Con estos puntos sobre la mesa, toca valorar si la envergadura del posible proyecto internacional compensa o no los estos riesgos. Os dejamos también algunos ejemplos de este tipo de colaboración que se están llevando a cabo en Europa y que pueden servir como guía como son los servicios ferroviarios de alta velocidad Eurostar, que unen Londres con París y Bélgica, la eurociudad vasca Bayona-San Sebastián o la Escuela de París de Artes Europeas (EBS).

man-in-suit-and-briefcase

Estoy en ASNEF empresas, ¿qué consecuencias tiene y cómo salgo?

man-in-suit-and-briefcaseLas de Evasión o victoria, Con la muerte en los talones, El Fugitivo, Thelma y Louise, Atrápame si puedes o El caso Bourne son huidas de cine. La tuya de los registros de morosos, si no dispones de la información adecuada, puede convertirse en una película de terror.

Entrar en un registro de morosos como ASNEF puede ser consecuencia de varias causas: una mala racha, un malentendido con los plazos, una factura no recibida correctamente, una mala planificación de los pagos, un imprevisto que los ha condicionado, etc. Sin embargo, una vez que estás dentro, abandonarlos debe convertirse en una cuestión prioritaria debido a las consecuencias que tu presencia puede acarrear para la actividad de tu negocio. Y es que pocas empresas e instituciones estarán dispuestas a hacer tratos con alguien que figura en un registro de morosos.

Para la imagen de tu compañía, estar en el listado de ASNEF Empresas puede tener resultados preocupantes, pero no solo eso, la viabilidad de tu negocio también podrá verse afectada con medidas como la imposibilidad de acceder a productos financieros de la mayor parte de las entidades. A continuación, alguna de las gestiones que tendrás problemas para llevar a cabo por estar en un registro de morosos:

  • Solicitar una hipoteca para la compra de, por ejemplo, un local.
  • Ampliar una hipoteca o firmar un aplazamiento.
  • Solicitar un préstamo.
  • Contratar una línea telefónica o Internet para tu empresa.
  • Contratar servicios cotidianos como el de la luz o el agua.
  • Pedir financiación para crear un nuevo negocio o ampliar el tuyo.
  • Hacer negocios con otra empresa. Antes de firmar un acuerdo comercial, consultarán tu historial e información para ver si eres un buen pagador y un socio de confianza.
  • Hacerte un seguro te costará más caro, ya que la aseguradora conocerá que estás en un registro de morosidad.

Por si todo esto fuera poco, las entidades financieras, ante un impago de deuda, además de incluir a tu empresa en el registro de morosos, pueden proceder al embargo de los bienes con los que pudieses responder a esa deuda, siempre y cuando la demanda judicial que habrá presentado con anterioridad en un juzgado, prospere.

ASNEF Empresas: por qué aparece tu negocio

Uno de los registros de morosos más reconocidos y de mayores dimensiones de España, junto al Experian Bureau Empresarial y al RAI, es el de ASNEF (Asociación Nacional de Entidades de Financiación). Este fichero recoge la información sobre impagos de personas (ASNEF particulares) y empresas (ASNEF empresas).

Si estás incluido, hay una razón principal, y es que un miembro de la asociación ASNEF -formada por bancos, cajas de ahorros, empresas que ofrecen servicios de financiación en compras, aseguradoras, empresas de telecomunicaciones, empresas proveedoras de servicios (agua, luz, gas, etc…), etc.- ha registrado un impago por tu parte y no has satisfecho esa deuda en el plazo de 90 días, por lo que automáticamente quedas incluido en ASNEF.

¿Cómo puedo salir del listado?

La manera de salir de un registro de morosos es sencilla, saldar la deuda. Una vez que se ha pagado, no hay un plazo concreto para ser borrado del listado, si bien lo habitual es que en 7 o 10 días ya no aparezca tu nombre ese registro. Si transcurrido ese periodo la inscripción persiste, podrás ponerte en contacto con la empresa para que te elimine definitivamente y, aunque seguramente te pidan un justificante de pago de la deuda, no tiene por qué haber ningún problema.

La otra opción es demostrar que esa deuda no existe o que es consecuencia de un fallo de cualquier tipo.

Como conclusión, que tu nombre esté registrado en un listado de morosos puede acarrear graves consecuencias para la continuidad de tu negocio, por lo que es recomendable hacerse cargo de la deuda cuanto antes y no esperar a verse tocado y prácticamente hundido.

credit-rating (1)

Las pymes españolas ya tienen su rating

credit-rating (1)Ya es oficial. Las pymes españolas ya pueden conocer la metodología con la que las entidades financieras van a configurar su rating. Todos los detalles han sido publicados en el Boletín Oficial del Estado del pasado 11 de julio, en el que está recogida la Circular que el Banco de España ha preparado para cumplir con el mandato de la Ley de Fomento de Financiación Empresarial.

La creación de un rating para las pequeñas y medianas empresas es una demanda que viene de hace años. Y que, según las organizaciones empresariales, debe servir para implantar un criterio homogéneo que valore el riesgo de las pymes. El objetivo es acabar, o al menos minimizar, la discrecionalidad habitual que hasta ahora existe a la hora de decidir si una empresa cumple o no con el perfil para recibir un crédito.

La circular del Banco de España es un extenso texto que define, y por lo tanto hace públicos, los criterios y la metodología que las entidades financieras tienen que utilizar para definir el riesgo de las pymes. Se trata de un informe estandarizado que deberá estar presentado en una plantilla común para facilitar el proceso de evaluación de riesgos.

En principio, la base de ese cálculo recogerá una información básica que quedará recogida en un documento denominado “Información Financiera-pyme”. En él se incluirán los criterios que hasta ahora ha venido utilizando la central de balances del Banco de España como indicadores para establecer si una empresa podía o no recibir un crédito. Además, se incluyen criterios históricos de pago, etc.

Pero, sin duda, lo más novedoso de esta nueva legislación es que impone a las entidades financieras la obligación de informar a las empresas de su perfil de riesgo. Esa obligación, además, será gratuita y con al menos tres meses de antelación en caso de que el banco quiera comunicar cambios en los contratos firmados con la empresa. Es decir, que en caso de que quieran modificar el tipo de interés de algún préstamo, cancelar una línea de crédito, etc. deberán comunicarlo con antelación.

Aunque no sea obligatorio, la patrona de las pymes Cepyme, ha aconsejado a todas las empresas que soliciten esta información a partir del 11 de octubre, aunque no estén planteándose la solicitud de ningún crédito. Según explican sirve para ajustar las estructuras financieras de las empresas a las nuevas formas de medición de riesgo.

El 11 de octubre es el día que estará operativa oficialmente esta nueva obligación. Justo tres meses tras la publicación en el BOE, que es el plazo que ha pedido la banca para poder adaptar toda su operativa interna a los nuevos requerimientos.

Este plazo de tres meses también puede ser aprovechado por las pymes para organizar sus cuentas en función de estos nuevos criterios de evaluación de riesgo y así tener la mejor posición posible para cuando la norma empiece a funcionar.

Desde ese día, tanto pymes como autónomos quedarán clasificados en cinco niveles de riesgo, función de las incertidumbres existentes sobre su capacidad de hacer frente a los compromisos financieros adquiridos:

Además, el rating detallará las ratios de actividad, margen, rentabilidad, liquidez, capital circulante, endeudamiento, solvencia y capacidad de reembolso de la firma.

Siguiendo el modelo americano de identificación de riesgos, a partir de ahora el historial de crédito será un elemento importante para facilitar o impedir la concesión de nuevas líneas de financiación. Es decir, comenzará a tenerse en cuenta para consulta de todos el comportamiento de las pymes y autónomos en situaciones anteriores: cómo pagaron sus créditos, si lo hicieron a tiempo, los motivos de impagos o retrasos, si hay algún acuerdo de refinanciación en curso o extrajudicial, posibles embargos y todo tipo de incidencias judiciales.

La metodología publicada en el BOE incluso establece que se recogerá información sobre los riesgos transferidos a terceros cuya gestión conserve la entidad. Incluso se tendrán en cuenta las relaciones entre los socios o ,en el caso de grupos empresariales, los flujos de capitales y relaciones contractuales. Incluso el gobierno corporativo entre las diferentes empresas del grupo será valorado.

El rating valorará, además de la información relativa a cada una de las empresas, la posición de cada una de ellas en relación con las empresas competidoras de su mismo sector. Esto es importante de cara a que un deterioro generalizado de la actividad en el sector se tenga en cuenta.

IM000302.JPG

Principales novedades recién estrenado Código Aduanero de la UE

Han pasado ya más de tres meses desde que entró en vigor el nuevo código aduanero de la Unión Europea. El objetivo del CAU, como se le conoce en el sector, es actualizar una legislación que llevaba vigente desde 1992. Lo cual era casi un exigencia dado lo que ha cambiado el mundo desde entonces. También, unificar y simplificar los trámites para el intercambio de bienes dentro del territorio de la Unión. Y, como no podía ser de otra forma a estas alturas del siglo XXI, implantar las nuevas tecnologías en el marco del comercio exterior europeo.

Pero como en todo proceso de cambio, los ajustes no se hacen de un día para otro. La puesta en marcha de esta normativa está generando dudas en su aplicación real tanto para empresas europeas como para exportadores que no pertenecen a ningún estado de la Unión Europea pero que tienen actividad en este territorio.

Distintos organismos de la UE están tratando de solventar esas dudas con la publicación de distintas guías de trabajo (guidelines, en inglés) para intentar dar una respuesta más amplia y técnica a apartados específicos como los procedimientos simplificados, el valor en aduana de las mercancías o los regímenes especiales vigentes, entre otros. Además, innumerables entidades financieras, asociaciones de pymes, despachos de abogados, etc. están anunciando cursos para explicar todas las novedades.

En Asesores de Pymes hemos querido poner un granito de arena en este proceso de implantación de la nueva normativa y hemos identificados los principales cambios del CAU que afectan a las pymes exportadoras.

Se informatizan las aduanas comunitarias. Eso significa que ahora estarán comunicadas entre sí, por lo que se hará necesario el uso de comunicaciones electrónicas y firmas digitales para cualquier relación con la Administración y con el resto de operadores. Así que hay que ir preparándose para el momento en el que termine el proceso de armonización e interconexión en todos 28 Estados miembros. Un trámite que tendrá que estar finalizado obligatoriamente en 2020.

Hay un nuevo sistema de garantías para la deuda aduanera, que posibilita su reducción siempre que se cumplan una serie de criterios recogidos en el nuevo Código.

Se ha introducido el concepto de Decisión y determinación de los plazos de respuesta formal a cada petición por parte de una aduana.

Trámites y los procedimientos se han simplificado, por ejemplo, a la hora de las declaraciones (si se realizan con carácter habitual), la inscripción en los registros del declarante o la autoevaluación.

 Se ha implantado que el valor en aduana de las mercancías se fije en función de la venta que se produzca inmediatamente antes de la entrada de las mercancías en territorio comunitario (desaparición de la opción de determinar el valor en aduana con base a una venta previa).

Las informaciones arancelarias vinculantes (IAVs), una vez emitidas, serán válidas sólo durante los siguientes tres años, lo que significa reducir a la mitad su periodo de validez hasta la fecha.

El Operador Económico Autorizado (OEA) es la entidad clave para cualquier procedimiento de simplificación para mercancías, mientras que el Código Aduanero es el texto legal máximo para regular los conflictos relacionados con el sector. El nuevo texto también modifica los criterios para poder obtener el estatuto de OEA: a partir de ahora, se deberá demostrar poseer una experiencia práctica probada de, al menos, tres años y haber completado un curso específico de capacitación.

En todo el mercado común, las mercancías sólo podrán permanecer en depósito temporal, a 90 días, sin posibilidad de prórroga.

startups_riesgo

Así atraen las startups al capital riesgo

startups_riesgoExisten infinidad de startups en España. Por desgracia, la mayoría de ellas no llegan a los dos o tres años de vida. El principal motivo de este elevado ratio de mortalidad lo tenemos en las dificultades para obtener financiación. Por norma general, una empresa (y más si es de reciente creación y trabaja en el sector tecnológico) no será rentable hasta que hayan pasado cuatro o cinco años de actividad. Ejemplos de ello los tenemos a montones. El más carismático es el de WhatsApp. A pesar de sus más de 1.000 millones de usuarios la filial de Facebook jamás ha dado un euro de beneficio. Lo mismo le ocurre a la red social de moda, Snapchat, que crece sin parar en número de usuarios. Pero todavía no ha sido capaz de descubrir cómo convertir a esos internautas en clientes.

 

A pesar de ser deficitarias, ambas compañías (y otras muchas) no han tenido problemas para encontrar financiación. El capital riesgo se las ha rifado y ha generado que startups de similares características tengan un valor contable que, por sus cifras de facturación y beneficios, nunca podrían obtener.

 

Saber cómo enamorar a los inversores adquiere una importancia capital. De ahí que en este post queramos definir unos pasos básicos que todo emprendedor debe seguir si no quiere que la falta de financiación acabe con sus sueños empresariales. La mejor forma de lograrlo es encontrar las respuestas a la gran pregunta que todo inversor, ya sea particular o parte de una firma de venture capital, se hace antes de colocar su dinero: ¿cuáles son las virtudes y los defectos de la empresa?

 

La firma debe resolver un problema con una herramienta nueva o, como mínimo, diferente
Una startup jamás tendrá éxito, ni será capaz de lograr financiación, si no ofrece algo útil. Sin una idea que sea capaz de resolver una carencia, es imposible llamar la atención. Esto será lo primero en lo que se fije un posible inversor. Estudiará a qué se dedica a la firma y si no le convence lo que ofrece será imposible lograr que se quede e invierta.

 

Esa solución no tiene que ser milagrosa. Si es nueva, estupendo. Pero también sirve si mejora lo que ya existe en el mercado. Sólo así se podrán tener oportunidades de captar dinero exterior.

 

La búsqueda de la idea genial también tiene una lectura negativa. Algunas veces, los emprendedores se ciegan y ponen en peligro a la propia empresa porque no se deciden a pedir ayuda hasta que no tienen el producto totalmente desarrollado. Eso no es del todo necesario. Si una idea es buena, aunque todavía esté en desarrollo, será suficiente para llamar la atención de los inversores. Estos se encargarán de darnos los fondos necesarios para que la firma pueda pulir la solución final.

 

No se canse de hacer comprobaciones

Uno de los errores más habituales de las firmas de reciente creación es pensar que su invento es lo mejor. Que no existe nada en el mercado capaz de igualarlos. El problema es que ese castillo de naipes se suele derrumbar cuando llega un inversor y le dice que en tal lugar existe otra compañía que está haciendo lo mismo y de forma más eficiente.

 

Para evitar que eso ocurra, es necesario desafiar nuestros supuestos una y otra vez. Debe probar su producto o servicio con diferentes muestras de personas. No basta con la familia o los amigos sino que es necesario buscar ayuda profesional para realizar testeos amplios. Sólo así estará más cerca de dar con esa solución requerida.

 

Todas estas pruebas le servirán además para pulir los detalles que no convencen a las muestras. Y también le vendrán muy bien para conocer cómo es y qué busca su cliente objetivo. Así aumentará las posibilidades de éxito. Y es que puede que el producto o servicio sea perfecto pero muy difícil de vender debido a que la sociedad no está dispuesta a pagar el precio que vale. Todas estas variables hay que tenerlas en cuenta porque el inversor, sin duda, las tendrá.

 

No busque soluciones de capital eventuales

Una norma del capital riesgo es la de permanecer poco tiempo en una misma compañía y diversificar las inversiones. De hecho, estas empresas se guían por una regla muy sencilla. Ellos saben que en el caso de las startups ocho de cada diez inversiones generarán pérdidas. Pero con las dos que salen bien recuperarán lo invertido y obtendrán beneficios. De ahí su reducido tiempo de permanencia.

 

A pesar de ello, la intención de un emprendedor debe ser la de conseguir socios dentro del capital riesgo. Hay que ser capaces de crear un núcleo accionarial estable, que será clave en el futuro de la compañía. Un objetivo prudencial de permanencia puede ser de cuatro o cinco años. Si usted es capaz de lograr que un inversor profesional siga con usted esa cantidad de tiempo será porque tiene un producto o servicio de muy alta calidad.

 

Construya un equipo de profesionales de muy elevada cualificación

Los fundadores de startups necesitan buenos compañeros de viaje dentro de la propia empresa. Se trata de un paso fundamental para alcanzar las metas exigidas. Los primeros años de cualquier negocio son muy difíciles y resultan imposibles de superar si no se cuenta con ayuda.

 

Una empresa deja de existir cuando los trabajadores la abandonan. Por eso, un emprendedor tiene que ser capaz de atraer al talento y, también, mantenerlo. Aunque no se lo crea, esta característica también será tenida en cuenta por parte de los inversores. Ellos estudiarán todas las claves y no suelen apostar por firmas unipersonales en las que las posibilidades de éxito o fracaso dependen de una sola persona.

lobby

El lobby también es cosa de pymes

lobbyLa primera idea que se nos viene a la cabeza a la gran mayoría cuando hablamos de lobby es la de esos grandes tentáculos que tienen las grandes empresas para conseguir que la legislación o determinadas decisiones importantes les beneficien.

Lo asociamos a sobornos, corrupción y chanchullos varios, pero lo cierto es que esta vieja idea de lobby cada vez está más pasada de moda.

El lobby se ha institucionalizado como una estrategia empresarial que se asienta en una categoría similar a la comunicación empresarial o la gestión de los recursos humanos.

Por eso, también son cada vez más las pymes que se están planteando implantar una estrategia de lobby para impulsar su negocio. Claro que una cosa es decirlo y otra muy diferente aplicarlo. ¿De verdad una pyme puede influir en algo? ¿Cómo se implementa? ¿Va a notar mi cuenta de resultados el esfuerzo?

En realidad, las preguntas son muy similares a las que nos planteamos cuando abordamos el plan de comunicación. Y como en ese caso, hay dos formas de abordar la cuestión. Una, contratar un experto en la materia y la otra, buscar empresas profesionales en la cuestión para que nos ayuden puntualmente.

Y de la misma manera que hay empresas especializadas en comunicación, también las hay expertas en lobby. Encontrarlas es mucho más fácil desde que la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia apostó por impulsar la profesionalización del lobby en España y puso en marcha el registro de grupos de interés. Aunque no se engañe no son todos los que están. El registro es todavía una novedad y falta cultura en España para apostar por la transparencia que tan habitual es, por ejemplo, en Bruselas.

Pero lo que definitivamente ha cambiado en España, es que ya las empresas especializadas no se esconden bajo ningún nombre eufemístico y se identifican sin problemas como agencias de lobby. Son una buena fórmula para comprobar si ésta es o no estrategia beneficiosa para su pyme.

En cualquier caso, hay una serie de principios básicos que conviene tener claro para adentrarse en este mundillo.

¿Para qué sirve el lobby?

Es un método para anticiparse a posibles cambios regulatorios que pueden llegar a significar la viabilidad o la muerte del negocio y tomar las decisiones estratégicas necesarias en función de esa información.

Sirve para establecer relaciones de mutua confianza e interés con los reguladores a lo largo del tiempo.

Las relaciones que se hacen en las estrategias de lobby también sirven para aumentar la visibilidad de la compañía y su posicionamiento en temas críticos, como la responsabilidad social, la innovación o la ética.

Y, por supuesto, sirven para identificar nuevas oportunidades de negocio.

¿Cómo se implementa una estrategia de lobby?

El primer paso es identificar en qué o en quienes se pretende influir. Por supuesto, teniendo en cuenta que estamos hablando de pymes. Es decir, conviene no confundir deseos con realidad. Tal vez nos gustaría que una ley aprobada por el Consejo de Ministros fuera cambiada, pero influir sobre el Gobierno central, puede que sea un reto demasiado ambicioso.  Por ello, hay que identificar pequeños logros que puedan ayudar al negocio y que, por ejemplo, sean del rango que puede negociar un concejal de un ayuntamiento o un técnico de la Administración.

Otra de las cosas que conviene tener muy en cuenta es que este es un trabajo de largo recorrido. Que nadie espere llamar una vez a la persona con la que se desea hablar y que este le conceda una entrevista al día siguiente. Este tipo de relaciones sociales requieren de un cuidado constante y el cultivo de la confianza. Y por lo tanto, dedicar tiempo y sí también esfuerzo a crear una sólida base de contactos que permita un trato fluido con los agentes más relevantes para el negocio, sobre todo con vistas a situaciones extraordinarias que se produzcan en el futuro. Esto es especialmente relevante cuando el objetivo se define en un nuevo país.

La unión hace la fuerza. Esto es mucho más que un lema cuando hablamos de hacer lobby entre pymes. Es muy probable que lo que interesa a una empresa sea también lo que interesa al sector. Por ello, colaborar con la competencia en este sentido puede ofrecer muchos beneficios para todos. Y siempre tendrán más fuerza demandado cambios un grupo de muchos que unos pocos.

Como en cualquier otra actividad de la empresa, las prisas y la improvisación no son buenas consejeras. Para que una estrategia de lobby funcione deber estar planificada y coordinada, por ejemplo con la política de comunicación. Es decir, definir con claridad la posición de la compañía ante determinado punto de interés, planificar el posible interés público sobre este tema y tener muy claro cómo se va trasladar esa posición los periodistas, políticos, y sobre todo accionistas de la empresa.

Y por último, pero no por ello menos importante, está enfocar todo desde la transparencia y la responsabilidad. En los tiempos que corren a ninguna empresa le interesa verse envuelta en una crisis de credibilidad por la forma de plantear sus negocios. Ahora la opinión está mucho más sensibilizada, por eso, lo más importante a la hora de hacer lobby es hacerlo con luz y taquígrafos.

ayudas_a_emprendedores_cultura

La Comisión Europea también ofrece ayudas a emprendedores del sector cultural y creativo

ayudas_a_emprendedores_culturaLa Comisión Europea y el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) presentaron el pasado jueves 30 de junio una iniciativa para avalar con un total de 121 millones de euros una línea de préstamos bancarios que permitan a las instituciones financieras aumentar su apoyo a las PYMEs del sector cultural y creativo. Esto permitirá al FEI ofrecer garantías y contragarantías a determinados intermediarios financieros para que presten más de 600 millones de euros a más de 10.000 PYMEs durante los próximos 6 años, empezando a finales de este 2016.

 

El proyecto es una muestra de los esfuerzos de la Comisión para apoyar la inversión y hacer un uso más inteligente de los recursos financieros nuevos y existentes (uno de los objetivos del Plan de Inversiones para Europa), así como para complementar la labor realizada dentro de la Estrategia del Mercado Único Digital para crear el entorno adecuado para que los sectores cultural y creativo prosperen en la era digital.

 

Este nuevo ‘Instrumento de Garantía de los Sectores Cultural y Creativo’ será gestionado por el Fondo Europeo de Inversiones en nombre de la Comisión Europea, y estará enmarcado en Europa Creativa, el principal proyecto que la UE dedica a campos como el audiovisual (cine, TV, animación, videojuegos y multimedia), los festivales, la música, la literatura, la arquitectura, los archivos, las bibliotecas y los museos, la artesanía artística, el patrimonio cultural, el diseño, las artes escénicas, la edición, la radio y las artes visuales.

 

¿El sector cultural y creativo necesita ayudas a emprendedores específicas?

 

Todos ellos representan más de 7 millones de puestos de trabajo en la UE y equivalen al 4,2 % del PIB de la Unión. Pero… ¿por qué era necesario este fondo especial de garantía para los sectores cultural y creativo? ¿No podrían haber quedado bajo el paraguas del Programa marco para la Innovación y la Competitividad o del Mecanismo de Financiación del Riesgo Compartido en materia de investigación?

 

Según la oficina española del programa Europa Creativa, la razón reside en que “las iniciativas existentes no tienen en cuenta los obstáculos adicionales a que se enfrentan las PYMEs de la cultura y de la creación a la hora de tener acceso a la financiación”:

 

  • Muchos de sus activos –como los derechos de propiedad intelectual– son intangibles.
  • Los productos del sector creativo no se producen, en general, en masa; cada película, cada libro, cada ópera o cada videojuego pueden considerarse un prototipo único.
  • La demanda de servicios financieros de las PYMEs de la cultura y de la creación no es, a menudo, lo suficientemente importante para resultar comercialmente atractiva a los bancos ni para adquirir los conocimientos específicos necesarios a fin de comprender correctamente su perfil de riesgo.

 

Durante la presentación de esta iniciativa, Roger Havenith (director ejecutivo adjunto del FEI) afirmó que “una de las prioridades que la Comisión tiene en su programa es ayudar a las empresas a expandirse y acceder a soluciones financieras basadas en el mercado. Dos ingredientes esenciales en la receta para lograr apoyo financiero para las pymes de los sectores cultural y creativo son facilitar la protección del riesgo crediticio y la capacitación para los proveedores de financiación. El Instrumento de Garantía de los Sectores Cultural y Creativo que se lanza hoy contribuirá a que echen a andar y se desarrollen PYMEs de toda Europa en ámbitos tales como el cine o los festivales, la música o los museos”.

balance_empresas

Conoce mejor a tu posible colaborador con el balance de empresas

balance_empresasGarantizar el crecimiento del negocio es algo que quita el sueño a muchos empresarios. Con este objetivo, continuamente se ponen en marcha nuevas acciones para potenciar el desarrollo de la actividad. Si este es tu caso, es posible que en el pasado hayas llevado a cabo estrategias para impulsar el crecimiento desde dentro, como la compra de nueva tecnología o espacios que incrementen tu capacidad productiva, o la formación y reciclaje de tus trabajadores. Aún así, si sigues buscando formas para entrar en nuevos mercados y extender tu offering, tal vez haya  llegado el momento de optar por alternativas externas. Adquisición, fusión, cooperación son algunas de las opciones que se te pasan por la cabeza. A pesar de que éstas suelen considerarse propias de las grandes empresas, la cooperación destaca como una práctica habitual entre compañías pequeñas y medianas.

La cooperación entre empresas está basada en la creación de relaciones especiales entre organizaciones independientes. Las entidades colaboradoras pactan acuerdos de manera puntual que les permiten compartir recursos e informaciones y alcanzar sus objetivos con menor coste y riesgo. Si deseas colaborar con otro negocio, antes de dar ningún paso debes conocer hasta el último detalle de la actividad de tu colaborador potencial. Te contamos cómo utilizar los informes de balance y cuentas de resultados para entender a tu futuro partner en tres pasos.

 

  1. Conoce el balance de una empresa

Tras hacer una indagación preliminar, es posible que ya tengas una idea de quién quieres que sea tu partner colaborador. Por eso, al igual que has monitorizado la compatibilidad de vuestro producto o la imagen que éste proyecta al mercado, es necesario observar  el estado de  su balance contable. Para tener acceso a este tipo de documentos puedes consultar servicios online como los de Informa y eInforma, que ofrecen informes como el de balance y cuentas de resultados, con los que podrás obtener una visión comparativa de los balances de la empresas durante los últimos tres años. Acceder a esta información es sencillo, ya que solo es necesario introducir la denominación social de la compañía como si de un buscador de empresas se tratara.

 

  1. Analiza las cuentas del balance

La consulta de estos documentos permite obtener dos tipos de información acerca de tu posible colaborador:

  • Información financiera general: Estos informes recogen la documentación presentada por las empresas en el Registro Mercantil. Así, tendrás acceso a sus estados financieros, cuenta de pérdidas y ganancias, cambios de patrimonio o estado de flujos de efectivo. La consulta de estos registros te permitirá conocer algunas cuestiones clave como las existencias que tiene la compañía, el estado de su tesorería, sus derechos de cobro o el patrimonio registrado.

 

  • Análisis de los elementos financieros: Los informes incluyen también un análisis de la evolución de los principales elementos financieros. Acceder a esta interpretación de las cuentas de la compañía te permitirá detectar los argumentos clave que explican la situación financiera de tu futuro colaborador. Además, recogen un análisis comparativo de las grandes masas patrimoniales con el que podrás equiparar la situación financiera de la compañía respecto a la media del sector.

 

  1. Toma una decisión

Conocer el balance de la empresa con la que pretendes colaborar te ofrecerá la visión financiera necesaria para garantizar que la organización con la que compartirás camino es solvente. Una vez compruebes su buena salud financiera podrás completar tu investigación con la monitorización que has realizado de su actividad comercial. La combinación de estas dos fuentes de información te proporcionará una imagen de la situación real de la empresa a partir de la cual podrás tomar una decisión y determinar si es el partner que estabas buscando.

estrategia

Precio, diferenciación o diversificación ¿cuál es tu estrategia?

estrategiaEntre los muchos consejos que se dan a los emprendedores suele estar ese que dice que, al final, el 90% del éxito se basa simplemente en insistir. Algo muy bonito para hacerse una camiseta o colgar de un poster en la pared, pero no muy práctico cuando lo que se pretende es entrar a competir en un mercado en el que no tienes ningún cliente ni experiencia.

Para instalarse con rapidez en un nuevo entorno y comenzar a vender cuanto antes, lo más aconsejable suele ser implementar una estrategia de liderazgo en costes, posicionándose como una alternativa más económica a la oferta ya existente. O, lo que es lo mismo, influyendo en el precio, la variable que más impacto tiene en la rentabilidad de un negocio.

Una estrategia de liderazgo en costes implica:

  • Producir grandes volúmenes de un modo eficiente (lo que significa invertir en instalaciones y tecnología).
  • Mejorar continuamente los procesos de producción para hacerlos rentables.
  • Externalizar todo aquello que suponga un gasto excesivo.
  • Poner en marcha una estrategia agresiva de implantación, en muchas ocasiones vendiendo por debajo del precio de coste.

Pero como cualquiera puede imaginar, esta estrategia tiene sus riesgos. Por ejemplo, la irrupción de cualquier cambio tecnológico que puede anular las ventajas conseguidas, o la posibilidad de que otros competidores se aprovechen de nuestra experiencia.

En cualquier caso, posicionarse en el mercado como una marca barata puede no ser demasiado bueno a largo plazo, sobre todo si pretendemos generar fidelidad entre los consumidores o llegar a públicos de alto poder adquisitivo, que no se fijan tanto en el precio como en los valores de marca. Y es aquí donde entran en juego otras estrategias de crecimiento, como, por ejemplo, la de diferenciación.

Más rentabilidad a un mayor coste

A cualquier empresario le gusta que sus productos se vean como únicos en el mercado, reconocibles de forma inmediata por el consumidor por la imagen de marca que representan, por su aspecto exterior, por el disfrute que proporcionan, o, simplemente, porque el servicio postventa no tiene parangón con nadie de la competencia.

Para lograrlo, la clave está en diferenciarse, creando márgenes de rentabilidad más altos por unidad de producto, aunque con un nivel de ventas totales inferior. Esta estrategia genera una gran lealtad entre los consumidores, que suelen ser más fieles ante las variaciones de precios.

No suelen existir atajos para tener éxito en la diferenciación, ya que requiere de una inversión muy relevante tanto en precio como en tiempo, y está sujeta a riesgos como el cambio de gustos en el consumidor, así como al efecto que puedan provocar la aparición de imitaciones en el mercado, más baratas y sustitutivas.

Dividir el riesgo

Las estrategias de diferenciación son claves para evitar los efectos negativos de una guerra de precios en el mercado, ya que este tipo de productos no suelen tener un sustituto directo percibido por el consumidor. La otra solución es apostar por la diversificación de nuestro portfolio, siguiendo la máxima de que a mayor oferta, mayores posibilidades de venta.

Existen muchas maneras de diversificarse:

  • A través de los canales de venta: por ejemplo, dando mayor peso a la presencia en Internet o a través de distribuidores locales que nos posicionen en el mercado.
  • A través de productos con ciclos distintos: bienes de lujo o de primera necesidad, estacionales o para todo el año,…
  • A través de nuestros clientes: ofreciendo nuevas experiencias a nuestro público ya fidelizado, como ofertas, promociones, productos diferentes, atención personalizada…
  • A través de la entrada en nuevos mercados internacionales.

No hay que tener miedo a las crisis o a los cambios que se produzcan en un mercado, ya que pueden ser nuestra oportunidad para posicionarse y ganar clientes. Sólo conviene analizar de forma apropiada las circunstancias y optar por la estrategia más adecuada. Con frecuencia, no es necesario invertir mucho dinero para lograrlo, sino escuchar a los consumidores. O, como dice Philip Kotler, “la mejor publicidad es siempre la que hacen los clientes satisfechos”.

beneficios_crowdlending

¿Puede tu pyme sacar beneficios del crowdlending?

beneficios_crowdlendingEn los últimos meses es complicado leer algo sobre el futuro de la banca sin que en alguna línea aparezca la palabra Fintech. Son muchos los negocios que engloba este concepto, pero hay uno de ellos que realmente está irrumpiendo en el negocio financiero tradicional: el crowdlending.

Lo que hace cinco o seis años era una cosa de cuatro locos en los alrededores de Londres y pasó a convertirse en un negocio alternativo es cada vez más la nueva vía de negocio en la que incluso están pensando los bancos más tradicionales.

En Reino Unido, el sector del crowdlending movió 1.490 millones de libras en 2015, doblando su facturación del ejercicio anterior. Mientras, plataformas como la norteamericana Lending Club cotizan ya en Bolsa con un notable respaldo por parte de los inversores. En España, este negocio todavía es minoritario. En 2015, la Ley de fomento de la financiación empresarial reguló por primera vez las Plataformas de Financiación Participativa, generando la seguridad jurídica necesaria para invitar a muchos empresarios a, por lo menos, plantearse esta modalidad de acceso a la financiación como una nueva vía para captar recursos y tratar de rebajar la excesiva dependencia de la banca tradicional.

Como ya hemos contado en otras ocasiones en Asesores de Pymes, el sistema de funcionamiento del crowdlending es muy sencillo.  Inversores y prestatarios se ponen en contacto a través de plataformas digitales que cobran una comisión por la gestión de hacerles coincidir.

Para los inversores, es una forma de conseguir una rentabilidad para su dinero que, en estos momentos, no es fácil conseguir con otros productos financieros.  Para las pymes, se ha convertido en  los últimos años, en una de las pocas vías de financiación de las pymes, mientras el grifo de la banca permaneció cerrado (Otro notable ejemplo ha sido el Fondo Apoyo a Empresas). Ahora, aunque el crédito tradicional ha vuelto, el crowdlending sigue reportando beneficios para las empresas en busca de financiación. Entre los más destacados están:

  1. Riesgo controlado para ambas partes. La labor de las plataformas en crear ratings de solvencia y aportar controles rigurosos sobre los proyectos de inversión contribuye a generar confianza y seguridad.
  2. No computan como endeudamiento. Las operaciones de crowdlending no se recogen en el Banco de España como endeudamiento, lo que permite a las empresas optar a combinar este sistema con créditos tradicionales.
  3. Las plataformas de financiación alternativa son tan rigurosas como eficaces en someter a las compañías a sus filtros de solvencia. Una vez pasados estos (cuestión de días) el proyecto es abierto al público.
  4. Planificar las cuentas a largo plazo. Prestatario y pyme establecen desde el principio las condiciones de retorno de la inversión con sus intereses, lo que permite programar financieramente el coste total de la operación.
  5. Solvencia y confianza. El sector cuenta ya con una legislación Ello aporta seguridad a los inversores para la toma de decisiones.
  6. Transparencia. Es la clave en todas las plataformas de crowdlending, que tanto inversores como prestatarios tienen a la vista toda la información sobre las compañías, así como los gastos y comisiones de las operaciones de financiación.